No Perdamos el Norte

Soltamos, y que sea lo que Dios quiera

Esta temporada es otra más en la que la caza del jabalí en Galicia ha sufrido otra vuelta de tuerca. Solemos pensar que las vueltas de tuerca son para apretar un poco más, estas no. Estas vueltas de tuerca son de las que aflojan y se convierten en laxas.

09 nov. 2012 - 6.263 lecturas - 4 comentarios

Aflojan porque se ha empezado la temporada oficialmente el día 18 de agosto. Es legal, no señalaré a quien comienza la temporada antes de septiembre, que era la fecha tradicional, quizás la fecha moral. Muchos de mis amigos lo hacen; otros al igual que yo, no. Somos un cuarenta por ciento de los cazadores gallegos los que no hemos pisado el monte hasta iniciado septiembre. Yo lo hago por una convicción personal, pienso como otros muchos que es un abuso que la administración baraje estas tempranas fechas de apertura, aunque más daño a la especie lo provocan las cacerías de febrero, que es la fecha habitual de la paridera. Sea como sea, que en Galicia comience la caza un 18 de agosto hasta mediado febrero raya con algún tipo de responsabilidad negligente, en los que lo promueven y también en los participan, o quizás debería decir… participamos. No hay culpables del despropósito solo por acción, también tenemos entre nuestras filas culpables por omisión, o acaso colaboración necesaria.


MUNDO CAMBIANTE

Aunque hoy en día, por un exceso de alimento, así como debido a un profundo desequilibrio en la estructura de las poblaciones, la paridera del jabalí se produce durante todo el año, el grueso, la paridera de las viejas hembras, sigue produciéndose en esas fechas del final del invierno. Las jóvenes hembras, aquellas que se han quedado sin madre, muerta en esas batidas por daños que se hacen ya coincidiendo con la siembra del cereal, paren en medio de los maizales y plantíos el año entero. La comida sobra, cuando no es maíz o patatas, es el abandono de los centenarios sotos de castaños que, al no recogerse el fruto, dan comida para casi todo el año. Sólo con hurgar en cada nuevo esqueje de castaño o roble, durante el verano, encontraremos entre sus incipientes raíces la bellota, o quizás la castaña que había quedado semienterrada. Estos frutos habían escapado de las fauces del suido durante el invierno. Es ahora, al principio del verano, mientras no llega la nueva cosecha de maíz, cuando el jabalí encuentra en lo más profundo de las fragas el alimento cómodo gracias a este rebusco, ahora facilitado por el incipiente arbolillo que, a modo de banderola, señaliza donde se encuentra el sustento.

Sólo los que no tienen ni puñetera idea de campo pueden pensar que en la naturaleza, las cosas siempre son iguales.

En los últimos cinco años, para compensar las subidas de los piensos, se ha duplicado la producción de maíz forrajero. Lo que es seguro es que un mayor aporte de alimento, junto con una geometría de plantación continua, sin trochas o cuadrículas desbrozadas que la fragmenten, es el caldo de cultivo ideal para que aumente el número de parideras. Luego, es inadmisible que se siga cargando desde la administración las responsabilidades al sector cinegético. Las soluciones simplistas únicamente le interesan a las posaderas acomodadas en la administración. También, quizás a los que desde estamentos de representación de los cazadores, presumen de que su gestión es magnífica porque durante su mandato se han matado no sé cuantos miles más de piezas de caza mayor que durante el mandato anterior.

Penoso, es totalmente falto de sentido común apropiarse de un éxito poblacional que nos ha sido regalado. Que ha aumentado por cuestiones de dinámica de deslocalización humana en el rural, por cambios económicos y sociales etc. Nunca por la gestión de quién desconoce al jabalí, viendo en él un sucedáneo del conejo, al que no son capaces de recuperar aunque gastan cantidades ingentes de dinero y esfuerzos de sus asociados.


LA GESTIÓN DE LA ABUNDANCIA

Esto se parece mucho a cuando cinco años atrás el gobierno despilfarraba presumiendo de superávit, y el pueblo creyendo que todo el monte era orégano reía sus gracias. Eso es lo que, cazadores inconscientes y administración complaciente están haciendo en este momento, con lo que algunos responsables cinegéticos llaman hoy en Galicia superpoblación. Algo que nadie en su sano juicio podría atreverse a afirmar por no existir censos y datos de aprovechamientos cinegéticos fiables.

Los motivos de este estado de cosas son diversos:

  • Planes técnicos realizados a medida del contratante.

  • Modificaciones de los aprovechamientos hechas por la administración sin criterio científico, solo en función de denuncias de daños que muchas veces obedecen a intereses de matachines sin escrúpulos.

  • Comités de caza donde ciertos lobbys administrativos toman decisiones en función de que, cada vez con más frecuencia, muchos de los que se sientan en esas sillas dicen velar por la caza social y lo que defienden son sus intereses personales para obtener, si son lo suficientemente serviles, algún precinto más para vender. Algunos de ellos dirigen empresas cinegéticas con ánimo de lucro, o incluso cobran un sueldo como presidentes de un coto, al tiempo que pretende erigirse en representante de la caza social gallega. El sistema se pervierte a pasos agigantados.

  • Otra cuestión importante es que no existen censos ni en las zonas libres ni en las vedadas, que son responsabilidad de la administración.

  • La gran mentira es que se cazan 16.000 cochinos y 8.000 corzos. Todos saben que se mata más del doble de estas cifras entre las batidas por daños, que no contabilizan para el plan técnico, además del furtiveo con el cual se es sospechosamente condescendiente. Porque si no fuese así se harían controles aleatorios del precintado de las piezas, pero tales actuaciones no existen. Luego, será que a alguien no le interesa que dichos precintos funcionen como elemento de control y disuasión. Soy de los que piensan que las casualidades no existen, y que el desastre ambiental se cierne sobre el jabalí, promovido por una conjura de intereses que dan auténtica nausea.



LA HISTORIA SIEMPRE SE REPITE

Lo penoso del que desconoce la historia es que está condenado a repetirla. De la misma forma que, por ejemplo no debería existir un cargo federativo que no conociese los orígenes y tribulaciones de los grandes hombres que crearon en pleno franquismo nuestra Federación, por poner un ejemplo; tampoco debiera existir un responsable de medio ambiente que no conozca como en el pasado se han comportado la dinámica de nuestras poblaciones cochineras.

Un patrón que me parece un plagio de lo que está ocurriendo en Galicia es lo acontecido en el S.XIX en Francia. Esta es una realidad histórica perfectamente descrita por el autor de una delicia literaria como es el Manual de la Vénerie Francesa. Magnífico alegato del viejo Sr. Conde Le Coteaux de Canteleu, allá por el 1890 y que es un claro aviso a navegantes responsables de la gestión nefasta que, de la caza mayor, se está haciendo en mi tierra. Y cito textualmente:

«…El jabalí es extremadamente viajero. Una zona puede estar veinte años o más sin jabalíes, y luego, de golpe, llegan uno o dos jabalíes exploradores y al año siguiente comienza la invasión, que se extiende y que se propaga. En este siglo… (XIX)… podemos contar dos grandes invasiones de jabalíes. Habiendo salido de la gran Selva Negra de Alemania, como consecuencia de un año de gran sequía en el que el ayuco y la bellota habían faltado, los jabalíes cruzaron el Rhin entre 1816 y 1818 e invadieron las Árdenas y Luxemburgo, y de allí se extendieron, en siete u ocho años, a toda Francia hasta los Pirineos. La segunda gran invasión tuvo lugar algunos años antes de la guerra de 1870. (Guerra Franco- Prusiana) Poco acostumbrados a verlos y a perseguirlos, los habitantes de las zonas invadidas por ellos, los dejaron pulular durante algún tiempo; luego, se formaron jaurías para el jabalí, aprendieron a cazarlos y, sobre todo, a matarlos. Por regla general, al cabo de veinticinco o treinta años, estos jabalíes invasores fueron exterminados y ya no quedaron sino en los grandes macizos boscosos como las Ardenas, el Alto-Marne, el Aube, Borgoña, Morvan, el bosque de Orleans y todos los grandes bosques de los alrededores de Paris. El resto de Francia ya no los vio apenas, sino accidentalmente durante un período de veinte a treinta años, hasta que una nueva invasión los propagó de las Árdenas a Bretaña y de Bretaña a los Pirineos…».

Esto, estimados y pacientes lectores, es historia, su cronista el viejo Sr. Conde Le Coteaux de Canteleu, allá por el 1890. Pero a mí me suena muy reciente, me suena a la reciente colonización del jabalí en los montes galaicos. Desgraciadamente me suena este refrito montero actual a que, la historia desgraciadamente se repite. Antes fue Francia a mediados del S. XIX. Hoy es Galicia, que a principios del XXI pero se adoptan las mismas medidas terribles ya descritas sólo que, hoy y aquí son instigadas por la propia administración teóricamente protectora de la naturaleza, con la colaboración necesaria de la falta de conocimiento que sobre la gestión de ungulados suelen tener los presidentes de los cotos y demás responsables cinegéticos. Puede pasar lo mismo, y pasará con seguridad.

Como ya he dicho antes, la historia está condenada a repetirse, con el aliño preciso de la ignorancia, la incompetencia y los oscuros intereses económicos y personales. Evidentemente.

 

4 comentarios

AntiSpam: Para enviar el comentario, por favor,
escribe la palabra de la coordenada B3:

  A B C D
1 conejo elefante perdiz zorro
2 corzo torcaz codorniz urraca
3 oso paloma liebre zorzal
4 ciervo becada rebeco lobo

¿Por qué debo hacer esto?

Al tener que introducir la palabra que aparece en la coordenada nos estás ayudando a evitar los post automatizados realizados por spambots —robots publicitarios que llenan los foros de mensajes no deseados—.

El funcionamiento es muy sencillo: sólo tienes que escribir en el cuadro de texto la palabra que aparece en el cruce de la columna y la fila especificadas. Para más facilidad puedes seleccionar la palabra con el puntero del ratón y arrastrarla hasta el cuadro de texto.

Los usuarios registrados de Club de Caza no necesitan dar este paso.

10 nov. 2012 21:05
+2
BENE  
SOY TITULAR DE UN COTO DE CAZA MENOR EN LA PROVINCIA DE GIRONA, SR CHAN,I ME PARECE QUE USTED NO TIENE NI IDEA DE LOS PROBLEMAS QUE ME CAUSAN ,ECONOMICOS (POR LOS ACCIDENTES)I DE GESTION DE LA CAZA MENOR, SI POR MI FUERA SE DEVERIAN DE CAZAR TODO EL AÑO I NI ASI REDUCIRIAMOS SU POBLACION
11 nov. 2012 12:40
+1
Francisco Chan  
No presumo de mayor razón que usted caballero. Hablo de lo que se...La situación en Galicia. En Girona, sabrá usted. No me cabe duda alguna. De todos modos en este artículo se habla de gestionar la abundancia. Gestionar, no es caño libre y sin control, porque lo que podría parecer, de sus palabras se desprende y disculpeme si no es así, que querría hacerlos desaparecer. Nosotros no, no queremos que desaparezcan. Gestionar significa, por ejemplo que tuviésemos la valentía, como ha indicado en más de una ocasión el reputado biólogo D. Florencio Markina, que cazásemos individuos jóvenes e inmaduros durante unos años. Se vería como la pirámide poblacional se estrecha en la base y habría mas ejemplares veteranos. Los mayores destrozos, accidentes y tasas de reproducción los provocan los jóvenes. Como cazadores debemos aspirar a ejercer de agentes de custodia del territorio.Quizás usted no conozca que las estructuras en Galicia no están diseñadas para esta nueva abundancia, en cotos conejeros de 500Ha, no puedes cazar correctamente el jablí. Se precisarían cotos comarcales de gran tamaño para gestionar la caza mayor, y para cargar con sus responsabilidades. El descontrol en las capturas, el no controlar los precintados, el no tener la administración censos en las muchas zonas libres, y sobre todo el llevar muchos años matando viejas matriarcas en época de cría, nos está llevando a que aumenten lo daños, la población y el número de inmaduros con respecto a los adultos, que son los que menos daño causan. Eso es lo que han hecho e la Collserola, además de ser alimentados artificialmente por los que ustedes suelen llamar "pixa pins" y ha pasado lo que ha pasado. A las pruebas me remito.
Gracias por su apreciación, aunque creo que gestionar naturaleza es gestionar toda la naturaleza y buscar el equilibrio adecuado a cada zona y entorno. En Galicia la propiedad del monte es de mano común y minifundista... El monte es de todos los vecinos, no se cuales son los condicionantes de su coto. Si usted fuese, por ejemplo titular único de la tierra, como en un cortijo andaluz, podría hacer y deshacer a su antojo. Aquí las cosas son mucho más complejas, y para colmo están en manos de burócratas que de esto nada saben.
06 dic. 2012 22:59
+1
JVF
JVF
Como mas vale tarde que nunca.....

Pues hombre Chan y yo que pensaba que te parecería el tema interesante…… veo que no te conviene con la de energía y capacidades que empleaste tú en intentan mangonear la caza en Galicia con una pequeña asociación de cazadores, según tú la caza mayor era el futuro y claro curiosamente la creasteis en el momento el que precisamente a lo mejor a algún allegado tuyo que a lo mejor trabaja en la admón. le venía como anillo al dedo para dar audiencia a los cazadores con la nueva ley habían redactado, así todos contentos vosotros con que os den audiencia a los cuatro que sois e incluso os lleven a al comité galego de caza ( para no haceros ni caso a vuestras propuestas, según tú )……

Por cierto cambiando de tema sabes que es vox populí que hay un “maquina, un fenomeno” en la admón. que hace milagros… si.. milagros …..con las subvenciones ……milagros con los expedientes….. total con una pequeña limosnita depositada en una agencia de viajes con el fin de completar un estudio sobre los salmones del Canadá….. vamos una buena causa…….

Con todo no me hagas mucho caso que todo el bien que le haces o mejor dicho le has hecho a la caza en Galicia facilitándole desde tú asociación el hombro en que llorar las penas la Admón. para después hacer con nosotros lo que les viene en gana, eso si digitalmente muy documentado…… vamos que como el parchis comemos una y contamos veinte……. A modo de curiosidad quien os financió la charlas???
Mas que nada para ver si organizo alguna.

Por cierto seguro que el “maquina” que redacto el famoso texto de la nueva ley no contó con ningún asesor independiente? Alguien capaz de forjar en un texto legal toda la moralidad que pretende implantar al resto…….diciéndonos como tenemos que ser éticos a la hora de matar lo animales o incluso la munición que tenemos que emplear……. Vamos que le quedo la cabeza descansada……..
Pero lo mejor es leer un texto que plasma la privatización de la caza en Galicia, la mercantilización de la misma…… vamos tal cual la entendemos los gallegos…..

Y ya para rematar no me lo tomes a mal pero he de confesarte que hace tiempo que te soy infiel en lo de las publicaciones, simplemente me gustan mas elaboradas como las de Romero……… que se le va a hacer ante la duda…….. con todo por mi no te preocupes que se del mucho aprecio que me tienes y no quiero que te lleves un disgusto por el mal estado en el que me encuentro, no vaya a ser que caigas en una depresión.
....
Creo que con esto terminamos la conversación..... mas que nada por no dejarla a medias...
11 dic. 2012 22:40
Francisco Chan  
De toda la letanía de sandeces que me dice, no entiendo ni papa. Procure no pasarse con la medicación.
Sobre quién financia las conferencias de la Asociación de Caza Maior de Galicia...NUESTROS SOCIOS con sus cuotas, a quienes se les ha presentado el estado de cuentas. NI DISPONEMOS, NI SOLICITAMOS SUBVENCIÓN ALGUNA. Tampoco tengo que darle explicaciones a quien no es capaz a aportar nada positivo a la caza social más que la crítica estéril de quien se cree superior a los demás pero nunca es capaz a dar un solo paso para pasar de la teoría a la practica porque, usted no es más que un inadaptado con problemas de socialización.
El resto de sus afirmaciones ya me parecen más razonables, se ve que ya le ha hecho efecto el tratamiento. Esas si que son verdades como puños....EL MAESTRO ROMERO ES UN FUERA DE SERIE, flaco favor le hace usted al número uno de la literatura cinegética en la actualidad al compararlo con este miserable juntaletras, que soy yo.
Hala... Ya le he contestado, espero haberle hecho feliz.