Entrevistas del Club

Víctor Villalobos. Responsable Regional de Andalucía FTSP-USO de los Guardas Rurales

«Los Guardas Rurales velamos por los intereses de ganaderos, cazadores y agricultores»

Víctor es Guarda Rural con las especialidades de Caza y Guarda Pesca Marítimo, lleva aproximadamente diez años trabajando en Cotos de Caza de la Provincia de Málaga y es uno de los propulsores de una amplia plataforma de reivindicaciones del sector de la Seguridad Privada. Cuentan con más de 500 000 habilitados entre Guardas Rurales (Caza y Pesca), Vigilantes de Seguridad, Escoltas, Detectives, Directores de Seguridad… para reconocer e incluir el reconocimiento constitucional de la existencia de los Guardas Rurales, el derecho al desarrollo social, económico y cultural, además de paliar el problema del intrusismo laboral en nuestro país al sector, concretamente a la figura del Guarda Rural….

Star Star Star Star Star (3)

—¿En qué piensas que podrían mejorar las administraciones públicas a la figura del Guarda Rural?

—Desde hace años estamos luchando y pidiéndoles a las administraciones públicas, concretamente a las concejalías de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de todas las comunidades autónomas españolas, por ser ellos los que tienen las competencias exclusivas en materia Medioambiental, que sean conscientes y consecuentes con las reivindicaciones de un gremio que agoniza, que necesita el apoyo de las administraciones públicas para reforzar y paliar muchas problemáticas. Tienen con nosotros, los Guardas Rurales, un compromiso para permitir lastrar el intrusismo laboral, la precariedad laboral y darnos amparo jurídico ante las agresiones.

Somos más de 400 000 habilitaciones de Seguridad Privada en España y unos 15 000 Guardas Rurales (Caza/Pesca).

Esta petición viene respaldada y consensuada por todos los sindicatos, asociaciones, grupos políticos, Federación Nacional de Caza, Guardia Civil…

Todos son conscientes que somos, los Guardas Rurales, una pieza fundamental para el medio ambiente y la protección rural, que deben de tener en cuenta y darle solidez jurídica y reforzar sus funciones.

Comunidades autónomas como Valencia o Navarra son pioneros en esto, por eso pedimos como mínimo la equiparación a estas.

El Guarda Rural está desde hace 170 años vinculado a la protección del medio rural en toda su amplitud, es decir la protección y disuasión ante robos, actos vandálicos, furtivismo, construcciones ilegales, riegos y gestión del agua, incendios forestales, gestión cinegética sostenible, etc.

Si las administraciones públicas diesen más publicidad y ayudas económicas, como ya hacen algunas comunidades autónomas españolas, se fomentaría en todo el territorio nacional su valía y se haría imprescindible, ya que es el motor para incentivar a empresarios, ganaderos, agricultores, apicultores…

—¿Qué problemas afectan al gremio de los Guardas Rurales?

—El problema que más nos preocupa es el intrusismo laboral, en muchas ocasiones debido al desconocimiento de administraciones públicas y evidentemente de los ciudadanos, aunque paradójicamente llevamos 170 años ejerciendo la profesión y parece que estamos progresando en dignificar la figura, todavía tenemos serios problemas, por que la actitud de obviedad de comunidades autónomas como Andalucía o Extremadura en crear figuras paralelas sin formación, sin exigirle requisitos básicos como antecedentes penales o formación básica… hacen y llevan a lastrar la profesión llevando a la precariedad laboral e intrusismo, ya que estás figuras no disponen de base salarial, convenios colectivos o en muchos casos ejercen fuera de sus funciones que son exclusivas para los Guardas Rurales, que según la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada:

Artículo 12. Competencias de la Administración General del Estado.

c) La habilitación e inhabilitación del personal de seguridad privada, y la determinación del armamento, documentación, uniformidad, distintivos y medios de defensa de dicho personal, así como la acreditación, en todo caso, de los ingenieros y técnicos de las empresas de seguridad y de los operadores de seguridad.

Artículo 26. Profesiones de seguridad privada.

1. Únicamente puede ejercer funciones de seguridad privada el personal de seguridad privada, que estará integrado por los vigilantes de seguridad y su especialidad de vigilantes de explosivos, los escoltas privados, los guardas rurales y sus especialidades de guardas de caza y guardapescas marítimos, los jefes de seguridad, los directores de seguridad y los detectives privados.

Artículo 34. Guardas rurales y sus especialidades.

1. Los guardas rurales ejercerán funciones de vigilancia y protección de personas y bienes en fincas rústicas, así como en las instalaciones agrícolas, industriales o comerciales que se encuentren en ellas.

Se atendrán al régimen general establecido para los vigilantes de seguridad, con la especificidad de que no podrán desempeñar las funciones contempladas en el artículo 32.1.e).

2. A los guardas de caza corresponde desempeñar las funciones previstas en el apartado anterior para los guardas rurales y, además, las de vigilancia y protección en las fincas de caza en cuanto a los distintos aspectos del régimen cinegético y espacios de pesca fluvial.

3. Corresponde a los guardapescas marítimos desempeñar las funciones previstas en el apartado 1 para los guardas rurales y, además, las de vigilancia y protección de los establecimientos de acuicultura y zonas marítimas con fines pesqueros.

4. Los guardas de caza y los guardapescas marítimos podrán proceder a la retirada u ocupación de las piezas cobradas y los medios de caza y pesca, incluidas armas, cuando aquéllos hubieran sido utilizados para cometer una infracción, procediendo a su entrega inmediata a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad competentes.

En este breve resumen es evidente y queda contundente quién tiene las competencias en materia de Seguridad Privada y Caza, aunque lo quieran llamar de otra manera y al final engañar y llevar a la precariedad laboral a todos, tanto a unos como a otros, ya que existen mucho desempleo o muchas habilitaciones.

—¿Por qué eligió la profesión de Guarda Rural?

—Soy Guarda Rural porque me encanta y me apasiona la naturaleza, desde corta edad siempre me gustó la caza, el senderismo y los deportes al aire libre…

El querer y proteger la naturaleza, unido a ser cazador, hace que me plantee ser Guarda Rural y a día de hoy tengo la suerte de serlo y, asombrosamente, aunque piensen lo contrario, a los cazadores nos gusta y defendemos más el medio ambiente y la fauna que cualquier otro colectivo. De hecho, la caza es uno de los motores económicos más eficientes e importantes para mantener el campo».

—¿Qué mejoras esenciales reclamáis en el sector?

—Reclamamos algo fundamental y pilar básico para nuestro trabajo, el carácter de agentes de la autoridad en el ejercicio de nuestro trabajo, es decir que estemos amparados bajo el marco legal de agravante como agente de la autoridad en caso de asesinatos, agresiones, amenazas o cualquier otro menoscabo a nuestra figura es también una disuasión para evitar ese tipo de situaciones.

Pedimos también la veracidad de palabra a la hora de interponer una denuncia en caso de delitos, poner en conocimiento de la autoridad competente un hecho o una omisión que él presume es contraria a la Ley, normalmente las denuncias que interponemos las hacemos con testigos, fotografías y pruebas y son validadas, pero queremos reforzar esos matices como ya otras comunidades autónomas hacen y otorgan a los Guardas Rurales, por ser garantes de la defensa del ciudadano y el medio ambiente…

Además, pedimos más involucración a Policía Nacional y Guardia Civil contra el intrusismo laboral y colaborar aún más en la coordinación con los Guardas Rurales a ellos y a otras entidades como Agentes de medio ambiente de las CCAA o a los cuerpos de emergencias, para evitar y reducir delitos medioambientales, que nos utilicen y cuenten con nuestros servicios como ya hacen en muchos ayuntamientos donde estamos contratados…

—¿Quieres agregar algo más?

—Sí claro, quiero expresar y transmitir, ya que me dais esta oportunidad, que nosotros, los Guardas Rurales, estamos para ayudar, y nuestra función es proteger personas y bienes en fincas rústicas, así como en las instalaciones agrícolas, industriales o comerciales que se encuentren en ellas, además de delitos medioambientales…

Somos amigos de ganaderos, cazadores, agricultores, pretendemos ser su mano derecha y sus ojos cuando ellos no están, para velar por sus intereses.