¿Timadores o...?

"VENDEDORES DE HUMO", así era como titulaba una de las editoriales de la revista CAZA Y PESCA su director, mi amigo Adolfo Sanz. Y que razón tenía y que bien definía este hombre a algunos personajes de los que organizan cacerías, a los que venden lo que no tienen, es decir, a los que venden caza que no existe. Y claro, eso lo hacen aprovechándose de la gran demanda que hay de ella dentro del mercada "cacero", pues con tan solo correr la voz de que en tal o cual sitio se va a dar una montería, o poniendo un pequeño anuncio de ella en cualquier medio del sector, los puestos se los quitan de las manos. Y es que los sufridos cazadores somos muy confiados, pues hasta de estos "orgánicos" de los que jamás deberíamos fiarnos nos fiamos.
Manuel F. Villén

Manuel F. Villén

30/01/2003 | 5347 lecturas

Star Star Star Star Star (0)

 

Digo lo anterior, porque en la actualidad se están dando "monterías" en ciertos sitios donde por no haber no hay ni grillos, pero se dan para a través de ellas sacar el dinero que les cuesta el coto a unos cuantos amiguetes y así poder cazar ellos durante todo el año a costa de los cuatro pardillos confiados que acudimos a ellas. Pero es que además estos personajes se dedican a decirnos a los que acudimos a su montería que el año anterior se abatieron tantas y cuantas reses en la finca, dándonos a entender, que por el dinero que nos han sacado por el puesto hemos encontrado una gran ganga, cuando más que de una ganga de lo que se trata es de un verdadero timo en toda regla.

Decía lo del timo, porque ustedes me dirán como se le puede llamar a una montería donde entre cincuenta cazadores no se cobra ni una sola res, no se oye ni una ladra, no se oyen cuatro tiros, y encima los perreros baten la mancha en plan cómodo, pues en vez de meter los perros en el monte se dedican a coger los carriles que van por lo alto de las lomas o por los arroyos de los barrancos con todos los perros a su lado, y claro, esto lo hacen para no restregarse en el monte, pero de lo que no se dan cuenta es que los lugares donde pueden estar las reses encamadas ni los tocan, como me comentaba un amigo que le ocurrió en la última montería donde estuvo, que siendo un día que la tierra soltaba agua como una esponja al exprimirla, en vez de meter los perros en las silletas y ollas de las partes altas de las umbrías y solanas que era donde más se apretaba el monte en esa finca, y donde más fácil podía ser que hubiera algún marrano encamado, lo que hicieron fue montear desde los carriles de esos lugares que antes comentaba. Pero claro, vamos a dejar a los perreros en paz, porque posiblemente esto ocurriera porque nadie les dijo como y de qué manera tenían que tocar la mancha.

Por otro lado, estos personajes que dicen llamarse "orgánicos", para quedar bien con los pobrecitos cazadores timados, a primera hora de la mañana suelen decir que al final de la montería no se marche nadie, que hay unas judías para todos, sin tener para nada en cuenta, que para dar de comer a cincuenta personas más las que se mueven a su alrededor, hay que tener medios, pues de no tenerlos, al final comerán unos mientras otros se quedan mirándolos, como suele ocurrir casi siempre en estos sitios donde por no saber no saben ni organizar la hora de la comida.

Y yo digo, no sería más ético que esos "orgánicos" se dedicasen a patear la finca donde se va a dar la montería unos días antes de darla para ver si las reses siguen allí y se encaman en ella, o por el contrario no hay ni una sola para el día de la montería. Porque claro, si un orgánico ha hecho eso y además es serio y ético, lo primero que hace al ver que en la mancha no hay ni un triste cochino desde hace tiempo, es avisar a los cazadores que van a acudir a la montería para que no lo hagan, diciéndoles que la montería se ha suspendido hasta nuevo aviso o que el que quiera puede pasar a por su dinero si es que ya lo ha pagado por el puesto, pues algunos no solamente tirarían el dinero pagado, sino que además al venir desde cientos de kilómetros perderían también un tiempo precioso para nada.

Pero el que no es nada de eso, ni serio ni honrado ni "na de na", pues ya saben, a coger las perras que es lo que importa y que se jorobe el que se tenga que jorobar.

Pero claro, estos orgánicos siempre tienen su coartada ante los timados, pues con decir que la mancha ha sido chanteada por algunos furtivos el día anterior de la montería ya lo tienen todo arreglado, hasta su falta de vergüenza, aunque lo que esos timadores no saben, es que muchos de los que acuden a una montería saben leer la sierra a la perfección y ver si el que dice eso miente o no miente, pues saben que es posible que unos furtivos hayan chanteado la mancha, incluso que algunos perros cimarrones se hayan metido en ella y hayan espantado las reses, también saben que las reses son bastante caprichosas a la hora de moverse por la climatología del momento, por razones de comida o por otras causas, y que en una finca no cercada hoy puede haber reses y mañana no, pero cuando un cazador camina por una finca y la última pisada que ve de las reses está ya tapada por telas de araña, o que las últimas hozaduras de jabalí que allí se ven están ya con hierba crecida encima de ellas, sabe muy bien que la mancha no es que la haya chanteado nadie, es que en ella no ha pisado una res desde hace ni se sabe el tiempo. Y no digamos si se trata de una finca cochinera, pues entonces es más fácil de ver todo lo anterior, ya que los cochinos suelen dejar señales inequívocas de su presencia o de su reciente presencia en ella, es más, diez guarros en una finca al que no sabe demasiado de ellos, le pueden hacer creer que en vez de ese pequeño número hay cien, debido a lo "escandalosos" que suelen ser los rastros que van dejando, así que cuando estos "orgánicos" les dicen tales tonterías y mentiras a los que saben leer la sierra, lo único que ocurre es que los ven aún más sinverguenzas y más timadores todavía de lo que los veían antes de decirlas.

Pero bueno, los cazadores somos así, nos "tragamos" todo por no dar el espectáculo, ya que jamás queremos liarla bien liada, perder los papeles o la educación, aunque bien pensado, ante estos "caras", algunas veces merecería la pena perder todo y decirles lo que realmente se merecen, que son unos timadores, unos "caras" y unos verdaderos "vendedores de humo".

Manuel F. Villén
Reconocido forero de Club de Caza y escribe con el nick de Rayón

(Rayón)

 

 

Comentarios
1 comentarios
09 jun. 2006 13:57
olijairo
Hola,he leído el articulo y lleva mas razón que un santo en todo lo que dice,pues yo también en tro en el club de los timados ya que aunque todos sabemos que en las monterias estas a las que yo llamo "normalillas" siempre dicen que hay bastantes reses y luego "na de na ".Pero lo mas gordo es el timo descarado que hacen algunas veces,incluso saltandose a la torera las leyes de caza.
Os cuento brevemente en una que estuve esta temporada pasada.
Pues nada;junta,sorteo y a colocarnos en el puesto como siempre,se cierra la niebla y seis de ocho armadas no veiamos ni a veinte metros.Pues estos señores desarrollaron las batida como si nada y cuando los postores nos recogieron nos dicen que hablemos con la organizacion para que nos devuelvan el dinero ya que no pudimos sacar las armas de la funda.NO NOS DIERON NI UN CHAVO.
¿Que os parece)

UN SALUDO

 

Últimos Artículos Publicados
La gestión cinegética es el fundamento de la reposición por la caza
José Luis Garrido
La Asociación Española de Rehalas celebra su asamblea anual
AER
La caza contribuye a la salud de las personas que la practican
Víctor Mascarell
Perdiz roja: mayo y junio, claves para la cría
José Luis Garrido
Desenmascarar a la secta
Federación de Caza de Castilla y León

 

Leer más
Artículos relacionados con 'Caza'

¿Es compatible la caza de conejos y becadas?
Miguel F. Soler

Corazón de león
Antonio Mata

Piezas plomeadas, ¿dónde las busco?
Juan Salvador Calzas Prados

Cuando el cazador hace de maestro
Miguel F. Soler

Cada año hay más torcaces
Miguel Ángel Romero

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (238495 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (203844 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (197642 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (138102 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (123943 lecturas)