Revista de Prensa

Pontevedra

Los cazadores de la zona abatieron más de un millar de jabalíes

La Consellería de Medio Ambiente cifra en 1.008 el número de jabalíes abatidos durante la última temporada de caza cerrada, que corresponde a la del 2020-21. Un número importante de animales capturados pese a que la temporada estuvo muy condicionada por la pandemia que provocó algunos parones en la actividad cinegética.

18/01/2022 | La Voz de Galicia | ROCÍO RAMOS

Los cazadores de la zona abatieron más de un millar de jabalíes Si la cifra de animales es elevada también lo es el número de batidas que pese a los condicionantes del estado de alarma ascendieron a 595 en la zona, según los datos recogidos por la Xunta.

A mediados del mes de mayo del pasado año, los sembrados de maíz registraban los primeros daños provocados por estos animales en la zona. Eso hacía que las sociedades de caza empezasen a dar los primeros pasos de cara a reactivar las batidas.

Entre los primeros en sufrir daños en los cultivos de forma importante fueron los agricultores y ganaderos de algunas zonas de Silleda. Afectaban ya a zonas de Pazos, Abades, Santiso de Manduas, Piñeiro, Lamelo y Cervaña, entre otras.

Los vecinos afectados trasladaron en ese momento sus quejas a la Sociedade de Caza de Silleda y desde esta su presidente, Daniel Souto, solicitaba aMedio Ambiente la posibilidad de llevar a cabo batidas ya los días 15, 22 y 29 de ese mismo mes.

En estas fechas los responsables de los tecores de otras zonas, como era el caso del de Lalín, se hacían eco también de los estragos que empezaba a realizar el jabalí.

El tecor de Lalín, igual que otros de la zona, se encontraba aún en parón biológico, un período que en su caso se extendía durante los meses de mayo y junio.

Y aunque en ese período normalmente no se conceden batidas con muerte, los cazadores demandaban ya la posibilidad de realizar actuaciones de control como podía ser la suelta de perros de rastro, intentando de esta forma que los jabalíes cambiasen de ubicación, junto con otras opciones como la suelta de perros que perseguía conseguir la dispersión de los jabalíes.

Ya ese mes de mayo, la Consellería de Medio Ambiente acabaría por autorizar las batidas en Silleda al amparo del aumento de las incursiones de estos animales y el creciente número de daños. Aumentaron ya también, a medida que avanzaban las semanas, los daños y las actuaciones. En Lalín se llevaron ya desde ese momento medidas con perros atrillados primero y con la suelta de perros después.

La Sociedade de Caza de Rodeiro se sumaría también a la petición e inició batidas ya a finales de ese mes. Los daños se fueron extendiendo por la zona y abarcando ya sembrados de maíz y patata.

Al inicio de la nueva temporada de caza, el pasado mes de octubre, los cazadores seguían observando una sobrepoblación de jabalíes pero ya en menor medida. La caza de jabalí se extiende hasta el 27 de febrero de este año y se ha convertido en los últimos años en un atractivo para algunos nuevos cazadores que se decantan por esta modalidad.

Medio Ambiente recibió 207 avisos por daños en los concellos
El año pasado, durante el período en el que ganaderos y agricultores pueden optar a las ayudas de la Xunta por daños ocasionados por el jabalí, la Consellería de Medio Ambiente contabilizó un total de 207 avisos recibidos en la zona. El período abarca desde el 1 de octubre de cada año hasta el 30 de septiembre del año siguiente. Los municipios con mayor número de daños denunciados fueron los de A Estrada y Lalín, que son también los dos concellos de la zona con una mayor extensión y una mayor base territorial. Fueron 51 en A Estrada y 48 en Lalín.

En orden de número de avisos, el tercero de la lista es el Concello de Silleda con un total de 41 avisos por daños. Le sigue Cerdedo-Cotobade con 23 y en Rodeiro, que cuenta con una gran actividad ganadera y, por tanto, de cultivo de forraje, se contabilizaron 22. En el resto de los municipios de la zona, la cantidad de avisos fue mucho menor. En Forcarei fueron 8, en Agolada Medio Ambiente cifra en 3 los recibidos. Fueron otros 3 en Dozón y 4 en Vila de Cruces.

En este último municipio, los jabalíes echaron por tierra la celebración de un concurso hípico. El certamen iba a celebrarse en el campo de fútbol de Piloño pero la entrada de jabalíes al campo, impidió que se llevara a cabo al no poderse garantizar la seguridad de los jinetes.

«Vaise controlando a población de xabarín e baixaron moito os animais abatidos»
El presidente de la Sociedade de Caza de Lalín, José Manuel Montoto, señala que durante la temporada de caza 2020-21 fue cuando se registró una mayor población de jabalíes, que ahora se va controlando. Prueba de ello es el descenso en el número de animales abatidos. A 9 de enero, en la temporada 2019-2020 se llevaban abatidos en el tecor lalinense un total de 210 animales. En la temporada siguiente, en plena pandemia, a esa fecha iban ya 252 capturados y este año llevan 180, un número muy inferior. La media de jabalíes muertos por batida es también muy inferior y pasó «dunha media de 10-11 ou incluso 12 na tempada pasada aos 8-9 de media nesta». La temporada ya está muy avanzada y acaba el último fin de semana de febrero.

« Ver más noticias