Buen año de cría para la perdiz roja

Esperanzadoras perspectivas en muchas zonas de nuestra geografía.

CdC

11/07/2018 | 11390 lecturas

Llevamos varias semanas saliendo al campo para comprobar cómo se está desarrollando la cría de perdiz en distintos puntos de nuestra geografía. Hemos pedido a agricultores, cazadores y gestores que compartan todo lo que están observando durante la época más crítica para el futuro de nuestra perdiz.

«Entre los compañeros del coto no deja de repetirse que, si este año no hay perdices, nunca las habrá»

La tónica general es optimista, pero en estos casos hay que considerar que tratamos zonas específicas, acotados concretos y que las circunstancias pueden variar en gran medida incluso en el mismo término municipal. Una tormenta en un día crítico, unas medidas de gestión distintas, cupos, horarios o días hábiles diferentes en la temporada de caza se convierten en factores diferenciadores. Por eso, a continuación, vamos a hablar de terrenos y casos concretos.

Siegas tardías

En Robledo contactamos con Sebastián, perteneciente a la Peña Los Menores. Este grupo de amigos cuida mucho la perdiz en su coto, controlando constantemente cómo evolucionan estas semanas tan críticas para su éxito reproductivo. Por eso, hemos querido que Sebastián nos hable de todo lo que está influyendo en la cría de la patirroja este año: «Las últimas semanas de mayo y las primeras de junio fueron claves. Las bajas temperaturas conllevaron que algunas perdices retrasaran su puesta. Pero lo mejor de estos meses en los que la perdiz cría es que se han retrasado muchos las siegas. Esto supone que las máquinas no han destrozado los nidos, los huevos ni las madres que protegen la puesta».

Siembras verdes hasta julio

Algo clave en esta situación es que las siembras han aguantado verdes hasta bien entrado julio. Sebastián nos lo explica: «En junio no se habían segado ni los guisantes, que es lo primero que se suele recoger. Además, hay mucha hierba y también mucho insecto, sobre todo saltamontes. Con todo esto los pollos están aprovechándose de, por una parte, protección y, por otra, mucho alimento. El año pasado, sin ir más lejos, el campo sufrió una sequía muy aguda, por lo que no ofrecía protección a los pollos. Y ahora el campo está repleto de saltamontes, hormigas… Esto va a aumentar el éxito a la hora de sacar adelante a las polladas.

Entre los compañeros del coto no deja de repetirse que, si este año no hay perdices, nunca las habrá».

¿Segundas puestas?

Preguntamos a Sebastián si es buen año para que la perdiz ponga dos veces: «No creo que la perdiz ponga dos veces el mismo año. Otra cosa es que se le estropee la primera puesta de manera prematura por las siegas, depredadores u otros factores. Entonces, la perdiz encelada volverá a intentarlo.

Pero este año las perdices van a estar sacando sus pollos adelante durante varias semanas. Por estas razones que comentamos o por otras, creo que hasta mediados de este mes de julio, incluso un poco más, vamos a ver pollos recién salidos del nido.

Solemos salir a recorrer los caminos del coto con la bicicleta. Por eso podemos asegurar que en junio ya desaparecieron las perdices. Solo las veíamos a última hora del día o algún macho que se dejaba ver por la mañana. Eso significa que están emparejadas y en el nido. Poco después comenzamos a ver los primeros pollos, en bandos muy numerosos, superando la docena. Poco a poco han ido creciendo, y hace ya un par de semanas que hemos visto los primeros bandos de pollos igualones».

Cuesta recordar un año en el que se haya segado tan tarde

Isidro Moreno Castillo, presidente de la Sociedad de Cazadores Rodense, puede presumir de que en los terrenos de su coto nunca se ha repoblado con perdiz de granja. Hemos querido contar con su testimonio para saber cómo está desarrollándose la época de cría de sus perdices: «Como buen conocedor de campo, gestor de coto y agricultor, puedo asegurar que años en los que se haya segado tan tarde en el calendario como ha sucedido este año, tenemos que esforzarnos mucho para recordarlos. Con julio bien adelantado, la mitad del trigo que tenemos en el coto está aún por segar, y hasta finales de julio no estará todo segado. Esto, el año pasado fue muy diferente. En junio ya estaba todo segado.

Y lo que estoy observando en el campo es que ya hay perdigones con una talla avanzada, casi igualones, pero en cambio, estamos viendo otros que son mucho más pequeños. Esto supone que, o han sido polladas tardías, o ha habido perdices que han puesto dos veces, y creo que este año ha reunido todas las condiciones para que esto suceda. Porque en el mes de abril por aquí ya hacía calor, y la perdiz comenzó con algunas puestas. En la última semana de abril, como la temperatura fue idónea, hubo perdices que se echaron en el nido. La consecuencia es que para el mes de mayo ya había pollos. Y los perdigones que estamos viendo ahora son muy nuevos, no son aquellos de mayo».


Así de verdes estaban las siembras a finales de junio en Albacete.

Burgos: buen año… por zonas

Alberto Ortiz es cazador, pero cazador perdicero y codornicero. Sólo conoce la perdiz autóctona, no queriendo saber nada de perdices criadas en cautividad. Esto lo aplica a los tres cotos que gestiona en Burgos. Reconoce que de perdices todo el mundo habla, pero a pesar de ser un ave emblemática de nuestra fauna ibérica, sigue siendo una gran desconocida: «Se dicen muchas mentiras sobre la perdiz, pero sobre todo se ha impuesto una doble moral que justifica las repoblaciones. Se oye de todo para excusarse a la hora de acudir a lo fácil, que es soltar perdices de granja para cazarlas.

La mejor provincia de Castilla y León en la actualidad con respecto a la perdiz es Burgos, concretamente la zona colindante con Palencia. Yo tengo un coto de 1.900 has. Hace 30 años, en la apertura de la temporada, se cazaban 300 perdices. Ahora, en ese mismo coto, si sale un año bueno, como fue el 2007, que se colocó como el mejor año de la historia en cuanto a cría de perdiz, no se abaten 300 perdices en toda la temporada. Esto a pesar de que cuidamos mucho la perdiz, hacemos ratios muy realistas, controlamos si cazamos perdices nuevas o perdices mayores.

Pero la perdiz roja en Burgos tiene un gran problema, como en el resto de España: la agricultura. Porque la gestión es importante, la predación también influye, o que venga un año bueno o malo para la cría, ya que la perdiz es muy sensible a la climatología, tanto al exceso de lluvias, a las tormentas, como al exceso de calor cuando están echadas en el nido. Esto ha sido así siempre, pero como había mucha más densidad, un año malo no influía demasiado. Pero ahora, como hay tan pocas, un año malo afecta en gran medida a la salud de sus poblaciones, y llevamos ya varios años pésimos para su cría.

La agricultura manda en el campo, y la caza siempre ha sido algo secundario. Mientras esto se mantenga, la perdiz no tendrá un hábitat idóneo».

Hablemos de este año, Alberto. ¿Cómo se presenta para la perdiz en Burgos?

«Por aquí hemos tenido un gran problema en forma de tormentas. El campo venía muy retrasado. Al principio hubo sequía y después ha llovido mucho. Pero las tormentas son lo realmente peligroso en la época de cría de la perdiz. Estas tormentas son superlocales. Esto significa que en un punto concreto se producía una fuerte tormenta, pero a pocos kilómetros no caía una gota. Recuerdo una muy fuerte en los alrededores de Burgos a principios de junio. Como soy aficionado a correr por esta zona cercana a la ciudad, me estuve fijando y no veía cagarrutas gordas de perdiz, lo que significa que la perdiz está echada. Al contrario, se veían perdices emparejadas, lo que significa que no están en el nido. En cambio, en el coto que gestiono cerca de Palencia, a 45 kilómetros de distancia de este, el guarda me asegura que las perdices estaban echadas en la misma época.

¿Por qué señalo esto? Porque hablando de la perdiz, con un solo fin de semana de agua excesiva, es posible que se echen a perder las puestas. Cuando caen estos aguaceros pueden pasar dos cosas: que le pille a la perdiz echada en el nido y esta aguante en él hasta la extenuación, porque como se levante, los huevos se estropearán. O puede ocurrir que pille a la perdiz con siete u ocho huevos, sin haber concluido la incubación y que se estropeen. En ese caso, volvería a poner. Yo creo que este año va a haber bastantes segundas puestas.

Os envío una foto tomada el día 21 de mayo en la zona esta que os comento cerca de Palencia. Se trata de un nido de 11 huevos que ya habían salido el día 21 de mayo. Es algo insólito, porque nunca había visto una pollada antes del 9 de junio en esta zona. En esto vemos que, aunque el campo haya venido con retraso este año, la perdiz es muy local en cuanto a puestas y cría. Quiero recalcar que puede haber muchas diferencias de una zona a otra, pero creo que no va mal el año de cría porque hay mucha humedad, hay mucho follaje, y también hay mucho insecto, que eso es muy importante para los pollos. En cambio, en las zonas donde ha habido tormentas, me da mala impresión».


11 huevos que ya habían salido el día 21 de mayo.

Huesca, conteos esperanzadores

Desde el Somontano, en la provincia de Huesca, nos comunica Carlos Perrallón, cazador perdicero y ornitólogo apasionado del monte y sus especies, que el retraso en la cosecha ha beneficiado mucho a la cría de este año: «Un pollo con 3 días, lo pilla la cosechadora. En cambio, una perdiz con cinco o seis días tiene muchas posibilidades de salvarse. Y aquí en la zona se ha retrasado mucho, más aún en los trigos, que han aguantado verdes mucho tiempo. Las últimas aguas vinieron muy bien para retrasar las siegas.


Foto: Carlos Perrallón.

Además, se están viendo polladas muy numerosas por la zona. Ya hemos visto varias de integrantes, incluso hemos contado 20. Vamos a ver ahora las que llegan a agosto y septiembre, porque tienen por delante semanas muy duras. La perdiz, lo mejor que aporta a su especie es que cría muchos pollos para que afronten todos los peligros que les acechan hasta conseguir llegar a la edad adulta. Por esta zona, de esos 20 que hemos contado, en un año bueno, después solo vemos la mitad. En los peores años, mis anotaciones me dicen que solo el 35 por ciento de los pollos que nacen llegan a adultos».

Poca esperanza en Extremadura

Vamos ahora a Extremadura para hablar con un cazador que sabemos que invierte más tiempo en el campo que en su casa. Se trata de José Romero, y nos cuenta que la situación de la perdiz en Extremadura es muy delicada, habiendo desaparecido de muchas zonas. Sólo quedan unos pocos reductos donde las cuidan y gestionan, fincas dedicadas sobre todo a su caza con reclamo: «Gracias a la climatología que hemos tenido, el campo está cubierto con mucho pasto. Esto es positivo porque yo, que salgo todas las tardes al campo, en la segunda semana de julio que estamos, aún no he visto ninguna pollada gracias a la cobertura que hay. Lo que sí he visto es lo que llamamos por aquí las toradas de San Juan. Cuando las hembras están con los pollos, los machos suelen reunirse en pequeños grupos. Esto suele coincidir con la celebración de San Juan, por eso ha tomado su nombre. Y este año he visto grupos de tres y cuatro machos. También he visto pares sueltos, que suelen ser parejas que proceden de sueltas y que no crían, porque no saben, ponen el huevo en la parte alta de una piedra, en un camino…

Gracias a la climatología que hemos tenido, el campo está cubierto con mucho pasto. Esto es muy positivo

En cambio, en la zona en la que me muevo, que es La Serena, la perdiz prácticamente ha desaparecido, queda muy poca debido a problemas derivados de la agricultura, de la ganadería extensiva que se ha implantado en muchas fincas, los predadores o, sobre todo, las sueltas y repoblaciones masivas de perdices de granja. Las enfermedades que transmiten han acabado con la perdiz autóctona. Quedan pocos lugares donde las podemos encontrar, fincas donde solo las cazan con perdigón al reclamo.

El año ha venido bueno, pero sólo donde haya perdices. En la mayoría de lugares de por aquí no será suficiente para recuperar una población que, lamentablemente, se encuentra bajo mínimos».

Levante, poca agua y normativa perjudicial

Miguel Ángel Arnau es uno de los dirigentes de APEGA, la Asociación de Perdiceros Españoles encargada de gestionar y velar por la perdiz roja autóctona. Los socios de Apega nos comunicamos para compartir cómo va la cría de la perdiz en nuestras respectivas zonas. Hace poco nos reunimos varios socios de Alicante, Castellón y Valencia. La visión que compartimos es que se han visto bandos de perdices enteros, de diez o doce perdices, pero también se han visto de cuatro, cinco o seis, es decir, con varias bajas. Por aquí ha llovido muy poco, y por zonas. Esto ha afectado mucho.

«Se han visto bandos de perdices enteros, de diez o doce perdices, pero también se han visto de cuatro, cinco o seis, es decir, con varias bajas»

También se han visto zonas en las que se han visto bandos con pollos como codornices. En cambio, en el mismo coto, en otra zona, se han visto pollos recién salidos del huevo. Lo que ha podido ocurrir es que esa pareja, al hacer el nido y estar inmersa en la puesta, algún depredador ha dado con ellos.

Esto es un peligro. En Consellerías y Diputaciones no lo tienen en cuenta. Te digo por qué: este domingo se abre la temporada de perros a garrote. El perro que dé con un bando de estos más retrasados, irá a por ellos, y el dueño poco podrá hacer para evitarlo. Y eso perro, si las separa y se extravían, a muchas de ellas les costará mucho volver con la madre, que no habrá tenido más remedio que alejarse volando. ¿Qué sucede? El pollo piará pidiendo ayuda, y los predadores, como culebras, lagartos… actuarán como los oportunistas que son.

Por esto, es aconsejable que esta modalidad se abra el último fin de semana de julio. Esos días ya conforman el margen necesario para que esas pequeñas perdices puedan hacer uso de sus alas ante los perros.

Los que amamos la perdiz autóctona lo tenemos en cuenta, pero es muy complicado hacérselo ver a la Administración. Y son cosas que tienen una solución muy simple.

CdC

 

Comentarios
1 comentarios
15 jul. 10:51
ALVARO  
Toda la información es buena pues nos ayuda a saber como "anda" el ave quizás más emblemática de nuestro país.
Pero, y siempre suele haber un pero, es que puede haber lugares y no dudo de ello en que la perdiz ha criado bien pero hay muchos, demasiados, lugares donde la perdiz es casi testimonial y sus puestas no existen o si hay alguna pollada,!milagro!, pues no tendrá futuro bien por que servirá de engorde para algún zorro o jabalí o gato asilvestrado...., sin olvidar que a lo peor se ve afectada por la mierda química.
Lugares en los que como me decía un cazador amigo:" Ahora, cuándo me salta una perdiz pues dudo el tirarla pues no quedan" y eso está ocurriendo no solo en un sitio concreto si no que es ya lo habitual en lugares antaño perdiceros como en zonas que conozco: raya de Guadalajara con Soria; pueblos de Toledo como Ciruelos, Huerta de Valdecarabanos,....; tierras manchegas como Campo Criptana.... Lugares donde la mierda química riega los campos o zorros,jinetas,tejones, jabalíes y demás personal similar pasean a sus anchas con pocas cortapisas o ambas cosas a la vez y todo ello ha provocado una situación a la que no se le da remedio ni se espera que la haya.
Encomiable la labor de algunos en defender que sus tierras sigan dando cobijo a la perdiz salvaje pero no lo tienen fácil y me temo que no dejan de ser pequeñas "islas" que ponen de manifiesto la situación real de la perdiz salvaje y además esos CAZADORES, con mayúscula, no reciben ayuda de nadie; ni políticos, ni medios de comunicación ni muchos cazadores, en minúscula, hacen algo, aunque sea poco, en reconocer lo que hacen. Pero eso sí, antes que después, y cuándo la perdiz salvaje este a punto de ser un recuerdo en nuestros campos pues se creará alguna comisión subvencionada con fondos públicos y alguno que otro vivirá como un príncipe a costa de la perdiz salvaje. Somos, bueno, son así.
Saludos, Alvaro

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Menor'

Tórtola, otra muerte anunciada
José Luis Garrido

Ingeniería de la tórtola
José Miguel Montoya Oliver

La primavera de la perdiz roja
José Luis Garrido

Propuesta de ADECANA para proteger a nuestra patirroja
ADECANA

Los gorriones sabios
Santiago Segovia

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (219916 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (185158 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (172176 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (127015 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (119980 lecturas)