No Perdamos el Norte

Orgullo de las Tierras de Camba

Uno, que ejerce el muy difícil oficio de gallego con orgullo desmedido, tiene hoy más fácil que nunca su prédica al hablar de Rodeiro.

26 abr. 2010 - 3.718 lecturas - No hay comentarios

Una nueva edición ya de Periodipesca, y van dieciocho, en que las tierras del Finisterre Ibérico reciben, con ansias renovadas, a los peregrinos plumillas de la caza y la pesca de toda la Península. Estos, cual creyentes de una religión ignota y perdida entre las cómplices brumas de mágicos druidas, regresan una vez más a adorar estas húmedas dádivas de orballo vivificante. Otros… los menos, vendrán por primera vez para nunca más irse del todo. Libarán, pobres incautos, el telúrico néctar, la dulce ponzoña de embrujo que aflora de las mamas de la Diosa Madre Tierra, que aquí, entre verdores infinitos, se llama Galicia, para mayor gloria de la Creación.


Casa consistorial de Rodeiro.

En esta ocasión es el centro geográfico de Galicia el que acogerá a los periodistas, escritores y aventureros de Periodipesca. Verán una tierra de la que mana naturaleza por los cuatro costados y que mima a la caza y la pesca como el don de dioses que es, y que estos nobles Cambotes disfrutan.

El viajero de pluma y escopeta, emulando al decimonónico Froilán Troche y Zúñiga, narrará lances montaraces; pero sobre todo, ha de contar las maravillas ‘gastrosóficas’ que descubrirá en la tierra de Cunqueiro. Será preciso que se someta el viajero a una espiritual posesión, a través de la cual se sentirá imbuido por Cunqueiro y Castroviejo de forma que, al igual que ellos no podrá, ni querrá, evitar ser en el futuro apóstol del buen vivir de estas irmandiñas gentes, contando a los cuatro vientos mediáticos los portentos de naturaleza viva, que en la tierra del fin del mundo esperan al viajero.

A la sombra del Monte del Faro, Rodeiro es centro y encrucijada de las cuatro provincias gallegas; transitando por sus caminos pronto adivinaremos las tierras del pujante Deza, camino de la pequeña Roma de occidente que es Compostela . A levante, nos espera el señorial Monforte, y cerca, muy cerca, podemos adivinar el evocador nombre de Monterroso que, para el cazador gallego ayer, y hoy para el de toda España, es referencia ineludible a la hora de pertrecharse.

Rodeiro está unido desde hace unos cuantos años a la Festa da Caza cuya celebración anual convoca a cientos de cazadores de toda Galicia. Confraternizan en una monumental comida donde las distintas cuadrillas, que han participado de los lances tras el escurridizo y abundante raposo, comentan las anécdotas de la jornada. Mientras, todo el pueblo participa de la degustación de jabalí, los niños de las exhibiciones de cetrería y los conejos y perdices del alivio que para su predación ha supuesto la caza del astuto zorro.

Tan listo es este predador, que cuando lo cacemos hemos de evitar pronunciar sus muchos nombres. Sabido es que la brisa alcahueta suele llevarlos hasta sus oídos, dando al traste con la cacería. Es por ello que a él se refiere el viejo cazador como García para mantener secretas sus intenciones.

El pescador viajero encontrará surcando las tierras de Camba una mágica arteria de vida preñada de troitas que se llama Arnego. Troitas, como las meigas haberlas hailas, trascendiendo su fama las lindes del Antiguo Reino. Será en el momento de tentarlas con el señuelo cuando el hábil pescador vuelva a invocar al omnipresente Cunqueiro cuando dice que «este es un país de grandes creedores», de forma que de no ejercer la fe en ellas, a buen seguro que no será posible despertarles las ganas de morder el señuelo.

Que nunca olvide el viajero que pisa tierra de druidas, de brumas, lobos, meigas y mágicas troitas… ¡Que haberlas hailas!


Presentación de la XVIII edición de Periodipesca.


Nota:
La XVIII edición de Periodipesca, tendrá lugar este año en Rodeiro (Pontevedra) entre los días 29 de abril y el 3 de mayo.
Como siempre, amén de conferencias sobre el medio ambiente, caza, pesca y turismo natural y de aventura, habrá campeonatos de pesca, visitas turísticas y culturales. Con ello, Galicia mostrará a la prensa especializada los encantos de una tierra que es esencia de naturaleza.