Blogs

Miguel Ángel Romero

Desde mi Tronera

Miguel Ángel Romero

Colaborador habitual de publicaciones cinegéticas

La caza mayor en España

Desgraciadamente la usencia de la debida gestión de los montes de España propicia que los jabalíes se metan hasta en las cabañas, cuanto si más en los barrios, municipios y periferia de las ciudades yendo a comer a menos de medio metro todo aquello que les dan los ciudadanos y cuando terminan esas dádivas, arremeten contra los basureros portátiles que siempre tienen algo que sacie su hambre sin tener por ello grandes problemas. ¡Ojalá no tengamos nada que lamentar!

12 feb. 2020 - 4.036 lecturas - 2 comentarios

Una buena gestión no es posible sin personal en los pueblos que trabajen el campo como es debido para evitar la tan manida España vacía. Al agricultor medio no se le facilita lo necesario para continuar y al ganadero, menos. Motivos todos ellos por los que se tienen que marchar de su pueblo para ser unos peones sin cualificar caso de que encuentren trabajo en la ciudad. Por fin, los caciques van a salirse con la suya y el tan traído y llevado mosaico lo están convirtiendo en latifundios a los que no quieren por haber sido adquiridos como premio a su falta de solidaridad con quienes se han ido y los que se irán al paso que vamos, pues este año UPA lo califica como «un año terrible» para la agricultura y ganadería familiar en España.

La falta de precios justos generalizada, la parálisis política, la meteorología muy adversa, más otras barreras comerciales… son sólo una brevísima descripción resumida. Todo ello conforma para la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) un «año terrible» para la agricultura y la ganadería. La organización apunta a un 2020 caliente con movilizaciones generalizadas. En 2019, acabarán el año como agricultores y ganaderos menos personas de las que lo empezaron. Concretamente, un 2,5% menos de perceptores de ayudas PAC que en 2018. Menos productores de alimentos y además más pobres terminan un año «para olvidar», a juicio de UPA. «o tal vez para recordar muy bien», reflexionan, «y así tratar de corregir las situaciones que nos llevan a acabar 2019 con un balance tan negativo».

Escrito esto, tengo que decir que en España existen fincas de caza que no tienen que envidiar a las de ninguna parte del mundo a excepción de donde disparan (que no cazan) en esos paraísos de África tan mentados en España por ser el lugar donde se da cita la burguesía imperante y hasta la monarquía cesante. Algunas fincas españolas hasta tienen aeropuertos particulares y con esto creo que ya les he escrito bastante sobre este asunto. Ah, quiero que sepan que en África también hay corralón y granjas hasta de elefantes. Los animales salvajes los matan los furtivos y para frenar semejante desenfreno las naciones ponen al ejército frene a semejantes personajes quienes no dudan en recibir propinas y ser guías de una gentuza indeseable que está hundiendo el país.

Nos podríamos liar con un tema largo e inédito no conocido suficientemente y se nos caerían los palos del sombrajo por conocer quienes participan en semejantes aquelarres, pero a riesgo de volver a escribir demasiado voy a citarles algún cazador de postín según una publicación del CONFIDENCIAL de fecha 22-01-18 y el resto de un artículo que no tiene desperdicio. Por cierto, a estos señores yo no les acuso de nada y me consta que alguno me la tiene jurada. No se moleste usted, JUDAS; que si grandes fueron y son mis pecados, mayor fue y está siendo mi penitencia.

Dramatis personae

  • El marqués de Villanueva de Valdueza, Alonso Álvarez de Toledo.
  • Juan March de la Lastra.
  • Alberto Cortina y su hijo Pedro, fruto de su relación con Alicia Koplowitz.
  • Vicente Masaveu.
  • Elena Cué y Alberto Cortina.
  • A pesar de que sus trofeos no figuran este año entre los récords de España, el cazador número uno de nuestro país es, de manera indiscutible, Juan Abelló.
  • Carlos March de la Lastra.
  • Yolanda y Guillermo Fierro.
  • Lucrecia Botín, hija del banquero Jaime Botín.
  • Ana Patricia Botín.
  • Javier Botín.
  • Alberto Alcocer.
  • Ramón Mora Figueroa, premio Carlos III de caza, el máximo galardón que otorga anualmente la Real Federación Española de Caza, por su defensa de este deporte y posee varios trofeos de oro en su colección particular.
  • Etc., etc.

España lo está pasando mal, muy mal. ¿Alguien me puede decir cómo nos están ayudando los padres de la PATRIA? Entonces, ¿qué tenemos nosotros que ver con estos-as… señores-as?, quienes alguno de ellos tiene fincas de 40.000 hectáreas. O sea, 40 veces más que las mil de mi pueblo y años ha que tuvimos que emigrar. ¿Dónde ha ido a parar el sudor y la sangre de un mundo que se nos va?

En España muchas especies son de corralón y en las no oficiales, prácticamente todas. Con decirles que hasta hay jabalíes de granja, creo decirles bastante.

El jabalí

No siempre el jabalí duerme en el monte, pues como está tan cerrado no se adentra demasiado por el peligro que tiene a que le cacen los lobos y los osos sin poner la suficiente tierra de por medio. Los lobos han perdido la vergüenza y los cazan hasta en mitad de los pueblos poblados y sin poblar.

A varias generaciones de ingenieros de montes no les dejan ni moverse por miedo a que gestionen los montes debidamente y queden desplazados los usureros que sólo se preocupan por el dinero y sus intereses sin correr riesgo alguno, pues cuando han sufrido un pequeño percance han empeñado a España para llevárselo ellos. No. No lo han devuelto, ni lo devolverán, ni revertirá en los demás ayuda alguna. Lo de ellos son las haciendas con sus agencias ejecutivas cuyo dinero procedente de impuestos y tasas es contante y sonante. En cuatro años no se hace un monte y encima muchos de ellos tienen propietarios: particulares, municipales y provinciales a través de las diputaciones, pero los tienen consorciados con particulares y administraciones y la enajenación deja un rastro muy grande. Hay menos problemas en echar a los viejos de donde vivieron toda una vida.

Si a la abundancia de jabalíes, corzos y ciervos que hay se les hiciera pernoctar dentro del monte, el monte estaría limpio de hierbas, hierbajos y demás elementos susceptibles de arder y se minorarían los incendios cuando llegara agosto, pero no, en un monte donde van a ir los prebostes a cazar donde mandan los caciques de alpargata tienen que haber los animales suficientes para que se marchen contentos. Pero la caza mayor lleva muchos años perteneciendo a la nobleza y hay que hacer modos y maneras para que siga perteneciendo en número suficiente y, si es en plaga, mejor que mejor. Tiene que haber lobos y osos para que se multipliquen con el multiplicando que sea para desvedar lo antes que se pueda incluso trayendo osos y lobos de fuera.

La administración reina y gobierna en los cotos regionales de caza, cotos sociales de caza y en las reservas de caza. Suele dar permisos a prebostillos de bajo nivel económico y social, caciques de alpargata y lamerones de los poblachones, funcionarios trabucaires, politiquillos de tres al cuarto, bujarrones genuflexos y posibles compromisos, se les contenta con permisos de un coto social o alguna otra figura legal.

Viendo lo que ha ocurrido con el conejo de monte que según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) le ha declarado especie en peligro de extinción, mientras, los agricultores de toda España están quejándose y manifestándose por no pagarles debidamente la administración los destrozos que hacen sus plagas. Es más, el AVE ha tenido que reforzarse no sin antes pagar una multa por taparles —ADIF— las huras con cemento. Zanjemos el asunto escribiendo lo que pienso. La UICN quiere hacerse publicidad diciendo que ella también manda en España. Y no me preocupa que en este país manden tantos, lo que se necesita es que manden mejor.

No puede hablar uno del jabalí sin tener en cuenta los daños y los accidentes que causa al año mientras nosotros hacemos mapas de donde han encontrado jabalíes con PPA. Lo malo es que no se está haciendo gran cosa mientras los países de al lado utilizan al ejército, ponen vallas, utilizan drones y helicópteros para no dar palos de ciego y un largo etcétera que da de sí para más de un artículo aun cuando en previsión de lo que ocurra (Dios no lo quiera) digamos a los de la tela que estábamos haciendo algo de fundamento.

Sí, en el parque de Salburua de Vitoria, que lo dejaron sin nidos los señores jabalíes, los cazadores federados que tiran con arco gozaron de una autorización para abatirlos con arco y flechas, mientras, los ecologistas les tiraban los puestos por el día. La verdad es que le faltó a la administración competente decirles que utilizaran vuvuzelas para terminar con este sainete.

A título anecdótico y no es para tomárselo a chirigota, un jabalí dejó pequeña a La Desesperación de Espronceda cuando destrozó un cementerio en un pueblo de Burgos.

Los daños agrícolas ya ni se pagan debidamente ni se publican, pero los accidentes son el «panem nostrum cotidianum da nobis hodie» y ahí están día sí y día también y no es que lo diga yo, ni mucho menos. Yo les contaría de mejor gana los abatidos en mis esperas nocturnas o el miedo que pasan esos cazadores españoles que han estado cazando en África, Australia y hasta en los países circumbálticos. Yo no dudo del devenir de su peripatética o itinerante venatoria, pero he visto a alguno defecarse encima cuando se le acercaba por la noche una piara de jabalíes y a otros pedir auxilio e intentar subirse a un árbol. Prefiero ir sólo.

Pinchen ustedes este hipervínculo, pues no tiene desperdicio y es de una auditoría independiente. Bueno, lo de independiente es un decir de ellos que yo transcribo, pero a mis 68 años… y ante afirmaciones tales, me vienen a la mente temas de arrabal como LAS 40 cuando en el tango Roberto Grela dice: «Hoy no creo ni en mí mismo… Todo es grupo, todo es falso, y aquel, el que está más alto, es igual a los demás…».

Los jabalíes ocasionan un 47% más de accidentes de tráfico que hace dos años

Un estudio independiente de seguridad vial ha puesto de manifiesto que los jabalíes cada año causan más accidentes de tráfico. Casi un 50% más que hace dos años. Además, estos animales copan el 43% del total de accidentes de este tipo. Esto creo que no puede seguir así. Tanto esté maquillado por arriba como por abajo.

La sarna

Es una enfermedad cutánea que afecta a los: rumiantes, lagomorfos, carnívoros e incluso a los humanos, entre otros. O sea: a todos los mamíferos.

Declaración de área de emergencia cinegética temporal por sarna sarcóptica en cabra montés en varios términos municipales de las provincias de Almería, Cádiz, Granada, Jaen, Málaga y Sevilla. Resolución de 4 de junio de 2019, BOJA nº 114 de 17/06/2019.

Los montes de Ezcaray en La Rioja parecían un corralón de La Mancha lleno de ciervos, pero llegó en mala hora un primer aviso de sarna en forma de principio de pandemia en el año 2010 para, poco a poco, año tras año, encontrar el momento oportuno para llevar a cabo una matanza sistematizada hasta el año en el que se murieron 560 ciervos más los que han seguido cayendo hasta nuestros días. Muchos menos debido a que ya no quedaban ciervos que morirse y los que quedaban estaban dispersos y esos apenas murieron en número alarmante. Valga este ejemplo como otros ocurridos en España. Y también, cómo no, las pandemias ocurridas en otros animales tema del que se escribirá a su debido tiempo caso de que vea un cierto interés en este post y el Webmaster lo permita. Pero no se engañen, la caza mayor y menor así como la pesca continental está pésimamente gestionada y había que pedir responsabilidades con castigos penales y no esas pantomimas que con la razón aita y los bolsillos vacíos nos quejamos todos los días los cazadores modestos.

Mucho hablan de la España vacía y no me parece mal, lo que no se puede tolerar es que la estén desvalijando. ¿Será porque cuando quieran que los pueblos vuelvan a su matriz, que es la Tierra, no tengamos nada que reclamar para evitar quejas como las de los pantanos, pero ahora se están llevando hasta las piedras y esas no se llevan en el bolsillo. No. Sinvergonzones, no me estoy saliendo del tema que nuestro patrimonio no es para que se lo lleven cuatro mangantes.

Pinchando AQUÍ se bajarán un manual muy ilustrativo titulado Vigilancia Sanitaria y Fauna Silvestre donde tomarán conciencia de un problema mayor que las nevadas. Un problema que afecta a todos mamíferos de España. Unas recomendaciones llevadas a cabo por el IREC que hoy por hoy es una institución modelo en Europa además de conocida y respetada en el mundo entero.

 

• 
 •

2 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

14 feb. 11:27
Lobón  
Estimado Miguel Ángel, de verdad que me empiezo a preocupar por su salud, y lo digo con todo el cariño
La influencia de los medios- en este caso: de comunicación - con su aluvión de improntas negativas no debe ser nada bueno para la salud.
Son tantos los temas que tocas que resulta imposible el comentarlos. Solamente unas opiniones sueltas.
En la inmensa mayoría de los casos, del campo no nos han echado, nos hemos ido para mejorar, lo cual es algo lógico y deseable para todos. Está ocurriendo en todo el mundo.
La gestión - empezando por la caza, que es lo que nos ocupa en este caso, es infinitamente mejor en esas grandes fincas que mencionas que en los terrenos públicos que controla o gestionan las Administraciones. Como muestra, el error de base que supone la gestión de los Parques Nacionales (que aquí se han hecho " a lo loco") respecto a los potenciales problemas sanitarios que puede generar esa fauna incontrolada, etc.
No es cierto que la caza mayor (y menor) sea para esos cuatro que mencionas, eso es anecdótico y un tanto demagógico si me lo permites; la caza la disfrutamos todos, y yo lo hago a diario con gente de mono azul y de boina calada.
No hagas caso de tanto enlace a lo que dice cualquier payaso o indocumentado. Alguno de los que mencionas no tienen recibo.
En fin, repito que desde la simpatía, después de leerte yo he mirado esta mañana por la ventana y he visto una luz naciente y me he dicho: " joer, menos mal que amanece ... que no es poco"

Cordialmente.
J. Lobón




16 feb. 11:07
Fuente Andrino  
Apreciado Lobón, muchas gracias por preocuparte por mi salud de la que también me preocupo yo aun cuando, si grandes fueron mis pecados, mayor está siendo mi penitencia en vida. Estás cronicidades empeoran con el tiempo.
Por el momento, sólo toco temas inherentes a agricultura, ganadería, montes, caza y pesca. Y lo hago con mucha intensidad por sufrirlos en mis propias carnes, pues descontando el tiempo que estuve en los frailes con vacaciones para doblar el lomo y encima ayudar a Misa, toda mi vida, toda, siempre ha estado influida por la caza y la pesca. Durante los 25 años que ocupé puestos de dirección en un centro de cálculo foral (fui informático) lo primero que hice fue ocuparme en dirigir el tema informático inherente a la ganadería, los montes, la caza y la pesca con sus transferencias así como con el diseño de una nueva aplicación y el traspaso al ente gubernamental en concomitancia con el INIA, quién se quedó prendada de que se llevara aquí la genealogía de varias cabañas y hasta el análisis de la leche.
No fumo, no bebo, no me gustan las juergas. En definitiva, tengo una biblioteca tremenda (para disgusto de mi mujer) donde leo y estudio durante horas y horas (toda mi vida lo hice). Luego, salgo al campo a fotografiar, cazar, pescar, cosechar setas, caracoles, etc. etc. y … sobre todo, a hablar y ESCUCHAR a quienes practican mis mismas aficiones o con quienes siguen al pie del tajo tal y como lo hicieron mis antepasados para no perder comba de lo de hoy, de lo de ayer y prever un mañana que se está acelerando.
Lobón, es doloroso que por imperativo económico una familia tenga que abandonar el lugar donde nació y donde tiene enterradas sus generaciones viejas. Cuando desaparecieron los semovientes para las labores agrícolas y hubo que pasar al tractor, la gente malvendió y se fue a derramar lágrimas por la noche en la almohada de su minúscula habitación en pisos construidos de forma insultante. Luego, por razones profesionales, he conocido a quienes nos empujaron a una industria perecedera y de ocasión que me partió el corazón.
Volviendo a la caza te diré, que he sido presidente de un coto local, secretario de un coto social con más de 700 socios. Asambleísta en la Real Federación Española de Caza y varios cargos más que no vienen al caso.
Yo, escribo de lo que veo, fotografió, leo y siento. No obstante, tal vez sufra algún desvarió que espero se me perdone lo mismo que yo perdono a todos quienes de forma directa o colateral me han hecho sufrir a mí o a los míos. Tal vez pueda mal interpretar, pero se me parte el corazón cuando veo sufrir a la gente humilde de este país y más, cuando por cuestiones económicas dejan de cazar o pescar. ¡¡¡No estamos bien vistos los cazadores y pescadores!!!.
He vuelto a releer el post y también he consultado a la gente de corazón sano y –por desgracia- me han dado la razón.
UN ABRAZO DE CORAZÓN Y PERDONA ESTA PERORATA.