Diario de caza

11 abr. 2013 10:4

Un comentario
4.470 lecturas

La caza, un yacimiento de mucho empleo

José Luis Garrido

La caza genera cerca de 60.000 ocupaciones entre las específicas en empresas cinegéticas y las transversales en las no cinegéticas. Un empleo por cada 65.000 € gastados por los cazadores, lo que supone ser la sexta "empresa" empleadora de España. La guardería es el mayor yacimiento de empleo.

La “empresa caza” no existe y por tanto no podemos compararla con otras empleadoras. Pero imaginémoslo. La caza induce ocupaciones específicas en empresas cinegéticas y transversales en las no cinegéticas. Entre unas y otras estimo en un trabajo que estoy finalizando “Empleo generado por la caza” que la caza genera entre cincuenta y sesenta mil empleos. Un empleo por cada 65.000 € gastados por los cazadores, puesto que la riqueza generada por la caza hemos consideramos que asciende a unos 3.636 millones de euros cada año, según otra estimación reciente. En este trabajo sobre el empleo de la caza hemos desgranado los 18 subsectores utilizados para estimar ese dinero total y hemos obtenido estos empleos.

Los datos recogidos en nuestro trabajo son cualitativamente muy certeros, aunque cuantitativamente en algunos subsectores sean estimaciones. Si existiese la “empresa caza”, con esa nómina de trabajadores estaría entre las veinte empresas más empleadoras de España, y si no contásemos con las mayores empleadoras estatales (Ejército con la mayor nómina, Servicios de Salud de las CCAA, Guardia Civil, etc.) sería la sexta empresa de las no públicas que generan empleo en España, tras el Corte Inglés, Mercadona, la Corporación Mondragón, Grupo ACS y Grupo FCC. Estos niveles de ocupación los mantenemos los cazadores en este momento, cuando hay un drama de más de cinco millones de parados ¡que se dice bien!

Un empleo, como todos sabemos, es la tarea que puede desempeñar una persona. Algunas de las ocupaciones que hemos desmenuzado y han producido los empleos específicos de la caza, están definidas en España a través la Clasificación Nacional de Ocupaciones (CNO-11) del Servicio Público de Empleo Estatal.

El cazador, que es un oficio reglado, está clasificado como empleo en el epígrafe 6430 de la CNO-11 como “Trabajadores cualificados en actividades cinegéticas: Son los que cazan y matan mamíferos, aves o reptiles para obtener carne, piel, plumas y otros”. También están incorporados en este grupo primario los futuros expertos en trampas, ya que su manejo es una de las tareas definidas. Como Ocupaciones afines no incluidas en ese epígrafe, ni cualificadas, se señalan los Peones forestales y de la caza, Epígrafe 9543, entre los que se incluyen ojeadores y monteros, que entiendo se refiere a batidores, pues las tareas se definen como las sencillas y rutinarias para auxiliar en actividades de caza.

En nuestro trabajo no hemos considerado al cazador, como parece lógico, aunque sí habría que incluir a los de oficio o profesionales, incluso a los de “alforja y zurroneros”. Hemos englobado las dos ocupaciones auxiliares en una gran bolsa de dos a tres millones de jornales que genera cada año la caza, equivalentes a unos 12.000 empleos. En esa bolsa se meten todas las actividades de caza que requieren auxiliares necesarios como cacerías colectivas (monterías, ojeos y otras), campeonatos y competiciones, exhibiciones, estudios de fauna cinegética, ferias, etc.

El grupo más importante de empleos inducidos por la caza es el referido a Guardería, estimado en unas 30.000 personas incluidas en el epígrafe 5993 de la CNO-11 como Agentes Forestales y Medioambientales, y que lo componen los Agentes forestales, Guardas de Caza, Guardas Autonómicos, agentes del SEPRONA, Guardas Honorarios de Caza, Vigilantes ambientales y Guardas de Caza con otras misiones compartidas en los cotos y los necesarios empleos de auxiliares al nivel ocupacional.

También están clasificados los criadores de perros y de especies de interés cinegético (granjas) dentro del epígrafe 6209 como trabajadores cualificados. Y en otro epígrafe, 5893, se reconoce a los adiestradores y sus auxiliares: Cuidadores de animales y adiestradores que son quienes manejan y entrenan perros. Dentro de este grupo se encuentran los cuidadores y adiestradores de las cuatro mil cuatrocientas rehalas censadas en España y todos los adiestradores de perros.

Para mí ha sido especialmente agradable el epígrafe de los perros. Siendo director de la Escuela Española de Caza contacté con un par de fenómenos, Amando Diego y Ricardo V. Corredera, verdaderos artífices de lo que apunto. Estos dos magos de la pedagogía del perro, de currículo incomparable, me propusieron un curso de nivel superior al de adiestramiento básico, que duraba dos días, para formar Instructores–Adiestradores de perros, con una duración de seis meses. Gracias a Amando y Richi hemos hecho en la EEC lo mejor en este campo del empleo. Desde 1999 se han realizado en España unos cincuenta seminarios y 14 promociones de Instructores Adiestradores de Perros en las que han aprobado 238 cazadores. De estos, están empleados profesionalmente en actividades relacionadas con el perro 190, es decir, el 80 %. Esta modalidad formativa ha dado una respuesta de empleo ejemplar, lo que me resulta muy confortante. Este yacimiento de empleo generado por el perro en la caza, estimo crea alrededor de 4.000 empleos entre instructores y, núcleos zoológicos.

Concluyendo, los empleos generados por la caza he considerado atendiendo a los 18 subsectores que requiere la actividad cinegética en estas cuantías:

1-2.- Granjas y fabricantes de piensos para especies de caza y apeos de animales auxiliares - 2.550 empleos
3.- Taxidermistas curtidores, carpinteros y aduanas - 650 empleos
4-7.- Rehalas, núcleos caninos, Instructores adiestradores - 4.000 empleos
5-6.- Armas, Cartuchos y Armerías, Complementos - 3.000 empleos
8-9-10-11-12.- Tenencia armas, licencias caza, seguros, gestión, planes ordenación, federaciones, gestorías, etc. - 300 empleos
13.- Guarderías - 30.000 empleos
14.- Medios comunicación, edición e impresión - 150 empleos
15.- Restauración y hostelero - 3.000 empleos
16-17.- Transporte (TT) y energía (combustible) - 750 empleos
18.- Gestión de cotos - 300 empleos
Empleos equivalentes por jornales temporales - 12.000 empleos

Nuestra estimación nos indica que la caza genera 3.635.757.000 euros y requiere una serie de empleos relacionados implícitamente con la cinegética, además de otras necesidades de servicios que el cazador solicita durante la actividad y que en conjunto inducen alrededor de 56.700 empleos cada año.


Publicado en FEDERCAZA.-Abril 2013

 

1 comentarios
11 abr. 2013 12:43
+3
Fuente Andrino  
Estamos ante un buen y documentado artículo, como todos los que escribe José Luis Garrido Martín, cuya vida guarde Dios muchos años en beneficio de la tan masacrada Naturaleza.

Miguel Ángel Romero Ruíz
José Luis Garrido José Luis Garrido ha ocupado destacados puestos en la estructura federativa.

Conversaciones Activas

Archivo

RSS

Escaparate cinegético Ver más

Línea Härkila Metso
Conjunto Excur de Seeland
Makers&Takers inaugura las rebajas en visión térmica y nocturna