Reportajes

Zeiss V8 1,1-8x24

Diseñado para encarar rápido y seguir el objetivo sin perderlo

Gracias a su generoso ‘eyebox’, gran campo de visión, resistencia y calidad el nuevo Zeiss 1,1-8x24 con tubo de 30 mm es uno de los visores más modernos y eficaces diseñados para cazar especies en movimiento.

Juan Francisco París

Fotos: Autor

08/09/2022

Star Star Star Star Star (35)

«El V8 1,1-8x24 es la mira para caza en movimiento más moderna y de mayor calidad y precio»

«Se puede considerar una versión más ligera y compacta de otro visor anterior muy similar: el V8 1,1-8x30»

«El nuevo V8 1,1-8x24 es resistente a la corrosión, al retroceso, vibraciones y golpes»

«Las lentes exteriores están protegidas con LotuTec, que repele el agua y la suciedad»

«Al echarte a la cara un rifle equipado con un Zeiss V8 1,1-8x24 es difícil que cometas un error de paralaje»


El visor junto a su estuche de presentación, tapas opacas y pila CR2032 para la unidad de iluminación.

Cuando se usa un rifle con visor para abatir una pieza que se mueve a la carrera es muy importante que el cazador pueda encarar rápidamente y que al hacerlo, nada más echarse el rifle a la cara, divise todo el campo de visión sin perder de vista el objetivo ni el centro de la retícula, que es precisamente para lo que Zeiss ha diseñado el visor protagonista de estas notas: el V8 1,1-8x24, que es la mira para caza en movimiento más moderna y de mayor calidad y precio que fabrica actualmente la prestigiosa firma alemana, pues está a la venta en España desde diciembre de 2021, por lo que se tratada de un visor nuevo que podremos disfrutar esta temporada.

Como todos los productos Zeiss, lo distribuye Excopesa y se puede considerar una versión más ligera y compacta de otro visor anterior muy similar: el V8 1,1-8x30, introducido en 2015, con el que comparte aumentos y muchas de sus características. Sin embargo, la nueva mira de 2021 se fabrica con tubo de 30 mm para montar con anillas o con carril y su objetivo es de 24 mm, mientras que el modelo original se ofrecía con tubo de 36 mm (también para anillas o con carril) y con objetivo de 30 mm, por lo que es algo menos voluminoso y más ligero.


Situado sobre el ocular, el mando multifunción permite conectar y controlar con precisión la intensidad de la iluminación para noche y día.

Como actualmente aún se pueden encontrar en el mercado las dos versiones y la antigua es algo más económica (2.540 euros frente a 2.700), en el apartado “Especificaciones Zeiss V8 1,1-8x24” se proporcionan los datos del nuevo V8 con lente de 24 mm y, entre paréntesis y en negrita, las diferencias que existe con respecto al antiguo que, como se puede apreciar, son mínimas. 


El alojamiento de la batería CR2032 se encuentra a la izquierda de los mandos de ajuste, en posición central.

Máxima calidad Zeiss

Como todas las miras de la gama Zeiss V8, el nuevo V8 1,1-8x24 es resistente a la corrosión, al retroceso (incluso al del calibre .460 Weatherby Magnum, por lo que se puede montar en los más potentes rifles “africanos”), vibraciones y golpes, así como a las temperaturas extremas, niebla, agua salada y condiciones meteorológicas más duras y, por tanto, se puede utilizar en las condiciones más extremas de uso.

De serie, al igual que el antiguo visor con objetivo de 30 mm, se comercializa con mandos de ajuste protegidos por capuchones roscados que corrigen a razón de 1 cm a 100 metros y con dos tipos de retículas luminosas en segundo plano a elegir: 60 o 54.


De serie, el Zeiss V8 1,1-8x24 se suministra con mandos convencionales protegidos por capuchones roscados. Corrigen 1 cm a 100 m por click y son reposicionables a cero.

A la izquierda de los mando de ajuste, en posición central se encuentra el alojamiento de la batería y, sobre el ocular un mando multifunción que permite controlar la iluminación, que es de bajo consumo, tiene sistema de apagado automático si el arma no está en posición de tiro y también “memoria” –al conectarse de nuevo ilumina la retícula con la intensidad seleccionada–.

Este mando consiste en una rueda moleteada que sobresale muy poco del ocular, por lo que no molesta al encarar y se puede utilizar con guantes. Lleva un botón de presión en el centro que, al oprimirlo, conecta o desconecta la iluminación y, al girar la rueda, regula con precisión la intensidad del punto luminoso, que es de fibra y muy fino y brillante, para que sea visible durante el día o de noche sin que moleste: no produce destellos ni tapa el blanco porque solo cubre 3,3 mm a 100 metros (¡en 20x!), por lo que permite apuntar con extrema precisión a grandes distancias, lo que es importante porque con los 8x que tiene la versión que tratamos también se pueden hacer tiros muy largos.

Está equipado con lentes de cristal Schott de fluoruro (concepto Ultra-FL) con revestimiento multicapa T* que garantiza imágenes brillantes y la “reproducción máxima de los detalles, incluso en las condiciones más difíciles y en los entornos más desafiantes”, puntualiza Zeiss (con razón, en opinión de este autor).

Además, las lentes exteriores están protegidas con LotuTec, que repele el agua y la suciedad (grasa, sangre, polvo…) para que se puedan utilizar lloviendo o nevando o se puedan limpiar fácilmente si, por ejemplo, se manchan de sangre, de productos para limpiar armas, etc.


Los V8 nuevos para caza en movimiento utilizan tubos de 30 mm y objetivos de 24 mm.

Diseñado para caza en movimiento

Además de las mencionadas singularidades, que tienen en común todos los Zeiss V8, el V8 1-8x24 posee otras características propias que lo posicionan como una de las mejores miras del mercado para cazar en movimiento, ya sea en una montería o para detener la carga de una especie peligrosa.   

Sin contar que con 1,1x (e incluso con 1,5x) se puede usar para apuntar con los dos ojos y que el punto luminoso de la retícula se ve nítido sobre cualquier fondo, Zeiss ha diseñado al V8 1,1-8x24 con un “eyebox” (*) muy grande para que el usuario pueda ver rápidamente todo el campo de visión al encarar sin tener que mover la cara, aunque el encare no sea perfecto debido a la prisa. Y esto es importantísimo porque si al encarar no se ve todo el campo de visión y se dispara, se comete un error de paralaje y por tanto de puntería.


El visor junto a la montura Blaser de anillas utilizada para ponerlo a tiro.

Y la otra es que tiene un campo de visión de casi 40 m en 1,1x (39,6-5,4 m a los 100 m), lo que también facilita que el cazador pueda localizar rápidamente el blanco y seguirlo a través del visor.

Como consecuencia, ya sea cerca o lejos, al echarte a la cara un rifle equipado con un Zeiss V8 1,1-8x24 es difícil que cometas un error de paralaje (debido a su generoso “eyebox”) y, además, puedes localizar rápidamente y seguir fácilmente la carrera de la pieza sin perderla de vista a través del ocular, gracias al gran campo de visión.

Por otro lado, y como ventaja añadidas, debido a su “super zoom 8x”, como lo denomina Zeiss, y a sus lentes de alta calidad, esta mira, pese a que tiene un objetivo de 24 mm, se puede usar para recechar mientras que haya luz del día y, por supuesto, disparando en 8x sobre blancos a 100 metros permite hacer puestas a tiro muy precisas.

(*). El “eyebox” grande no es solo una característica de la versión 1,1-8x24. Todos los visores Zeiss V8 (que son cuatro: 1,8-14x50; 2,8-20x56 y 4,8-35x60, además del 1,1-8x24) posee “eyebox” muy generosos que facilitan el encare y la rápida localización de las piezas. Sin embargo, es especialmente útil en la versión para caza en movimiento.


Visor montado en un Blaser R8 Professional calibre 9,3x62 junto a la cartuchería Norma Evostrike 184 grains, usada en la prueba.

Saber más

Especificaciones

Zeiss V8 1,1-8x24 (V8 1,1-8x30)

Principal utilidad: Visor para caza en movimiento. Gracias a su zoom y lentes de alta calidad facilita la puesta a tiro y se puede usar para recechar durante el día a distancias muy considerables.

Aumentos: 1,1-8x.

Cuerpo: De aluminio de la mayor calidad anodizado en negro. Disponible para montar con anillas de 30 mm o con carril.

(*) Diámetro del tubo: 30 mm (36 mm).

Diámetro del ocular: 46 mm.

(*) Diámetro en el objetivo: 30 mm (36 mm).

(*) Diámetro efectivo de la lente del objetivo: 10,6-24 mm (10,6-30 mm).

Transmisión de la luz: 92 por ciento.

(*) Pupila de salida: 9,9-3,1 mm (9,9-1,9).

(*) Factor crepuscular: 3,4-13,9 (3,1-15,5).

Campo de visión a 100 m: 39,6-5,4 m.

Rango de ajuste de las dioptrías: -3,5/+2 dpt.

(*) Distancia de seguridad al ojo: 92 mm (95 mm).

Ajuste de paralaje: Libre de paralaje a 100 m.

Ajuste vertical de la retícula: 500 cm.

Ajuste lateral de la retícula: 320 cm.

Cambio del punto de impacto por click a 100 m: 1 cm.

Tratado con LotuTec/relleno de nitrógeno: Sí.

Resistencia al agua: 400 mbar.

Temperatura de funcionamiento: -25/+50 grados centígrados.

(*) Longitud: 283 mm (303 mm).

(*) Peso: 550 g sin carril; 590 con carril (600 g sin carril; 620 g con carril).

Retículas iluminadas: 54 y 60 (**).


Retícula 60 y Retícula 54

(*) P.V.P: 2.700 euros (2.540 euros).

Web del fabricante: www.zeiss.com

Web del distribuidor: www.excopesa.es

(*) Para que el lector pueda comparar, entre paréntesis y en negrita se proporcionan los valores del modelo original V8 1,1-8x30. Cuando no se indica nada, el valor es el mismo para ambos visores.

(**) La retícula 54 tiene una delgada línea horizontal y en el centro una pequeña cruceta en cuya intersección se ilumina el punto (que cubre en 12x 0,55 cm a 100 m). La línea horizontal sirve para comprobar que el rifle no está inclinado y la cruz permite apuntar rápidamente y con precisión, incluso si el punto no está iluminado.

La retícula 60 es la más conocida de Zeiss. Recuerda a un 4AI (4A iluminada) pero la cruceta es más delgada y el punto solo cubre 3,3 mm a 100 m, por lo que permite disparar con mayor precisión.

Puesta a tiro

Tras colimar el visor, la puesta a tiro se realizó en la galería de 100 m del Club Deportivo Centro de Valdemoro (Madrid). Como munición utilicé Norma sin plomo Evostrike 9,3x62 de 184 grains, que es un peso de bala muy ligero comparado con el de las balas convencionales del calibre, lo hay que tener en cuenta siempre que se ponga a tiro por primera vez un visor con munición ecológica y, sobre todo, si luego utilizamos con la misma puesta a tiro balas con plomo porque en altura puede variar mucho el punto de impacto de ambos proyectiles. Tanto que puedes fallar (el blanco o una pieza de caza) porque te quedes alto y no exagero: entre esta bala de 184 grains y, por ejemplo, la Norma Vulcan de 232, hay a 100 m unos 20 centímetros de diferencia en altura a favor de la de 184 grains.


Comprobando la colimación, mirando a través del visor y del cañón, antes de comenzar la prueba

Una vez que logré centrarlo en deriva (aunque bajo, en el 7 inferior), los precisos mandos de ajuste del Zeiss V8 1,1-8x24 hicieron el resto del trabajo: 8 click más en altura y 4 tiros (un cargador) en el centro.

Bueno sus mandos y también la calidad de sus lentes y la retícula 60, con la que en 8x puedes apuntar con precisión al parche blanco que solo mide 20 mm de diámetro.


Puesta a tiro a 100 metros utilizando 8x. Blanco final: 4 tiros (un cargador) en el 10.

Todo un señor visor. Producto de altísima calidad, totalmente recomendable. Me encantan los Zeiss V8.

 

Leupold BX-5 Santiam HD 10x42

Leupold BX-5 Santiam HD 10x42

Juan Francisco París

Térmico SA 62 LRF

Térmico SA 62 LRF

Juan Francisco París

Bushnell BackTrack mini GPS

Bushnell BackTrack mini GPS

Juan Francisco París