Blogs

Miguel Ángel Romero

Desde mi Tronera

Miguel Ángel Romero

Colaborador habitual de publicaciones cinegéticas

Juntas de Extinción de Alimañas (2/2)

Lo que hoy es considerado poco menos que un atentado medioambiental, son auténticas nimiedades si tenemos en cuenta las barbaridades que hicieron en la década de los cincuenta nuestras nada probas y competentes autoridades en lo que se refiere al ente denominado: Juntas de Extinción de Animales Dañinos (la verdad es que hasta el nombre asusta, bien podían haberlas llamado juntas de control, pero no, a ellos les iba mejor lo de extinción.

07 jul. 2021 - 1.424 lecturas - No hay comentarios

Para los que no tenéis constancia de ellas, y de lo que sucedió hace tan sólo 80 años en nuestro país, os cuento alguna cosilla que les va a poner los pelos de punta… Por supuesto, casi, pero yo no estaba allí, motivo este por el que tengo que elegir recortando por razones de espacio a uno de los mejores textos por asépticos. Me refiero a NARDILEÓN. He resumido, eso es cierto, pero pueden leer todo el trabajo de Nardileón pinchando aquí.

Las Juntas de Extinción de Alimañas surgieron en el año 1953 y aunque el decreto de fecha 11 de agosto de 1953 exigía que en todas las provincias debía de constituirse una Junta, tan sólo fueron efectivas en veinte provincias (Ávila, Badajoz, Cáceres, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca ,Granada, Guadalajara, Huesca ,León, Jaén, Lugo , Madrid, Oviedo, Palencia, Salamanca, Soria, Santander, Toledo y Teruel). No todas se crearon de forma simultánea si no que en el momento de la derogación de la ley en el año 1961, estaban ya en formación las de Tarragona, Valladolid y Alicante. No obstante, en Santander y Asturias funcionaron desde el año 1944 y 1947 respectivamente. Vamos, que no hay muchos datos de sus capturas hasta el año 1953 que surge el decreto de marras. Las juntas de extinción funcionaron como tales hasta el año 1961 en el que sus funciones pasaron a ser asumidas por los Gobiernos Civiles hasta el año 1971, década en la que previa concesión administrativa todavía se seguía permitiendo el uso de lazos y venenos.

Las malditas Juntas de Extinción no se ceñían a un listado específico de especies, ni mucho menos, si no que básicamente incluían todo lo que no era cinegético en grupos difusos y nada técnicos.

De forma oficial las juntas de extinción masacraron unos 655.000 animales teniendo en cuenta que estos fueron los justificados ante las juntas Locales y Comarcales bien fuera presentando patas, picos o garras y así justificar su muerte y cobrar el premio al que tenían derecho. Pero debido a la muerte por causa de los venenos se cree que de forma indirecta pudieron llegar a morir alrededor de 4 millones de animales.

Surgió la figura del alimañero amparado por una ley que facilitaba de todo tipo de medios para la captura de alimañas (cepos, lazos, venenos y cualquier artificio que el ingenio de la época pudiera fabricar). Del mismo modo cada pieza cazada tenía su recompensa en concepto de premio y remuneración económica.

Las Juntas no tuvieron en cuenta absolutamente nada que no fueran especies cinegéticas y aún así, demostraron una ignorancia infinita

No voy a copiar en su totalidad lo que dice NARDILEÓN en su estudio pero a ello les hipervínculo con mis matizaciones y mis hipervinculaciones donde tal vez deje escapar mi profesión de informático que fui durante más de 25 años. Hoy, ya retirado con 70 años recién cumplidos, en mi soledad me lamento con los versos de don Francisco de Quevedo y Villegas:

¡Que sin poder saber cómo ni adónde
la Salud y la Edad se hayan huido!
Falta la vida, asiste lo vivido,
y no hay calamidad que no me ronde.
Ayer se fue; mañana no ha llegado;
hoy se está yendo sin parar un punto:
soy un fue, y un será, y un es cansado
.

Don Francisco de Quevedo y Villegas.

La lucha contra las alimañas

Actualmente se utilizan dos métodos de lucha contra las alimañas: uno directo, que persigue la muerte de la alimaña, y otro indirecto, que tiende a proteger en mayor medida las especies que deseamos conservar. El control directo, es un arte peligroso y de uso difícil; su empleo resulta justificado cuando los predatores están causando estragos apreciables, y solamente cuando el animal productor del daño puede ser identificado y muerto.

El control de las alimañas por muerte selectiva es asunto para manos especialistas dirigidas por mentes que tengan un exacto conocimiento de las relaciones ecológicas que ligan al animal presa y al animal predator.

Solamente cuando los predatores se vuelven contra el cazador destruyendo sus piezas predilectas, será llegado el momento de cancelar el seguro y aniquilar el animal nocivo.

Decreto de 11 de agosto de 1953 por el que se declara obligatoria la organización de las Juntas Provinciales de Extinción de Animales Dañinos y Protección a la Caza. Resalto lo más sorprendente y cito de forma textual:

Artículo Primero.-Se podrá declarar obligatoria la constitución, en cada provincia, de Juntas de Extinción de Animales dañinos y protección a la caza.

Artículo segundo.— Serán fines de las citadas Juntas:

c) Procurar el suministro y distribución de venenos, lazos y demás medios de extinción.

d) Premiar a los alimañeros y a cuantos demuestren de modo fehaciente su aportación en la lucha contra los animales dañinos.

e) Indemnizar en los casos comprobados los daños producidos por las alimañas y en los que alude el artículo cuarto de la Orden de treinta de octubre de mil novecientos cincuenta y dos a los perjudicados por especies sujetas a protección especial.

Este último apartado hace referencia al oso, especie sujeta a protección especial y que se prohibió su caza durante cinco años. En cualquier caso era algo ridículo puesto que se prohíbe cazarlo, eso es cierto, pero se permite sembrar el monte de venenos, cepos y lazos. Vamos que si caía, pues nada, mala suerte y a seguir poniendo lazos, cepos y veneno.

Antes de nada quisiera hacer una reseña a una especie que actualmente está en peligro de extinción y que por entonces se intentaba salvaguardar de las alimañas. Me refiero al urogallo el cual se consideraba especie cinegética y en antiguos libros de cocina de la montaña leonesa existen recetas como «urogallo a la tolibiana» haciendo mención a los gallos precedentes del cantadero del Pinar de Tolibia.

Es paradójico que el urogallo se intentaba proteger de las «alimañas» pero nadie se percató de que una de las alimañas para él fue el hombre. Como curiosidad, es reseñable que en los planes de aprovechamiento cinegético de las Reservas y Cotos Nacionales de España del año 1973 se abatieron solamente en ese año 42 urogallos (se supone que machos y exclusivamente en Reservas, que en cotos y a la «española» sabe dios los que se matarían). La época hábil de caza se establecía entre el 15 de abril y el 30 de junio y el precio por abatir un gallo era de 10.000 pesetas, 7.000 pesetillas si eras vecino y lo preparabas a la tolibiana. Unos pocos años después nos gastamos millones de euros en planes de recuperación. Bueno a alguna «alimaña» seguro que le viene como dios ese dinero, al urogallo ya veremos.

Mire usted señor NARDILEÓN, ambos nos hemos sorprendido por casualidades que no tenían que haber existido. El otro día leí una nota que me pasaron sobre las vicisitudes por las que está pasando el urogallo y el dinero que ha costado y sigue costando con cero resultados. Pues bien. He buscado en Google y lo primero que me he encontrado ha sido una noticia de hoy en el Bierzo Digital del 8-06-2021 que dice: Filón Verde y Geotrupes advierten de la aparición de muchas plumas de urogallo bajo un vallado debido a la más que probable colisión del animal.

Siempre dije que las vallas de las carreteras y de los prados quitan mucha hambre a los depredadores que se reparten por tramos los postes con cableado aéreo y las vallas de todas las partes. Las vallas eléctricas y no eléctricas hacen mucho daño y no son solución para jabalíes y osos. Pero es que la misma noticia está puesta en 2015. Nada. Con esta tropa nos cargamos la Cinegética Española.

Les voy a citar algunos ejemplos escogidos de los que cita el señor Nardileón y tengo a mano fotografías.

Mamíferos

Lobos

En las juntas de extinción de animales dañinos, a los lobos se les compensaba de forma diferente definiendo si eran: machos, hembras o crías. El total de lobos abatidos fue de 1.955, que muertos por veneno pasarían —posiblemente— de los 3.000. Me pregunto: ¿cuántos lobos habrá hoy día en España?: Lobos hay muchos, más de los que puede soportar el medio y buitres todavía más. Tanto es así, que comienzan a atacar al hombre en su integridad física y como no les dé de comer la administración, perecerán sin compasión no sin antes llevarse a unos cuantos por delante.

A los lobos adultos se les definía el sexo, pero no a las crías. Imagínense los estudios que se podrían haber llevado a cabo si se distinguiera a todos el sexo, la posible edad, la ubicación de la muerte y cuatro cosas más. Fueron a tierra quemada sin importarles ningún estudio ni nada. Se mataron 1.995 lobos sobre el papel, que reventados por el veneno pasaríamos de los 3.000.

Zorros

Lo mismo ocurrió con los zorros, se especificaba por ejemplares machos, hembras y crías. Se mataron 54.373 pero seguro que el veneno mató muchos más que a los lobos.

Comadrejas

En el apartado de«comadrejas»no se especificaba si se trataba de un armiño o de una comadreja (supongo que daría igual, ya puestos). Ese dato servirá para hacer los libramientos a favor del alimañero en el ayuntamiento que le viniera en gana, pero en aquella época no se llevaba ni siquiera el libro de terceros.

Garduñas

Algo parecido ocurría con las garduñas o las martas. No había diferenciación en cuanto a la ficha estadística, de forma somera en la casilla sólo decía: garduñas. Mal se pueden sumar las ovejas de un rebaño sin distinguir la raza ni el sexo y luego preguntar ¿cuántos carneros hay? ¿Cuántas ovejas churras? ¿Cuántas lachas? Pero si se mezclan las ovejas con las cabrás será más difícil hacer un estudio con un simple conteo.

Gatos Monteses

Decía un tío carnal mío que el gato montés no se había recuperado de la matanza de 1951, año en el que nací yo. Se mataron especies sin límite alguno y menos con algún control. Sólo se hizo el conteo por lo que tenían que librarle al alimañero.

Era digno de lástima ver a los alimañeros por caminos, campos y veredas transportando lo capturado para llevar una vida perra. Había quien se las ingeniaba y despellejaba y curtía al animal con lo que venía a sacar un estipendio mayor que el del simple paseo con la carga en el carro de varas o al hombro.

Jinetas

Las ginetas corrieron la misma suerte, como curiosidad os citaré de forma textual un párrafo de la REVISTA VIDA SILVESTRE, del ICONA de junio de 1984, en un artículo sobre la jineta, la escritora concluye diciendo: «la jineta no está incluida actualmente entre las especies protegidas por nuestras leyes, pero probablemente necesitará a corto plazo una mayor atención por parte de las autoridades españolas».

Tejones

Los tejones también estaban incluidos en el grupo de alimañas.

Turones

Y por último doy fin a la muestra con los turones. Sepan que ya en 1950 el señor NARDILEÓN decía: Turones: 4.499. Es la versión salvaje del hurón. En muchas provincias como León, ha sufrido un declive importante en los últimos años.

Linces

152. Tal vez sea la mitad del número de ejemplares que sobreviven actualmente.

Total de mamíferos masacrados por las juntas de extinción: 73.002.

Aves

Águila real: La mayor de las alimañas para cazadores y pastores.

Búhos: En el apartado de los búhos, de la diversidad de especies que tenemos (real, chico, cárabo, mochuelo, autillo, lechuzas) no se especificaba nada. También resulta llamativo que en el total del listado sólo figurarán dos ejemplares, aunque se suponen que fueron muchos más los abatidos y los que se utilizaron como señuelos para abatir otras rapaces.

Mochuelo: Igual de sorprendente resulta la clasificación que se hacía para las rapaces, por un lado águilas y por otro aguiluchos. A mi interpretación queda pensar que por águilas se referían a una rapaz de tamaño medio-grande (calzada, culebrera, perdicera..) y por aguiluchos a las rapaces de menor tamaño (cernícalos, esmerejones..). En cualquier caso y fuera como fuese, meter en un mismo saco águilas (3.723) y aguiluchos (1.234), es una tropelía qué está fuera de lugar y denota una ignorancia monumental.

Milanos: Extrañamente, el milano sí se diferenciaba del resto de águilas, pero tampoco había distinción especial entre el negro o el real (el total fue de 11.105).

Milano negro: Sí había distinción entre alcotanes y halcones. 4.219 alcotanes y 2.044 halcones fueron abatidos. En cambio no se diferenciaba entre gavilanes y azores, tan solo había una casilla con la anotación: «gavilanes».

Buitres: En el apartado de buitres tampoco había distinción entre buitre leonado, negro, alimoche o quebrantahuesos.

Graja: Fue la culpable de todos los males, más de 100.000 urracas abatidas y más de 22.000 huevos expoliados.

Otras especies: Por si esto no fuera suficiente, quedaba todo bien cubierto con un apartado que decía: «otras especies».

Supongo que aquí valía todo, el caso es que de otras especies se abatieron 340.176 ejemplares.

Total de aves abatidas: 553.464.

Y ya para acabar había un apartado de reptiles, considerados también por entonces como alimañas.

En lo que a este apartado se refiere, en tres casillas quedaba todo bien cubierto: «culebras (10.896), lagartos (17.563) y víboras (85)».

Sabemos que todo lo que aquí hemos visto fue un error, una barbaridad que no se puede volver repetir y que masacró especies que hoy en día o no se han recuperado o están condenadas a la extinción, pero actualmente es probable que estemos cometiendo graves errores. Dentro de 70 años qué pensarán los que lean los planes de conservación de especies como el urogallo, ojalá no tengan que decir: Cómo no se iban a extinguir con las barbaridades que hicieron, o volviendo al pasado, decir: qué creéis que pensaría un alimañero hace 40 años, si le intentamos convencer de que en un cantadero pueden convivir un pollo de urogallo, con garduñas, ginetas, martas, jabalíes, zorros, lobos, azores, gavilanes, halcones, milanos, ratoneros etc…

 

Anexos

Anexo 1.— Nombre científico de las especies

Anexo 2.— Lobos y zorros capturados en las provincias que tenían Junta de Extinción , 1954 — 1962

Anexo 3.— Lobos y zorros capturados y clasificados por sexos y edad, 1954 — 1962

Anexo 4.— Animales capturados (mamíferos ), 1954 — 1962

Anexo 5.— Animales capturados (rapaces), 1954 — 1962

Anexo 6.— Córvidos capturados, 1954 — 1962

Anexo 7.— Reptiles capturados, 1954 — 1962

Anexo 8.— Relación de alimañas capturadas por la Junta de Extinción de Incendios de Santander, 1944 — 1953

Anexo 9.— Subvenciones concedidas por el Servicio Nacional de Caza y Pesca Fluvial a las Juntas de Extinción de Animales Dañinos. 1954 —1.962

Anexo 10.— Importe de los premios abonados por las Juntas de Extinción a los alimañeros, 1954 — 1962

Anexo 11.— Animales cazados por los alimañeros, 1.954 — 1962

Anexo 12.— Aves y reptiles atrapados por alimañeros, 1954 — 1962

Anexo 13.— Pollos y huevos capturados y presentados a la Junta de Extinción de Teruel que no fueron incluidos en las estadísticas

Anexo 14.— Animales presentados a la Junta de Extinción de Jaén en el periodo 1964 — 1965

Anexo 15.— Animales presentados a la Junta de Extinción de Santander en el periodo 1964 — 1965

Anexo 16.— Animales cazados y contabilizados por la Junta Provincial de Extinción de Alimañas de Lugo, 1956 — 1967

 

• 
 •

Inicia sesión o Regístrate para comentar.