Desde mi Tronera

06 jun 2012 18:11

9 comentarios
4.229 lecturas

Los ‘macarras’ de la caza y de la pesca

Mientras la caza menor perece como consecuencia de la química a la que son obligados los agricultores. Mientras Bankia y robos similares llevan a la bancarrota a España entera. Mientras toma cuerpo la cruel y despiadada dictadura de los mercados. Mientras se cierne el caos por todas partes. Mientras todo esto y más ocurre, nuestras entidades venatorias de todo tipo se dedican a holgar y a gastar dinero público utilizando como ganchos a quienes son conocidos por reprendernos desde sus púlpitos como párrocos del medievo.

Es más, alguno de ellos, no contento con robar los cepillos a la bajada del púlpito, se inventa granjas al aire libre o hace trabajos de outsourcing para la administración y estudios ambientales macabros hasta para los de la burbuja de los molinos eólicos. ¿Somos masoquistas los cazadores? ¿Tenemos en nuestras filas y en nuestras cúspides a quienes nos merecemos? ¿Nos sigue gustando ser los perdedores del timo de la estampita? Pero si estoy escribiendo sobre cuatro sinvergonzones a quienes todos conocemos desde hace años. Lo que nos lleva a preguntarnos, ¿si son tan buenos como dicen, cómo es que la caza mengua en general y disminuye en particular en los lugares que ellos gestionan (se llevan la pasta) con toda su cara dura? Salvo excepciones, estamos ante verdaderos pícaros vendedores de crecepelo. Pero vayamos por partes, pues los muy sinvergüenzas utilizan varios disfraces y diversas tretas para seguir instalados en un timo incalificable. Van de científicos por la vida para deslumbrarnos a los cazadores. Esto es como si una luciérnaga deslumbrara a un tren de mercancías. Son unos maestros de la picardía burda y zafia. Pero vayamos por partes.

Vaya por delante que yo pertenezco a la Asociación para la Defensa del Cazador y Pescador Vasco (ADECAP), PERIODIPESCA y a la Real Federación Española de Caza (RFEC) aun cuando a esta última entidad, tan principal, la critique en lo que considero criticable como lo hago con todos los demás cuando, a mi parecer, tengo motivos para ello. Yo, señores míos, voy por libre. No me gustaron jamás los amos. No en balde soy castellano de nacencia y de querencia aun cuando reconozco que tengo el corazón partido en el País Vasco.

Soy federado desde el mismo día en el que cumplí los 18 años y de esto hace ya casi medio siglo y espero que la muerte me pille con el carnet de la RFEC actualizado. De todas las maneras, algo va cambiando en la RFEC, pues me dejan escribir en su magnífica página web sin coartarme ni censurarme absolutamente nada a sabiendas de lo que pienso. Lo que pienso y escribo es para bien de la RFEC aun cuando a alguno le siente mal. Él y los muy memos son ratas cuarteleras y se creen que están en un cuartel militar de chusqueros donde todos los cazadores son reclutas sin jurar bandera. Fueron chusqueros y similares con modales cuarteleros y es lo que siguen siendo. Roldán, de triste memoria, era relojero de fábrica con tejavana de Uralita y presumía de dos carreras para llevárselo calentito y por el morro. HAY MUCHO ROLDÁN SUELTO Y POCOS DIONINIS (CON UN PAR). Pero yo sólo tengo por mengua no vaciarme por la lengua. También la Escuela Española de Caza (EEC) me ofrece acomodo al que no puedo responder por motivos que no vienen al caso, pero que agradezco a Patxi Andion jauna de todo corazón. La EEC también va cambiando poco a poco, pues falta le hace y Patxi no tiene tarea fácil. Pero yo conozco a los vascos y sé que con su nobleza y trabajo no se les pone nada por delante. Yo, jamás traicionaré a la RFEC y ya no necesito nada de ella, NUNCA LO NECESITÉ Y CUANDO PUDE LA AYUDÉ, pero la quiero con toda mi alma y considero sus defectos como propios. ¡¡¡Que nadie se llame a engaño con mi humilde persona!!! Pues ser fiel no significa ser genuflexo y para decir lo que se piensa o piensan otros, no hace falta que medie ningún enfrentamiento, pues considero mejor que los defectos los evidenciemos los de casa y se los mostremos al público tal y como nosotros los vemos. Yo pienso que si todos hiciéramos lo mismo de forma honesta y honrada, la RFEC nunca se vería perjudicada. Más bien al contrario. Pero todavía tenemos un sanedrín de los de la “mayoría absoluta”, del “apoyo incondicional”, de “los colores de la bandera” y de la visita a los Madriles con presentes para los presidentes a cambio de volver a su provincianismo con algún relumbrón para que lo luzca el politicastro de turno y a ser posible, que sea el máximo galardón aun cuando sea un atropello a la razón. Ellos, los del sanedrín, parecen pensar: “los dichos en la calle, pero el interés en casa”. Son reminiscencias de esa España de los caciques de los años cincuenta. Esos tiempos ya pasaron y sus actores siguen representando su obsoleta obra en un teatro donde el público les ha dejado solos y el acomodador ha apagado la luz y está en casa durmiendo. Hay que procurar una mayor transparencia en todo, cosa que no está ni estuvo nunca de moda en nuestro mundo venatorio. Así nos va. Tenemos asesores vitalicios y cargos elegidos no democráticamente que llevan más de un cuarto de siglo tocando los cojones. Esto es un atropello a la razón. Y encima los muy mamones premian a algún pendón.

Las tres entidades (RFEC, ADECAP Y PERIODIPESCA) lo único que hacen mal es tener a un hombre como yo en sus filas aun cuando, dicho sea de paso, me desvivo por todas ellas sin dar tres cuartos al pregonero. ¡¡Y no como otros, que encima de cobrar su espléndido estipendio, te miran de reojo y si pueden, te la endiñan!!

Sepan que ADECAP Y PERIODIPESCA celebran este año su vigésimo aniversario y que en el caso de ADECAP, tengo el carnet expedido en la primera hornada con el número 3.236 del 15 de abril de 1991. Carnet que adjunto escaneado por si al webmáster de EL CLUB DE CAZA le parece oportuno publicarlo. Sí, hombre, sí. Fui uno de los primeros afiliados en bloque. ¿¿QUÉ?? Bobalicones. Quiero que sepan que al DIA DEL CAZADOR Y PESCADOR VASCO no he fallado ni un solo año aun cuando algunos me hayan tenido que levantar directamente de la cama para asistir casi de cuerpo presente. Iba y no por ello molestaba a mi ahora idolatrado amigo Juan Antonio Sarasketa Leguina. Y sepan, también, que mis trece años de asistencia y pertenencia a PERIODIPESCA, han sido con compromisos sólidos de colaboración que cumplo a pies juntillas tal y como podrán acreditar los periodistas asistentes a tan importante evento. En algunos casos, y perdonen la franqueza, merezco que me digan lo que a mío Cid a la Salida de Burgos camino del destierro: “Dios, que buen vasallo si tuviera buen señor”. Pero esos señores del trinque o los coleccionistas de “egos”, son unos tumores a extirpar y eso hay que hacerlo desde dentro. Pero los muy mamones no se dejan, no, como ellos llegaron a la cúspide por un golpe de mano, enseguida fulminan a todo potencial adversario. Son como Tirano Banderas, el personaje universal de don Ramón María del Valle Inclán. En quien se inspiró Gabriel García Márquez para escribir EL OTOÑO DEL PATRIARCA. Pero quiero que sepan que, últimamente, todos los años me invitan y me dan sobrada información el DÍA DE LA GALA DE LA REAL FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE CAZA. Y miren ustedes, no se engañen, voy con ilusión. Para querer y defender a una institución no hacen falta dietas de ministro ni sueldo de ejecutivo de caja de ahorros esquilmada. Ni para hacer las cosas hay que dar tres cuartos al pregonero.

Me he identificado claramente en lo que a mi posición venatoria se refiere en aras de no dar cuartelillo a ciertos malandrines y chivatos a quienes les gusta hozar y amochar tanto en mi prosa como en mi vida personal y hasta profesional con torticeras y aviesas intenciones en concordancia con su baja estofa de condición gallofera. ¡¡Qué no, mamarrachos!!! ¡¡¡Qué no debo nada a nadie, más bien al contrario!!!! Por haber, hay, hasta quienes reescriben mi historia para ajustarla a sus críticas con su cornamenta. No se engañen, yo no cambio de chaqueta y por no cambiar, no cambio ni siquiera de sombrero. Mis ascendencias son humildes, no lo niego ni me avergüenzo por ello, más bien al contrario, mi vida de trabajo y de esfuerzo partió desde las más bajas cotas para llegar a la cúspide de la nada. No me lo reprocho. No me arrepiento. No me avergüenzo. Me educaron para que tuviera convicciones firmes y las tengo, no como otros, que se apuntan a los partidos políticos para hacer fortuna y de paso joder al prójimo. Yo, señores míos, no milito en ningún partido, aun cuando ascendencias e historia no me faltan para haberlo hecho a su debido tiempo y así haber llegado con muy poco esfuerzo a la sublimación percuciente de Peter. Pero esta izquierda de ahora no es la que yo respiré debajo de la manta de las mulas escuchando La Pirenaica. Sigo sin entender como unos y otros, en desenfrenada orgía, compiten por apropiarse de lo ajeno olvidándose del pueblo rural que sigue sufriendo con la misma intensidad que va desapareciendo. ¡¡¡CANALLAS!!!

De los fiestorros, eventos, congresos, convenciones científicas, ágapes y demás paripés donde se gasta el dinero que debería de revertir en la caza, la pesca y el medio ambiente en general, ya escribí un artículo titulado: Ferias, congresos, eventos y demás cuentos. Artículo publicado en esta misma web al que les he hipervinculado aun cuando a algunos no les haya gustado y me la hayan guardado. Ser valiente sale muy caro pero yo, en esa moneda, puedo pagarlo. Ser cobarde no vale la pena. Por eso amplío el anterior post con éste a fin de que no se me olvide ningún malandrín y demás gente de mal vivir por el camino. (La gente de malvivir, es la que mejor vive, caso de que carezcan de conciencia). Los peores son esos de los trabajos medioambientales y los organizadores de esperpentos que se forran el riñón y encima quieren que se les reconozca su tropelía con ordalía y todo. PUES NO SEÑOR. Al final se creen ellos mismos sus rollos patateros. Hay que desenmascararles a todos y regenerar ciertas instituciones bajo la consigna de: INSTITUCIONES LIBRES DE FALSARIOS Y LADRONES. Yo he visto a verdaderos filibusteros congregar a políticos de altos vuelos con el engaño de poner delante de ellos a quienes están timando diciéndoles que allí, ante él, el que más o el que menos de semejante atajo borreguil era la pomada divina y que mataría por él. Afanes desmesurados de protagonismo que caerán a su debido tiempo. Pues mucho les dura el cuento y no sé a qué estamos esperando los cazadores.

Como ya me estoy haciendo viejo, es superior a mis fuerzas ver a toda esa panda de sinvergüenzas que amparados por un titulillo se suben a los púlpitos a regañarnos más que a explicarnos a los cazadores la debida gestión para que haya en el campo más perdices que sardinas en los tabales si se les contrata a ellos, a sus allegados o se aplican sus fórmulas magistrales de crecepelo. ¡¡Les pagamos por la plúmbea charla o artículo y encima nos ponen a caer de un burro!!! Pero sinvergonzones, que con discurso tan manido ya nos vienen aburriendo y cobrando desde hace más de 20 años y jamás dijeron nada del declive de todas las aves que se alimentan del grano que envenena una agricultura totalmente alejada de la biodiversidad con la que a ustedes se les llena la boca al hablar de la PAC. ¿Cómo tienen la poca vergüenza de hacer planes de gestión sin anotar el porqué del declive de especies que todos vemos y conocemos? Aquí todo el mundo ha reconocido que los venenos de sementera matan y ni Cristo ha hecho nada. Yo creo que al igual que los “ecolojetas” no podrían vivir sin los cazadores, hay ciertos gestores malandrines y santones de púlpito, empresuca y discurso estólido, que no podrían vivir sin que la administración hiciera algo mal para reprochárselo y entretenernos mientras por atrás nos hacen otra mayor. Resultado, para las multinacionales del veneno agrícola son tan necesarios los “ecolojetas” como nuestros santones o los inútiles mendaces de nuestras organizaciones que desvían la atención del verdadero problema. ¡¡¡Más madera!!!

Hay resentidos sociales que crecieron en las editoriales venatorias y similares a base de hacer la pelota a su jefe, pero como el tiempo les va alcanzando y su jefe se convierte en un obstáculo insalvable para su particular escalada, le atacan en las webs con seudónimos (cobardes) a través de terceros para tener información privilegiada y de paso, enredarle en quimeras a fin de dejarle con el culo al aire en cuanto se descuide. Están más o menos identificados, pero no por ello dejan de hacer daño allá donde se pueda sembrar desconcierto o desánimo y de paso, van acuchillando a todos aquellos que no se casan con nadie. Pretenden que los demás seamos tan rastreros como lo son ellos con sus jefes. ESOS JAMÁS PERDONAN LOS FAVORES Y NO CREEN EN EL HONOR.

El caso del arribista, hasta cornudo por trepar, también lo he conocido en algunas administraciones. Se pasan la vida a ver como pueden tumbar a su jefe criticándole mientras esperan que se retire o que le pille un tren, pero trabajar no trabajan, si bien es cierto que tienen que aguantar una “pesada carga”, la de sus cuernos, pues la del trabajo no les mata. De todas las maneras, cuando se llega a una determinada edad, poco bien se habrá hecho en esta vida si no se cuenta con ingratitudes mayúsculas. Una putada te la perdona cualquiera, pero un favor, ¿un favor?: nadie. Ni la familia. Conocí a un secretario de un pueblo castellano que me dijo en una ocasión: Mira, a los de la boina, no hay que hacerles mal porque no se lo merecen, ni bien tampoco, porque no te lo agradecen. Me callé por ser yo uno de los de la boina (no caciquil), pero por dentro me acordé de su santa madre por ser yo más de pueblo que un bisurco, pero luego lo he aplicado en la vida a otros colectivos ajenos a los míos y esa frase encierra una tremenda sabiduría. Pero en el fondo no estoy de acuerdo, yo creo que hay que hacer el bien siempre y en todo momento.

Dan verdadero asco esos periodistas mediocres que con el carnet del partido en la boca o con el permiso de su amo escriben en la prensa generalista sobre lo nuestro sin tener ni puta idea y encima lo hacen poniendo una vela a Dios y otra al diablo. Algunos tienen a sus hijos, esposas o allegados en las organizaciones venatorias que presiden ellos o sus amos y ni siquiera son periodistas aun cuando presumen de ello. Lo que son de verdad, es la voz de su amo, insisto y seguiré insistiendo. Y otros no tienen ni idea de caza o pesca, y si la tienen es sobre un espectro muy reducido de modalidades, motivo éste por el que se dedican a mostrar su envidia a quienes están en las filas venatorias o piscícolas protagonizando o difundiendo las modalidades venatorias que ellos ignoran y por lo tanto, son incapaces de otra cosa que la de transcribir lo que leen para luego desprestigiar a sus autores. Y como no saben donde están pinados, sus críticas nos llegan altas y confusas. Presumen, como los de los debates de la prensa del corazón, diciendo: ¡¡¡Que yo soy periodista!!!! ¿Tú?: tú eres un mamarracho sin cojones para enfrentarte a la vida sin tener un amo. Tú, so mamón, tienes miedo a la libertad. Para lo poco que nos dejan salir de nuestros endogámicos medios de comunicación venatorios, van estos sujetos y la cagan. ¡¡¡Yo soy periodista!!! ¿Tú?: tú eres un estómago agradecido que estudiaste porque tus padres pudieron pagarte la carrera, que con tu cacumen no hubieses sido ni operador de minerva en una imprenta de barrio, ya sé, ya sé que ahora no existen esas sagradas máquinas de antaño cuyo olor a tinta y disolvente todavía añoro, pero si les escribo sobre el FreeHand me dirían que eso es cosa del maquetador, y si les miento PhotoShop, me dirían que eso es cosa de fotógrafos. Lo de ellos son “pájaros y flores con imagen corporativa de progres trasnochados”. Además de caducos, suelen ser obtusos y estar obsoletos. Es más, como no tienen ni idea del asunto se van a informar a través de terceros sin saber ni comprender que esos santones tienen intereses creados y que les utilizan a ellos como vehículos para que se los transmitan a terceros con aviesas intenciones, y les da resultado, pues los entrevistados los vierten de forma engañosa y torticera contagiando a la sociedad en general con su ignorancia supina y mala fe manifiesta a fin de vender perros, perdices de granja, etc. etc. Yo, al leerles me pregunto muchas veces. ¿Si esto que yo lo vi ayer y lo dicen hoy así, qué de verdad tendrá lo que nos cuentan de Afganistán?

En lo nuestro hay biólogos, ingenieros de montes, veterinarios y hasta algún párroco. Muchos de ellos se dedican a trabajar por libre por no haber empresa ni institución en el Mundo que quiera contar con ellos para nada. Antes se les denominaba bululús o rapsodas. Ahora, a quienes llevan tiempo sin pegar palo al agua y buscan curro por su cuenta se autodenominan e-lancer, pero los antiguos dicen que son freelance . Este título colocado estratégicamente en la tarjeta de visita, viste mogollón. Es igual la denominación de estos pícaros, pues todos ellos basan su marketing en desprestigiar a los demás. Es por lo que a base de cuentos y de acosos a los profesionales de reconocido prestigio, van por ahí contando mentiras o medias verdades y documentándolo todo ello con ataques personales en los posts de determinados blogers que son incómodos o libres. La libertad produce más envidia que la riqueza. Ojo con ellos, qué son unos verdaderos criminales. Yo conozco entre ellos a ladrones de reconocida ascendencia y hasta malhechores quienes, de entrada, nos vienen con buena cara y malas intenciones. Muchos de los arriba citados se nos subieron a la chepa y ahora los mandamases son presas de sus barrabasadas y parece que se caería el mundo si se les mandara a freír espárragos. NO PASA NADA. Yo he conocido casos de amenazas previas y lágrimas finales. Pero para pararles los píes hay que estar más limpio que una patena y aun así, les he visto levantar falsos testimonios a quienes pretendieron ponerles en su lugar. También se ha procurado en España que en lo nuestro no esté lo más selecto, salvo excepciones. Pero a esas excepciones les llueven hostias por todos los rincones. Hostias propiciadas por los resentidos sociales o por los acomodados en los contratillos de laboreo de montes o estudios de cotos y estudios de impactos medioambientales para las eólicas o las ahora salvadoras energías solares. Todo farfolla. Burbujas similares a las del ladrillo que explotarán el día menos pensado.

Vamos a ver. A algún sinvergonzón de estos se le permite hasta sermonearnos desde las páginas de nuestras revistas pretendidamente técnicas. Es más, esos mismos caraduras son quienes van a las instituciones en busca de ¿trabajo? presumiendo de que nos meten en cintura a los cazadores. Y con el contenido de sus alforjas se presentan a las multinacionales para hacerles los planes medioambientales de los molinos eólicos. Sepan que cuando les da algún trabajo la administración en aras de esa mal entendida privatización, lo único que hacen es precarizar sueldos como verdaderos tiranos y vestir el santo con cuatro estadísticas de colorines que no dicen ni pueden decir nada como consecuencia de que jamás hicieron algo que no fuera engañar. Hay que auditar los trabajos hechos por estos menesterosos bajo las vertientes técnicas y económicas. Y ojo, qué la forma de adjudicación también necesita ser estudiada. Estudien, estudien, que hay gatos encerrados desde hace lustros. Eso de que se lleven siempre los trabajos los mismos asesores… da que pensar. Y encima nos sermonean… los muy canallas. Y nos aleccionan desde las páginas de nuestras revistas venatorias y demás medios de comunicación.

La solución a todas estas monsergas está en regenerar el terreno o el río y punto pelota. No. No me vengan con cantinelas como ese que me contestó en un post que regenerar el campo es imposible. Será imposible regenerar todo el campo, no lo dudo, pero dejar unas cuantas hectáreas a su libre albedrío sin que las proteja ni las siembre nadie, yo creo que eso es factible y económico. Y daría buen resultado si se mantuvieran alejados de la regeneración esos cojotécnicos y grandes científicos como los de Doñana, que dejan morir a los linces de los que comen. Ya sólo les falta sodomizarlos. Todo se andará…

Yo, he escuchado, sin romperles la cara, a gestores doctorados cuya gestión consistía en embotar las perdices o los conejos para luego soltarles al campo como si de una granja al aire libre se tratara. Miren ustedes, toda ave manipulada por párrocos o científicos de pandereta y demás gentuza de mal vivir, es negocio vil de granja. ¡¡¡¡DE GRANJA!!!! Si las repoblaciones, traslocaciones y monsergas por el estilo dieran buenos resultados, no andarían los granjeros detrás de tales picardías. Tengo alguna vida ejemplar de ciertos granjeros que haría las delicias de los amantes de la Picaresca Española. Pero con su “morro” han hecho dinero a cuenta de aniquilar la biodiversidad. Y encima dicen que se codean con los más altos dignatarios del “reino” de España. Por lo menos el Dioni es un hombre ejemplar (con un par).

Yo veo como se suceden las ferias y eventos a cuenta del erario público y cotejo como los mismos santones ejercen una gestión peripatética o itinerante consistente en hacer brindis al Sol por todo el ruedo ibérico o en recomendar a la empresa de sus amigos, cuando no a la de ellos cuya nómina de algunos cuenta con la gran plantilla de una sola persona. Excepción sea hecha de don José Miguel Montoya Oliver, doctor en ingeniería superior de montes y hombre con experiencia en campo de los que no interesan y acosan bajo seudónimos los cuatro impresentables que se reparten el cotarro. ¡¡¡¡COBARDES!!!! Son los mismos que poniendo como pantalla lo nuestro propician que les llamen para hacer planes de viabilidad de los parques eólicos y atentados medioambientales similares. Ahora parece que se van a revisar por Europa ciertas granjas de molinos eólicos de España. Ya era hora… Pero como dice mi amigo Chan, falta pan para tanto chorizo.

Yo conozco a sinvergonzones que por designación política entraron en privatizaciones de la administración (outsourcing) y como entraron tan fácilmente sin oposición de ningún tipo y con sueldazos jamás soñados por ellos, enseguida se dedicaron a descojonar a todo un colectivo de cazadores o de pescadores enfrentándoles a todos contra todos a fin de que les llamaran a ellos para apagar el fuego que ellos mismos prendieron con una mala leche descomunal. Es más, yo les he visto hasta morder la mano que les daba de comer poniendo al colectivo por pantalla. Colectivo al que no representaban en su totalidad. Por eso cuando oigo hablar de privatizaciones, tengo motivos suficientes como para tentarme las ropas. Algunas empresas salvadoras andan por los juzgados dando explicaciones… Después, a lo mejor llaman a declarar a sus mentores. ¿Quilosá?

Los sinvergonzones del púlpito se apuntan a un bombardeo con tal de darse a conocer a través del figureo. Lo mismo están en el “club de los agapornis cariocos” que en la “asociación del ciempiés Español”. Pero no se queda ahí la cosa. Qué va. Luego se apuntan a varias asociaciones venatorias o piscícolas de esas que nacen todos los días como hongos, y así, con una tarjeta de tanto ringo rango, se creen capaces de acojonar hasta al Ku Klux Klan. Oigan, que detrás de semejantes ladrones no hay nada. Qué todos no somos tontos y que si se tira del hilo de los sinvergonzones salen tres y el de la guitarra. Los inmorales han “igualao” a los ecolojetas (Cambalache).

Los del pulpitillo (púlpito es mucho para ellos) manejan la prensa y los medios de comunicación soportados por las nuevas tecnologías como los ecolojetas. Los inundan con una pirotecnia informativa que a uno le deja alelado sabiendo que detrás de ellos no hay nada y que encima nadie les pone las peras a cuarto. Les temen por lo mismo que a los ecolojetas. Lo que hacen ellos lo sabemos hacer todos. Pero claro, ahora que no sobra el parné, espero que les sigan poniendo en su sitio. Ya está bien de aprendices de mafiosos (como Torrente) propiciando el silencio de los corderos.

Lo que más me jode de los grandes santones técnicos de los púlpitillos de revistas de baratillo y con mano en la prensa generalista presentándose como la pomada divina, es que encima se empeñan en que practiquemos la iconoclasia con ellos. Pero si son unos oportunistas carroñeros y vulgares ladronzuelos que despotrican de la gente de bien en beneficio de ellos. Habrá que estudiar a fondo a quienes les hacen caso y les dan contratos hasta vitalicios. Aquí, a cualquier ocioso que le haya dado tiempo para doctorarse en algo por no encontrar curro, se les abren las puertas de par en par por estar en el machito una manada de burros que se creen todavía que un título brillante es la lámpara de Aladino. Y no se dan cuenta, los muy cretinos, que muchos de los verdaderos científicos de nuestro país están en el extranjero.

Yo he visto a los del pulpitillo malmeter y acojonar a los cazadores y pescadores diciendo que la gestión de una región o provincia la llevaban ellos. MENTÍAN. Pues la gestión la llevaban por delegación de la administración con su posterior estipendio y la pertinente hoja de ruta. Pero los muy canallas lo hacían por clientelismo de cazadores y cotos a fin de que llegado el caso, les votaran a ellos los acosados bajo el síndrome de Estocolmo. Claro, en algunos casos no funcionó el acojono sistematizado y se les volvieron las cañas lanzas. Pero es que los muy cretinos ya tenían precedentes. Espero que una vez levantada la veda caigan varios. Pues haberlos, haylos. ¿Qué pueden ir diciendo por España estos sujetos? Pueden, eso sí, bailar por soleares o irse de bachata, merengue, salsa o requetón… Pero que no se les ocurra hablar del “fistro” de gestión llevado a cabo desde ninguna organización. CON EXCEPCIONES, CLARO. Pero si la caza mayor ha aumentado y la menor ha disminuido sin hacer ni Dios nada salvo un papeleo absurdo, abusivo, caduco y no procesado informáticamente en todos los casos. Claro, en España se carece de una ley estadística que nos vincule a todos y por eso pasan de la informática, del GIS y de todo aquello susceptible de hacerles trabajar dejando un journal consultable por los cazadores y auditado por quienes corresponda. Claro, ellos prefieren el papel que lo aguanta todo . Pero ya vendrá Paco con las rebajas.

Ya sé, ya sé, pero no quiero escribir en esta ocasión de ellos. Sé que hay algunos que por pertenecer a algún ente deportivo cobran un sueldazo y en vez de instaurar en las federaciones organigramas jerárquicos de responsabilidades, instauran organigramas de sus familiares ascendentes y descendientes con buenos sueldos todos ellos u otros arrimos por parentesco. Me refiero a quienes cuyo papá, mamá o cónyuge está dentro del chollo y les encarga trabajos a dedo sin cuento. La caza es un mundo que no está fiscalizado como si de una empresa se tratara. Mucha culpa la tiene la RFEC por adolecer de un déficit democrático, pues cada cazador federado no es un voto y eso da píe a que se comentan verdaderas barrabasadas. Y por si fuera poco la RFEC sólo representa a los cazadores federados (deportistas) cuyo número han logrado agrandar con malas artes. Y encima la RFEC en cada región de España funciona con diferentes competencias a pesar de ser todas ellas sucursales de la Real Federación Española de Caza (RFEC). FEDERACIÓN DEPORTIVA. Pero es que uno tiene que oír o leer sandeces como la siguiente: Yo, en representación de todos los cazadores de mi autonomía… ¿Tú?, mamarracho, sólo representas a los cazadores federados. ¿O es que ves doble? Se parco en el yantar y moderado en las libaciones a fin de no confundirte en tus estúpidas apreciaciones.

Me consta como consiguen sus trabajos algunos dentro de nuestros entes y además siempre son los mismos adjudicatarios y adjudicadores. Eso tiene que cambiar de inmediato, de lo contrario nos lo intervendrán de la noche a la mañana y no podremos decir nada. Yo temo mucho más a quienes cobran en egos, que a quienes cobran en euros. Pero es que los muy mamones se quedan con los trabajos de mala manera y luego en vez de agradecérnoslo nos utilizan para decirnos que no a la contrapasa o escriben en las revistas de baratillo amonestaciones con pretensiones técnicas como para acojonar a los camandulenses en Cuaresma. ¡¡¡Váyanse ustedes a la mierda!!!! Se han quedado trasnochados en los tiempos de la ecología de Félix Rodríguez de la Fuente. Mamarrachos. Alguno habrá hecho dinero, no lo dudo, pero el dinero mal conseguido jamás fue disfrutado. “Hipo yo, mientras el dichoso trepa”…

Los incalificables de las granjas, los de las empresas de pacotilla para el trinque de la caza, la pesca, los montes y todo aquello que esté relacionado con el medio ambiente, cuando detectan a algún blogger en nuestras webs que alertan de sus mezquinos intereses para que las cosas en la caza no sigan así y se traten fiscalmente sus ingresos como los de otras actividades, pongo por caso, ellos mismos o sus secuaces acosan de forma sistemática a sus potenciales enemigos con una virulencia que ni los “ecolojetas” son capaces de utilizar. Pero claro, los muy hijos de puta lo hacen desde el anonimato vil y cobarde. Los “ecolojetas” son mendigos a sueldo fijo al lado de estos ilustrados carentes de sabiduría, pues entiendo que la sabiduría es el conocimiento puesto en práctica. Y… muchos sujetos no lo han podido poner en práctica jamás porque nunca hicieron nada de fundamento. Sujetos obtusos y orgullosos que se están cargando la biodiversidad a pasos agigantados. La práctica de los ilustrados es el trinque barriobajero. Estos ilustrados son los herederos de la corte de los milagros y están anclados en la España del colegueo, de la genuflexión, del dinero fácil, del servilismo inconfeso, de ese mayúsculo fraude que se comete en el mundo rural y por ende, en la caza. A esos les allanan el camino los políticos amigos, los amigos de sus amigos y toda esa vil canalla que siempre envenenó a España. HAY EXCEPCIONES QUE PREMIAREMOS A SU DEBIDO TIEMPO. También hay funcionarios que se ganaron el puesto por aquella pasada moda de presumir de ecologismo desconociendo el campo. Esos hijos de puta irredentos que difaman de palabra e insultan en los posts, son quienes van a donde los amigos de lo ajeno a hacer méritos enseñándoles como nos ponen a fulano o a citano para que les den algunas migajas y en algunos casos, hasta tajadas y todo. Depende del daño que nos hagan. Ojo, que a veces son los dueños de una empresuca de chalaneo camuflada e instalada en la precarización de sueldos quienes nos ponen a parir sin fundamento. Ellos quieren que la agricultura siga envenenando a toda España sin importarles que a las habas, pongo por caso, se las esté echando un potente veneno que está diezmando a las abejas (ESTO ES CIERTO). No les importa que se siga inflando la burbuja eólica. Qué se sigan violando nuestros montes con especies alóctonas. Ellos, lo que de verdad pretenden, es que los ganaderos, agricultores y madereros heridos en lo más profundo de su ser se la jueguen quemando montes y laderas. Ellos, quieren que los buitres y los lobos lo pasen mal para, a través de ellos, atacar a las últimas cabañas no estabuladas de ganado extensivo cuyos ganaderos son los últimos héroes verdaderos de una España donde anida la maldad y el acoso sistemático a quienes disienten con argumentos sólidos de los de los viles personajillos aupados por políticos incapaces y del trinque que han desvalijado las cajas y los bancos de España. No entiendo a que se está esperando para indemnizar al Dioni por tener un par, como dice Sabina. Por lo menos es un hombre simpático frente a estos memos ilustrados que parece que les han metido un palo por el culo. Estos pobres diablos aprendieron lo que ponía el libro, pero carecen de imaginación para ser creativos con la base de sus estudios y como no han ganado una oposición o están dentro de la administración por enchufe político o haciéndola trabajos adjudicados a dedo, se vengan de quienes sabemos de sus chanchullos. Pero caerán, estamos en ello y el tema está tomando cuerpo con gente comprometida y multidisciplinar para poder luchar en todos los frentes. Esperen acontecimientos, qué los habrá. Es más, tenemos localizados a quienes lo han pasado mal en España por estos viles acosadores adictos a los “trabajos medioambientales” de montes, cotos, molinos eólicos y similares. Yo creo que a toda esta canalla también Jesús (nuestro Señor) hoy les echaría del templo en día a latigazos. Pues han convertido nuestras instituciones en un zoco de baratillo donde caracolean los carteles de sus picias por todo el Ruedo Ibérico.

Dejo unos cuantos prototipos para la próxima hornada.

Pues bien, los del pulpitillo y sus allegados nos han chuleado como los macarras sin corazón a las putas de ocasión venta y esquina sin Fino Laina. ¿Hasta cuando vamos a seguir permitiéndoselo? Miren ustedes, no pasa nada por dar un golpe de timón y mandarles a freír espárragos. Patalearán. Inundarán los medios durante cuatro días. Pero enseguida todo se olvida y servirá de escarmiento para los demás. Pero si la buena gente es mucho más abundante que los trapaceros. Si mandando a cuatro a freír espárragos se acabó el problema. Pero si hay precedentes recientes que se iban a comer el mundo y amenazaban con: grilletes, esposas, querellas y todo se quedó en centellas virtuales.

Miren ustedes, cuando los del pulpitillo vayan por sus lares, apaguen la luz en la mitad del discurso y péinenles el lomo con una vara de avellano.

A estos sujetos les gusta más el púlpito que a Fray Gerundio de Campazas (alias Zotes). Claro, su discurso es peor que la de aquel plúmbeo fraile virtual que el Padre Isla inmortalizó. Ni pensar quiero lo que diría el Padre Isla hoy si levantara la cabeza y viera como está el patio. No se me rían, carajo, que a muchos eclesiásticos y hasta a fundadores de partidos centenarios les gustaba más la caza que a un tonto una tiza. ¿O no?

No oculto ni ocultaré jamás que yo he peregrinado y peregrino por todo el ruedo ibérico asistiendo a conferencias y a veces dándolas. Si bien es cierto que no puedo asistir ni preparar todas las conferencias y eventos que me ofrecen. Por eso les conozco. Por eso no les temo. Pues les he escuchado muchas más veces que ellos a mí. Y me han hablado de ellos perrerías que guardo para publicarlas a su debido tiempo después de tenerlas más contrastadas todavía. La paz que ellos buscan en lo ajeno, es peor que mis guerras. Si estuvieran en su sitio de la forma adecuada, yo, pobre de mí, no diría nada. No tengo nada en contra de ellos que no sea su aversión al colectivo que me honro en respetar y defender de estos sinvergonzones. Es más, recientemente he rechazado un nombramiento a nivel Estatal que haría las delicias de ciertos mentecatos. Prefiero dedicar mi tiempo libre a la familia por lo mucho que les prive de mi presencia durante más de un cuarto de siglo. TIEMPOS DUROS. Entonces los días tenían 30 horas laborables y las semanas diez días. AL FINAL NADIE AGRADECE NADA A NADIE. En mi tiempo libre prefiero esperar a la parca ligero de equipaje pero: cazando, pescando, cosechando berros o caracoles, fotografiando todo lo fotografiable y estando en los medios como un cazador de a píe sin ninguna pretensión que no sea la de reivindicar la dignidad de nuestra condición. NO QUIERO CARGOS DE NINGÚN TIPO. MI EGO YA ESTÁ DE SOBRA SATISFECHO. Y lo de estar en los medios, cada vez me seduce menos, pero mientras siga esa banda de atracadores y malhechores, no me quitarán de en medio tan fácilmente, aun cuando lo intentaron muchas veces y alguna lo consiguieron para desgracia de los lectores y quebraderos de cabeza de los directores. ¡¡¡Qué más quisieran ellos!!! Bueno, contestan en mis posts con insultos amparados en seudónimos sin darse cuenta de que queda grabada siempre su dirección IP (qué acémilos). Son unos mediocres irredentos e ignorantes y como tales, cobardes, traidores y miserables. Yo, nunca me casé con nadie y no puedo decir que me haya salido barato. MÁS BIEN AL CONTRARIO. Pero a quienes quiero, les quiero sin límite y hasta sus últimas consecuencias. Qué evidencie el “modus procedendi” de estos menesterosos, no quiere decir que les odie, pues eso cuesta mucho trabajo y más ahora que uno va cuesta abajo, como en el tango. Pero siguiendo con el tango, el único “pasado que añoro” es el de mi niñez, cuando era feliz en el campo del que nos echaron por ser pobres y encima honrados.

 

9 comentarios
07 jun 2012 12:45
+7
jmmontoyao@terra.es  
Querido amigo Miguel Ángel:

Ha llegado el momento de las grandes verdades, como las que nos has expuesto. La crisis ayuda en esto. Las cosas deben cambiar, nuestra España tiene que progresar. Acabar con la habitual maledicencia y con la villanía del anonimato sería una buena mejora.

Nos duele la difamación a los de nuestra generación, pero el universo de la maldad está cambiando: se las pintan sólos. Siempre fueron mejores para las cosas de este Mundo. La verdad es única y la mentira infinita. El bien fijo y el mal variable ¿Qué le hacemos?

Dicen que están tratando de modificar internet para impedir el anonimato, excepto por razones de seguridad en casos de terrorismo y delitos graves. Mientras tanto, paciencia, perdonar, y... ¡no callarse! Hacer lo que tú D. Miguel Ángel es el camino ¡Aunque trae cada pedrusco!...

Como cazador de a pie gracias por tu esfuerzo, como amigo un afectuoso abrazo. Miguel
07 jun 2012 22:23
+3
bala2
bala2
Si en algo deberemos agradecer a esta crisis, es al afloramiento de tanto chorizo. Le noto algo más cabreado que yo, jaja. Pues hay algo que a pesar de tener alguna esperanza en que cambiara, no cambia, y sino hay tenemos la subida de la luz para apoyar a las renovables. ¡Menudo timo! Nos roban en nuestras narices, vía subvención, para algo insostenible en una libre competencia con otras energías, y a los ecolojetas les parece extraordinario porque algo cae, y les importa un comino si acabamos con nuestros páramos y sierras o llenamos el campo de setas de acero y hormigón que ni funcionan, pero que sirven para llenar los bolsillos de los de siempre. ¿cómo no vamos a estar como estamos? Y en cuanto a lo del anonimato, pues a veces hay informaciones que llegan a través de no dar el nombre, pero claro el problema es cuando se utiliza para otras cosas indignas.
Un saludo.
08 jun 2012 22:28
+3
Polentzo
Si cierto es que los que somos cazadores de infantería, y ya peinamos canas, hemos visto demasiado y a veces creiamos(ilusos), que se arreglarían las chapuzas, no estarían gentes ignorantes del campo y las armas en puestos con poder, peroooo, no se si estamos peor que antes. Tantas autonomías, licencias y gastos tontos.

En fin me alegro que haya gente como tú, con una pluma privilegiada, que les de cera a esa gentuza, que dice velar por nuestra afición.

Gracias por estar ahí.

Un saludo cordial. Floren.
09 jun 2012 01:34
Francisco Chan  
Tu voz la echaré en falta, que tu genialidad la puedo leer aquí. Romero, sublime, humano, contradictorio...Pero cierto, puñeteramente cierto...¡Vive Dios!
Es tiempo de ladrones, chorizos y mediocres. Es también tiempo de que mentes libres como la tuya ejerzan de anacrónicos mirlos delatores de los raposos que entran sibilinos a las posturas. Una idea es, para los pusilánimes solo un postazo, a la sinrazón...Cuidate maestro de los miserables que, a los pies de la estatua de Pompeyo, no dejarán escapar la oportunidad de ejercer el recurso último de los cobardes. La traición.
Saludos de Don Mario, hoy hemos comido juntos. Si él fuese amigo de los "internetes" te habría dicho personalmente: IN-PRESIONANTE, Romero
09 jun 2012 20:31
Fuente Andrino  
Queridos amigos, todos sin excepción, mi mérito es pequeño en esto como en todo lo relacionado con la caza, la pesca y el mundo rural en general. Desde mi más tierna infancia trabajé en mi pueblo natal como un animal ya que decían que trabajando se podía vivir de la tierra y ahora estoy herido en lo mas profundo por aquellas solemnes mentiras. Os decía que trabajaba desde el 14 de junio hasta el 14 de octubre por tener licencia en el convento por ser hijo de labrador. O sea, empezaba arrancando lentejas y terminaba casi sembrado todo el cereal después de barrida la era y metida la paja en el pajar. Luego, no tenía más remedio que ir al convento para matar el hambre. Esos conventos eran unos orfanatos camuflados de la época donde si no sacabas unas notas excelentes te mandaban para el pueblo sin acuse de recibo. Nunca tuve problemas de ningún tipo y aun hoy, pertenezco a la asociación de antiguos alumnos y el fin de semana del día 24 del presente, tenemos una concentración para despedirnos del convento donde nos desasnaron, pues van a derruirlo por falta de vocaciones y de dinero para mantenerlo. Las órdenes religiosas menores siempre fueron las pobres de la Iglesia Católica y desde Mendizabal hasta Ratzinger, siempre encontraron razones para fastidiarnos.

Ah, y en verano cuando se levantaba la veda de la codorniz, tenía tiempo para ir de guía con los cazadores, generalmente vizcaínos, quienes venían a cazar con unos perros que duraban menos de dos horas por los rastrojos de mi querida Tierra, así que redondeaba la propina cazando con mis perros rateros y poniendo el burro para llevar el almuerzo, la munición y las muchas codornices que abatían. Buena gente, sí señores. Cazadores con quienes conservamos la amistad hasta que se murieron.

Pero antes de ir al convento, cuando la piquilla de coger para los conejos me parecía un gran azadón, tenía encomendada a cada hora del día una función que iba desde ir a dar de comer a las palomas al palomar, a transportar agua de la fuente como un animal.

Después, trabajé durante más de medio siglo largo con responsabilidades de primera magnitud en la Informática Oficial (25 años) hasta que en premio a mis muchos sacrificios comprobé en mis carnes la envidia arropada por la política que yo jamás utilicé. En su pecado está la penitencia.

Durante toda mi vida el poco tiempo que me ha sobrado lo he dedicado a todo lo inherente con el mundo rural. Ya he escrito que como reminiscencias de mi pasado jamás delegué nada del mal denominado SECTOR PRIMARIO o si lo hice fue en los compañeros de mayor relevancia profesional a mis órdenes todos ellos. Nunca. Nunca. Jamás. He perdido el contacto con la caza, la pesca, la agricultura y todo lo demás. Como ya soy muy mayor, debo de decir que las aplicaciones que yo diseñé tanto en agricultura como en otros campos oficiales, merecieron el interés Nacional.

Escrito lo anterior, debo de deciros que siempre esperé el momento de que las aguas volvieran a su cauce y se respetara al mundo rural pues yo era y soy conocedor de su inmenso valor. Y, para mi infelicidad, veo que no es así y que encima mienten cuando están a punto de su total desmantelamiento. Luego, si nos circunscribimos a nuestro mundo de la CAZA, nos encontramos con un rosario de cuentas infelices que es como para explotar. Miren ustedes, mirad vosotros, queridos amigos. Yo conozco muchos lugares de España como la palma de la mano y he visto como año tras año se los están cargando y encima sacan pecho quienes lo hicieron convirtiendo sus pedos en cantos de sirena y llevándose el dinero del que carecemos. Y eso no lo puedo tolerar. No señores míos. Tengo muchísimas generaciones viejas enterradas cerca de Saldaña (Palencia), donde tengo mi segunda residencia y al pasar por los sagrados lugares regados con su sudor y su sangre, algo en mí se me rebela y tal vez por ello me condené, no lo sé, ni me confieso por ello ni me doy la absolución y mucho menos embarco en este asunto a mis queridos compañeros que están facultados ante Dios para hacerlo. Pero sin faltar a ningún secreto profesional ni cometer pecados capitales, entendiendo como tales: Lujuria, Gula, Avaricia, Pereza, Ira, Envidia y Soberbia, voy a presentar cara a quienes siguen instalados en ciertos pedestales y desde púlpitos banales conculcan todos los mandamientos divinos y humanos en verdaderos bacanales. No, no soy ningún Quijote ni ningún ángel vengador, soy un cazador de a píe que se mata con una razón muy elemental, y esa no es otra, que la de no permitir a los malandrines que defequen sobre el sufrimiento ajeno y que si lo hacen, qué se retraten. Sí, ya sé que esto es caro y que por ello soy difamado e insultado. Esos son los malandrines, antes aludidos, Ellos son los difamadores e insultadores.

Fíjense si habrán sido cabrones, que hartos de insultar a mi humilde persona, lo hicieron con los más queridos y respetados por mí y para ello no dudaron en inventarse artificios que me sonrojaron, pero empiezo a estar curado y pronto, muy pronto, habrá una ley que ponga coto a ese anonimato del que se está abusando. De lo contrario, a lo mejor jugamos todos con sus mismas armas apuntando a los lugares donde duela, pues después de toda una vida de trabajo, estudio y sacrificio, sabemos dónde y CÓMO dar con mala fe. Se libran por la FE. Pero para todo hay un tiempo como dice el Eclesiastés. Y … la paciencia tiene un límite.

UN ABRAZO Y MUCHAS GRACIAS A TODOS.

09 jun 2012 21:34
Fuente Andrino  
Señor Montoya Oliver, con los dedos de una mano se pueden contar a quienes a trato de Usted en España. Mis mayores y los frailes me enseñaron que aun cuando se quiera a la persona próxima, cual es su caso, si su valor es notorio y palmario, jamás debemos de demostrarlo en público a fin de no destacar entre quienes le tratan con el debido respeto. Señor Montoya, es usted el mayor y mejor científico que tenemos en España relacionado con la caza y como son muchos quienes lo avalan y está su obra ahí para quienes quieran consultarla, no me puedo permitir frivolidades de ningún tipo con su persona. No le trato de usted por lejanía, ni mucho menos. Si aquellos encorbatados de la concentración parcelaria que llegaban al pueblo con palabros tales como “reordenación desocrática” hubiesen sido como usted, otro gallo nos hubiera cantado.

Qué duda cabe que le doy gracias a Dios porque una persona como usted se acuerde de mi humildísima persona. Sepa que al hacerlo, lo hace usted con muchísimos cazadores de a píe de esta nuestra España y eso moleta a quines adquirieron titulillos en tenderetes de baratillo y ahora se dedican a arramplarnos los cuartos sin tiento. No se preocupe usted, que eso les pone más en su sitio.

Es evidente lo que dice de la crisis donde se están destapando las estafas y el entramado de entuertos y quebrantos amparados de ciertos sinvergonzones. Eso es debido a una democracia precaria cuya ya vieja constitución sólo se puede modificar de inmediato bajo el mandato de la cruel dictadura de los mercados en la que nos han embarcado quienes querían robar más y más deprisa. Pero yo vi a muchos enrocados en la dictadura que quisieron y fueron los primeros en enarbolar la bandera democrática y hasta afiliarse a partidos políticos que criticaron y hasta persiguieron. No me fío ni un pelo de cierta gentuza. Y, como usted mejor que yo sabe, que los malos son cuatro, pero la inmensa mayoría que no quiere problemas es masacrada como si bajo el síndrome de los corderos se tratara. Mire usted, señor Montoya, si se escarmentara de verdad a cuatro hijos de puta falsarios y mentirosos, el resto se refugiaría en el anonimato. Yo he comprobado lo cobardes, lo malos, lo corruptos y los ¡¡¡pocos!!!! que son. Abusan, los muy cabrones, de un pueblo maltratado al que con mentiras le han hecho tener miedo a la libertad y creer que necesita amos. Pero nuestra gente es buena de corazón y no se atreve a decir basta.

QUEDO A SU DISPOSICIÓN
09 jun 2012 21:56
Fuente Andrino  
Sí. Bala2. Estoy cada vez más cabreado porque se me escapa la vida a borbotones y no veo que a ciertos hijos de puta nadie les ponga en su sitio. Les jode que los CAZADORES de a píe nos pronunciemos sobre la caza y sobre cualquier otra cosa del mundo rural donde ellos quieren seguir siendo los “señoritos” que actúen como cómitres a instancias de sus amos. Nos quieren en silencio y que no opinemos, qué para eso están ellos. No les gusta que quienes cazamos, pescamos o tenemos abejas, por decir algo, elevemos nuestro grito allá donde haga falta a fin de evitar que ellos sigan obrando impunemente y además gozando del respeto de a quienes joden. No. Eso se está acabando. Los sinvergonzones dedicados a someternos patalearán y ofenderán desde el anonimato, pero poco a poco les iremos poniendo coto y vigilando esos sus contratos, sus puestos en la administración y su entorno, y su outsourcing no transparente. Todo ello sin contar a los amigos de las subvenciones, claro. Es más, se va a explicar a quienes les contratan inocentemente que están siendo timados y quienes les dan los contratos, serán auditados.

Todo lo que tú dices está avalado por un informe de impacto medioambiental y pamemas similares a los planes de gestión o aprovechamiento de los cotos (salvo excepciones). Claro, eso no les interesa. No quieren que nos acerquemos a su Corral de Monipodio. Por eso camuflan o se camuflan ellos mismos en nuestras filas para desde ellas tenernos bien vigilados sin que podamos ponerles las peras a cuarto con sus contratos y sus fechorías. Bueno, se arriman y de paso se llevan un buen pellizco. Además de todo ello, los hay tan cobardes que patalean e insultan desde el anonimato. HAY QUE TERMINAR CON ESO.

Un abrazo
09 jun 2012 23:07
Fuente Andrino  
Kaixo, Polentzo.
Muchas gracias, FLOREN, por llamarme compañero. Además de por lo de compañero, me has puesto el dedo en una llaga antigua que jamás me cicatrizó como consecuencia de la sal que vierten sobre ella quienes nos acosan robándonos por nuestra afición y por nuestra condición de cazadores de a píe, de infantería que dices tú. Es verdad, nos están chuleando y encima nos maltratan no dejándonos hablar. Eso es así. Pero lo van a tener difícil.

En España los planes de aprovechamiento había que hacerlos por ecosistemas a fin de que luego, entre ellos –los ecosistemas- se repartiera todo aquello que excediera de la capacidad del medio. Pero para eso hacía falta un marco legal que no han propiciado quienes vieron un filón en cada autonomía e incluso en cada provincia y a veces: HASTA EN LOS MUNICIPIOS. Es más, como habrás comprobado, no se ponen de acuerdo ni en las épocas hábiles de desveda, cuanto si más si más en lo que a poblaciones de lobos se refiere. Pero ahí está la trampa, detrás de cada disputa, de cada pleito, de cada esperpento, de cada parque eólico, de cada parque solar, DE CADA TODO hay informes de sujetos que se dedican a vivir del cuento poniendo lo que les manda el amo cobrando por ello y desautorizándonos a nosotros por tener unas instituciones pesebreras y anticuadas. Por eso les jode enormemente que quienes somos “compañeros de infantería sin amos” digamos basta o les quitemos la careta.

Nuestra democracia está bajo el mandato de la dictadura de los mercados financieros que son el compendio de todos los males y una guarida de ladrones. El Estado hizo las transferencias sin fijar unas leyes marco que ahora, con la crisis, se están echando en falta y cada autonomía y cada banco han hecho de su capa un sayo y día sí, día también, salen a la luz quebrantos de espanto que en proporción, dejan pequeños a lo de Bankía, que ha sido el mayor espolio de España. Los ladrones principales han dejado a una serie de minúsculos personajillos (bicharraquillos impotentes que insultan desde el anonimato) que se ensucien las manos robándonos a todos los colectivos de infantería a fin de quedar ellos inmunes como consecuencia de la complicidad de muchos estómagos agradecidos. Ladronzuelos ilustrados y sin ilustrar que también aterrizaron en lo nuestro con avidez inusitada, pues vieron que en vez de una España, había unas cuantas autonomías donde cobrar por recetas de curanderos que, como era de esperar, no curaron y lo único que hicieron fue acelerar nuestra caída. Mira, el ladrón que nos engaña desde la administración o desde entidades afines o paralelas; el ladrón que nos engaña con sus empresucas de consultoría o trabajando por libre pero con enchufe entre los antes citados. El ladrón que no quiere que nos metamos en la caza los cazadores de a píe más que para pagarles. Todos ellos son tan culpables como los más altos mangantes. Pues son y fueron la avanzadilla de ellos.

La caza tiene muchos intereses políticos y económicos que van desde las granjas hasta los puestos de los ecologistas que cobran por ponernos en nuestro sitio (según ellos). Nos hemos fiado y nos han acojonado verdaderos mierdas que no nos durarían ni un asalto. HAY QUE DESENMASCARARLOS. A mi no me acojonan ni me acojonaron jamás y menos ahora que ya me ha salido la hoja roja.

A mi me tendrás siempre a tu disposición. SIEMPRE.

AGUR, BERO BAT.
09 jun 2012 23:51
Fuente Andrino  
Mi querido amigo y muy admirado CHAN, mi voz, mi amistad y todo lo que pueda ofrecerte, sabes de sobra que siempre ha estado, está y estará a tu entera disposición. Y ESO NO LO MOVERÁ NADIE CON ENREDOS O CRÍTICAS BANALES.

Devoro tus artículos en los muchos y prestigiosos medios de comunicación que escribes y hasta te robo tus frades y raciocinios. Pues hoy me he sorprendido escribiendo y ayer diciendo por la radio que: FALTABA PAN PARA TANTO CHORIZO. Por cierto, que el Tecor de Portas te lo ilustran de maravilla. Dale mi enhorabuena a Manuel, aun cuando mucho me temo que las fotos sean tuyas o de ese ángel de mujer que tienes que se llama María Ángeles y que ya está marcando estilo propio y bien definido en los medios de comunicación yendo más allá de la caza. Las maestras y los maestros siempre me infundieron un respeto y un cariño tremendo. Pero siempre se les pago poco dinero.

Evidentemente, uno sale al campo a reclamar piezas de caza mayor y le contestan bicharraquillos impotentes adscritos al Corral de Monipodio. Y los muy osados son inasequibles al desaliento. Parece que uno está condenado con ellos a la Maldición de Sísifo.
Mira, el problema de España es que se les ha dado alas a demasiados mediocres y ladrones. Y de esos polvos vienen estos lodos con rescate bancario y todo. Pero que rollos son estos de la ingeniería de la contabilidad financiera, si eso es: Debe, Haber y Saldo. Si eso es la cuenta de la vieja (claro, ellos no suman las existencias que se llevan a perjuicio de inventario). Lo que pasa, es que al igual que nuestros técnicos del Sector Primario no válidos han revestido sus mangancias de una palabrería folclórica cuyo parangón sólo se encuentra en las cárceles. ¡¡¡Cuánta palabrería para no decir nada!!!. ¡¡¡Cuánto ente intermediario para robar a monos llenas hasta matar a la gallina de los huevos de oro!!!. Qué no se engañen nuestros falsarios venatorios de los fiestorros o de los estudios, que nuestros colectivos van a menos y los que seguimos estamos muy cabreados con ellos. En el DÍA DEL CAZADOR Y PESCADOR VASCO SE VAN A MARCAR APUTAS CONTRA TODOS ELLOS.

La traición, el anónimo cobarde, el delator (chivato) y toda esa gentuza propia de la Picaresca Española que ven peligrar sus migajas cuando a quienes querían doblegar hablamos y nos unimos, les quedan cuatro telediarios. ¿Qué nos pueden enseñar a quienes toda una vida la hemos dedicado al estudio y al campo?. No. A robar no queremos aprender y a hacer el ridículo, tampoco. Hay que dar paso a la juventud y a la gente válida acosada por razones políticas, gremiales, etc. etc.

Un abrazo muy fuerte a Don Mario. Un hombre amante de su tierra que con frío y calor recorre hasta la última parroquia de Galicia para que no se pierdan las tradiciones que él enmarca dentro de los juegos populares que enseña y pone en valor. ESO ES SER UN VERDADERO PATRIOTA. Así es como se quiere a la Tierra. No robándola so pretexto de subirla a los altares por quien ni siquiera es sacristán y encima no es de la parroquia. Es más, cuando viene a ella, sólo vienen a eso de …. rapaverum rapaverunm del altar.

Tus artículos me los leo dos y, en ocasiones, hasta tres veces. En la radio no soy capaz de cogerte.

UN ABRAZO MI QUERIDO AMIGO Y DALE RECUERDOS A TU SEÑORA
Miguel ngel Romero Miguel Ángel Romero Ruiz es colaborador habitual de publicaciones cinegéticas.

RSS