La opinión de Rasher Caza–Kyrema sobre el jabalí

Tal vez el jabalí (Sus scrofa) es el mamífero ibérico que más ha prosperado en nuestros ecosistemas en las últimas décadas. Para los amantes de la caza es una pieza reina en nuestras monterías, pero su significativo aumento causa indudables desequilibrios que afectan a todas las especies (cinegéticas o protegidas) que comparten su espacio vital con él.

Carlos Llandres

29/07/2021 | 4042 lecturas

Star Star Star Star Star (4)

 

Las aves que nidifican en el suelo, entre las que se encuentran la perdiz y la codorniz, ven destruidas sus puestas y sufren en muchos casos la pérdida de sus polluelos nidífugos. El ejemplo más dramático es el de nuestros urogallos cantábricos, siendo la superpoblación de jabalí uno de los motivos que le han llevado a su práctica extinción. De igual forma, reptiles, anfibios, pequeños mamíferos y numerosos invertebrados sufren los constantes ataques de los jabalíes.

El hombre también ve dañados sus intereses ante esta situación pues cada día son mayores los accidentes de tráfico y los daños en huertas, grandes cultivos   y áreas periurbanas, así como el riesgo sanitario evidente al ser una especie portadora de triquinosis, hepatitis E y fiebre hemorrágica Crimea-Congo, y ser portadores de enfermedades que afectan al ganado doméstico (tuberculosis y peste porcina africana).

La caza es una herramienta para conservar nuestra naturaleza y en el caso de nuestro jabalí es urgente y necesario tomar medidas que frenen su expansión a través de los cazadores. Una vez más observamos que para mantener el equilibrio en nuestros ecosistemas, no sirve la prohibición radical de las actividades cinegéticas y todas las especies que pueblan nuestra naturaleza se verán beneficiadas de un correcto control sobre aquellas  que son objeto de su caza.

Según Christian Gortazar (Catedrático de Sanidad Animal en el IREC), sería necesario cazar dos tercios de la población actual de jabalíes para recuperar su población óptima.

El jabalí debe seguir siendo una importante pieza de los ecosistemas que habita (no un grave problema), pues es un eslabón básico de su correcto funcionamiento y para ello es necesario frenar su imparable expansión controlando sus poblaciones con planes cinegéticos específicos.

Carlos Llandres

Colaborador de Kyrema y de Rasher Caza

 

 

Comentarios

 

Leer más
Otros artículos de Carlos Llandres

No hay más artículos de este autor

Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. González Villarroel (245850 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Suárez (212417 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (209977 lecturas)

Antes de salir de caza: ¿su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gómez Escudero (145446 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... ¿Cuánta precisión se necesita?
Pedro A. Suárez (129096 lecturas)