Revista de Prensa

Castilla y León

La caza menor levanta el vuelo

La temporada de caza menor levanta el próximo domingo el telón a tres meses de actividad para los varios miles de cazadores leoneses. Y lo hace con perspectivas en clave positiva aunque mirando de reojo a la situación sanitaria creada por el covid con el fin de que esta pandemia no influya, como sí hizo en los meses de primavera, en el libro de ruta de una campaña que vuelve a tener al conejo, liebre y perdiz como grandes protagonistas.

23/10/2020 | Diario de León | MIGUEL ÁNGEL TRANCA

La caza menor levanta el vuelo Tras el buen sabor de boca que dejaba semanas atrás la media veda con resultados satisfactorios para los aficionados, ahora llega la temporada de caza menor que coincide en alguna de sus fechas con la de jabalí y que sin duda alguna servirá para que desde el primer día puedan verse por los campos leoneses a multitud de cazadores. Eso sí, para los primeros días se espera un número menor que irá aumentando conforme transcurran las jornadas.

Entre los condicionantes que marcarán esta actividad la climatología jugará un papel importante aunque se espera que esta no sea diferente a la de los últimos años y con ello las condiciones en líneas generales no deben ser un condicionante adverso.

Sin duda alguna en el caso del conejo, la elevada población representa un escenario en clave favorable para los aficionados aunque también hay que precisar que si ese número es elevado no lo es tanto el carácter homogéneo en cuanto a su presencia a lo largo y ancho de la geografía provincial. Ya se pudo comprobar en la media veda que las perspectivas de los últimos ejercicios se han ido cumpliendo y que el notable número de ejemplares convierte a estas piezas en una de las preferidas en las diferentes jornadas de caza que se desarrollarán hasta el 24 de enero de 2021 cuando la caza menor baje el telón a otro ejercicio.

Lo mismo ocurre con la liebre aunque en este caso hay que precisar también que en cierta medida su número es menos elevado que el del conejo. Y ahí está otro condicionante aunque no para impedir que a lo largo de la temporada de caza menor se puedan dar jornadas en positivo. Eso sí, hay que tener en cuenta que también poder cobrarse alguna podría resultar algo más complicado y de mayor exigencia, dependiendo claro está de las zonas a las que se acuda para cazar.

La perdiz es otra de las estrellas. Y también con perspectivas positivas dado que e lo largo de las últimas semanas se han podido ver bandos con un más que aceptable número de integrantes.

Eso sí, una cosa es la teoría y otra la práctica aunque en caso se espera que las dos se den las manos a lo largo y ancho de los tres meses de desarrollo de la caza menor.

Las previsiones, no obstante, apuntan a un desarrollo similar al de pasados ejercicios e incluso mejorándolos sin no aparecen condicionantes externos que puedan afectar al normal desarrollo en la provincia leonesa.

Respecto a la temporada de jabalí, desde su inicio el pasado 27 de septiembre la situación transcurre con normalidad y con un bagaje bastante favorable. La climatología está ayudando bastante y también en elevado número de ejemplares que existen en la provincia leonesa.

Salvo excepciones se puede decir que en las casi cuatro semanas de trayecto los números son más que aceptables. Y eso que todavía se espera que el panorama mejore a lo largo de las próximas semanas mejore.

Y que también en el apartado de la caza menor discurra por buenos escenarios. A partir del domingo 25 de octubre empezará a comprobarse y durante tres meses de actividad.

« Ver más noticias