Reportajes

Safari fotográfico por Sudáfrica (II)

Parque Nacional de los Elefantes de Addo

Nuestra segunda jornada de safari fotográfico fue en el Addo Elephant National Park, que se encuentra a unos 70 km de Port Elizabeth y a 30 de Paoland, nuestra residencia con Safari Headlands, todo en la provincia de Cabo Oriental.

Cesáreo Martín

Fotos: Cesáreo Martín y Miguel Martí

13/09/2021

Star Star Star Star Star (6)

«El Parque Nacional de los Elefantes de Addo es uno de los 19 parques nacionales del país, ocupa el tercer lugar en superficie después del Parque Nacional Kruger y el Parque Transfronterizo Kgalagadi»

«El parque se creó como una reserva en el año 1931, con el objetivo de proteger a los 16 elefantes que quedaban en la zona»

«Se considera que el parque es el único del mundo que alberga a los Siete Grandes de África»

«Siempre sorprende la enorme variedad de aves de la zona, como los preciosos pájaros solares, los suimangas, que recuerdan a los colibríes»

Visitar este Parque como mi primera experiencia de safari, en una zona libre de malaria, resultó fantástica por la amplia diversidad faunística, no solo de mamíferos, hay una cantidad y variedad ingente de otras clases de animales, especialmente de aves.

Reconocido como uno de los 19 parques nacionales del país, ocupa el tercer lugar en superficie después del Parque Nacional Kruger y el Parque Transfronterizo Kgalagadi.

El Addo Elephant National Park se creó como una reserva en el año 1931, con el objetivo de proteger a los 16 elefantes que quedaban en la zona. La gran expansión de colonos hacia la región de Cabo Oriental durante el siglo XIX, cultivando tierras y criando ganado, llevó a la práctica extinción de estos colosos y prácticamente el resto de la vida salvaje en la zona.

En la actualidad la población de elefantes supera los 550 individuos, y la superficie de la zona protegida se ha aumentado hasta las 180.000 hectáreas en las que se han reintroducido todas las especies autóctonas, incluidos predadores, convirtiéndose en la tercera zona protegida mayor y más importante del país.

El Parque contiene cinco de las siete principales zonas de vegetación de Sudáfrica, se considera que es el único del mundo que alberga a los Siete Grandes de África (elefante, rinoceronte, león, búfalo, leopardo, ballena y el gran tiburón blanco).

Lo primero que vimos fue el elefante que da nombre al Parque. El elefante de sabana africano es el animal terrestre más grande del mundo, este coloso puede alcanzar los cuatro metros de altura y superar los 6.000 kg de peso, su simple contemplación impresiona.

El alcelafo rojo o del Cabo, más conocido como red hartebeest, es un cara larga y uno de los antílopes más comunes e interesantes de Sudáfrica.

Aunque más abundantes aún son los facocheros, uno de los jabalíes africanos —el verrugoso, por las prominentes verrugas de los machos en la cara— que son uno de los grandes atractivos para los cazadores españoles, organizándose safaris exclusivos para el faco.

Al antílope jeroglífico, llamado así por los dibujos que presenta en los flancos, se le suele conocer como bushbuck. La subespecie del Cabo es de las oscuras, más marrón que canela, y quizá el menos pintado de todos. A este precioso antílope le suelen llamar el corzo africano, por su carácter tímido, reservado y arisco, como nuestro corzo, ¡pero es que ladra exactamente igual que él! Otra curiosidad de este antílope es que herido resulta peligroso, y los cazadores profesionales le tienen mucho respeto.

Y si al bushbuck se le conoce como el corzo africano, al gran kudu lo apodan el venado africano por su imponente porte señorial. Es además un antílope complicado de cazar, con tendencia al hábitat de montaña, especialmente esta subespecie de Cabo Oriental.

Una de las imágenes más clásicas y gratificantes del África subsahariana es la de una cebra, pero que alcanza un valor especial con el océano Índico de fondo.

Miguel, días antes a nuestra visita, pudo capturar a una hembra de rinoceronte blanco con su cría. La labor de Sudáfrica en la defensa de este formidable gigante es encomiable, primero salvándole de la extinción y últimamente luchando contra las mafias que los masacran por sus cuernos, algo que poco a poco parece que se va controlando.

Siempre sorprende la enorme variedad de aves de la zona, como los preciosos pájaros solares, los suimangas, que recuerdan a los colibríes y de los que hay muchas especies en Sudáfrica.

Mucho más grandes pero muy característicos, hasta cuatro especies de ibis se encuentran en el país, como estos adada que, al igual que el suimanga, pudimos fotografiar en el Parque Nacional de los Elefantes de Addo.

Aunque los elefantes castigan mucho a la vegetación, especialmente a los árboles, en esta zona de Cabo Oriental se encuentran auténticos bosques prácticamente tropicales.

Ya fuera del Parque, en una finca cercana, pudimos encontrar a un animal icónico de África, la jirafa, posiblemente en la creencia popular pudiera creerse que, excepto en las selvas y la alta montaña, esta se extiende por toda el África subsahariana, su área de distribución es dispersa, además presenta distintas especies y subespecies, y si el elefante de sabana africano es el animal terrestre más pesado, la jirafa es el más alto, pudiendo alcanzar los 5,8 metros.

También fuera del Parque, pudimos fotografiar a otro precioso antílope de la familia de los de los cuernos en espiral, el nyala común. Los machos presentan una pronunciada barba y crin, capa de color marrón con las características rayas blancas en el costado, con la parte baja de las patas de un naranja fuerte y un trofeo formidable en forma de lira. Es más propio de la provincia de Kwa-Zulu Natal y sur de Mozambique que de estos pagos.

 

Arnés Pro Gear Go Afield

Arnés Pro Gear Go Afield

Juan Francisco París

Victory V8 4,8-35x60 T*

Victory V8 4,8-35x60 T*

Juan Francisco parís