Reportajes

Vanguard VEO ED 10x50

Apto para cazar con poca luz

Se puede utilizar desde el amanecer al anochecer, incluso en condiciones extremas de uso y es ligero y cómodo en las manos. Es el Vanguard VEO ED 10x50, un sorprendente binocular que no tiene nada que pueda echar en falta un cazador. Ni siquiera buen precio, pues solo cuesta 229,90 euros.

Juan Francisco París

Fotos: Autor

28/04/2022

Star Star Star Star Star (68)

«Vanguard, aprovechando la calidad de la óptica de los VEO ED, ha potenciado su rendimiento crepuscular»

«El binocular se ve mejor cuando hay poca luz»

«Vanguard está consiguiendo diseñar y fabricar prismáticos en serie a precios moderados»


Gracias a la buena calidad de su óptica y a sus objetivos de 50 mm, el nuevo Vanguard VEO ED 10x50 se puede utilizar con la primera luz del día.

Los primeros prismáticos Vanguard serie VEO ED se presentaron a mediados de 2020 en dos versiones: 8x42 y 10x42 y este último ya lo conocen nuestros lectores pues, unos meses después, publiqué en esta página un artículo sobre sus características y prueba en el que lo calificaba como “sorprendente”, pues así me lo pareció ya que hasta la fecha nunca había tenido la oportunidad de probar un binocular que, por lo que costaba (y cuesta actualmente 199,90 euros), no le faltaba nada para poder practicar el rececho de día, con buena luz: imágenes nítidas y contrastadas debido a su excelente calidad óptica, cuerpo ergonómico resistente a los golpes, etc., que además se podía usar con condiciones meteorológicas adversas.


Se suministra con tapas convencionales de goma para los oculares y objetivos; correa acolchada para el cuello desmontable y bolso de transporte con correa.

Digo con buena luz, porque sus objetivos de 42 mm (y en general los de cualquier otro prismático 10x42) no son adecuados para realizar observaciones detalladas al amanecer ni al anochecer, por lo que Vanguard, aprovechando la calidad de la óptica de los VEO ED, ha potenciado su rendimiento crepuscular (ver definición en apartado “observando con poca luz”) utilizando objetivos de 50 mm.


Las copas del ocular son giratorias y se pueden situar a cuatro alturas. Debajo del ocular derecho se aprecia el anillo de las dioptrías, que se puede ajustar entre +/-4 y tiene estrías antideslizantes como la rueda de enfoque sobredimensionada.

Con estos objetivos, el binocular pesa un poco más y también es un poco más voluminoso (es lógico, porque las lentes son más grandes y el cuerpo que las alberga también), pero sigue siendo muy ligero para tratarse de un 10x50, más que la mayoría de los modelos de su categoría, incluso de alta gama. Y, lo más importante, se ve mejor cuando hay poca luz, por lo que el usuario debe sopesar qué le interesa más si portar un prismático muy ligero y con el que solo va a ver bien de día o uno algo más pesado con el que va a ver igual de bien de día, pero mejor con poca luz.

Diseño y óptica sobresalientes

Si hace unos años alguien me hubiera dicho que algún día iba a probar prismáticos económicos que tendrían prestaciones similares a las que tenían los de gama media o alta que probaba entontes y que, además, podría usarlos para cazar en el crepúsculo, no me lo hubiera creído. Pero así es, supongo que la óptica, los métodos de fabricación, etc., han avanzado tanto que algunas firmas, entre las que destaca Vanguard, están consiguiendo diseñar y fabricar prismáticos en serie a precios moderados, como los VEO ED 10x50, a los que no le falta nada que se necesite para poder utilizarlos en caza.


Detalle de los apoyos para los pulgares. Todos los VEO ED y, en particular el 10x50, son binoculares ergonómicos y agradables al tacto que permiten realizar observaciones estables.
  • Cuerpo con un solo puente de composite de carbono recubierto con goma antideslizante de color verde oscuro, muy agradable al tacto (el composite de carbono es un material sintético reforzado con fibra de carbono muy resistente que se caracteriza por su bajo peso y, entre otras aplicaciones, se usa también en la industria aéreo-espacial y aeronáutica).
  • Rueda central de enfoque sobredimensionada y estriada para que se pueda utilizar con las manos húmedas o con guantes.
  • Conchas oculares giratorias para usuarios o no de gafas que se pueden situar en 4 posiciones: baja, intermedia, media y alta.
  • Anillo estriado para regular las dioptrías localizado debajo del ocular derecho. Proporciona un ajuste muy amplio: +/- 4 dioptrías.
  • Zonas de apoyo para los pulgares en la parte posterior de los tubos.
  • Rosca para el adaptador a trípode, como el Vanguard BA-185 que aparecen en las fotos del artículo y que se vende por separado al precio de 17,90 euros). Está localizada en la parte inferior de la bisagra y para que no se vea, la tapa un embellecedor con el logotipo de Vanguard.
  • Elegante y bien terminado: El fabricante ha cuidado mucho la estética de los VEO ED. Además del embellecedor que cubre la rosca para el adaptador a trípode, en la parte delantera derecha del puente lleva escrita la marca “Vanguard” en caracteres de color blanco, al igual que en la parte superior de la rueda de enfoque, en la que además se indica el modelo, formato y que es impermeable. Y debajo del ocular izquierdo y en caracteres blancos y verde, se puede leer el modelo, los aumentos y el campo de visión expresado en grados (5,6).
  • Óptica de cristal de muy buena calidad: Prismas en techo Bak-4 (de cristal de bario), utilizados normalmente en binoculares de mayor precio porque reproducen imágenes nítidas de muy buena calidad. Lentes de cristal ED —dispersión extrabaja, también utilizadas normalmente en modelos de mayor precio— que reducen la aberración cromática y mejoran la definición del color, con las exteriores de los objetivos tratadas para que las gotas de lluvia no impidan que se pueda observar.

Esta prueba demostró que el binocular es impermeable y que se puede utilizar lloviendo o más bien diluviando, porque estuvieron debajo del grifo un buen rato y, acto seguido, sin secarlos podías usarlos. O dicho de otro modo, demostró que sus objetivos están tratados para que el agua no impida la observación.

Cabe añadir que el campo de visión, aunque es pequeño en comparación con los modelos de gama alta, es suficiente para cazar a rececho (94 metros a los 1.000) y que teniendo en cuenta su potencia y diámetro de objetivo, es un prismático manejable, además de muy agradable al tacto: mide 166,5 x 135x 60 mm. y pesa 782 gramos.

Se suministra con tapas para la óptica, correa para el cuello de buena calidad que se puede desmontar de los enganches, bolso de transporte con correa, toallita de limpieza para las lentes y documentación.

Saber más

Especificaciones

Binocular VEO ED 10x50

Aumentos:10x.

Diámetro del objetivo: 50 mm.

Campo de visión: 94 metros a los 1.000 metros.

Campo de visión (grados): 5,6.

Dimensiones: 166,5 x 135 x 60 mm.

Peso: 782 gramos.

Otras características: Enfoque mínimo: 3 metros. Ajuste interpupilar: 59,5-75 mm. Distancia del ojo al ocular (alivio del ojo):19 mm. Factor crepuscular: 22,4 (*). Rueda de enfoque central antideslizante. Anillo de corrección dióptrica antideslizante localizado en la parte superior del ocular derecho. Rango de ajuste de dioptrías: +/–4. Oculares giratorios para usuarios o no de gafas de cuatro posiciones. Cuerpo ergonómico de composite de carbono forrado en goma (“Mitsubishi, de primera calidad”, precisa Vanguard) de color verde con apoyo para los pulgares en la parte posterior de los tubos. Lentes ED (dispersión extrabaja). Prismas Bak-4. Apto para condiciones extremas de uso: impermeable y resiste a temperaturas extremas. No se empaña.

Accesorios: Se sirven con tapas para el ocular y los objetivos, correa para el cuello desmontable de los enganches, bolso-funda de transporte con correa, toallita de limpieza para las lentes, instrucciones y garantía.

P.V.P. recomendado: 229,90 euros.

Más información: www.vanguardworld.es

Versiones: También se comercializa en 8x42 y 10x42.

 

Trípode Vanguard Vesta 233GH

Tipo: Trípode de aluminio rótula GH-45 de empuñadura

Longitud plegado: 58 cm.

Longitud extendido: 155 mm.

Peso: 1,36 kg.

Capacidad de carga máxima: 3,5 kg.

Zapata: rápida

Cierres: de clic para el bloqueo de patas.

Diseñado para fotografía, toma de videos y observación con todo tipo de ópticas deportivas.

P.V. P.: recomendado: 89.90 euros.

Más información: www.vanguardworld.es

Observando con poca luz

El factor crepuscular, rendimiento crepuscular o potencia nocturna de un aparato óptico, es el valor del rendimiento teórico de ese aparato cuando hay poca luz.

Se expresa mediante la fórmula: Raíz cuadrada de: aumentos x diámetro del objetivo y cuando más alto es este valor, mejor se ve.

Sin embargo, esto no significa que con todas las marcas y modelos de aparatos ópticos que tienen los mismos aumentos se vea igual de bien o de mal de noche porque en la capacidad real para ver mejor cuando hay poca luz influye decisivamente la calidad de las lentes y la transmisión de la luz. O, dicho de otro modo, el hecho de que un binocular, como el VEO ED 10x50, por ejemplo, tenga un factor crepuscular mayor que otro porque sus objetivos son más grandes, no significa necesariamente que se pueda usar con poca luz. Solo que se va a ver algo mejor si lo comparamos con otro que tenga los mismos aumentos y lentes y prismas de una calidad idéntica (VEO ED 10x42) o similar.


Para montarlo en el trípode Vesta 233GH se utilizó el adaptador BA-185 que aparece junto al binocular. Se instala en la rosca que tiene el binocular debajo del puente, retirando previamente el embellecedor con el logo de Vanguard que la tapa.

Por esta razón, desde el primer momento que supe que iba a recibir el nuevo VEO ED 10x50 me propuse averiguar si sus lentes de 50 mm me proporcionarían un rendimiento crepuscular real lo suficientemente alto como para que lo pudiera utilizar poca luz, esto es, al amanecer y al atardecer, porque como se ha apuntado más arriba el hecho en sí de que sus lentes sean más grandes no significa que sea adecuado para estos usos.

Y la respuesta es que sí. Lo he probado en varias ocasiones al amanecer y al anochecer y, por supuesto, durante el día, incluso con tiempo muy nublado, tanto a brazo alzado como montado en un trípode y, teniendo en cuenta su precio, esta versión me parece más sorprendente aún que la 10x42 porque considero que es válida para recechar con poca luz.


Esperando a que amanezca con todo preparado para comprobar si los objetivos de 50 mm y la calidad óptica del aparato permite observar con detalle al amanecer.

Por último, considero importante puntualizar que con poca luz no significa de noche. Las lentes y objetivos de 50 mm de este modelo (y los de la mayoría de los 10x50 del mercado salvo contados binoculares de la mayor calidad y precio) solo permiten hacerlo cuando hay algo de luz de día en el ambiente.


Desde que comienza a amanecer y, sobre todo, durante los primeros minutos del día, cuando aún hay muy poca luz, las lentes, prismas y objetivos del Vanguard VEO ED 10x50 hacen su trabajo: la calidad de visión es sorprendentemente buena teniendo en cuenta su precio.

Y también que el trípode que aparece en las fotos no lo utilicé porque el binocular me pareciera pesado o incómodo, sino porque quise probar los prismáticos cerca y también a grandes distancias de la manera más precisa y estable posible y para ello no hay nada mejor que usar un trípode, sobre todo si ya no tienes un buen pulso y hay poca luz. Es un Vanguard Vesta 2333AGH, un modelo muy económico y ligero diseñado con una curiosa empuñadura con forma de pistola para equipos fotográficos y de observación poco pesados. Se proporcionan sus características básicas al final del apartado “Especificaciones”.

 

Térmico SA 62 LRF

Térmico SA 62 LRF

Juan Francisco París

Zeiss V8 1,1-8x24

Zeiss V8 1,1-8x24

Juan Francisco París

Bushnell BackTrack mini GPS

Bushnell BackTrack mini GPS

Juan Francisco París