La Caza

Diego

 

Amaneca en la sabana, mi amigo descorri la cremallera de su tienda y sali al exterior, el sol africano baaba de fuego la interminable llanura, cerr los ojos, la imagen del gran bfalo desplomndose a escasos metros de sus pies, abatido por el certero disparo de Nik, el profesional, se repeta una y otra vez en su cabeza, todava senta el temblor en sus piernas, se habra percatado aquel alto y rubio cazador de que el intenso terror le haba atenazado los msculos, impidindole disparar sobre el animal herido, record su sonrisa y el breve movimiento de cabeza a izquierda y derecha y comprendi que s.

Era su primer búfalo, se dijo, justificándose y ante la humeante taza de café se abandono a sus pensamientos…. ¿qué era la caza?, ¿qué tremendo impulso le obligaba a abandonar su casa para vivir aventuras tan inciertas? Se dice que la caza es tan antigua como el hombre, pero en realidad lo es mucho más, pues desde que en un momento de la evolución de la vida, unos seres "decidieron" alimentarse de otros, se hizo necesario ejercitar lo que llamamos la caza.

Los depredadores o cazadores deben capturar antes a la presa para poder alimentarse de ella y en ello consiste la caza precisamente, una actividad aparentemente sencilla unida a un fin determinante de la supervivencia de las especies y que al mismo tiempo contribuye a la selección natural, al ser los ejemplares viejos o enfermos lo que mas fácilmente son objeto de caza.

Pero he aquí que el hombre, inicialmente casi exclusivamente vegetariano, irrumpe en este grupo y cada vez mas, incluye en su dieta las proteínas provenientes de otros animales que, como decíamos, antes tiene que capturar. El hombre, animal gregario por naturaleza, organizado en tribus más o menos numerosas, va desarrollando técnicas de caza colectivas que le proporcionan un nada despreciable porcentaje de éxito en esta actividad pasando rápidamente a competir con otros depredadores; utilizando su incipiente inteligencia suple la falta de adaptación natural para la caza. En efecto el animal humano es débil y torpe además de demasiado lento para perseguir abiertamente a las presas, pero en cambio su inteligencia le lleva a utilizar toda suerte de tretas y trampas, así como inventar instrumentos que le permiten cazar desde una relativa distancia y sin tener que utilizar sus manos y dientes, así surgieron los cuchillos, lanzas, arcos y flechas; precursores de las armas de fuego actuales.

Muy pronto la caza es, para el hombre primitivo, algo mas que una forma de conseguir alimento y este es el error de las organizaciones y colectivos que desprecian la caza, pues la caza nunca ha sido una mera forma de conseguir presas, sino que se apodera del ser que la practica imprimiéndole carácter, de manera que, antes de ser tal o cual especie animal, se es depredador o presa.

De tal forma se apodera la caza de nuestros antepasados, que la vida de la tribu gira en torno a ella. Antes de las expediciones de caza se convoca a los dioses y a los espíritus para que sean propicios, después se agradecen los buenos resultados obtenidos celebrándose fiestas y sacrificios, se plasman en las paredes de las cuevas las escenas de la cacería, quizá con fines religiosos o conmemorativos, el jefe de la tribu lo es por ser el cazador mas hábil y fuerte y a él se le reserva honor de dar el golpe definitivo que acabará con la vida de la presa, de la misma forma que es la vieja leona la que dirige la partida de caza y con una bravura y destreza sin límites se abalanza sobre la garganta del gran búfalo macho, con grave riesgo de su vida. El cazador humano de la misma forma que el cazador felino, siente la necesidad de intentar abatir piezas cada vez mas grandes y difíciles y si lo hace así no es por conseguir una mayor cantidad de carne, sino para poner a prueba su fuerza y valor y consolidar su estatus dentro del clan. Se lucha de forma sangrienta con otras tribus por los territorios de caza y algunos pueblos creen firmemente que las cualidades de la presa quedan incorporadas al cazador que la abate y consume. Los trofeos adornan el cuerpo del gran cazador que es temido y respetado por el resto de la tribu.

En la sociedad actual todo lo que he descrito carece aparentemente de sentido, el cazador no tiene ni que acercarse a la pieza para abatirla de un disparo mas o menos certero, la aparición de la ganadería y la agricultura, robaron a la caza la finalidad primaria que la justificaba, ya no tiene connotaciones religiosas y ser cazador no despierta precisamente simpatías en los círculos sociales. ¿Donde está entonces la razón de que varios millones de hombres civilizados en el mundo, sienta la necesidad de seguir cazando? Pues sencillamente en que dentro del ser humano se sigue manifestando el instinto que desarrollaron nuestros antepasados a través de tantos siglos, las formas han cambiado, evidentemente, pero los sentimientos son los mismos y de la misma manera que el gatito doméstico, teniendo el sustento garantizado, no pierde su instinto de perseguir la presa, aunque esta se haya transformado en un ovillo de hilo, el hombre actual fiel a su condición de cazador persigue y da muerte a las especies "presas" que han adquirido esta condición por imperativo legal y respeta las que, por la misma causa no lo son.

Se le acusa al cazador de ser un asesino que ha ocasionado incluso las desaparición de especies enteras, nada mas lejos de la realidad, pues son precisamente las especies denominadas cinegéticas las mas abundantes y al proteger éstas se han protegido también, tal vez no intencionadamente, las no cinegéticas y los recursos económicos han revertido en el cuidado del medio ambiente.

Las organizaciones ecologistas cometen el error de, además de aplicar criterios éticos y morales "humanos" a la vida natural, percibir el planeta como una fotografía, inmóvil y al que hay que conservar en su estado actual, sin embargo el planeta se encuentra en constante evolución, muchas especies han desaparecido (dinosaurios por ejemplo), sin que los cazadores tengan nada que ver, y otras muchas desaparecerán, incluso quizá la nuestra y surgirán otras nuevas; infinidad de cambios climáticos producirán grandes daños a la vida, desaparecerán continentes y aparecerán otros, a periodos de lluvias torrenciales seguirán sequías pertinaces, y el planeta tierra seguirá existiendo o tal vez sucumbirá con el impacto atroz de un gran asteroide, quien sabe, mientras tanto, depredadores y presas seguirán representando el eterno drama de la vida y de la muerte: LA CAZA.

 

DIEGO DE LA MANCHA

 

Comentarios (0)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: En la antesala | Rayn
Artículo anterior: La frase que siempre se repite | Rayn
Otros artículos de Diego
Una justificacin? (03/11/2002)
Artículos relacionados con 'Opinin'
Una justificacin? | Diego
Nos ha visto la loba | Rayn
La Caza de ayer y de hoy | Rayn
Razonamientos sobre la Caza | Vctor Mascarell
El amplio mundo de la Caza | Vctor Mascarell
Necesitamos cazar | Murdererfox
Qu es la Caza, y sus concepciones? | Vctor Mascarell
Carta abierta a un cazador inactivo | Murdererfox
El cazar, y su propia identidad | Vctor Mascarell
El estilo del cazador | Murdererfox
Caza y telebasura | Jos Luis Garrido
Rquiem por FITAC? | Sierra
Cazar no es matar | Joaquim Vidal
Una asignatura pendiente | Israel H. Tabernero
Problemtica actual de la caza en Catalua | Josep Mauri
Carta abierta a la Consejera de Agricultura de CyL | Santiago Iturmendi
Antropologa social de la caza | Ramn J. Soria Brea
Caza y consumo | Vctor Ferri
Miedo escnico | Vctor Ferri
Ensear (a odiar la caza) al que no sabe | Salvador Calvo Muoz
Halcones y ley de plomo | Ral del Pozo
Sombras del pasado | Salvador Calvo Muoz
Por los cazadores! | Pedro Francs Ramn
La caza es ms que Ignacio Valle | Anbal Prez
Ecoterrorismo en Euskadi: nada de miedo | Geroa
Carta al presidente de la Federacin Cntabra de Caza | Julio Snchez Portilla
El silvestrismo en Cantabria | Asibe
Eco-terrorismo, la sombra animalista | Sabi Fox
Ocho claves para la media veda | Jos Luis del Monte
ADECACOVA pide agilidad en la adaptacin de la normativa de la gripe aviar en la Comunidad Valenciana | Vctor Mascarell
La caza tambin es escuela | Vctor Ferri
La estrategia del movimiento ecoterrorista en Espaa | GEROA
Fin de un abuso en Canarias | Flix Antonio Mazn Pastor
La caza es caza y no un deporte | Vctor Mascarell
Otro ao ms | UNITEGA
La Licencia nica hubiera ahorrado millones de euros | Vctor Mascarell
Respeto en el campo | Juan Miguel Snchez Roig
La caza no es un deporte | Miguel Iigo Noain
Cada uno por su lado | UNITEGA
La gestin sostenible de la becada | Carlos Irujo
Majestad SOCORRO! | Luis Prez de Len
Por qu los cotos siguen haciendo planes de caza? | Vctor Mascarell
Salvemos la caza en Navarra | Agustn Goizueta
Las peores faltas del montero | Santiago Segovia
Un Plan Estratgico Estatal o un estratgico plan? | Vctor Mascarell
Miedo a la libertad | Fernando Tello del Hoyo
Cmo buscar un coto de caza menor | Luis Dvila
Expertos en especies | Vctor Mascarell
La ley del embudo de Galicia | UNITEGA
Galicia 2011: Con licencia para matar | UNITEGA
Mantenimiento y puesta a punto del perdicero en poca de veda | Luis Dvila
Los conflictos interinsulares en la redaccin de la Orden de Caza de Canarias | Jos Agustn Lpez Prez
Otra forma de afrontar el primer da de caza | Luis Dvila
El Plan Estratgico del Patrimonio Natural custodia a la caza | Vctor Mascarell
Cmo cazar en los emparrados o vias en espaldera | Luis Dvila
La caza social de Galicia: Tiene cabida en la nueva Ley del Deporte? | UNITEGA
Cazar por obligacin? | UNITEGA
La mujer, pilar de la familia y del mundo rural | Lola Merino Chacn
Contra la caza de corzas en primavera | Felipe Canales Basabe
17.000 accidentes por animales en las carreteras espaolas | Vctor Mascarell
Y cmo mueren los elefantes? (Una reflexin sobre la muerte) | Jos Miguel Montoya Oliver
La caza, actividad cinegtica del siglo XXI | Cesreo Martn
Conocimiento y formacin contra demagogia y sectarismo en el mundo de la caza | Santiago Iturmendi Maguregui
Mi primo cazador | Cesreo Martn
Apertura de la veda en el Edn de la caza menor | Antonio Adn Plaza
Subida de tasas a la caza en Castilla y Len | Federacin de Caza de Castilla y Len
Se nos fue uno de los Grandes de la Caza: Joaqun Espaa | Joaqun Espaa Aguado
Molestos los agricultores? | Federacin de Caza de Castilla y Len
Protocolo de actuacin en casos de envenenamiento | Federacin de Caza de Castilla y Len
Una Ley de Caza para los piratas | UNITEGA
La responsabilidad por daos en carreteras y cultivos, en vas de resolucin definitiva | Federacin de Caza de Castilla y Len
Caza y pesca. Perspectiva bsica | Jos Miguel Montoya Oliver
Por qu no se callan? | Lola Merino Chacn
APEGA y sus amantes de la perdiz autctona | Miguel ngel Arnau
Obsesin sobre la media veda | Jos Luis Garrido
La propuesta de la caza como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad | Roberto Snchez Garrido
Son nuestras las reservas de caza de Castilla y Len? | Federacin de Caza de Castilla y Len
Cazadores: presuntos acusados | UNITEGA
Crnica de un atropello | Fernando Tello del Hoyo
Cuando un tonto coge una linde | Gustavo Menndez
Si los cazadores se extinguen alguien tendr que poner el dinero para estabilizar las poblaciones silvestres | Vctor Mascarell
De cazadores hurfanos y perdices moribundas | Marcos Pedregal
El conejo no se exterminar jams en Canarias | Juan Miguel Snchez Roig
La caza no es un juego | Pedro Crespo Bernal
Disfruten del sabor a campo en Navidad | Lola Merino Chacn
Cuando la informacin a los cazadores indigna | UNITEGA
La caza con rehalas: Trabajo y Seguridad Social | ARRECAL
Marcos Pedregal, el iluminado de la perdiz | Antonio Mota
Fringlidos: Una errnea interpretacin causar su prohibicin | UNAC
Control de zorros: Modalidades autorizadas. Situacin del control con nuevas trampas | Jos Luis Garrido
Los paracaidistas de la custodia del territorio | Antonio Mota
No al exterminio del arru alicantino | Raimundo Montero
Slo interesa la caza del voto | Sebastin Torres
La humanizacin de los perros | UNAC
Larga vida al mufln del Atlas | Jos Antonio Moreno Ruiz
La fuerza de la razn: xito de la manifestacin en Sevilla en defensa de la rehala y la montera espaola | Alfonso Aguado Puig
La caza en Castilla-La Mancha, una mirada con perspectiva | Luis Fernando Villanueva
La ecocondicionalidad para cosechar, recoger la paja y labrar los rastrojos | ADECANA
Codornices de ayer, de hoy y | Miguel ngel Romero
La media veda posible | Jos Luis Garrido
Las claves para la media veda a la codorniz | Fermn Mourenza
Por qu debo ir yo a la manifestacin? | Mesa en Defensa de la Rehala y la Montera
Buscando soluciones | Gabriel Marco Tejedor
Torcaces y trtolas, un futuro diferente | Jos Luis Garrido
Cospedal y su apuesta por el Turismo Cinegtico | Lola Merino Chacn
15 de octubre, Da Mundial de la Mujer Rural | Lola Merino Chacn
El jabal, un problema en muchos lugares de Espaa | Jos Luis Garrido
El tiempo y la caza | Ral Guzmn
La perdiz roja, en coma profundo | Jos Luis Garrido
El silvestrismo acosado | Jos Luis Garrido
La Navidad, antesala de un ao esperanzador | Lola Merino Chacn
Crnica de una muerte anunciada | Roberto Rodrguez
Los cazadores son parte de la solucin | Eloy Coello Luis
Qu pasa en Castillejo de Robledo? | Colectivo de cazadores de competicin
Violencia en las calles | Roberto Rodrguez
Carta abierta a la Directora de SEO Birdlife y al Secretario General de WWF | Luis Fernando Villanueva
Ocho acciones para una caza menor sostenible | Jos Luis Garrido
Nueva amenaza para los buitres ibricos | Antoni Margalida y otros
Internet para tontos | Roberto Rodrguez
El lobo desde la distancia | Vctor Ferri
Lo que el viento se llev | Roberto Rodrguez
La caza del conejo de monte en Galicia y su futuro (Parte 1) | Jaime Veiga Fontn
Una reflexin sobre los enfrentamientos con el ecologismo | Alberto Ramos
Y para qu sirve la Direccin General del Medio Natural de la Junta de Castilla y Len? | Francisco Javier Fernndez Escudero
El despropsito y la destruccin de la cabaa de jabal en Galicia | Francisco Chan
Una pequea historia | Ricardo Gasco
La custodia del patrimonio | Vctor Mascarell
La caza del siglo XXI | Consultora Kertaro
La Ley de Montes, otra oportunidad perdida | Juan Miguel Snchez Roig
Ni linces ni conejos | Jos Luis Garrido
Morir matando | Roberto Rodrguez
En defensa de la Caza y los Cazadores | UNAC
Los propios dioses | Roberto Rodrguez
El derecho de participacin de la caza social | Vctor Mascarell
Animalistas y prestigio de cazador | Jos Luis Garrido
Octubre maravilloso | Joaquim Vidal
La faz de cazador de Don Quijote madrugador | Eduardo Coca Vita
Poltica y caza: Cinco preguntas a los partidos polticos | Jos Luis Garrido
Carta de un cazador a los Reyes Magos | Jos Luis Garrido
Pero, veremos patirrojas puras en 2016? | Diego Ruzafa
El lobo y su problemtica en Euskadi | Julen Rekondo
Caza social, recreativa y sostenible | Vctor Mascarell
Para qu la investigacin cinegtica? | Julen Rekondo
La caza es mucho ms que un deporte | ADECANA
Caza y conservacin | Julen Rekondo
Entre rebelda y bochorno | Jos Luis Garrido
La caza y su imagen pblica | Julen Rekondo
El Gobierno de Canarias, sin rumbo en materia cinegtica | Eloy Coello Luis
A quin corresponde conservar la fauna silvestre y sus hbitats? | ADECANA
La UNAC se suma a impulsar una alianza del rural | UNAC
Concentracin de avutardas | Jos Luis Garrido
No os esforcis: no nos entendern | Joaquim Vidal
La nueva ganadera | Vctor Ferri
Incidente cinegtico en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel | Matas Arroyo
Animales no humanos | Jos Luis Garrido
Municin de plomo: s o no? | Julen Rekondo
150.000 cazadores y pescadores de asfalto, por un da | Rodrigo Moreno de Borbn
El lince ibrico, en vas de recuperacin | Julen Rekondo
Demasiado medio ambiente | UNAC
En procesin por la Gran Va | Jos Luis Garrido
Solos ante el problema | Juan Miguel Snchez Roig
Los atropellos de fauna cuestan ms de cien millones de euros al ao en Espaa | Julen Rekondo
Agricultura respetuosa con el medio natural | Federacin de Caza de Castilla y Len
Retos de la caza social para la gestin de la perdiz roja | Juan Miguel Snchez Roig
Las perreras municipales no estn llenas de perros de caza | UNAC
Control de predacin en Espaa: lo que no quieren contarnos | Juan Miguel Snchez Roig
Con los incendios forestales se pierden ms que rboles | Julen Rekondo
Argumentos contra la matanza del arru espaol | Raimundo Montero
El lobo necesita soluciones, no persecuciones | Julen Rekondo
El deporte de la caza | Jos Luis Garrido
La caza no es un deporte en Espaa | Vctor Mascarell
Los invasores | Julen Rekondo
Propuestas para quitar agobio a la caza | Jos Luis Garrido
La imagen de la caza y los medios de comunicacin | Daniel Puerta Serrano
Elecciones RFEC 2017: Vicente Segu | CdC
Elecciones RFEC 2017: Manuel Cava Miano | CdC
Elecciones RFEC 2017: Agustn Rabadn | CdC
No saben/no contestan o no contestan precisamente por saber | CdC
El impacto de la caza en Espaa segn Ecologistas en Accin | Jos Luis Garrido
La UNAC, a vueltas con los ecologistas de SEO/BirdLife | UNAC
Caperucita y el furtivo | Laureano de Las Cuevas
Los cazadores estamos hartos, triste y dolorosamente hartos | Juan de Dios Garca
La caza y los medios de comunicacin: Jos Ignacio udi | Cazaworld
La caza y los medios de comunicacin: Rafael Luruea | Cazaworld
Los cotos de aprovechamiento intensivo, un ejemplo de caza industrial sostenible con la naturaleza | ADECANA
La caza sostenible es la nica posible | Jos Luis Garrido
Detectados en Navarra cruces de cerdos vietnamitas con jabales | ADECANA
La caza y los medios de comunicacin: Antonio Mata | Cazaworld
La caza y los medios de comunicacin: Cesreo Martn | Cazaworld
Quin pagar esta cuenta? | Alfonso Aguado Puig
La caza y los medios de comunicacin: Israel Hernndez | Cazaworld
La caza y los medios de comunicacin: Pablo Capote | Cazaworld
Cazar ms o nada, esta es la cuestin | Jos Luis Garrido
La caza y los medios de comunicacin: Jos Mara Garca | Cazaworld
Salvemos la perdiz roja de Navarra | ADECANA
Por treinta monedas de plata | Eloi Saavedra
La recoleccion del cereal es fundamental para la defensa de la fauna | ADECANA
Especies exticas: la invasin silenciosa | Julen Rekondo
Charlatanes, mercachifles y falsos mesas | Laureano de Las Cuevas
La caza y los cazadores de hoy | Evaristo Espada Moliner
Fipronil: peligro para las perdices | Jos Luis Garrido
Proyecto Aequilibrium 2017 | Asociacin del Corzo Espaol
La Asociacion de Cazadores de Cseda recupera un humedal | ADECANA
Intercaza 2017, motor del mundo rural | AER
El lobo en Asturias: realidad o ficcin | UNAC
Los riesgos de la caza banal | Jos Miguel Montoya Oliver
La Caza debera declararse Patrimonio de la Humanidad | Vctor Mascarell
Valoracin de la gestin que el Gobierno de Navarra hace con la caza | ADECANA
Investigaciones cinegticas | Jos Miguel Montoya Oliver
La absolucin de Lobo Marley | Federacin de Caza de Castilla y Len
Cario y valoracin del perro del cazador | Jos Luis Garrido
El timo de la medallita | Jess Jimnez Casado
Cartas de un cazador a los Reyes Magos | Jos Luis Garrido
Nueva Ley de Bienestar Animal en Castilla-La Mancha: concesin total a los animalistas | Juan de Dios Garca
Barbarie en La Sierra de Corral de Almaguer | CdC
El monopolio deportivo pisa a la caza social de toda la vida | Vctor Mascarell
Lo social y la caza | Jos Miguel Montoya Oliver
El animalismo est dirigido por diputados y senadores | Jos Luis Garrido
Nos sobran los motivos para salir a la plaza | Jos Luis Garrido
La caza, sector economico. Valoracin de 18 subsectores | Jos Luis Garrido
Contestacin a Jos Luis Garrido | Luis Fernando Villanueva
Sostenibilidad rural | Jos Miguel Montoya Oliver
La caza, motor de economa y sostenibilidad en Extremadura | CdC
Economa de la caza | Jos Miguel Montoya Oliver
Ecos del reportaje de TeleMadrid sobre el Silvestrismo | Federacin Madrilea de Caza
En torno a la media veda | Jos Miguel Montoya Oliver
El Parlamento Andaluz anul el frenes animalista de Podemos | Jos Luis Garrido
Siniestros sufridos por el cazador | Jos Luis Garrido
Economa de la caza | Jos Miguel Montoya Oliver
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC