Revista de Prensa

Acueducto2

Opinión

Media veda: lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible

Hacía ya tiempo que no pisaba El Coto. Como bien sabe usted, amigo lector, al campo se sale con afición y ganas. Los antiguos (cazadores de los 40, 50 y 60) decían que al campo había que salir con mala hostia y hambre. Que la conjunción de ambas te hacían cazador fino.

19/09/2018 | Acueducto2 | J. García Herrero

Media veda: lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible No me quiero ir por las ramas. Como decía, en lo últimos meses no me sentía ni con ganas ni con fuerzas para aparecer por mi coto. Tras este silencio y retiro espiritual, vuelvo a calzarme las botas. Y es que la media veda tiene mucho contar.

Tras una primavera lluviosa que siguió a un inverno de nieve, todo hacía esperar una gran media veda de codornices. Y eso que nuestra Junta (la Santa Junta de Castilla Y León) dejó abatir, además de las africanas, tórtolas, torcaces y bravas, todas estas de la familia de las palomas. Pues bien, sea abrió la pequeña el 15 de agosto y ¡¡¡Oh, Sorpresa!!!: no había codornices.

Pero ni en mi coto (físico y real) ni en ninguno. El cazador que más ha abatido y que yo sepa en mi entorno han sido 3 codornices el primer día. Pero no vaya usted a creer que tres codornices plenas y maduras… que va… tres tristes pollancos culones. Al último, antes de la ejecución le vendaron los ojos y le ofrecieron un cigarrillo. No le digo a usted más la emoción que tuvo su caza.

Y a partir del 25 de agosto, llego el turno de las palomas. Tórtolas, ninguna. No hay. Y según vamos, ni las habrá. Torcaces si. Las que quiera. Anidan hasta en los jardines de correos en el centro de la ciudad así que en el campo, las que quiera. Ahora, de eso que oyen y soportan media docena de tiros, saben lo que hay y no se arriman ni a comulgar.

Y las bravas…pues que quiera a usted que le cuente…con tal de no pelarlas, tienen bula y salvoconducto por mi parte. No son mis enemigas por pura pereza. Y por la facilidad que tienen para morirse. Si pillas bien el bando, a la distancia justa, con la munición adecuada y con mala hostia, de dos o tres tiros puedes tirar al suelo entre 15 y 20. El problema es donde colocas las finadas cuando llegas a casa. Mejor que vivan y el milano tenga una oportunidad de comer caliente.

Resumiendo, malísima media veda en lo general. Pero el drama es que no se puede echar la culpa al empedrado. Llovió, nevó, se cosechó tarde, se empaquetó más tarde….y codornices no hubo.

La media veda es un anacronismo insostenible. No sabemos cuanto tardará la Junta (La Santa Junta) en darse cuenta. Al sur del Duero hace muchos años (lustros) que no hay entrada de codornices.

Supongo que le tendrá que pasar como con el lobo, que un juez, ante una denuncia ecologista, le diga que en qué datos biológicos se basa la administración para autorizar días, cupos y zonas. Y ese día alguno se quedará mirando al infinito mientras le cae un hilillo de baba por la comisura.

« Ver más noticias