En Profundidad

¿Hay 33.000 perros que incumplen el decreto de identificación animal en Aragón?

Investigamos la verdad

Un artículo publicado en diarioveterinario.com y difundido por Heraldo de Aragón incide en los cazadores como los propietarios que incumplen, de manera mayoritaria, la normativa de identificación animal. Es decir, se acusa a los cazadores de Aragón de no vacunar a sus perros contra rabia o no informar cuando venden o mueren los perros de caza. Y se hace con unas cifras escandalosas.

CdC

15/06/2019

7419 lecturas

Star Star Star Star Star (8)

Hace días saltaba a los medios la noticia de que más de 33.000 perros de caza en Aragón incumplen el decreto de identificación animal, una cifra que aportaba el Colegio Oficial de Veterinarios de Zaragoza. Ante esto, debemos tener en cuenta que en 2018 había censados en Aragón 165.000 perros en total, de caza, compañía, trabajo… Lo exagerado de esta cifra nos ha llevado a investigar los datos y a dar con las claves que pueden desmentir lo que muchos ven como un ataque frontal contra la caza y contra el cazador aragonés.

El organismo señalaba a los cazadores como culpables y advertía de que una gran cantidad de animales no estaban actualizados registral y/o sanitariamente en Aragón, según los datos del Registro de Animales de Compañía de Aragón (RIACA).

«Es una práctica muy habitual en el sector de la caza despreocuparse cuando un animal es cedido o vendido a otro propietario, quedando el animal sin actualizar sus datos registrales en RIACA», alegaba el Colegio de Veterinarios en una nota de prensa.

A principios de año alrededor de 4.000 cazadores de la provincia de Zaragoza recibieron un SMS por parte del Registro de Identificación de animales de compañía de Aragón informándoles de la situación e instando a que cumpliesen con la normativa. Con posterioridad, el mismo Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad ha enviado decenas de miles de cartas en el mismo sentido, añade la nota de prensa.

La versión de la Federación

El presidente de la Federación Aragonesa de Caza, Fernando Tello del Hoyo, nos ha atendido para asegurarnos que se puso en contacto con la Dirección General de Alimentación y Fomento Agroalimentario, entidad que le aseguró que en los datos registrados en RIACA figuraban 15.000 perros sin vacunar, sin especificar que estos podrían ser de propietarios cazadores. Unas cifras muy diferentes a la aportada en los polémicos artículos.

Tras mandar un aviso, 5.000 animales fueron vacunados, restando 10.000 más. «La cifra de 33.000 perros son animales que ya han fallecido y que no han sido dados de baja. Además, esos datos se los comunican al Colegio de Veterinarios para la gestión cotidiana, lo que no autoriza a la entidad a utilizarlos para otros fines», explica Tello.

Hace una semana, la Federación publicó un artículo en el que recogió una queja compartida por un gran número de cazadores: creían que sus perros estaban vacunados durante tres años y, algunos profesionales, sin avisar previamente, los pincharon con la dosis que solo los protege durante un año. «Se quejó mucha gente», aclara Tello, apuntando que la disparatada cifra podría ser una posible reacción del Colegio de Veterinarios de Zaragoza.

En este artículo, publicado en el suplemento Caza en Aragón, de Heraldo, podemos leer lo siguiente: «… la Federación Aragonesa de Caza, como representante de uno de los mayores colectivos de propietarios de perros en Aragón; está siendo informada de forma habitual que algunos veterinarios en su mayoría relacionados con el colectivo de clínicas de mascotas de la provincia de Zaragoza, están administrando en exclusiva la vacunas con periodo de inmunidad anual; no dando opción al propietario de los canes a elegir administrar vacunas disponibles en el mercado que otorgan una inmunidad al animal de hasta 3 años».

Puedes leer el artículo completo en este enlace.

La versión del Colegio Oficial de Veterinarios de Zaragoza

Club de Caza ha hablado con el gerente del Colegio Oficial de Veterinarios de Zaragoza, Javier Yus, que ha explicado que «este es un tema más importante de lo que el ciudadano cree y hay que concienciar de estas obligaciones». Además, cuenta que la cifra de animales de caza que incumplen el decreto de identificación podría superar los 33.000. «Por convenio con la administración, somos los gestores de una base de datos e intentamos el cumplimiento de las obligaciones registrales», aclara Yus, que también recalca que el desconocimiento de la ley no exhibe de su cumplimiento.

«Cuando un animal muere o se da a otro propietario, tienen que informar», dice el gerente del centro. Para contabilizar los animales que están sin vacunar, explica que pusieron como fecha inicial marzo de 2016, para garantizar que avisaban a los dueños de animales que con certeza estaban sin vacunar desde hace más de tres años. «Más del 40% de animales censados con aptitud de caza no están actualizados y se entiende que pertenecen a cazadores.

Posiblemente muchos de esos animales están muertos, pero darlos de baja no tiene ningún coste y nos encontramos ante una dejadez total y absoluta», declara Javier Yus. Desde el Colegio, avisaron por SMS a todos los propietarios de Zaragoza que debían vacunar a sus perros, explican desde el Colegio. «Hemos conseguido que con respecto al año pasado aumenten en un 111% los animales con situación registral actualizada», aclara. «Hay un incumplimiento por parte del sector de la caza, la aptitud con la que se registra a un perro ante el veterinario es lo que garantiza que el animal sea de caza porque hay galgos, por ejemplo, que son de compañía», explica Yus, que admite que desde el Colegio entienden que, de la cifra de 33.000 perros sin vacunar, muchos estarán muertos, lo que implica que sus dueños no cumplan con la otra obligación que obliga a darlos de baja. «Estamos hablando de que el 40% de los propietarios de perros de caza han dejado de cumplir la normativa», asegura el gerente, que también declara que en el sector de la caza es «doble el incumplimiento que en el resto de los sectores y el registro es una herramienta de salud pública y de control de epidemias».

En Aragón hay 47.000 licencias de caza, según los datos del año 2018. Además, están censados 165.000 perros dedicados a la actividad cinegética. Sobre el aviso por SMS, el Colegio explica que no tiene que hacerlo por ley, que lo hacen tras pedir permiso a la administración, y que esta decidió trasladar la iniciativa desde Zaragoza y hasta toda la comunidad de Aragón.

Lo que dicen los veterinarios

Veterinarios de Aragón aclaran que no cuesta nada dar al animal de baja y que, para la incineración, cada ayuntamiento se encarga de hacerlo de manera gratuita, aunque el propietario del animal también puede decidir hacerlo de forma privada, y que ahí se habría que abonar una cantidad variable de dinero. Si el propietario acude con el animal al veterinario, este se da de baja automáticamente. En caso contrario, es necesario aportar la documentación necesaria que demuestre que el animal ha fallecido.

El propietario de una perra que llevaba 12 años muerta recibió el SMS alertando de la vacunación

Con respecto a este punto, hemos querido contrastar esta información con un cazador zaragozano que ha vivido esta situación en primera persona. Gracias a él, hemos tenido acceso a uno de esos 4.000 SMS que el artículo asegura que se han enviado a cazadores. El día 17 de enero, este cazador recibió un SMS con el siguiente texto:

«La vacuna de rabia de su perro XXXX ha caducado. En 30 días regularice su situación, acuda a su veterinario para vacunar o dar de baja, podría ser sancionado».

Este cazador acudió inmediatamente al veterinario para preguntar por este mensaje, puesto que tiene las vacunas de su perra al día, como nos ha demostrado enviándonos fotos de la cartilla de vacunación. Allí, le confirmaron esto, que su perra estaba al día, correctamente censada en el RIACA y con las vacunas puestas.

Fue entonces cuando le dijeron que podía corresponderse con la perra que tuvo que sacrificar con tan solo 5 meses de edad tras intentarlo todo y no poder salvarla de una enfermedad neuronal. Aquella perra tenía el mismo nombre, pero, tras tener que sacrificarla en el año 2007, se quedó en el veterinario para que tramitara la baja en el censo. Este cazador asegura que su veterinario se hizo cargo de todo, como así lo indica un díptico publicado por la Oficina Municipal de Protección Animal del Ayuntamiento de Zaragoza:

-¿Y CUANDO EL ANIMAL FALLECE? En caso de defunción, debemos comunicarlo a nuestro veterinario para que realice su baja en el censo.

¿Qué sucede aquí? Una sola llamada de teléfono e investigar un caso ha servido para demostrar que esos 33.000 perros de los que habla el Colegio Oficial de Veterinarios de Zaragoza representan un dato irreal. ¿Es casualidad? ¿O son decenas, cientos, tal vez miles los casos censados dentro del RIACA en esta situación? Lo hemos visto en este caso. Si esta perra lleva más de 12 años muerta, si la eutanasió un veterinario de reconocida trayectoria de Zaragoza y, aun así, ha pasado a engrosar esa escandalosa cifra…. Aquí hay algo que falla.

Todos debemos colaborar

Los registros censales de animales de compañía son una herramienta muy útil de información y control de datos que benefician a nuestros perros de caza y otros animales domésticos, pero deben optimizarse y todos debemos colaborar en ello. Todos los propietarios de animales domésticos debemos contribuir, informando de todos los cambios en el estado de propiedad de los perros, así como en el desgraciado caso de su muerte. Solo con avisar a nuestro veterinario, este lo dará de baja en el registro autonómico. Pero estos registros también deben actualizarse. De nada vale que se publiquen cifras inexactas con las que solo se consigue una reacción social en contra de la caza y de los cazadores, más aún cuando se puede demostrar, de manera tan simple, que esas cifras no se corresponden con la realidad.

 

Más artículos En Profundidad