El futuro de la Perdiz Roja

Jess Nadal

 

La sostenibilidad de la perdiz roja y su aprovechamiento se consigue con poblaciones vigorosas, hbitats de calidad y gente esmerada en su cuidado. Son tiles para la especie aquellos hbitats que tienen aprovechamientos blandos, cobertura vegetal abierta y que estn local, continua y acertadamente gestionados. La riqueza en poblaciones silvestres y su aprovechamiento durable, atendern a las ideas de los distintos grupos de presin social.

A los agricultores les interesa obtener el mayor beneficio posible por el arrendamiento de los derechos de caza... A los ecologistas les interesa la máxima biodiversidad... A los científicos y gestores, el desarrollo del conocimiento y de las técnicas de gestión... A los cazadores, la mayor abundancia posible... A los políticos, el poder.

Desde la década de 1960, el declive sostenido que sufren las poblaciones de perdices, ha dejado muchos lugares vacíos, otros mantienen poblaciones en baja densidad, y sólo algunos luchan por conservar su alta densidad de perdiz roja silvestre. Este esquema básico posiblemente cambie poco en el futuro, pero si parece probable que se modifiquen mucho las superficies en las que se encuentran las tres densidades. Del porcentaje de tierra degradado que hallaremos en cada sector, dependen frágiles equilibrios entre las poblaciones de perdices silvestres, las convulsivas de plástico, las de predadores y las de competidores. La abundancia de las silvestres se modificará atendiendo al resultado de estas relaciones en el marco que dibujará cada hábitat. Podemos pensar que en distintos lugares operaran: 1. exceso de presión de las sueltas duras con graves impactos para las perdices silvestres. 2. presión tolerable por las poblaciones silvestres de distintas formas de sueltas blandas. A estos factores habrá que sumarles el aislamiento, que dejará en sectores separados las poblaciones silvestres, debido al terreno urbanizado y a las infraestructuras duras no permeables (conjuntos de áreas periurbanas, densidad de habitantes, AVE, autovías, carreteras, canales, tendidos y redes de cables). Por ello tendrá mucha importancia el diseño y ejecución de pasos para la fauna que le permita atravesar esas barreras.

La guerra de precios entre la perdiz silvestre y los distintos tipos de granja posiblemente evolucionará, tal como lo haga la demanda del cazador. Seguramente en este catálogo de valores, se abra una relación mas estrecha con la calidad que con la cantidad. La cantidad puede ser emulada fácilmente con la informática, sin embargo, parece bastante más lejano que la calidad pueda suplirse por herramientas virtuales. Hoy disponemos de modernos juegos para consolas y PC que representan todo lo que precisa el tirador, sólo necesitamos una gran pantalla, sonido envolvente y olores de los ambientes abiertos para simular, con el arma electrónica, cualquier caza de cantidad. El perro de caza mantendrá al cazador cualitativo frente al cuantitativo, esto estimulará la demanda de calidad. Muchas granjas podrán avanzar progresivamente en la producción de perdiz de tanta calidad como las peticiones les propongan. Debemos esperar mejoras proporcionales a nuestras inversiones ¿cuántos cazadores apostarán por la cantidad y cuantos por la calidad?

Los predadores domésticos asilvestrados seguirán siendo un grave problema, posiblemente mucho mas peligroso que el actual, ya que no se toman las medidas necesarias para frenar este contrasentido. A la vez las asociaciones de derechos de los animales (protectoras de perros y gatos) aumentaran con un crecimiento irrefrenable, también lo harán los programas de TV dedicados al cariño hacia los animales caseros, y los productos que fomentan la producción de esta fauna (inicialmente doméstica, que se transforma en eficaz predadora cuando se libera al campo) ¿Quién pondrá límites a una industria floreciente que juega con el gancho de antropormizar los animales? Por muy dañina que sea esta realidad para el campo, la batalla comercial que impulsa la producción de gatos, consigue que los asilvestrados sean muy abundantes en todo el territorio hispano. Seguiremos advirtiendo continuos cambios en la densidad y las especies que poblaran los cotos. De todos los animales, progresaran de forma notable las poblaciones de aquellos, capaces de sobrevivir en los entornos urbanizados y degradados. También veremos aumentar a las especies que ocupan con éxito los lugares con la vegetación más cerrada, ya que hacia ese tipo de paisaje tienden las montañas, por el abandono de la actividad agro-ganadera.


Figura 1: Campos conceptuales de los que depende la supervivencia de la perdiz roja silvestre. No podremos conservar las poblaciones de perdiz roja silvestre sin hábitats de calidad, ni un público concienciado con el respeto hacia su gestión sostenible.

La calidad de los hábitats para la perdiz roja estará representada por una gran cantidad de espacio marginal, en menor proporción hallaremos los terrenos de calidad subóptima, y sólo algunos santuarios permanecerán como hábitats óptimos. Podremos observar una continua tensión entre el terreno ocupado por los usos duros y los usos blandos, porque será mayor el interés en transformar el espacio natural en superficie productiva de tipo industrial o urbano, de acuerdo con el crecimiento económico. Esto hará más difícil, juntar suficiente número de hectáreas para cuidar adecuadamente poblaciones de perdiz roja silvestre. Por eso es fácil prever mayor protagonismo de la producción de granja. Sin embargo, si los cazadores se unen con los verdes, es posible que no muy tarde sucedan cambios en algunas producciones agrícolas, que se harán mas respetuosas con la vida silvestre. Si la agricultura ecológica y la orgánica tienen todavía muy pequeño desarrollo, por la estricta normativa que imponen sus consejos reguladores, las marcas de producción de alimentos de calidad podrán progresar, buscando equilibrios de las técnicas culturales mas avanzadas, con el nivel de calidad nutritiva deseable y el respeto hacia un paisaje agrario, rico en la biodiversidad que lo habita.


Figura 2: La calidad del hábitat. Los espacios útiles para la perdiz roja silvestre tienen aprovechamientos blandos ecocompatibles, son de tipo abierto y obligatoriamente están bien gestionados .

¿Quién será el vencedor de la lucha entre los sistemas de producción mas rentables a corto plazo, que son duros con el medio ambiente (implican graves impactos, muchas veces irrecuperables), y aquellos que por ser mas blandos (ecológicos), alcancen los mismos niveles de beneficio en mayor tiempo? El campeón de esta pelea, dependerá del grado de calidad de vida que los ciudadanos seamos capaces de exigir. Si muchas de las enfermedades actuales del hombre, se demuestran asociadas a los sistemas de producción agresivos con la vida (de forma que matan nuestra existencia) es posible que el desarrollo asociado a las técnicas de producción blandas, cambie a ser un objetivo prioritario. Si consideramos que la rentabilidad del capital está mediada por el tiempo de inversión, sólo si conseguimos que valga mas la perdiz en el campo que el dinero en el banco (viejo dicho de Tom Gullick), podremos disponer de perdices silvestres. La perdiz y la fauna silvestre no tendrían ningún problema, si su valor compensara el elevado coste que suponen las tareas necesarias para su cuidado.

Los terrenos mal gestionados (aquellos que cumplen mínimamente la legislación) dejarán de ser mayoría frente a los bien gestionados, puesto que cada vez disponemos de mayor nivel de conocimientos y de técnicos capaces de hacer brillantemente su trabajo. La gestión local, la forma más eficaz para conservar y recuperar los hábitats, ganará cada vez mayor protagonismo. Si ponemos los medios para conseguirlo, los referentes de fincas y cotos bien gestionados dejaran de ser estampas inalcanzables. Sin embargo, eso no será suficiente para contrarrestar los graves impactos de la vida moderna sobre el entorno natural. Únicamente, si somos capaces de participar en el diseño de los paisajes futuros y de hacer compatible la caza con el resto de las actividades al aire libre, podremos conseguir que no se pierdan muchas superficies útiles para la perdiz roja y su caza. Pero, si los cazadores se acomodan totalmente al plástico barato, pocos harán inversiones en el cuidado de los hábitats. Si dejamos que se cierren enteramente los paisajes de montaña, es evidente que desaparecerán las poblaciones montanas de perdiz. ¿Qué debemos hacer para que no se pierdan los agrosistemas de montaña, donde han sido abundantes las perdices?


Figura 3: Diagrama de intereses y presiones entre los distintos grupos sociales. Controversia entre los distintos grupos de presión que afecta al cuidado de las poblaciones de perdiz roja silvestre. Para fomentar la conservación y gestión sostenible de sus poblaciones, es urgente crear una asociación que defienda a esta especie.

La controversia en la gestión de las poblaciones silvestres de perdiz roja que surge entre los políticos, ecologistas, agricultores y cazadores, hace difícil que se puedan alcanzar objetivos racionales. Actualmente sólo es posible obtener los permisos necesarios para la gestión adecuada de la perdiz roja y sus hábitats, en aquellas provincias que tienen más tradición perdicera y cuando cumplimos todos los requisitos legales. Los políticos se ocupan de los procesos para la adjudicación de las competencias de interés, de las posiciones de valor y de las creencias. Ellos dependen de los distintos grupos de opinión pública. Los grupos de presión se definen por lo que son y no son, junto con los motivos para defender sus ideas. Esto les confiere sus señas de identidad propias. Las poblaciones de perdices subsisten gracias a los agricultores, ya que son ellos quienes gestionan el hábitat. ¿Qué es un agricultor?

Según los propios agricultores ellos son especialistas en producción agrícola, gestores de la tierra, responsables de alimentar a la fauna, experimentados productores y desconocedores de los ecosistemas. Según los ecologistas, los agricultores son malos gestores de la tierra que destruyen la biodiversidad. Según los científicos y los gestores, los agricultores comprenden la capacidad agrícola de la tierra y obtienen de ella el máximo beneficio económico. Según los políticos, los agricultores son los productores primarios que necesitan subsidios. Según los cazadores, los agricultores son responsables de la abundancia de caza, los arrendadores de los derechos de caza y personas no preocupadas por la supervivencia de la fauna silvestre.

A los agricultores les interesa obtener el mayor beneficio posible por el arrendamiento de los derechos de caza. Además de las mínimas pérdidas concebibles, por el desgaste que los animales cinegéticos ocasionan a sus cultivos. A los ecologistas les interesa la máxima biodiversidad. A los científicos y gestores, el desarrollo del conocimiento y de las técnicas de gestión. A los cazadores, la mayor abundancia posible. A los políticos les interesa el poder, de forma independiente de la existencia y estado de la perdiz roja. Las perdices silvestres y su caza tendrán oportunidad de subsistir dignamente, si surgen grupos de presión que luchan por sus poblaciones y la naturaleza. Una asociación cuyos objetivos sean conservar, recuperar y mejorar los hábitats de la perdiz roja silvestre, fomentar su aprovechamiento sostenible, luchar contra los objetivos anticaza y antigestión de otros grupos, defender las poblaciones de los impactos negativos y bregar por el control de predadores; es necesaria para la subsistencia de la Perdiz Roja Silvestre.

 

Texto compartido con Federcaza.

 

Comentarios (2)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

perdiz
caza211
24/12/2005 10:59:15
tiene razon la perdiz dentro de pocos aos como el conejo en los catos o zonas libres de caza cerca de los pueblos lo de los pueblos con el hurron y los capillos se lo sevan todo y los agricultores en la cria de perdiz se llevan muchos nidos de perdices a su paso deberia estar proibida senbrar o que las maquinas no pisen las siembras en los meses de la cria de la perdiz ni de la codorniz esto es todo bueno adios espero que lo reconozcais que llevo razn jeje mi e-mail es: juancar_1993@hotmail.com soy un nio de 13 aos pero me apasiona la caza y bamos algunas zonas libres y cotos. nos emos cruzado con hombres de los pueblos de alrededor con el hurron y los capillos y pasar la guardia civil y no decirles nada y cuando ven a algunos qe no les suena la cara les piden la licencia de cazar con el hurron y si no la tiene le ponen una denunia y eso no lo veo normal y llevo toda la razon ok jejeje. muchas gracias de leer este anuncio
LA PERDIZ
perico el chopo
10/01/2006 21:43:42
Nos estamos cargando la perdiz!
Soy un gran aficionado a la caza,a los perros de caza y a la perdiz con reclamo y estoy totalmente en contra de los ojeos de perdices.Soy de un pueblecito andaluz donde la perdiz el conejo y la liebre cria en abundancia.Desde hace unos aos tenemos muchos forasteros en busca de un dia de caza a precios desorbitados.
Este ao pasado hemos sufrido una gran sequia y el ao nuevo se presenta peor,la perdiz no ha criado y la que ha criado a sacado muy pocos pollos.Bueno,los ojeos no se han anulado ninguno dando numeros pesimos en todos los cotos,y por si fuera poco le clavamos la puntilla con el reclamo,FELICIDADES SR.GESTORES,si se acaba la perdiz compramos mas en la granja de mi cuado...FELICIDADDES a todos los socios,junta directiva y su presidente(SOCIEDAD DE CAZADORES DE OSUA)por aber decidido no cazar este ao,gracias Andres por invitarme a cazar con nuestros BRETONES sin escopeta.

P.P.P.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Prohibir la Caza con Galgos | Federacin Espaola de Galgos
Artículo anterior: Pruebas de base, una necesidad imperiosa | Csar Gonzlez
Otros artículos de Jess Nadal
Sueltas duras y blandas (15/06/2004)
Lo que tendramos que hacer para mejorar los cotos (13/07/2004)
Estrategias para mejorar la gestin de la caza menor (13/09/2004)
Aprender a cazar con perro (07/03/2005)
Paisajes eco-compatibles (31/03/2005)
Reforzamientos con sueltas blandas (20/10/2005)
Fracaso reproductor (24/03/2006)
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor (03/05/2006)
La codorniz en Espaa (02/09/2008)
PAC, naturaleza y caza (11/06/2012)
Informe de las perdices de Daroca (02/07/2012)
Artículos relacionados con 'Gestin'
Sobre Gestin y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayn
Jabales, Federacin y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | Jos Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayn
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabal, sin padrinos | Jos Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayn
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bcassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jess Nadal
Lo que tendramos que hacer para mejorar los cotos | Jess Nadal
Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestin de la caza menor | Jess Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | Jos Luis Garrido
Qu es el Instituto de Investigacin en Recursos Cinegticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., Solucin a la gestin del jabal? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jess Nadal
Fracaso reproductor | Jess Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jess Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | Jos Ignacio udi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de l | Jordi Fab
El milagro de Melonares | Jos Ignacio udi
Diagnstico de la poblacin de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestin de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muoz
Repoblacin y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gdor: Ex-Paraso de la Cabra Monts | Juan Ignacio Gzquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
Son compatibles las esperas con las monteras cochineras? | Santiago Segovia
Celo y algo ms | Patricio Mateos-Quesada
Hbridos: Deteccin de la introgresin gentica en especies autctonas de animales salvajes | Javier Can
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Prez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastin Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
poca de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemtica y gestin | J. Palacios, M. Rodrguez y T. Yanes
Problemtica de la perdiz roja | Jos Antonio Prez, Carlos Dez y Daniel Bartolom
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comit Cientfico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortzar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestin | Comit Cientfico de WAVES
Las pautas de gestin de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comit Cientfico de WAVES
Muflones: Cmo lograr una repoblacin exitosa | Fernando Benito
La codorniz en Espaa | Jess Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvacin de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestin
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en poca de veda | Jos Luis del Monte
Rquiem por las liebres: culpable, la Administracin | Miguel ngel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
Cmo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Ms conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoologa Universidad de Crdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernndez-Llario
Cmo controlar con efectividad los depredadores | Miguel ngel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristbal De Gregorio
Se establece el control para el caar y la trtola turca en Valencia | Vctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cmo afecta la maquinaria agrcola en los procesos de reproduccin y cra | Jess Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribucin, hbitat y densidad | Antonio Daz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestin sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el ms eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La prdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegtica | Jess Llorente
Una buena herramienta de gestin | Manuel Romero
Asociacin de Tramperos de Espaa | Albert Roura
Nos vamos de caza de conejos con hurn! | Miguel ngel Romero
Expertos en especies | Vctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontn
Apoyo a la FOP en la mejora del hbitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificacin de la calidad cinegtica | CRCP
Caza sostenible: cupos s? cupos no? | Jos Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimrfico trofeo del macho monts | Antonio Daz de los Reyes
El MARM se columpia una vez ms | Juan Miguel Snchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos aos de divulgacin del conocimiento cientfico | Jernimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegticas | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestin sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Clculo de sostenibilidad de la perdiz roja | Jos Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestin y censos de ordenacin en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jess Llorente
Estn sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | Jos Lafuente
Quin se atreve a cortar la melena al len? | Jos Lafuente
Clculo de los censos de ordenacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
La marginalizacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jess Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Tern
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel ngel Romero
Cosas ciertas en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegtica | Mara Luisa Mesn Garca
Malos tiempos. Qu es cazar? | Antonio Daz de los Reyes
Capacidad de carga. Cuntos animales en un coto? | Jos Miguel Montoya Oliver
La licencia nica de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daos colaterales del jabal | UNITEGA
Los animales en el monte | Jos Miguel Montoya Oliver
La paridera en crvidos | CRCP
El anlisis social en la ordenacin cinegtica | Jos Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabal, torcaz y bellota | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federacin de Caza de Castilla y Len
Se extingue la perdiz? | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federacin de Caza de Castilla y Len
Es la caza un recurso natural renovable? | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | Jos Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daos cinegticos | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | Jos Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | Jos Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
Las perdices rojas autctonas, en picado | Miguel ngel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | Jos Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Daz de los Reyes
Sectaria discriminacin en la homologacin de trofeos | Antonio Daz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
La inevitable moratoria de las trtolas | Enrique Benjumeda
La gestin del ciervo en Navarra | Adecana
El sndrome del Sus | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | Jos Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | Jos Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrgica del conejo | Jos Luis Garrido
Necesidad de control de crvidos | Jos Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | Jos Luis Garrido
La importancia de la formacin en la actividad cinegtica | Ivn Poblador Cabaero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La trtola sigue en crisis | Jos Luis Garrido
El impacto de la recoleccin del cereal y la paja en la fauna | Adecana
Deberamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociacin SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avcola asociada a medios agrcolas | Jos Luis Garrido
Gestores y cazadores: control de depredadores | Jos Antonio Torres
Artículos relacionados con 'Perdiz'
Perdices anilladas | Jos Luis Garrido
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
Sueltas duras y blandas | Jess Nadal
El reclamo y los pollitos de perdiz | Manuel Romero
Cuando canta la perdiz | Manuel Romero
Reforzamientos con sueltas blandas | Jess Nadal
Fracaso reproductor | Jess Nadal
Aficionados y AFICIONADOS al reclamo | Manuel Romero
Repoblacin y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Cmo aprender de los perdiceros veteranos | Miguel F. Soler
Maullidos suspiros bostezos | Manuel Romero
Defender nuestro derecho a cazar | Miguel A. Daz Garca
Vicios y resabios del reclamo | Damin Fermn Vaquero
Cmo cazar 5 perdices con 25 cartuchos | Miguel F. Soler
Dnde se han metido las perdices? | Miguel F. Soler
Los diferentes cantos del reclamo (VI) | Jos F. Titos Alfaro
Adecuando escenarios | Jos Antonio Berruezo Segura
Perdices y perdiceros de alto rendimiento | Miguel F. Soler
Comienza la temporada de caza! | Miguel A. Daz Garca
Primeros resultados del Proyecto Semillas | IREC
La continuidad de la especie | Rafael Barrachina
Informe de las perdices de Daroca | Jess Nadal
Cosas ciertas en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC