Entrevistas del Club

Alonso Álvarez de Toledo. Marqués de Valdueza

«Hay un nuevo perro de raza: el Valdueza»

Alonso Álvarez de Toledo y Urquijo, marqués de Valdueza, es una de las figuras más relevantes de la caza en España. En esta entrevista nos cuenta cómo y por qué los perros de la rehala Valdueza han obtenido el reconocimiento como raza.

Cesáreo Martín

Star Star Star Star Star (2)


El autor de la entrevista, Cesáreo Martín, junto al Marqués de Valdueza.

—Alonso Álvarez de Toledo y Cabeza de Vaca fue el impulsor, por el año 1942, de la rehala Valdueza. ¿Con cuántos perros empezasteis a montear y de qué razas?

—Fue mi padre el que comenzó con la rehala. Se empezó aproximadamente con 25 perros. Esta se componía de ejemplares con diferentes tipos de perro, con el fin de adaptarnos a las diferentes necesidades que requería la montería, ya que no existía un tipo definido y consolidado para afrontar las diferentes funciones.

—¿Cómo surge el denominado perro Valdueza?

—Como consecuencia de lo comentado en la pregunta anterior, y a instancias de mi padre, se genera la iniciativa de crear un único tipo de perro que aglutinase las características y desarrollase las funciones de las razas que tradicionalmente tomaban parte en las monterías.

En los comienzos, se integraron ejemplares de mastín ligero, abundantes en Extremadura, podencos y, posteriormente, grand griffón vendéen. Pero lo importante es resaltar que, de los ejemplares de las razas iniciadoras, estamos desde hace años bastante distantes, tal y como hemos demostrado:

Primero, a través de los estudios genéticos realizados por las diferentes Universidades, que demuestran la originalidad de nuestra raza y su diferenciación con las razas que hace decenas de años la iniciaron.

Segundo, porque la funcionalidad de nuestra raza es la suma de las que sólo tienen individualmente sus ancestros

Tercero y la más evidente a simple vista, la componen las características morfológicas que la diferencian de las anteriores. Es muy sencillo ver cómo las cabezas de nuestra raza en nada se parecen a Mastines o Podencos, al igual que la estructura de sus cuerpos y muchos detalles más y, prueba de ello, son los estudios genéticos aportados tanto al Ministerio de Agricultura como a la Real Sociedad Canina para su aprobación como raza.


El perro Valdueza, también presente en las exposiciones caninas de belleza.

—¿Periquillo también participó en la pureza de la raza?

—Naturalmente que Periquillo fue una parte importante, en cuanto a la información se refiere, para la evaluación y mejora de la rehala Valdueza, si bien las decisiones sobre el tipo y los objetivos para conseguir una raza pura siempre fueron decisión nuestra, primero de mi padre y luego mía.

No cabe la menor duda que Periquillo, y hoy Santiago, son los que están a diario con la rehala y nos trasladan el comportamiento y funcionalidad de los ejemplares en el monte, pero las decisiones sobre hacia dónde debe ir la raza y, en su día, la aportación de ejemplares como fue la del griffón vendeano, se debe siempre a decisiones de mi padre o mías. A partir de ahora esta función se verá complementada por los criterios del club de la raza, así como las pruebas de selección.

—¿Por qué perros de pelo largo, color blanco o con manchas muy ligeras color café con leche, grandes cazadores?

—Bueno, debemos diferenciar por un lado características y por otro, funcionalidad. Las dos cosas pretenden un fin común, pero son diferentes. Por un lado, alguna de las características que me pregunta:

-Color blanco para su mejor diferenciación dentro del monte.

-Manchas café claro, para mejorar la pigmentación y alejar el albinismo.

-Pelo largo para proteger la piel del monte.

Y hay otras muchas, como la importancia de la fórmula dentaria, con sus 42 piezas bien desarrolladas. O la importancia de la correcta dimensión e inclinación del húmero, para que el ejemplar pueda desplazarse con menos desgaste durante la larga jornada de caza.

En cuanto a las actitudes, se seleccionan a través de la funcionalidad, como ser buenos cazadores o ejemplares idóneos para la convivencia, tanto entre ellos como con las personas.

Al final, unas adecuadas características morfológicas unidas a unas actitudes determinadas hacen posible el perro que hemos estando buscando durante todos estos años. Ahora, ya consolidado, nos queda mantenerlo y mejorarlo.


Exelente ejemplar de Valdueza.

—Desde al año 2014, habéis tratado de introducir vuestros perros como Grupo Étnico de la RSCE.

—En el año 2014, la RSCE incluyó nuestra raza como Grupo Étnico. Ya con anterioridad, esta Sociedad nombró a dos de sus jueces, que además son reconocidos internacionalmente como criadores de otras razas, para que colaborasen con nosotros en los trabajos necesarios para la homologación y reconocimiento de la nueva raza. A esta tarea se sumó posteriormente un doctor veterinario de Feagas. Quiero resaltar la dura y larga labor de estas personas, que nos han ayudado a la elaboración del estándar y a mejorar detalles en la cría y la selección en esta última etapa del reconocimiento como raza.

—¿En qué año o momento te consideras responsable de la rehala?

—A partir de más o menos 1978.

—Supongo que estarás contento. Los perros Valdueza han sido reconocidos por todos los monteros como extraordinarios en morfología canina y monteando. Como ha sido el largo proceso para conseguir el reconocimiento de la raza.

—Sí, creo que hay motivos para estar contento. No sólo porque se trata de un reto personal y un compromiso que adquirí con mi padre. Han sido muchos años de trabajar en silencio, de estudiar las mejoras necesarias, el esfuerzo económico que conlleva todo proyecto ganadero y, estos últimos años, de poner en norma todos nuestros criterios sobre la raza para su homologación, tan sólo para este último período han sido necesarios siete años.

—¿Qué supone para la dinastía Valdueza este reconocimiento canino?

—El trabajo de muchos años y con mucha ilusión por conseguirlo. Como hecho curioso, se trata de la primera raza española, y una de las pocas del mundo, en la que su nomenclatura es coincidente con la de su criador, y esto no deja de ser otro motivo de reconocimiento y orgullo.

—¿Os veréis obligados a llevar a vuestros perros a las exposiciones que la RSCE celebra cada año?

—Según mi criterio, la RSCE no obliga a nadie a acudir a sus exposiciones, en las que la participación es voluntaria.

Si bien, la Asociación del Perro Valdueza, nuestro Club, está afiliado a la RSCE con el fin de aprovechar sus medios, estructura organizativa y deportiva para el desarrollo de nuestra raza, la llevanza de nuestro libro de orígenes a través del LOE (Libro de Orígenes Español), y la organización de sesiones de confirmación, concursos y exposiciones del campeonato de España.

Como ya he comentado anteriormente, al día de hoy es muy satisfactoria nuestra relación con la RSCE y sus representantes.

—¿Os vais a dedicar a la cría o seguiréis usando al perro en la rehala como siempre?

—¿Por qué vamos a cambiar después de tantos años de pasarlo tan bien tal y como lo venimos haciendo? No veo motivo para ello.

 

Alonso Álvarez de Toledo, marqués de Valdueza. Muchas gracias por esta entrevista concedida a Club de Caza.

Suerte, maestro.