Reportajes

Codornices, una bretona y una Blaser F16: una media veda inolvidable

Los ingredientes no podían ser más adecuados. La codorniz retando a una experimentada bretona. Un apasionante duelo que, cuando se decantara adecuadamente del lado de la perra, debía ser completado encarando la Blaser F16. ¡Inolvidable!

CdC

29/08/2019 - 7579 lecturas

Star Star Star Star Star (14)

«Esta escopeta nos dejó con ganas de más»

«Cargamos cartuchos de 28 gramos y comenzó la segunda parte de esta prueba práctica»

«Cuenta con una forma determinada para facilitar la adquisición precisa del objetivo»

«Una escopeta debe llevarte a disfrutar de cada disparo: la F16 cumple con creces estos cometidos»

El último domingo de agosto lo reservamos para salir al campo a disfrutar de una prueba a la Blaser F16, una escopeta superpuesta ideada para hacernos disfrutar del momento culmen de la caza: el encare y el disparo ante la pieza.

Codornices para la F16

Una bretona, dos cazadores, las codornices que el campo nos tenía reservadas y una cámara. Estos eran los componentes de la jornada de media veda, junto a la F16.

Ganas de más

Tras los lances codorniceros, esta escopeta nos dejó con ganas de más. Mucho más. Necesitábamos gastar más cartuchos. ¿Qué hicimos? Ir a una cancha de recorridos de caza y afrontar varias series.

Cargamos cartuchos de 28 gramos y comenzó la segunda parte de esta prueba práctica. Platos simples, patenas, «conejos», dobles, simultáneos… Y diversas trayectorias: alejándose, acercándose, subiendo, pasando por encima, bajando rasantes frente a nosotros.

Teníamos la referencia del rápido encare experimentado ante las codornices. Prácticamente instintivo. Pero ahora teníamos más tiempo para desgranarlo. Y así hicimos.

El encare

Quisimos comprobar la eficacia del diseño especial de la lista que encontramos en la parte superior del cañón yuxtapuesto. Cuenta con una forma determinada para facilitar la adquisición precisa del objetivo. Lo consigue al variar el ancho de la misma que, en el principio de la toma de puntería, es decir, sobre la recámara, medimos un ancho de 9 milímetros, pero se va estrechando ligeramente hasta llegar a la punta del cañón con 7,5 milímetros.

Esta leve diferencia está ideada para ayudar a que el encare y la toma del objetivo sean más intuitivos. En la cancha de recorridos, esto se traduce en una gran comodidad a la hora de subir la escopeta a la cara.

El selector de disparo

Hemos jugado con esta pieza al encontrarla en una posición totalmente nueva para nosotros: justo delante del gatillo, en la parte superior. Como digo, hemos jugado con él en aquellos platos cuya trayectoria restaba metros de distancia, es decir, se nos acercaban. La conclusión es que resulta muy accesible, nos acostumbramos en poco tiempo, tras accionarlo un par de veces, y resulta tremendamente útil al estar colocado en un lugar tan accesible.

Hace disfrutar de cada lance

Una escopeta debe ser fiable, tecnológicamente avanzada, debe ofrecer seguridad al cazador, justificar su precio a través de todo esto, pero, sobre todo, una escopeta debe llevarte a disfrutar de cada disparo. La F16 cumple con creces estos cometidos.

¿Qué ofrece la F16?

• Báscula monoblock: realizada en una única pieza. Definida como la más baja del mercado, esta cualidad llama la atención en los primeros encares: muy intuitivos y de movimiento muy ágil.

• Los perfiles de la báscula están suavizados. Los ingleses lo llaman «SEMI-ROUND BODY». ¿Para qué sirve esto cuando manejamos la Blaser? Básicamente, el tacto es muy agradable, cómodo. Y la estética de la báscula gana en belleza.

• Sistema de percusión patentado IBS. Funciona activando los percutores de la escopeta únicamente al disparar. Esto ocasiona que, si el primer cartucho falla y no detona, el segundo sí lo hará solo apretando el gatillo.

• Sistema de expulsión patentado EBS. Los expulsores se activan al disparar. El muelle del expulsor no permanece continuamente tenso. Esto le suma vida a este mecanismo. Además, lo notamos a la hora de abrir la escopeta. Es muy suave, fácil, con una exactitud que encandila solo realizando estos gestos. Como nota curiosa, los cartuchos expulsados caían al suelo juntos.

• Maderas grado 2 al aceite. Personalmente, me encanta este acabado. Elegante y muy funcional. El picado se ha diseñado en un patrón de puntos en 18 líneas por pulgada.

• La empuñadura tiene una forma muy adecuada, con una generosa curva para alojar la palma de la mano en su lado derecho, que puede encargarse para cazadores zurdos.

• Cañones mate. En la caza en puesto, evita reflejos que puedan delatarnos.

• 1,650 kg de presión en el gatillo. Muy suave y seguro.

• 71 cm de cañón, pero también la fabrican en 76 y 81 centímetros (esta última, en versión Sporting).

• Cañones recamarados en 12/76 y preparados para disparar perdigón de acero.

• La versión caza pesa 3,1 kg (500 gr. Menos que la F16 Sporting).

• El maletín de transporte es muy cómodo.

La firma Blaser está disponible en España de la mano de Excopesa.

Agradecemos a José Gabriel Fernández, de Armería Ponoig, Polop de la Marina (Alicante) su ayuda y colaboración en la realización de esta prueba.