Diario de Caza

Estudio genético sobre la perdiz roja

Estamos enfrascados en un proyecto, elaborado y coordinado por FEDENCA, del que saldrán los procedimientos consensuados para estudiar genéticamente la hibridación de la perdiz roja. Y hemos dado un paso trascendental. El pasado tres de julio los seis laboratorios participantes entregaron ante un notario de Coslada (Madrid) los resultados de analizar cada uno a 266 muestras de ADN de perdices, de origen desconocido para ellos.

04 sep. 2008 - 3.577 lecturas - 9 comentarios

Ha sido una especie de “cata genética a ciegas” realizada por los más prestigiosos laboratorios de genética españoles y franceses. Se han comprometido con este proyecto los laboratorios de genética de: Universidad de Zaragoza, IREC, IRTA, Facultad de Veterinaria de la UCM, Facultad de biología de la UCM y ONCFS de Francia, que representan, sin duda, un prestigio asegurado para el proyecto. Las muestras de ADN han sido extraídas y preparadas por el laboratorio GENÓMICA, que es uno de los pocos que cumplen en España con la norma estricta de calidad ISO 17025.

Este proyecto se inició con el objetivo de seleccionar los procedimientos para medir el grado de hibridación (índice de introgresión) de la perdiz roja (Alectoris rufa) que resulten válidos, a juicio de los científicos y técnicos evaluadores de los resultados, en cuanto a su sensibilidad —porcentaje de híbridos no detectados— y su especificidad —dar por híbrido al animal que no lo es—. También evaluaremos el coste de cada tipo de análisis, pues es también determinante que la mejor solución sea asequible para el cazador. No ignoramos que, al final, el coste de analizar la perdiz se lo cargarán, como es costumbre, al último consumidor. Si se cumpliera la Ley no sería así: «Las Administraciones públicas competentes prohibirán la introducción de especies, subespecies o razas geográficas alóctonas cuando éstas sean susceptibles de competir con las especies silvestres autóctonas, alterar su pureza genética o los equilibrios ecológicos» (Ley 42/2007 de Biodiversidad Art.52.2). Y lo mismo si la administración se aplicara la Ley 8/2003 de 24 de abril de control de parques zoológicos productores de aves de corral para reponer existencias de caza. Pero, como viene siendo costumbre, la iniciativa ha partido de los cazadores y, de momento, el estudio va a nuestra cuenta y cargo. Hemos pedido ayuda a las Comunidades Autónomas, pero ya conocerán ustedes las que al final colaboran.

En los últimos 35 años la falta de control genético e introducción de híbridos en el campo es una de las principales causas del declive generalizado de la perdiz roja en el 95% de su territorio mundial, sin olvidar la pérdida de su hábitat natural, el exceso de predación y la caza, según denuncia el Libro rojo de las aves de España. En los últimos treinta años entre las que criamos en España y las que entran por los Pirineos, se han vertido más de cien millones de perdices en los campos españoles. Si fuera cierto eso que nos dice algún productor de que «las nuestras crían en el campo y perduran en el tiempo» las perdices nos comerían a picotazos. Sin embargo, cada año, los cotos antes generosos en cría de perdiz tienen ahora que acoger los lotes de miles de perdices que suministran las granjas cada temporada, cada vez con mejores ejemplares, es justo reconocerlo, pero con medicaciones propias de su origen y condición de aves de corral —que podrían diseminar enfermedades entre las autóctonas—, y de genética desconocida, porque a nadie, excepto a algunos cazadores, le ha preocupado este trascendental asunto.

Dicen los expertos que todas las perdices, tanto rojas (Alectoris rufa), como griegas (Alectoris graeca), chukar (Alectoris chukar) o morunas (Alectoris bárbara) y algún tipo más de perdiz roja de Siria e Israel, conforman un grupo de seis especies de perdices de la cuenca mediterránea y se hibridan de forma natural entre ellas, en las zonas de contacto de las diferentes poblaciones. Los híbridos tienen mayor eficacia biológica que las especies puras. Por esa eficacia, pero sobre todo debido a las repoblaciones en parte de España, tiene síntomas de verosimilitud lo manifestado por algún genético de que más del 90% de las perdices que pueblan este país no son perdices rojas puras y disponen de algún grado de introgresión con perdices chukar, principalmente. Me figuro que con este estudio iniciado por FEDENCA lo comprobaremos. Y nuestra esperanza es que podamos frenar el declive.

Optar por perdices híbridas con chukar no es una opción casual de las granjas. Un macho de roja se aparea con varias chukar, por lo cual la granja no requiere dar de comer al 50% de las existencias (machos) que no ponen huevos, sino a un porcentaje muy inferior. El número de huevos por hembra chukar es mayor y el peso medio de las perdices criadas, lo mismo. La productividad del núcleo zoológico es, por tanto, muy superior cuando se manejan perdices híbridas con chukar que cuando se crían perdices autóctonas. El dinero generado por el negocio es lo que impera y todo lo demás son cantos de sirena para justificar un lícito negocio pero que, sin controlar, puede hacer daños irreversibles a nuestra más emblemática especie. Si es que no es demasiado tarde. Por esto último hemos tenido siempre esta desazón y para evitar aquello hemos puesto nuestro irreductible empeño. No sé si servirá para algo.

El paso dado con la entrega de los análisis por los seis laboratorios es irreversible y si hacemos las cosas como tenemos previsto y consensuado, el resultado va a ser bueno para todos; especialmente para la perdiz roja española. Los laboratorios se benefician por haber tenido la oportunidad de analizar un número elevado de ejemplares de diferente índole, contrastando así con los demás laboratorios sus métodos genéticos y, en caso, pudiéndolos ajustar; los criadores de perdices que, sin duda desean manejar las mejores posibles, van a tener una herramienta para demostrar y hacer creíble que sus productos tienen la excelencia que nos dicen; las administraciones van a poder cumplir la ley, que ahora no cumplen, y controlar con método adecuado y contrastado las perdices que se crían y manejan en su territorio.

Y también los cazadores nos beneficiamos, porque así podremos reconducir una situación en la que las ganas de cazar de cualquier manera y a cualquier precio se habían impuesto a la racionalidad que requería velar por lo mejor y más valioso de nuestro patrimonio cinegético: la perdiz roja autóctona.

 

9 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

04 sep. 2008 09:41
MIAIA
Mé parece perfecto, mi más sincera enhorabuena.En nuestro afán por recuperar las poblaciones con este método ordinarío pero comodo, muy comodo (con una simple llamada de tlf ya está)nos estamos cargando las poblaciones tanto de conejo como de perdíz.Estamos infectando el campo con multitud de enfermedades y "tirando" animales con ínfimas posibilidades de supervivir ya que lo que han primado los pseudoproductores el la cantidad nunca,nunca,NUNCA la calidad.Que pena!
Así nos luce el pelo.Arrojando al medio "MILLONES" sí "MILLONES" de focos infecciosos y comida fácil para que procreen sin problrma los predadores que al terminar de comer esos "animales basura" sé irán a por los pocos que había de "verdad".
Que pena que seamos tan "TORPES" y no veamos la cruda realidad dejandonos engañar por los "Charlatanes Vendedores" que sólo buscan un alto beneficio económico a nuestra costa y la del medio ambiente que es aún más grave.
Este circulo vicioso sólo lo pueden romper los cazadores, en nuestras manos está,no esperemos "milagros" de las Administraciones porque nunca se van a producir.Dejemos ya de llevarnos las manos a la cabeza y HAGAMOS ALGO más que llenar el campo de "BASURAAAAAAAAAAAAA"y "ENFERMEDADES"
Un saludo y reflexionemoSSS.¡POR FAVOR!
04 sep. 2008 21:02
Fernando Mola León
Si todo esto está muy bien.

Pero ¿por qué no se aprovechó en su día la oportunidad de la presentación de las alegaciones a la Ley de Biodiversidad para allanar el terreno del control a las explotaciones cinegèticas?(y varias oportunidades más que se han tenido de establecer controles lehgislativos por parte de la RFEC y no se ha atrevido).

Una segunda cuestión:

¿Qué pintan en todo esto los franceses y los italianos si se debería tratar de un estudio de la perdiz española?. ¿Sólo por financiación?. ¿No hemos tenido que plegarnos a ciertas exigencias suyas en detrimento de la calidad del estudio?.

Y la última:

Todo esto ¿no servirá sólo para que Garmendia certifique que sus perdices son muy buenas?. ¿Es sólo importante la genética en una perdiz?. ¿Qué hay de la etología, del conocimiento del medio, de la conciencia de bando....

Demasiadas preguntas y me temo que pocas respuestas.

Un cordial saludo:

Fernando Mola León
05 sep. 2008 17:50
JVF
JVF
Es bueno que se trabaje en este campo, me gustaria que tambien se hiciese con el conejo.

Pero el problema es que al 90% de los cazadores sólo les interesa pegar tiros.

Además aún en el caso de que se criaran animales géneticamente puros en unas condiciones óptimas, en serio creeis que sería económicamente viable este tipo de granjas y que los cazadores estarías dispuestos a pagar el precio.

Son sólo unas pequeñas reflexiones.
08 sep. 2008 19:06
JOSE ALBERTO MIERA
Teóricamente esto sería una iniciativa aplaudible, pero resulta que esos cazadores que mencionas que solo quieren pegar tiros han sido acostumbrados,engañados y empujados a esa actitud por los mismos que ahora esponsorizan el estudio genético de la perdiz tarde, mal y nunca. Lo cual es una contradicción absoluta y, para mi que buscan mas la legalización de las gallinas de granja con pinta de perdiz que la recuperación real y verdadera de la perdiz roja ya casi extinguida en España. Lo único que les interesa es que las granjas tengan papeles que certifiquen que su producto es auténtico, aunque no lo será, cuando todos sabemos que la perdiz campera silvestre no es rentable criarla en granja, por lo que los hibridos seguirán solo que, gracias a este estudio, legalizados.
Saludos,
P.D.: A JVF-Quien siembra vientos recoge tempestades.
08 sep. 2008 23:30
Pedro Reyes
Ya es hora de empezar a estudiar e n profundidad una de nuestras aves autoctonas, seriamente dañada por la presión a la que hemos sometido el gremio de cazadores entre otros. La hibridación de la especie es un hecho que se puede constatar en la mayoría de los cotos de caracter intensivo, y debido a que no se puden poner puertas al campo se está extendiendo por los terrenos colindantes. Aunque lo que voy a decir parece demagogia, las autoridades competentes tiene mucha culpa. Es incomprensible como en ciertas zonas de España, por ej La Serena (prov Badajoz)debido a la sequia de principios de los 90 y el sobrepastoreo, la Alectoris sufrió un retroceso brutal, junto a otras especies, no hubo ninguna clausula para dejar de cazarla, temporalmente, al revés la presión fue mayor, con lo que nos encontramos con la situación de poblaciones que rozan el número mínimo ejemplares para ser (geneticamente)viables. Para ese problema, en esta zona, como en el resto de España se introdujeron ejemplares de granja de dudosa procedencia, para seguir teniendo cotos viables. Ahora nos encontramos que muchos machos son infertiles, no pelean, no acuden a llamadas y además muchas puestas no salen, se está perdiendo la riqueza de la adaptaicón que tenía dicha especie, y tenemos cada vez más gallinas corriendo por los cerros.
09 sep. 2008 21:51
Emilio marti
Sr Garrido, ante todo reconocerle lo que ha estado Ud. trabajando durante estos años en defensa de la perdiz y la caza en general, pero creame que esta noticia cuando menos me produce un profundo pesar, ya que veo que significa otros 35 años como bién dice Ud., haciendo las cosas igual de mal, pero esta vez con papeles.
Ud. bien sabe aunque no lo quiera decir que la producción de aves de granja no es renteble si no es al nivel que se produce actualmente y en caso que la cuestion genetica fuera la solución solo significaria una subida de precio de los productos granjeros y un estimulo a soltar más y por lo tanto a gastar menos en gestión.
Si hemos tardado 30 años en darnos cuenta que habiamos tomado el camino equivocado, ahora nos salen Uds, con volverlo a hacer pero con la pata coja, no Sr. Garrido, soy consciente que las granjas no van a desaparecer y necesitan un control riguroso, pero de ahí a que se quiera vender una perdiz milagrosa y más por parte de la federación ya no me cabe en la cabeza ( han bajado las perdices y esto una campaña de marketing).
Por favor Sr. Garrido trabajen de una vez en la dirección adecuada que no es orta que la gestión de nuestros agredecidos hábitats y la reeducación de los que somos cazadores, y creame Sr. Garrido aún estamos a tiempo , somos muchos los cazadores que no hemos perdido la fe. Saludos y muchas grácias.


18 sep. 2008 23:20
Raul L,P.
Como muchos sabreis Las Palmas es la unica de las islas Canarias que tiene perdiz roja.En fase de extincion eso si.A donde hemos llegado,en dos años las poblaciones han disminuido considerablemente,la falta de agua(lluvia),comida,el aumento de la poblacion de predadores,la caza indiscriminada en años de abundancia.Todo esto unido a la ineficacia de la administracion y nuestros representantes en las sociedades de cazadores nos ha llevado a situacion caotica en cuanto a ¨bichos¨en el campo.Las poblaciones han disminuido en mas de un 70% incluso llegando casi a desaparecer en algunas zonas.PENOSO¨!Aun asi y todo se ha abierto la veda porque si no los señores aqui nombrados no podrian recaudar todo ese dinero el cual no se donde meten por que en el campo no esta invertido y no es poco calculen unos diezmil cazadores pagando un minimo de cien euros, que no digo que sea mucho en otras comunidades autonomas se paga mucho mas por menos.El Cabildo nos da a las sociedades todos los años seis o sietemil perdices eso si, como si de una competicion se tratara con limite de tiempo sin alejarse mucho de la carretera para que el señor del cabildo que acompaña a cada ruta de suelta no camine mucho y despues llega la sorpresa te puedes encontrar en cajas siete machos y tres hembras por que al meter las perdices en las cajas lo hacen a voleo ASOMBROSO y con esto nos quieren callar la boca,hay que joderse.No quiero ser pesimista pero creo que el cazar este año nos va a perjudicar en los proximos,ya que no creo en los milagros solo espero que la conciencia de los cazadores cambie y empezemos a cuidar nuestro campo porque si no la llevamos clara.Mi opinion personal es que hay que dejarse de preocupar por las perdices de granja que siempren seran de hay,DE GRANJA y atender mas el campo que necesita y espera mucho de nosotros.Un saludo desde Las Palmas y hasta otra.
24 sep. 2008 16:48
bufalovil
Enhorabuena Sr. Garrido por esta iniciativa que creo básica y fundamental para el desarrollo de las granjas cinegéticas de perdiz. Sinembargo, hemos hecho tarde porque el mal puede no tener solución. Si realmente en nuestros campos hay sangre de la perdiz chukar ¿Cómo la podemos eliminar? Supongamos que los genetistas nos dicen que la proporción encontrada es de un 30% y está esparcida por toda la península, si a partir de este momento se regulariza la situación y sólo es posible introducir perdices rojas puras españolas ¿Cúantos años costaría eliminar los vestigios genéticos de la perdiz chukar?
El problema, cree usted, se centra exclusivamente en limpiar de impurezas la sangre de la Alectoris rufa, ó más bien en limpiar de posibles epidemias el campo español. Todos sabemos, me imagino, que a las perdices en las granjas se les infla de antibióticos, además hay muchas infecciones características de la perdiz de granja que las perdices silvestres no aguantarían por no estar inmunizadas contra ellas.
La clave para mantener poblaciones de perdiz autóctona con las virtudes propias de la reina de la caza, consiste principalmente en no repoblar, y consecuentemente en que sean los propios cazadores los que estimando cada temporada la población de perdices a primeros de Octubre, decidan cúantas perdices se puedan matar para mantener la población viable y sostenible en el tiempo.
07 oct. 2008 15:06
tuperdizroja
Creo que a estas alturas nadie duda de que a todos (y cuando digo a todos estoy seguro que incluyo al Sr. Garrido) nos gustaría contar con suficientes poblaciones silvestres de A. rufa como para que no fuera necesario recurrir a las granjeras. Pero creo igualmente que a nadie se le escapa que las cosas no van por ahí, dado que como en otros muchos ámbitos, la sociedad del progreso y el desarrollo (que a todas luces se muestra "insostenible) se cobra sus peajes. Está claro que en aquel campo donde se ha construido tal urbanización, campo de golf, infraestructura o mejora agraria dejará de abundar la patirroja, pero pocos se plantean en estos casos (por lo estéril de la propuesta) el desmembramiento de todo esto para volver las cosas a su ser y en favor de que nuestra "roja" campee de nuevo y a sus anchas por esos terreno. Y de poco sirve (aunque estamos en nuestro derecho), lamentarnos de lo que no se hizo y de cómo llegamos a ello, pues el chalet, la carretera/pantano/central térmica, el carrito de golf y el invernadero no desaparecerán.

Pero sí podemos en post de evitar que vuelva a ocurrir en otros lados, proponer, presionar o alentar a la amdinistración a tomar medidas legales o de control de todas estas actuaciones para paliar en la medida de lo posible el desarrollismo salvaje y especulativo.

Salvando todas las distancias y en lo que le toque de responsabilidad en la disminución de perdices autóctonas a las perdices de granja, el paso dado por la federación habría que valorarlo como altamente positivo. Ante la lentitud de las administraciones para arbitrar regulaciones al respecto, es de agradecer que la representación de una gran parte de los cazadores (muchas veces vilipendiados por sectores ajenos que les responsabilizan precisamente de lo que ahora solo ellos intentan arreglar) realice un gran esfuerzo que incluso le pone en el punto de mira de parte de su propio colectivo. Creo que nadie puede erradicar de un plumazo la hibridación en los campos, ni determinar el fin de las granjas o de los cotos intensivos. Aunque sí podemos apuntar hacia inentar revertir el proceso.

Seguramente la implantación de este control no debiera ser el único. Igualmente seguro que podría haberse realizado mejor y teniendo en cuenta muchos otros parámetros. Quizás haya que dejar al margen del método intereses comerciales de algunos para hacerlos de todos.

Pero en mi modesta opinión la Federación ha dejado atrás las lamentaciones para intentar soluciones, poniéndose el mono de trabajo.

Seguro que no debe ser la única medida, ni la mejor, pero de momento es la única, la primera (que suele ser la más dificil y arriesgada). Y eso, de nuevo en mi modesta opinión, solo es motivo de felicitaciones (aunque bajo el respeto a todas las opiniones puedan venir teñidas de críticas constructivas).

Por cierto, a la pregunta de bufalovil sobre años a pasar hasta terminar con la hibridación, apuntar que según determinados estudios el retrocruzamiento de perdices híbridas con perdices genéticamente puras podría implicar hasta 13 generaciones para conseguir un patrón genético "equiparable" al de una rufa pura.

Saludos
José Luis Garrido José Luis Garrido ha ocupado destacados puestos en la estructura federativa.

Conversaciones Activas

RSS