Blogs

Desde mi Tronera

Miguel Ángel Romero

Ya ha comenzado la pasa de octubre

Durante cada periodo anual se practica una modalidad venatoria legal o por daños, pero siempre en aras de la meteorología, agricultura y de los montes.

04 oct. 2019 - 2.897 lecturas - 2 comentarios

Me gustaría adentrarme en el intrincado mundo de la herboristería (té de roca…), de la entomología… (hormigas de ala - aludas, mariposas, etc. etc.). No me gustaría dejar de pasear por nuestros montes y tierras de labor y no poder contemplar la ganadería «cuan pace descansada»…

Dichoso el que de pleitos alejado,
cual los del tiempo antiguo,
labra sus heredades, no obligado
al logrero enemigo.

Cada temporada de nuestra España cerealista, mudan nuestros montes y todo aquello que tiene interés para mí y lo tiene todo, como por ejemplo, la micología. Pues son temas que domino y los considero (cómo no) muy beneficiosos para la farmacología mineral, vegetal y animal. Pero vamos a ir por partes comenzando con la paloma torcaz que ya ha comenzado a pasar y a pasear por las fincas de labrantío a orilla de las ciudades en compañía de todas las demás tales como la silvestre, la tórtola turca y… tal vez alguna tórtola común. Cosa rara, pero no improbable.

Palomas y tórtolas, centrándonos en algunas de sus costumbres y alimentos

El girasol (Helianthus annuus), también llamado calom, jáquima, maravilla, mirasol, tlapololote o maíz de teja, es una planta herbácea de la familia de las Asteráceas, cultivada como oleaginosa y ornamental en todo el mundo. Debe su nombre común al hecho de que su inflorescencia gira a lo largo del día mirando hacia el sol. Las inflorescencias crecen al cabo de un tallo que puede alcanzar varios metros de altura y que tiene pocas hojas. Los pétalos pueden ser amarillos, marrones, naranjas y de otros colores.

El girasol contiene hasta un 58% de aceite en su fruto (llamadas cipselas). El aceite de girasol se utiliza para cocinar. También sirve para producir biodiésel. La harina que queda luego de la extracción del aceite se utiliza como alimento para el ganado.

Hay distintos tipos de girasoles: oleaginosos, de confitura o confitería, de alto contenido de ácido oleico y ornamentales.

El origen del girasol se remonta a 3.000 años a.C. y se producía muy bien en el norte de México y en el Oeste de Estados Unidos, como dan prueba de ello los cultivos encontrados en las tribus indígenas de Nuevo México y Arizona.

El girasol era uno de los principales productos agrícolas empleados en la alimentación por muchas comunidades americanas antes del descubrimiento.

La semilla de girasol fue introducida en España por los colonizadores y después se extendió al resto de Europa.

Fue durante el siglo XIX cuando comenzó la explotación industrial de su aceite destinada a la alimentación tanto animal como humana.

El girasol es una planta típicamente oleaginosa con un papel fundamental en la alimentación humana y además como planta forrajera.

Es una de las plantas herbáceas de extracción de aceite para consumo humano más cultivadas en el mundo.

El girasol también se utiliza en abejas melíferas movilistas para fabricar miel, aun cuando la miel no es de muy buena calidad, se utiliza para hacer bulto e incluso para extraer su polen cuyas aplicaciones son varias y celosamente recogidas.

Ahora se está cosechando el girasol en el norte de España.

Con independencia de la agricultura, su correspondiente economía, sus usos de consumo humano y animal, etc. etc. es una de las últimas plantas que quedan en pie en el campo después del verano y pueden cobijar desde un corzo hasta una bandada de perdices pelechando. En definitiva, es una oleaginosa imprescindible para cobijar a todo bicho viviente de allá donde se siembra, aun cuando los precios están siendo bajos, muy bajos.

Comida de fringílidos, torcaces, tórtolas turcas, tortolas comunes, palomas silvestres, zuritas, gorriones, etc. etc.

Es curioso ver a la orilla de los pueblos grandes bandos de las aves citadas y a veces se distancian un poco si se las molesta o espanta. Poca cosa les cuento en este post. Lo que ocurre es que me han asaltado los recuerdos de mi infancia a través de la nostalgia con la que las cazaba de niño con la carabina de aire comprimido y a veces con la escopeta grande escondido entre los frutos y envuelto en sacos de Nitrato de Chile y la manta de las ovejas.

¿Ahora?: Ahora hago lo mismo pero envuelto en un hide fotográfico para tales menesteres pero disparando la cámara en vez de la escopeta o la carabina. También tengo una cómoda silla y mi apreciada manta batanada de pastor de marca Flanagan (León), ustedes, si pasan por Miranda de Ebro y entran por la carretera Nacional que viene de Burgos, verán casi a la orilla de las casas unos bandos monumentales que a algunos nos retrotraen a nuestra ya remota juventud. «Ojo con los corzos machos en celo, que amochan e insisten más que los carneros».

Ya ha comenzado la pasa de octubre de forma tímida, pero variada.

 

• 
 •

2 comentarios

Inicia sesión o Regístrate para comentar.

04 oct. 19:23
josemiguelmontoyaoli
¡Bienvenidas, amigas!
11 oct. 09:54
Fuente Andrino  
Muchas gracias por todo.
UN ABRAZO