Reportajes

El calibre 7mm–08 Remington

El alumno aventajado de la familia .308 Winchester

Analizamos otro cartucho, relativamente moderno y perteneciente a la familia de los que usan la vaina del .308 Win, que posee una gran polivalencia. Capaz de abatir toda la fauna europea, con la punta adecuada, se caracteriza principalmente por su buena balística y la suavidad de su retroceso.

Borchers

29/08/2018 - 3920 lecturas

«En España hay una querencia por los calibres exagerados, especialmente los magnums»

«Su éxito no comenzó hasta los 90s»

«Una de las señas de identidad más valoradas de este calibre es su contenido retroceso»

«Este cartucho es más eficiente que el .308 Win»

«El 7 mm–08 Remington es un cartucho relativamente desconocido entre los cazadores españoles»

El calibre 7mm–08 Remington

Muchas veces he comentado cómo en España hay, desde siempre, una querencia por los calibres exagerados, especialmente los magnums. Esto obliga a usar rifles pesados, que aun así con todo proporcionan culatazos desagradables cuando efectuamos el disparo. Esta circunstancia repercute directamente en la precisión, por la tensión que acumula el tirador, que está más ocupado y preocupado por sujetar el rifle que por apuntar de forma precisa.

Historia

Lógicamente su historia comienza después del nacimiento del .308 Winchester en 1952, ya que como hemos dicho, utiliza su vaina. Es a partir de ese año, cuando varios recargadores profesionales empiezan a experimentar con diferentes puntas. Siendo uno de los resultados más eficientes, el empleo de un proyectil de 7 mm o .284” de diámetro. Su nacimiento sería aproximadamente en 1958, ya que es una copia directa del cartucho experimental 7 mm/.308, aunque no sería comercializado por Remington hasta 1980. Cargaba inicialmente un proyectil de 140 grains, al que imprimía una velocidad de 2860 fps (872 m/s). Estas características hacen que se adentre en el campo del .270 Winchester, ya que alcanza un rendimiento del 90% de este, pero con una acción corta.

Winchester no era ajena a estos desarrollos e identificó que había un mercado para un cartucho similar al .270 Winchester, pero de acción corta. Aunque en lugar de partir de la vaina del .308, como había hecho para el .243 Winchester y el .358 Winchester, decidió embarcarse en un desarrollo más ambicioso. Para ello, conscientes de las limitaciones de la capacidad interna de la vaina del .308, decidieron diseñar una vaina de similares características en cuanto a longitud, pero más ancha, para que pudiese contener más volumen de pólvora. Aunque, mantuvieron el culote de la vaina, para que pudiese trabajar con los diámetros de las cabezas de cerrojo habituales entonces en una acción corta.

Este desarrollo, aunque igualaba prácticamente las características del .270 Winchester, nunca llegaría a gozar del favor de la comunidad de cazadores, es por ello que en la actualidad es un cartucho muy difícil de encontrar entre los fabricantes de munición, incluso en la propia Winchester. Además, en el caso de los rifles, salvo algún fabricante custom, se han dejado de ofrecer en ese calibre.

Pero siguiendo la cronología de los acontecimientos, volvemos a 1980 y a la presentación de Remington del protagonista de nuestro artículo, el 7mm–08. Este fabricante norteamericano hizo lo que Winchester debió de hacer 17 años antes, aunque añadiendo unos mínimos retoques a la vaina del .308. Los ingenieros de Remington alargaron la misma 0,20”, hasta las 2,035”, aunque los recargadores experimentados pueden seguir utilizando vainas del .308 agolletadas para engarzar proyectiles de .284” (7 mm), ya que se disparan sin problemas en los rifles del 7 mm–08.

En un principio podríamos decir que las ventas fueron lentas, pero progresivamente han ido creciendo y este cartucho se ha asentado, encontrado definitivamente un hueco en el mercado de la caza, gracias a su reputación. Su éxito no comenzó hasta los 90s, cuando se empezaron a valorar el uso de rifles ultraligeros y este cartucho se adaptaba a los mismos como anillo al dedo, debido a su contenido retroceso.

Siendo al principio de la década del 2000, cuando alcanzaría su máxima popularidad que se ha mantenido hasta nuestros días, de hecho, es el segundo cartucho más utilizado basado en la vaina del .308, después del .243. Otra prueba de su popularidad, es que munición de este calibre es ofrecida por las tres grandes compañías fabricantes, y que ya se ofertan más modelos de rifles en este calibre que en el .280 Rem, mucho más antiguo.

Retroceso y cualidades balísticas

Como hemos mencionado antes, una de las señas de identidad más valoradas de este calibre es su contenido retroceso. Comparativamente con el .308 Win, a igualdad de peso del rifle y considerando las puntas pesadas más habituales en ambos calibres, el 7 mm–08 tiene aproximadamente un 30% menos de retroceso. Un porcentaje realmente significativo, que permite el uso de rifles muy ligeros.

Algunos fabricantes han sabido explotar la cualidad anterior, ofreciendo armas de un peso muy contenido en combinación con este cartucho. Por ejemplo, Remington tuvo en su catálogo en este calibre, un espectacular modelo ultraligero de la serie 700, tan solo 2,40 kg, que hacía uso del titanio.

Remington 700 Titanium en 7mm-0
Remington 700 Titanium, actualmente descatalogado.

Otro modelo especialmente valorado por los amantes de la modalidad de recechos por su ligereza es el Thompson Center Venture, que a sus contenidos 3,18 kg, une su magnífica relación calidad precio, su estriado interno de patrón ruso 5R y la resistencia a todo tipo de condiciones climáticas, por esto último es el preferido de los cazadores en Alaska.

Thompson Center Venture en 7mm-08 Remington
Thompson Center (TC) Venture.

Si nos atenemos a las tablas de los fabricantes de munición, la energía de retroceso asciende a aproximadamente 12,1 pies lbs (16,40 julios), disparando cargas comerciales de 120 grains en un rifle de 7,5 libras (3,40 kg), o 13,5 pies lbs (18,30 julios), disparando la carga de fábrica de 140 grains en un rifle de 8 libras (3,62 kg). Para un .308 Win, la energía de retroceso es de aproximadamente 17,5 pies lbs (23,73 julios) en un rifle de 8 libras (3,62 kg), disparando una carga comercial de 180 grains.

Siguiendo con la comparativa y refiriéndonos a sus cualidades balísticas, podemos decir que, este cartucho es más eficiente que el .308 Win, como podremos apreciar en las tablas balísticas que adjuntamos. De hecho, en EEUU es muy apreciado por los tiradores de silueta metálica, que tienen claro que es mejor que el cartucho del que deriva. Para ello argumentan que el 7mm-08 goza de la mayoría de las ventajas del .308 Win: precisión inherente, proporciona una larga vida del cañón, balística terminal excelente, pero es que además, ofrece una mayor eficiencia balística.

Tabla Balística .308 Win 180 grains Core-Lokt PSP
.308 Winchester - CORE-LOKT PSP, 180 gr.
Tabla Balística .308 Win Remington Accutip 165 grains
308 Winchester - REMINGTON AccuTip Boat Tail, 165 gr.

Si nos fijamos detalladamente en las tablas veremos que las trayectorias y energías más próximas a la tabla del 7 mm–08 con proyectil de 140 grains, se corresponde con el coeficiente balístico más elevado. Recordemos que el BC es un ratio, entre la masa (peso), la forma y diámetro de un proyectil. Cuanto más larga y más afilada sea la forma en cualquier peso dado y cuanto más estrecho sea el diámetro, mayor será el BC y más eficaz será la bala ante la resistencia que ofrece el aire. Lo que ocurre con el .308 Win, es que su vaina presenta limitaciones de capacidad para la pólvora para su calibre. Aunque comparte vaina, esta limitación es menor para el 7mm-08, porque propulsa una bala más ligera, más estrecha y con mejor CB más rápido, por lo que es del todo lógico que gane en la comparativa.

Munición BARNES VOR-TX calibre 7mm-08 proyectil TTSX 120 grains
Munición en calibre 7mm-08 Remington, BARNES VOR-TX con proyectil TTSX de 120 gr.
Tabla Balística 7mm-08 Barnes VOR-TX proyectil TTSX 120 grains
7mm-08 Remington - BARNES VOR-TX, TTSX 120 gr.
Munición Remington Premier Accutip 140 grains
Munición en calibre 7mm-08 Remington, Remington Premier ACCUTIP con proyectil de 140 gr.
Tabla Balística Remington Premier Accutip 140 grains
7mm-08 Remington - REMINGTON AccuTip Boat Tail, 140 gr.

También tenemos que tener presente que, si acudimos a la recarga, podemos igualar o en algunos casos exceder levemente la velocidad de las cargas comerciales de fábrica, que por cierto se cargan bastante cerca de la presión máxima de SAAMI en el 7mm-08. Los recargadores tenemos acceso a balas que pesan desde 110 a 195 grains. Sin embargo, las balas de 140 y 150 grains siguen siendo las elecciones obvias y naturales para este cartucho.

Resumen

Como titulábamos este artículo, el 7 mm–08 Remington es un cartucho relativamente desconocido entre los cazadores españoles, algo que de acuerdo a nuestros datos de venta va cambiando poco a poco. Sus argumentos son poderosos, capacidad de abate de toda la fauna española hasta los 400 m (para esa distancia animales de hasta 105 kg aproximadamente) utilizando los modernos proyectiles expansivos, una balística superior y un retroceso entorno a un 30% menor que el .308 Win. ¿Se puede pedir más?

Más información: Borchers