Desde la tronera

Para la descripcin etnogrfica, la caza de la perdiz con reclamo constituye un terreno apasionante, tanto por su implicacin medioambiental como por su complejo ritual y simblico.

Roberto Snchez Garrido | 13/09/2008

9348 lecturas

Esta modalidad es polémica, entre otras cuestiones, por la estrategia utilizada y por darse en época de celo de la perdiz. La polémica tiene dos vertientes: por un lado, la del colectivo cinegético, con posturas encontradas entre partidarios y detractores, con una interesante y definitoria división territorial que lleva, no sólo a una influencia ecológica, sino también a los elementos definitorios de la caza. Y, por otro lado, está la crítica realizada desde los no-cazadores, autoridades y legislación cinegética, envuelta en los últimos meses en la polémica derivada de la posibilidad de su prohibición en base a las directrices de la Unión Europea.

Todos los cuidados que se han dado a la perdiz a lo largo del año se pueden resumir en una mañana

Dentro del reducido espacio del puesto se ve el mundo a través de un agujero. Silencio. Desde las troneras observa el campo y el reclamo. Cualquier sonido, los movimientos del pájaro en la jaula, el viento, el más mínimo indicio es evaluado por el pajaritero. Todos los cuidados que ha proporcionado a la perdiz a lo largo del año se pueden resumir en una mañana. Acomodado en los escasos metros del puesto artificial, con la escopeta cargada y apoyada en la muletilla, se lamenta porque el pájaro no canta.


En esta modalidad no importa tanto el abatir una pieza como el trabajo del pájaro en la jaula.

El animal se mueve inquieto en la jaula, advirtiendo que a pocos metros alguien es testigo y juez de todos sus movimientos. Un cigarro tras otro y el pájaro sigue sin cantar, escena frustrante, más si cabe cuando ese día le acompaña una persona cargada de cuaderno y cámara de fotos.

«Al pájaro hay que darle tiempo», «No hay que tener prisa». Parece que estas frases provocan el embrujo y el pájaro comienza a cantar. La cara del  pajaritero cambia, aumenta la tensión, no puede ocultar su nerviosismo: «El reclamo parece bueno», comenta.

Una perdiz merodea el lugar. A los cantos del enjaulado responde el campo en un destacado espectáculo sensitivo. El duelo de requiebros surte efecto y un macho entra en la plaza. El momento mágico lleva a una lucha de cantos entre dos pájaros encelados. Hay una especie de dialógica entre las perdices que finaliza con la intervención humana.

El reclamo debe entender la muerte de su contrincante como suya y no como elemento externo. Un mal tiro, referido no sólo a un posible fallo sobre la pieza, sino a los que están hechos en lugares no propicios, fuera de la plaza, puede suponer el fin cinegético del reclamo. La complejidad de estos temas es alta, ya que hay diversas opiniones sobre el momento del disparo, hacerlo o no cuando lo que entra es un hembra y no un macho, la distancia idónea, si se dispara únicamente a aquellos ejemplares que entran encelados y con ganas de batalla o se puede hacer sobre los que llegan más bien despistados, etc.


El cazador de reclamo realiza las veces tanto de actor secundario como de espectador en el ritual de esta modalidad, donde el verdadero protagonista es el pájaro.

El lance es, como entendemos para el resto de la caza, la base de esta modalidad. No es tanto el hecho de abatir la pieza como el trabajo del pájaro en la jaula, el recibimiento, el darles tiempo a que entablen un combate singular, sólo en el momento justo es cuando se produce el desenlace. El disparo enmudece por unos segundos el monte. Algo ha pasado y el campo lo sabe. Se hace el silencio. El reclamo comienza entonces un leve canto que va aumentando. «Eso es cargar el tiro», dice el cazador. El reclamo, consciente de su victoria, se ufana henchido de valentía llamando al campo. La emoción y la alegría del cuquillero es plena, el pájaro, ése que casi desespera por su tardanza, se ha comportado de forma excepcional. El recibo al macho campero lo ha realizado titeando. El nerviosismo del cazador ante el disparo, dice, ha sido tal, que ha dudado incluso de acertar con él. El reclamo es para el jaulero lo más importante y es su responsabilidad la de corresponder la labor que ha realizado en el puesto. En la dualidad vidamuerte la segunda es entendida como condición de la primera.

El alter ego de la perdiz, que no del hombre, juega la decisiva suerte de la victoria o la derrota

El cuquillero pasa todo el año pendiente de sus pájaros, con el objetivo de forzar una pelea entre iguales de las que él es el juez que determina sobre la vida o la muerte del ejemplar que entra en la plaza. Ese cazador que vive todo el año encelado, animaliza su conducta al participar del celo de la perdiz. Imitando los cantos fuera de los cazaderos se mimetiza con el reclamo y se convierte en perdiz por momentos, interpretando en el puesto el último acto de un cortejo, no siempre satisfactorio, que les llevará a ser uno. Una forma de entender la emoción del acto final atiende a este hecho, el alter ego de la perdiz, que no del hombre, juega la decisiva suerte de la victoria o la derrota, un mal disparo puede provocar la mudez definitiva, el miedo al campo y al fuego, a la vida más allá de los cuidados humanos, pero implica relacionalmente la derrota de un cazador que ha desaprovechado y ha herido una parte de sí mismo.


El cuquillero vive todo el año ‘animalizando’ su conducta al participar en el celo de la perdiz.

 

Los apuntes esbozados sirven para ilustrar un tema etnográficamente apasionante, técnicamente complejo y teóricamente sugerente, que da pie a la reflexión sobre temas clásicos dentro de la antropología. La relación que se establece entre el cazador y sus reclamos es permanente. Si comparamos la pasión relatada por Geertz de los hombres balineses dedicados al cuidado de gallos de pelea, con los pajariteros españoles, vemos un nexo común, salvando las distancias temáticas, geográficas y culturales.

En la caza de la perdiz con reclamo se adivina un ritual, un espacio donde el cazador realiza tanto las veces de actor como las de espectador; actor porque él es el secundario y el tramoyista; espectador porque otorga el protagonismo a su pájaro, verdadero artífice de la historia.

Roberto Sánchez Garrido (Dr. en Antropología Social)
4 comentarios
13 sep. 2008 15:48
makis
makis   «Disfruta granuja y procrea, que en ti depositamos todas nuestras esperanzas!»
Le felicito Sr Sanchez Garrido por su muy buen articulo, no se si usted ser devoto de la "Hermandad de Locos por el Reclamo", pero si puedo decirle que ha descrito muy bien a grosso modo, parte del universo que ve el jaulero a travs de su solitario ventanuco.

Y narrando el acontecer de uno de los escasos(pero intensos) lances de los que suele disfrutar un cuquillero a lo largo de la temporada, haciendo hincapi que el verdadero reclamista no prima la cantidad de "carne", sino que basa su satisfaccin en el trabajo de su reclamo, siendo mero juez y controlador de que se cumplan inexcusblemente las distintas fases de la faena.

Y solo si al final el reclamo ha cumplido, pasara al doloroso (aunque algunos no lo crean) e inevitable momento de abatir el noble contrincante de nuestro pjaro, premiando su labor al creerse que su enemigo yace postrado y sumiso a sus pies, y de esta manera nuestro pjaro inicia el cante proclamando a los 4 vientos su victoria, como nuevo amo del collado.

Espero que su articulo sirva para despejar algunas dudas, y hacerle ver a los "pistoleros-pegatiros" que viven por la carne, que dentro de este gremio no tienen nada que hacer.

Le reitero mi felicitacin.

Saludos a todos.

Makis.
14 sep. 2008 20:10
ALGABO
Cuando se dispara en el puesto y el pjaro est recibiendo, erguido en la copa de la jaula, si el pjaro es puntero, no tiene porqu cortar al tiro.
Seguir con su coleteo suave, casi inaudible, durante un periodo de tiempo ms o menos largo, lo que se denomina "entierro" y posteriormente ir subiendo el tono, hasta cantar en voz alta, que eso s que es cargar al tiro.
Si el pjaro es de los que titean, generalmente estar en el culo de la jaula y al tiro, cortar,
se levantar y al ver la perdiz muerta, har el entierro y posteriormente cargara al tiro.
06 mar. 2009 10:28
luisl
No s qu pinta en la fotografa que ilustra el artculo un seor con la escopeta en mano enseando la perdiz. Hay detalles que uno no puede explicarse en esta vida, eso creo que no es ni legal.
10 mar. 2009 21:01
Lagartijo
Es cierto que por ese agujero se ve el mundo de otra manera.
Estoy de acuerdo con la interpretacin que se hace en el artculo pues, como dice mi buen amigo Juan Gmez, esto del pjaro es una filosofa de vida.
Se le pasa a uno el tiempo entre las manos disfrutando de esta preciosidad que es la perdiz y el campo, aunque, dicho sea de paso, yo no tengo nada claro cuando disfruto ms si en el momento mismo del puesto o en el largo tiempo del mimo, la observacin, el cario,los garbanzos mojados, arreglndole el pastelillo a las jaulas, etc. etc.
Recientemente ha vuelto a mis manos una jaula de perdiz que resulta ser mi vida, me explico: cuando yo era un crio, ya estaba dentro de ella el excepcional "Matias", la jaula ya era vieja y yo cumplo en breve mis primeros cincuenta aos, as es que no os podeis ni imaginar la alegra tan enorme que me he llevado al recuperarla y, por supuesto el ao que viene la ocupar "Chimeneas", pues esa jaula slo la ocupaba el primer espada...
En fin, ancdotas a parte, efectivamente la caza del reclamo es algo que algunos llevamos en la sangre, por que no podemos recordar desde cuando se est practicando en nuestro entorno ms inmediato y disfrutamos durante todo el ao de esta religin, rito, aficin... llamadle como querais, yo me quedo con "filosofa de vida".
Ah!, yo tampoco haba visto a nadie acercarse al pjaro con la "humosa" en la mano, el seor de la foto ser un magnfico reclamero, pero el gesto no parece el ms ortodoxo, en fin: cada uno es cada uno.
Saludos, enhorabuena por el artculo.

 

Leer más
Otros artículos de Roberto Snchez Garrido

La propuesta de la caza como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad
(30/07/2013)

Artículos relacionados con 'Reclamo'

La voz del campo
Manuel Romero

Sonrisas y lgrimas
Francisco lvaro Ruiz de Guzmn-Moure

La imagen del reclamo
Manuel Romero

La ilusin de una nueva temporada del reclamo
Manuel Romero

El reclamo y la tradicin
Manuel Romero

Más +
Top 5 artículos más leídos

10 calibres para la nueva temporada
R. Gonzlez Villarroel (228016 lecturas)

Los otros calibres que no son del 12
Pedro A. Surez (191066 lecturas)

Diez razas de perros para disfrutar de la temporada
E. B. y J. A. C. (178027 lecturas)

Antes de salir de caza: su escopeta le queda bien?
Gonzalo Gmez Escudero (131805 lecturas)

Rifles para caza mayor, pero... Cunta precisin se necesita?
Pedro A. Surez (121250 lecturas)

En el número de enero:

  • Sin «foro» unánime en asturias para declararlo especie cinegética
  • Becadas; en las entrañas del bosque
  • El rumbo de las migratorias
  • Gestión. Cuadernos de caza
  • ¡Soltamos! Una temporada que no deja de sorprender
  • Tures del Cáucaso
  • Armas
  • Todo sobre Perros