Reportajes

Kit Vanguard Vesta

Digiscoping y mucho más por menos de 90 euros

Si has pensado alguna vez en practicar ‘digiscoping’ pero nunca te has decidido porque los equipos te parecen demasiado caros y pesados, seguro que te interesará este artículo sobre el kit Vanguard Vesta. Contiene un monocular 8x32 de muy buena calidad y los accesorios necesarios para poder acoplarlo a la cámara de cualquier teléfono móvil.

Juan Francisco París

22/09/2020

8.168 lecturas

Star Star Star Star Star (4)

«Con el kit Vanguard Vesta se pueden tomar fotos y hacer vídeos con el teléfono móvil utilizando una técnica prácticamente idéntica al digiscoping»

«La calidad de las imágenes no depende de los aumentos, sino de la que tenga la cámara»

«El monocular Vesta 8x llama la atención porque su calidad óptica es muy buena»

«El trípode que utilicemos no tiene por qué ser grande ni pesado.»

«El soporte-adaptador pesa unos 100 gramos y se puede acoplar a teléfonos que midan entre 55-87 cm de ancho»

«Acoplar el teléfono al adaptador y luego todo al conjunto a la cámara no representa ninguna dificultad»


El kit está formado por tres elementos: un diminuto y ligero monocular de 8x32 de buena calidad, un mando de control remoto Bluetooth y un soporte-adaptador que permite unir la cámara del teléfono móvil con el monocular para poder hacer fotografías y vídeos utilizándolo como si fuera un teleobjetivo de 8x. O dicho de otra manera, con el kit Vanguard Vesta se pueden tomar fotos y hacer vídeos con el teléfono móvil utilizando una técnica prácticamente idéntica al digiscoping.


Elementos principales del kit Vanguard Vesta: monocular 8x32; soporte-adaptador para el teléfono y mando a distancia Bluetooth.

He escrito «prácticamente idéntica» porque en digiscoping se utilizan normalmente telescopios terrestres o astronómicos más potentes que, como tienen más aumentos que el monocular, permiten hacer fotos a mayores distancias, lo que no significa necesariamente que sean de mayor calidad. Efectivamente, la calidad de las imágenes no depende de los aumentos, sino de la que tenga la cámara y el aparato óptico que se utilice como teleobjetivo, además, por supuesto, de la pericia del fotógrafo para tomar las fotos con las condiciones de luz adecuadas, etc.


El monocular con sus tapas y correa para el cuello. Para hacer fotos se debe retirar la tapa delantera para que no interfiera en el campo de visión.

Y el monocular Vesta 8x llama la atención, además de por su tamaño y diseño, porque su calidad óptica es muy buena. Por tanto, si lo utilizamos acoplado a un teléfono que tenga una cámara buena, la calidad de las fotos no tendrá nada que envidiarle a las que se consiguen con telescopios, sino que además las habremos obtenido con un equipo portátil, más ligero, con el que podremos desplazarnos con mayor facilidad.

Saber más

Digiscoping y mucho más

Aunque el kit Vanguard Vesta está ideado para hacer fotos y vídeos, el monocular se puede usar por separado como cualquier otro instrumento de observación y con la ventaja añadida de que, por su escaso peso —260 g— y tamaño, se puede portar más cómodamente que unos prismáticos.

Colgado del cuello o en el bolsillo no se nota su peso, por lo que es ideal para utilizarlo en todo tipo de actividades en las que, por sus características, no sea necesario utilizar instrumentos de observación más especializados. En todas las demás, por ejemplo, en manos de un montañero, un excursionista o, por supuesto, en las de un cazador el Vesta 8x32 es cómodo, nítido y lo suficientemente potente para apreciar la belleza de los paisajes o localizar animales que, incluso, podremos fotografiar con nuestro móvil si tenemos a mano el soporte-adaptador.


Alargada y moleteada para que se pueda girar cómodamente, la perilla del monocular permite enfocar a partir de dos metros.

Digiscoping de bolsillo

Efectivamente, fotografiar utilizando potentes telescopios presenta el inconveniente de que el equipo que se maneja es caro y tan voluminoso y pesado que obliga al fotógrafo a montarlo en un trípode, que también tiene necesariamente que ser voluminoso y pesado para que sea estable y las fotos no salgan movidas. Como consecuencia, no puede desplazarse cómodamente si necesita tomar fotos en diferentes escenarios.

Sin embargo, el kit Vanguard Vesta carece de estos inconvenientes. Su p.v.p. es de 89,90 euros; solo pesa unos 375 g —peso total de los tres elementos que integran el kit— y se puede transportar cómodamente en su resistente funda, hecha de cordura o de material similar, en el cinturón o incluso en un bolsillo amplio porque ésta solo mide 14 x 9 x 5 cm.


En la base posee rosca universal de enganche a trípode de ¼ pulgada. Nótese que la superficie es antideslizante.

Además, y como ventaja adicional, al ser tan pequeño y ligero, el trípode que utilicemos no tiene por qué ser grande ni pesado. Es más, aunque un trípode evita que las fotos salgan movidas y, por tanto, su uso es siempre aconsejable, el kit pesa tan poco y es tan pequeño que se puede utilizar incluso sin trípode porque con 8x y con un poco de práctica es posible tomar fotos a mano si sujetamos firmemente el conjunto. Y esto, que no se podría hacer con un telescopio, puede ser útil si, por ejemplo, necesitamos tomar rápidamente una foto o hacer un vídeo y no tenemos tiempo para montar el equipo en el trípode.

Componentes y uso del kit

Más que a un monocular, el Vesta 8x se parece a un telescopio en miniatura de aumentos fijos. Su cuerpo —más bien cuerpecillo— está forrado en goma de color negro. Mide 12,7 cm de largo; pesa 260 g; y tiene rosca para enganche a trípode de ¼ pulgada en la base, así como una alargada perilla de enfoque en la parte superior. Se suministra con ocular con concha giratoria para que lo puedan utilizar usuarios o no de gafas, tapas de goma para el ocular y el objetivo y correa para el cuello.

Como hemos apuntado, en digiscoping el monocular se utiliza como si fuera un teleobjetivo, pero para ello es necesario unir el teléfono con el monocular de modo que queden perfectamente alineados el objetivo de la cámara con el ocular del Vesta 8x. Pues bien, esto se consigue con un accesorio que está formado por dos piezas unidas y articuladas, que se denominan soporte y adaptador y que son de goma o están protegidas con goma de color negro para que no se dañe el teléfono.


Al montar el teléfono en el soporte-adaptador, hay que tener cuidado para no tapar el objetivo de la cámara.

En el soporte se fija el teléfono con la ayuda de unas mordazas, de manera que su cámara quede alineada con un orificio que tiene el adaptador en la parte posterior, y a continuación, la parte delantera del adaptador se introduce a presión en el ocular del monocular, valga la redundancia.

Hecho esto, la cámara del teléfono queda alineada con la óptica del Vesta 8x y ya podríamos conectarla y hacer fotos como operamos normalmente. Sin embargo, para evitar que el conjunto se mueva al tocar el teléfono es mejor utilizar el disparador a distancia Bluetooth que se suministra con el kit con una pila e instrucciones para emparejarlo.

Cabe añadir que el soporte-adaptador pesa unos 100 gramos y se puede acoplar a teléfonos que midan entre 55-87 cm de ancho, que son la mayoría.


Con el kit se suministra un mando a distancia para poder disparar la cámara sin tener que tocar el teléfono.

Saber más

Especificaciones Kit Vanguard Vesta

Está formado por los siguientes artículos.

1. Monocular Vanguard Vesta 8x32.

  • Aumentos: 8x.
  • Diámetro del objetivo: 32 mm.
  • Enfoque mínimo: 2 m.
  • Dimensiones: 12,7 x 4,7 x 7,1 cm.
  • Peso: 260 g.
  • Rosca a trípode: ¼ pulgada.

2. Soporte-adaptador para conectar la cámara de teléfono móvil al ocular del Vesta 8x32. Válido para teléfonos que midan entre 55 y 87 cm de ancho.

3. Mando a distancia Bluetooth para hacer fotos o vídeos sin tener que tocar el teléfono.

Se proporcionan como accesorios tapas para ocular y objetivo, correa para el cuello para el monocular; pila CR 2032 para el mando a distancia; funda de material tipo cordura con presillas para el cinturón para portar todo el conjunto e instrucciones de uso en español y en otros idiomas.

P.V.P del kit: 89,90

Más información: www.vanguardworld.es

Pruebas

Con la idea de probarlo a grandes distancias, elegí como escenario para hacer observaciones y fotos una azotea desde la que se divisa un parque y edificios situados a una distancia mínima de poco más de 800 metros y máxima de varios kilómetros.


Foto tomada a 1.307 metros usando el trípode. La calidad es alta.

Aunque en condiciones normales el kit se puede montar en un trípode ligero, el día de la prueba hacía mucho viento, por lo que tuve que utilizar un trípode para fotografía con cámaras réflex, muy robusto y pesado, para evitar que temblara la imagen.


Foto tomada a 1.895 metros con trípode. Al fondo se ve parte de las instalaciones del Parque de Atracciones de Madrid. La calidad sigue siendo buena.

Además, para conocer a qué distancia hacía las fotos, utilicé un telémetro-láser que puede medir objetos grandes situados hasta dos kilómetros: el nuevo Kahles RF-M 7x25.


Edificios y parque del barrio de Aluche fotografiados a más de 2 kilómetros. La calidad comienza a resentirse debido a la distancia que dificulta enfocar y, sin duda también, al mal tiempo.

A pulso no resulta nada fácil enfocar a grandes distancias. Sin trípode los mejores resultados se obtienen a no más de 75-100 metros.

Acoplar el teléfono al adaptador y luego todo al conjunto a la cámara no representa ninguna dificultad. Solo hay que retirar del monocular la tapa delantera para que no dificulte la visión y procurar que la cámara quede centrada en el orificio que tiene el adaptador en su parte posterior para que al montarlo en el ocular quede bien alineada con éste. Bueno, y también tener la precaución de anular el flash para evitar que sus destellos arruinen la foto.


Tomada a pulso a 25 metros. Nótese que la pared de ladrillos está perfectamente enfocada.

El mando a distancia evita que el teléfono se mueva. Es especialmente útil cuando se toman fotos de objetos lejanos.

Con el trípode conseguí hacer fotografías muy nítidas de edificios situados hasta cerca de 2 kilómetros, así como fotos a mayores distancias con calidad aceptable teniendo en cuenta el mal día que hacía.

También he fotografiado a pulso objetos cercanos, situados entre 25 y unos 100 metros. Tienes que sujetar con las dos manos firmemente todo el conjunto y disparar la cámara sin el mando a distancia, pero no solo se puede hacer sino que se consiguen fotos muy buenas.


Cuando realizas observaciones con el monocular Vesta 8x32 comprendes por qué hace buenas fotos cuando se usa como teleobjetivo: su calidad óptica, teniendo en cuenta su precio, es muy alta.

En resumen, he probado equipos curiosos y útiles en mi vida pero ninguno como el Kit Vesta. Como aficionado a la fotografía, me ha impresionado su originalidad, utilidad y relación precio-calidad.

 

Telémetros balísticos

Telémetros balísticos

Juan Francisco París

Konuspro EL-30 4-16x44

Konuspro EL-30 4-16x44

Juan Francisco París