Reportajes

Zeiss Field Shooting 2016: Realizando imposibles

Test extremo del Zeiss V8 y Sauer S404 en Dinamarca

El Zeiss Field Shooting tuvo sus comienzos allá por el 2012, pero se ha convertido ya en uno de los eventos más reconocidos de la industria óptica y armera deportiva, consolidándose como el test más exigente y fiable que se hace con los productos puestos a prueba en estos días.

CdC

08/07/2016

11.676 lecturas

Star Star Star Star Star (0)

«El Skyttecenter tiene un total de 35 canchas de tiro diferentes que simulan una amplia variedad de situaciones reales de caza»

«En esta quinta edición tuvimos la suerte de contar con un equipo de lujo formado por un visor Zeiss Victory V8 1,8-14x50, con torreta ASV LR, y un rifle Sauer S404 Synchro XT en calibre .308 W.»

«Sólo con apoyar la cara en la culata y extender el brazo, sentíamos cómo el rifle se adaptaba a nosotros»

«En definitiva, este fin de semana fue una increíble experiencia personal»

Un hermoso y espectacular campo de tiro, el Skyttecenter de Ulfborg, situado al noroeste de Dinamarca, es el privilegiado lugar en donde se someten a duras pruebas las últimas innovaciones del mercado, que como viene siendo costumbre aporta Zeiss, la casa alemana de óptica y organizadora del evento, y en la que también participó como colaborador Sauer, quien puso a disposición sus magníficas armas.

El Skyttecenter tiene un total de 35 canchas de tiro diferentes que simulan una amplia variedad de situaciones reales de caza, y en el que tras dos días de exigentes exámenes, en un ambiente único, se realiza la que es sin duda la prueba definitiva para los tiradores participantes, un elenco de periodistas especializados del viejo continente, pero sobre todo para el equipo empleado.

Desde las más básicas y sencillas dianas a 50 metros, hasta la dificilísima cancha de 600 metros con objetivos móviles, se va pasando por las distintas estaciones de tiro, dentro de las cuales hay diferentes posiciones de disparo y blancos. Disparar de pie a un botellín de agua a 150 metros, a la silueta de un corzo desde una torreta a 230 metros, a un zorro a pulso a 70 metros, dianas de jabalíes en carrera a 60 m., o tumbado a rebecos a 540 m., son sólo algunas de las pruebas que completamos con éxito durante este fin de semana.

En esta quinta edición tuvimos la suerte de contar con un equipo de lujo formado por un visor Zeiss Victory V8 1,8-14x50, con torreta ASV LR, y un rifle Sauer S404 Synchro XT en calibre .308 W., que sería nuestro compañero de batalla para estos dos intensos días. Pero también pudimos testar otras gamas de producto de ambas casas, como los distintos visores Zeiss Conquest y Zeiss Terra, o el novedoso S100 junto a los ya reconocidos S101 y S303, con los que tuvimos que superar algunas de los retos impuestos por el staff del encuentro.

Como resultado del evento, la interacción perfecta entre óptica y rifle, que fue la conclusión final alcanzada entre los 20 representantes de diversos países europeos que participamos en el Zeiss Field Shooting, así como el magnífico funcionamiento de las torretas ASV LR , la nitidez y polivalencia del visor, y la suavidad y precisión del S404.

Y es que las pruebas estaban muy orientadas a satisfacer las inquietudes que cualquier cazador o experto en armas puede tener, respecto al funcionamiento correcto de un equipo de caza como el usado en Ulfborg. Así, era habitual en las estaciones de tiro presentarnos distintos objetivos, con el fin de ir corrigiendo la torreta desde los 70 metros, hasta los 600 m., demostrando la capacidad de corrección precisa de los Zeiss V8. Gracias a sus tubos de 36 mm., algo que en vez de ser un problema, es una virtud y un acierto de la casa alemana, se pueden hacer correcciones desde la misma posición hasta más de 800 metros, con un cartucho preciso, pero para nada veloz o tenso como es el caso del .308 Win. Si hablamos de los calibres mágnum, los rangos de disparos se elevan por encima del kilómetro. Un descomunal alcance para un cartucho de caza.

La corrección de paralaje, el enfoque, o la progresiva subida de 8x aumentos que aportan estos visores, mostraron su capacidad para tirar a diminutas dianas a 50 metros, o hacer blancos a 540 y 600 metros. ¡Fantástico!

En cuanto al rifle, poco hay que añadir, pues por todos es conocida la versatilidad y calidad del arma Premium de Sauer. Cada uno de los participantes pudo en primer lugar adaptar el arma a sus costumbres y hábitos de tiro, gracias a la sencilla y fácil modularidad que ofrece. Con la Sauer SUM (llave integrada en el puntal) pudimos regular las presiones de gatillo, posición del disparador o altura de la carrillera de la culata thumbhole del modelo Synchro XT, y hasta hubo quien pudo cambiar la longitud de la culata incorporando una cantonera adicional. Todo ellos con unas simples vueltas de llave.

El resto ya fue sencillo. Sólo con apoyar la cara en la culata y extender el brazo, sentíamos como el rifle se adaptaba a nosotros, aportando una postura cómoda y estable, que en definitiva es la esencia para hacer disparos precisos y certeros como los logrados.

Una a una fuimos superando las pruebas y obteniendo además unas excelentes puntuaciones, lo que nos hizo a nuestro compañero de prensa Michel Coya y a un servidor, superar cómodamente al equipo rival, formado por un tándem de periodistas italianos.

Novedades

Dentro de las actividades programadas durante este fin de semana, y enmarcado en una de las pruebas, pudimos conocer las novedades de las dos importantes casas alemanas presentes en Dinamarca, Zeiss y Sauer.

En el terreno de la óptica, y de la mano de Johannes Fürst, Director de Marketing de la sección de caza de Zeiss, descubrimos en primicia el nuevo telescopio Conquest Gavia, que viene para cubrir un importante nicho de mercado y que quedará por debajo de la gama actual del Diascope. Este telescopio terrestre, con una excelente calidad óptica y definición, está orientado tanto para los amantes de la naturaleza como para los cazadores más técnicos. Por el momento se fabricará sólo en modelo acodado 20-60x 85 mm., y que contará con varios gadgets que simplificarán su uso tanto en caza como en fotografía.

Para profundizar en el terreno de las armas, tomó la palabra Sebastian Woestmeyer, Director de Marketing de Sauer, que empezó hablando sobre la novedad más reciente, el S100, un arma sencilla, precisa y fiable que pasa a ser la puerta de entrada al mundo Sauer. Tras este llegó el turno del espectacular diseño de S404 XTC de carbono, un arma pensada para los cazadores más técnicos y exigentes y que tiene un peso de sólo 2,7 kg., en su versión estándar. Sus culatas de carbono espacial, resistentes y duraderas, y un cañón acanalado, hacen de este rifle el ideal para las cacerías de montaña o para aquellas largas y duras jornadas en general. Sebastian aprovechó para mostrar un complemento sublime para toda la gama de los S404, como es un nuevo bípode de carbono. Dicho bípode tiene una cabeza móvil que permite adaptar de una forma cómoda y precisa el arma para encontrar la mejor posición de disparo, pudiendo hacer correcciones sin necesidad de cambiar de postura. ¡Otro acierto más de Sauer!

Con estas dos novedosas armas, el S100 y el S404 XTC tuvimos que superar alguna de las pruebas propuestas, como derribar pelotas de golf a 100 m., o acertar sobre pequeños melones de la variedad Galia a 200 m., algo que hicimos con relativa facilidad incluso con el pequeño y más joven de la familia, el S100, al que le habían montado visor un Zeiss Terra 4-12x50. Un conjunto económico pero efectivo.

En definitiva, este fin de semana fue una increíble experiencia personal, en las que además de compartir unos días con colegas de toda Europa, contrastamos la calidad de los equipos testados.

En esto precisamente tenemos que poner gran énfasis, pues hemos de recordar el hecho de que armas y óptica utilizadas en estas exigentes pruebas eran "productos estándar", destinados para la caza y no para tiro de largo alcance; resaltado aún más sobresalientemente el rendimiento que son capaces de aportar para un cazador convencional.

Para finalizar queremos dar la enhorabuena tanto a Zeiss como a Sauer por la perfecta organización del evento, así como por los conjuntos prestados para la culminación exitosa de estas difíciles pero divertidas pruebas de tiro en un marco incomparable.