Reportajes

Leupold VX-R 1,25-4X20 HOG

Pensado para el jabalí y más

Presentamos el visor Leupold 1,25-4x20 HOG, un visor específicamente desarrollado para la caza del jabalí, que sin renunciar a otro tipo de piezas, tiene un muy buen encaje en nuestras batidas y monterías.

Borchers

13/05/2019 - 2644 lecturas

Star Star Star Star Star (1)

«Su retícula balística nos permite recechar con solvencia y facilidad hasta los 400 m»

«El cuerpo está construido en aluminio aeronáutico 6061-T6»

«El recubrimiento de Leupold soporta el requisito de 500 roces de lana de acero sin rayar»

«Como es una óptica destinada a la caza, las torretas están cubiertas por tapas roscadas»

«Se trata de un visor específicamente desarrollado para la caza del jabalí»

El rango de magnificación y el punto rojo asociado a la retícula, es lo suficientemente amplio como para cubrir tanto los disparos a corta distancia, como para los que se puedan dar en el caso de puestos más alejados. Además, su retícula balística nos permite recechar con solvencia y facilidad hasta los 400 m.

Algunas características significativas

Técnicamente este visor de Leupold pertenece a la serie VX-R, que es muy similar en calidad a la afamada gama VX-3. Poseen una distintiva retícula iluminada FireDot® de fibra óptica, que hace que la adquisición del objetivo a abatir sea sumamente rápida. También es significativa la robustez, la impermeabilización, el rango de ajuste, las lentes libres de plomo, la tecnología de sensor de movimiento (MST™) del VX-R y los controles de un solo botón. Aunque tiene otras muchas características que hacen de él un visor excepcional, como las que detallamos a continuación.


El Leupold VX-R 1,25-4x20 HOG tiene el distintivo anillo dorado de Leupold

Su dureza siempre es destacable

Si algo distingue a los visores Leupold y por lo que son famosos entre la comunidad de cazadores y operadores, es su dureza. De hecho, son numerosos los vídeos comerciales de esta marca donde se somete a sus visores a increíbles pruebas de maltrato y tortura, de las que salen poco menos que incólumes.

El cuerpo está construido en aluminio aeronáutico 6061-T6 y, a diferencia de lo que es habitual en este tipo de ópticas, el tubo empleado es de 30 mm frente a la más habitual 1”. Este incremento, común a toda la gama VX-R, aporta mayor robustez, espacio para un sistema de iluminación de la retícula y mayor rango de ajuste (90 MOAs en este caso), por tener más espacio para el desplazamiento del tubo erector.


A pesar de su robusta estructura es realmente ligero

Uno de los visores más livianos y compactos del mercado

A pesar de lo que pudiera parecer, por lo comentado en los párrafos anteriores, este visor no es ni mucho menos pesado, sino que erige en uno de los más livianos y compactos del mercado. Ya que solo pesa 0,326 Kg y tiene una longitud de 246 mm, algo solo posible por su conocida economía de lentes y técnicas constructivas. Por otra parte, se presenta listo para operar en todo tipo de condiciones ambientales, con una absoluta integridad a prueba de agua y niebla.

Una óptica sometida a diferentes tratamientos

Leupold utiliza tratamientos diferenciados según sea la disposición y función de la lente en el visor, emparejándose estas por índice y nivel de refracción de la luz. Uno de sus tratamientos más conocidos es el denominado DiamondCoat, un recubrimiento aplicado a la cara externa de las lentes del objetivo y el ocular, que mejora la transmisión de la luz y supera los estándares militares al respecto de la resistencia frente a golpes y arañazos.

Este tipo de tratamiento, que minimiza el rayado de las lentes, tiene una especial importancia, en tanto en cuanto las rayaduras roban la capacidad de transmitir luz de la lente. Esta cualidad es tan importante que el ejército de EEUU ha tratado de cuantificarla y requiere que la óptica cumpla o supere una prueba de abrasión. Como ejemplo y para darnos una idea de la robustez de las lentes de este fabricante, señalaremos que el recubrimiento de Leupold soporta el requisito de 500 roces de lana de acero sin rayar y cumple con el estándar militar de una lente dura y resistente.

Lógicamente sus lentes llevan otros tipos de tratamientos, para maximizar la transmisión de la luz, siendo el denominado Twilight Max Light Management System uno de los más importantes, que optimiza la luz disponible en todo el espectro visible, garantizando la imagen más brillante posible, incluso cuando la luz es pobre. También elimina el resplandor degradante de la imagen y maximiza el contraste y la resolución, para revelar detalles con poca luz.

Como vemos por su rango de aumentos, 1,25-4x20 mm se trata de unos de los visores denominados Low Power Variable Optic (LOVP). Este tipo de ópticas son empleadas mayoritariamente para la corta distancia, aunque en su rango máximo de aumentos proporcionan porcentualmente una significativa capacidad de abate hasta los 400 m. Teniendo en cuenta las habituales distancias de tiro en las modalidades de caza de nuestro país, esto le otorga una buena versatilidad. Aunque, este visor estará destinado en la mayoría de los casos a su uso en batidas y monterías.

Esta baja magnificación permite un muy amplio campo de visión (FOV) a 100 m, 24,75 m – 1.25x / 9,81 – 4x. Una característica especialmente valiosa, por la oportunidad que nos da de localizar otras presas próximas o si utilizamos el visor para localizar presas en recechos a no muy larga distancia. Por otra parte, tiene un muy generoso «eyebox», es rápido y fácil encontrar una posición de la cabeza con respecto al ocular, que permita ver la imagen completa que transmite el visor. Complementariamente el alivio ocular es también muy amplio, 106-95 mm dependiendo del número de aumentos.

Retícula Pig Plex, con punto rojo de ocho niveles de intensidad

Es un diseño específico para caza del jabalí, algo que se reconoce rápidamente si nos atenemos a su nombre, «Pig Plex» («pig» es cerdo en inglés). El diseño de círculo / punto interno, ayuda especialmente en la adquisición rápida de objetivos y proporciona un buen punto de orientación para acertar a un jabalí a la carrera. Pero es que además, esta retícula puede iluminarse con un punto rojo central, una característica propia de todas la retículas VX-R, tal y como hemos comentado anteriormente.


Diseño de retícula denominado Pig Plex

La ventaja de este modelo es que, de forma natural, la vista tiende a encontrar el punto iluminado. Teniendo en cuenta que el visor mayoritariamente se utilizará en lances por debajo de los 75 m, esto nos permitirá realizar disparos rápidos e intuitivos.

El punto rojo admite ocho niveles de intensidad, regulables desde un pulsador lateral. Esta graduación es suficiente para tener una iluminación acorde con las condiciones ambientales sin que llegue a interferir, es decir, podemos tener una iluminación tenue en condiciones de penumbra o elevada para condiciones de luz ambiental intensa. Para tener una referencia del nivel de intensidad seleccionado dicho punto parpadea durante un momento. Además, no hay problemas de consumo excesivo gracias al sistemas MST ™ (Motion Sensor Technology), que desactiva la iluminación después de cinco minutos de inactividad.

Repasando el manual de la óptica, veremos que además esta retícula es de tipo balístico, BAS (Ballistic Aiming System), lo que hace que podamos utilizar este visor para mayores distancias, típicas de otros lances, como pueden ser los que se dan en los recechos. En la documentación encontraremos varias tablas que agrupan diferentes calibres, con su traslación de caída a la retícula. Si nuestro calibre, no estuviese incluido se nos indica un procedimiento estándar, para poder hacer uso de la misma.

El BAS ofrece un buen compromiso de compensación de la caída del proyectil para los rangos de 300 — 500 yardas. Lógicamente no todos los cartuchos a igualdad de calibre y peso de punta son iguales, por lo que los puntos de impacto no son perfectos, pero están dentro de unos pocos centímetros, arriba o abajo, respecto de donde deberían estar. Pensemos que la zona de muerte de muchas presas de caza mayor, es lo suficiente mente amplia para que esto no represente un gran problema.


Fotos de la retícula en diferentes entornos

Visor libre de paralelaje y torretas ergonómicas

No es este un visor en el que vayamos a hacer un uso intensivo de las torretas salvo durante el proceso de configuración y ajuste. Fundamentalmente porque por se trata de una retícula balística, sobre la cual se descargan las correcciones. Como es una óptica destinada a la caza, estas están cubiertas por tapas roscadas. Una vez destapadas, observaremos dos ruletas que tienen un buen tacto y cuya graduación es ¼ de MOAs, o lo que es lo mismo, cada clic supone una corrección de 7 mm a 100 m. Observamos como detalle en su ergonomía ese contorno dentado que ayuda en su manipulación.


Detalle de las torretas graduadas en 1/4 de MOA

Otros controles

Al ser un visor libre de paralaje, no existe una ruleta para regulación del mismo. Los dos únicos controles adicionales existentes, son la ruleta de corrección ocular de dioptrías y el anillo de magnificación. En ambos casos la dureza de los mismos es la adecuada, aunque para un visor de estas características, el experto recomienda una maneta que permita un cambio rápido de aumentos. Este anillo está preparado para aceptar una del propio fabricante, aunque lógicamente también se puede recurrir al mercado de accesorios de terceros.


Detalle del anillo de magnificación

Resumen

Se trata de un visor específicamente desarrollado para la caza del jabalí, que sin renunciar a otro tipo de piezas, tiene un muy buen encaje en nuestras batidas y monterías. El rango de magnificación y el punto rojo asociado a la retícula, es lo suficientemente amplio como para cubrir tanto los disparos a corta distancia, como para los que se puedan dar en el caso de puestos más alejados. Además, su retícula balística nos permite recechar con solvencia y facilidad hasta los 400 m.

Más información: Borchers