Reforzamientos con sueltas blandas

Jess Nadal

 

Cuntas perdices podemos cazar esta temporada? Aos como 2005, con fracaso reproductor de la perdiz roja y evidente falta de oportunidades para su caza, hacen que cada cazador deba tomar decisiones en su —a veces— restringido abanico de opciones. Si la determinacin de nuestra sociedad de cazadores es optar por los reforzamientos con perdiz de granja, debemos considerar el asesoramiento y direccin tcnica con el fin de que la suelta de animales de plstico, combinada con la presin cinegtica, no dae las exiguas poblaciones silvestres.

Es posible hacer sueltas blandas que no dañen a las poblaciones silvestres; además, las del campo pueden recuperarse si se destinan fondos para mejorar sus hábitats.

Las opciones que tenemos en la temporada 2005-6 dependen de los objetivos de nuestra sociedad. Si nuestro Plan Técnico de Caza (PTC, POC, etc) está bien planteado, contemplará qué debemos hacer un año como este (desastre natural). Si no es así y el técnico es de confianza, debemos requerirle para estudiar a fondo la situación concreta. Un buen técnico puede proponer las soluciones mas adecuadas a nuestro problema, porque conoce los condicionantes que sobre el mismo operan. Un año que meteorológicamente es un desastre debe servir para tomar la dirección correcta en la sociedad de cazadores; eso exige que respondamos varias preguntas clave. ¿De cuántos animales disponemos para cazar esta temporada? ¿Qué queremos cazar? ¿Cuánto dinero y colaboración estamos dispuestos a aportar para mejorar la gestión del coto? Podremos conservar la caza silvestre si nuestras respuestas son coherentes y delimitan objetivos alcanzables. Pero estaremos destinados al plástico si nuestra opción es la busca de caza barata.


Las alternativas para este año deben estar en armonía con los objetivos a medio y largo plazo en la gestión del coto. Las situaciones de fin del contrato o inestabilidad en la junta directiva no justifican los expolios a la naturaleza, mucho menos en una temporada catastrófica para la perdiz roja silvestre. La elección de no cazar es la más ética (pagar por no cazar). Abandonar el pago de las cuotas si la sociedad decide no cazar supone la máxima traición, porque este año se necesita invertir más dinero en el cuidado del coto, de los hábitats y sus pobladores silvestres. La caza sin muerte puede contribuir a mantener nuestra afición y la de nuestro perro. La selección de cazar moderadamente es acertada cuando la densidad de perdices lo puede tolerar y se toman las medidas oportunas como: retrasar la apertura, reducir el número de días de caza, adelantar el cierre, fijar horarios reducidos y limitar al máximo posible los cupos de capturas.

Decidirse por los reforzamientos con animales de plástico (granja) es aceptable cuando el procedimiento son las sueltas blandas, bien programadas con animales de calidad. Diseñadas para no impactar negativamente en las poblaciones silvestres, ni en sus hábitats. Podemos afirmar que las sueltas con animales de granja son blandas si éstas cumplen al menos tres requisitos: se libera un número reducido de perdices, los animales tienen calidad y se sigue un proceso de selección y adaptación. Con la Sociedad de Cazadores de Malpartit (Lérida) nos propusimos mejorar su procedimiento de reforzamiento, con el fin de garantizar tanto las oportunidades de caza para los mayores de 65 años, como para los mas jóvenes. Sin dañar la exigua población de perdiz silvestre que se mantiene de forma residual en el coto.

El coto tiene 1633 ha, incluye un porcentaje pequeño de secano (20%) que ha sufrido durante el estudio un proceso de concentración parcelaria. La mayoría del terreno está ocupado por regadío intensivo, agresivo con la naturaleza, y en continua transformación. La superficie con vegetación natural (matorrales degradados y pinar de repoblación) no supera el 9%. Ésta está sometida al sobrepastoreo durante el invierno y la primavera. Además, a este espacio natural continuamente se le arranca terreno para transformarlo en agrícola, industrial o con urbanizaciones. La supervivencia de los animales silvestres está directamente ligada a las islas pobladas por la vegetación natural, a las márgenes entre las parcelas de cultivo, con las acequias y los caminos.

La sociedad son 47 cazadores, de ellos 12 (casi todos locales) raramente salen a cazar. El 16,6% tienen menos de 25 años, un 25% entre 26 y 49 años, el 33,3% entre 50 y 60 años y el 25% restante son mayores de 60 años. Los cazadores de más de 50 años son mayoría (58,3%), por lo que su contribución sólo es posible si se les proporciona una perdiz fácil y accesible por su abundancia. Con la aportación económica del coto en los últimos años se han asfaltado los caminos de mayor uso para los vecinos. Por ello, la contribución económica de los cazadores se considera necesaria para la mejora de las condiciones de vida de la gente en este entorno rural.

Las continuas transformaciones de la tierra, el uso del agua y las técnicas de producción intensiva de frutales, maíz, alfalfa y cereales, no dejan espacio ni oportunidades para que se completen los ciclos biológicos de la fauna silvestre. Por ello las poblaciones de perdices, conejos, liebres y demás especies se hallan en un marcado y sostenido declive. Los animales no tienen apenas éxito reproductor, ya que se mata su nacimiento. De su supervivencia, depende la cantidad de excedentes que los núcleos reproductores de cada especie aportan cada año al conjunto de las poblaciones silvestres del coto. Estos animales silvestres cazables (sobrantes) son muy escasos. Para hacer compatibles los ingresos que demanda el municipio de los cazadores, y disponer de una oferta cinegética atractiva, deciden hacer reforzamientos con perdices de granja. La misión del técnico es conseguir que los reforzamientos y su caza no dañen a la población silvestre; además, que las jornadas en el campo satisfagan a los socios adscritos.


Figura 1: Perdices de granja soltadas y capturadas en las cuatro últimas temporadas
La tendencia decreciente de las capturas en contraposición al aumento del número de perdices liberado con el avance de las temporadas, se debe a cambios en los cazadores que componen la sociedad. Se prima que los socios sean cazadores blandos.

Se ha seleccionado la granja más próxima que presenta las mayores garantías de calidad: sanitaria, genética y de adaptación (parques con abundante vegetación de las mismas especies que se encuentran en el coto). Con ella se establece el calendario y el procedimiento para el anillado. La competencia por los precios entre los distintos proveedores hace que, al anillar las perdices, al menos dos cazadores deban trabajar en la granja el día de traslado de los animales. Anualmente se han realizado cuatro sueltas distribuidas en la temporada, salvo la última estudiada, en la que se hizo una suelta más. En total se han liberado de 600 a 800 perdices por año. Para cada suelta se ha utilizado un color distinto de anilla, con objeto de poder identificar la procedencia de cada perdiz abatida.


Figura 2: Perdices de granja capturadas por cazador
El número de perdices cobradas por cazador y día (2) y temporada (11) no ha cambiado sustancialmente en los cuatro últimos años. La habilidad del binomio cazador y perro fue mayor la primera temporada.

De los posibles 18 días de caza, por las condiciones meteorológicas, sólo son practicables 13 jornadas. Las perdices de granja abatidas no son directamente proporcionales a la cantidad de animales liberados. Este número depende más de la habilidad, la preparación del cazador y de la calidad de los animales. Como media para cada uno de los 35 cazadores efectivos, se han liberado 20 perdices al año, de las que en promedio un cazador ha capturado 11 (el 55%). En el conjunto de la sociedad el porcentaje de capturas con respecto a lo liberado ha oscilado desde el 78,8% en la temporada 2001-2 hasta el 41,2% durante 2004-5 (figura 1). El descenso en la proporción de capturas se debe a cambios en los miembros de la sociedad, no a modificaciones en la estrategia de suelta. La sociedad busca en sus renovaciones primar las entradas de socios blandos y de mayor edad. Las capturas por cazador y día, o por temporada, no son proporcionales al número de animales liberado por cazador (de 18 a 27 perdices soltadas por cazador y temporada, figura 2).


Figura 3: Perdices de granja capturadas por temporada según la edad del cazador
Los cazadores noveles y los de edad más avanzada tienen menor rendimiento en las capturas de perdiz de granja que los cazadores expertos de edades intermedias.

El número de perdices capturadas por cazador y temporada describe una curva que aumenta y disminuye con la edad del cazador. Si las capturas de perdiz de granja esperadas en una temporada para un cazador novel (de 23 años) son de 10 piezas, para un experto (de 54 años) son de 17 ejemplares. Sin embargo, disminuye hasta 8 perdices para los de 64 años (figura 3). Es evidente que son escasos los campeones de más de 64 años, capaces de perseguir y capturar una perdiz silvestre. Siguiendo la estrategia de distribuir y organizar adecuadamente los días de suelta, de utilizar un proceso de liberación blando con suministro de agua y comida, de la elección de perdices procedentes de una granja de calidad y adaptadas al hábitat de destino, además de concentrar las sueltas en las áreas donde no hay perdiz silvestre; se está consiguiendo hacer caza de reforzamiento, disminuir la presión y recuperar algo las poblaciones silvestres. Aunque el notable incremento de la perdiz silvestre durante 2004 (el 66%), se debe principalmente a la bondad meteorológica de ese año para la especie (figura 4).


Figura 4: Capturas de perdiz silvestre en las cuatro últimas temporadas
Las flechas negras señalan los días de suelta, la roja el adelanto durante la temporada 2004-5 del primer día de suelta. Las mayores capturas de perdiz silvestre este último año se deben al mayor éxito reproductor por su bondad meteorológica.

Es posible hacer sueltas blandas que no dañen a las poblaciones silvestres; además, las del campo pueden recuperarse si se destinan fondos para mejorar sus hábitats. Las perdices de granja permiten su captura a los cazadores mas jóvenes y mayores. También hacen posible mantener los ingresos por los derechos de caza en los municipios rurales que tienen su entorno (campo) mas degradado. Siempre que el número de perdices liberadas no sea excesivo, se seleccionen inmediatamente después de la suelta con su caza, y se programen racionalmente las liberaciones.

 

Texto compartido con Federcaza, Octubre '05

 

Comentarios (5)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

sueltas blandas y su seguimiento
PIKI
21/10/2005 19:27:54
Me gustaria saber si el sistema seguido para determinar si las perdices abatidas procedian de sueltas previas ha sido mediante anillas y si sabeis el motivo de que no sean anilladas todas las perdices que sean soltadas lo que permitiria obtener una valiosa informacion.
Supongo que esa debia ser una preocupacion de la administracion y de los propios criadores ,si no se hace hay que pensar a quien beneficia y a quien perjudica.
Si por desgracia un coto tiene que llegar a la perdiz de bote ,(lo de sueltas blandas y duras es un eufemismo ,blandas si hay alguna son las menos la mayoria es suelta y tiro(no caza)el mismo dia) por lo menos que mire como es el bote
Un saludo y felicidades por el articulo.
Sin Ttulo
Jesus Nadal
21/10/2005 21:43:49
Utilizamos tcnicas biomtricas y el marcado para identificar las perdices. Las tcnicas las puedes ver en el proyecto de Jorge Bernes que esta disponible en la seccin de proyectos de esta pgina web.
El marcado de las aves permite ver y demostrar muchas cuestiones. Por ejemplo, la supervivencia de las perdices liberadas rara vez supera los 20 das. Desde la UdL (Departamento de Produccin, Animal. Universidad de Lrida, Avda. Alcalde Rovira Roure 191, 25198 Lrida) intentamos hacer estos estudios con los cazadores y cotos interesados en mejorar la gestin de sus poblaciones y hbitas silvestres.
Sueltas blandas y duras se refiere a la cantidad y calidad de las perdices liberadas, al proceso de adaptacin y seleccin utilizado, pero sobre todo a sus efectos sobre las poblaciones silvetres y la naturaleza. Estos conceptos estn mejor explicados en un artculo de esta seccin con ese ttulo en esta misma web.
Son el cazador y el gestor del coto quienes compran las perdices de granja. Ellos deben ser los mas interesados en evaluar los resultados de su inversin. Tanto sobre la satisfaccin con su caza, como con los daos que pueden ocasionar a las perdices silvestres y la naturaleza con las sueltas duras. Sobre todo cuando se trata de plstico barato.
SUELTAS BLANDAS O DURAS
luis uson
27/10/2005 22:11:12
Primero, felicitarte por el articulo, me parece muy bien realizado.
Pero a mi entender no se puede generalizar cuando hablamos de sueltas, puesto que no todas las perdices son iguales, ni todos los terrenos.
Mi sociedad esta realizando sueltas hace unos cinco aos y creo no tener tantas prdidas de perdiz, nos resulta bastante brava de comportamiento y con la variante de que nos han criado las pocas que dejamos.
sobre las sueltas blandas
EMILIETE CHES
13/01/2006 19:02:16
ENHORABUENA POR TU ARTCULO. ES REALMENTE INTERESANTE. SOLAMENTE ECHO EN FALTA QUE HAYAS HECHO UN COMENTARIO REFERENTE A LA PUREZA DE LOS EJEMPLARES, PORQUE COMO SABES HAY UN ALTSIMO PORCENTAJE DE GRANJAS( SUP. AL 90% SEGN ESTUDIO DE LA JUNTA DE CASTILLA LA MANCHA) QUE NO CRAN PERDIZ ROJA PURA, Y CREO QUE ESTO SE VA A CONVERTIR EN UN PROBLEMA ECOLGICO ( YA LO ES EN MUCHOS COTOS). EN CATALUA, EXISTEN GARANTAS Y SE HACEN PRUEBAS GENTICAS POR PARTIDA DE PERDICES SOLTADAS? EN XASTILLA LA MANCHA, A DA DE HOY ,NO. SEESTN HACIENDO CERTIFICADOS DE PUREZA CON EL 60% INCLUSO, LO QUE PRODUCE INEVITABLEMENTE INTROGRESIN DE GRIEGA Y CHKAR EN LOS GENOTIPOS AUTCTONOS. ALGO QUE NUNCA SE RECUPERA ( LA PUREZA). UN SALUDO.
sobre las sueltas blandas
EMILIETE CHES
13/01/2006 19:03:09
ENHORABUENA POR TU ARTCULO. ES REALMENTE INTERESANTE. SOLAMENTE ECHO EN FALTA QUE HAYAS HECHO UN COMENTARIO REFERENTE A LA PUREZA DE LOS EJEMPLARES, PORQUE COMO SABES HAY UN ALTSIMO PORCENTAJE DE GRANJAS( SUP. AL 90% SEGN ESTUDIO DE LA JUNTA DE CASTILLA LA MANCHA) QUE NO CRAN PERDIZ ROJA PURA, Y CREO QUE ESTO SE VA A CONVERTIR EN UN PROBLEMA ECOLGICO ( YA LO ES EN MUCHOS COTOS). EN CATALUA, EXISTEN GARANTAS Y SE HACEN PRUEBAS GENTICAS POR PARTIDA DE PERDICES SOLTADAS? EN XASTILLA LA MANCHA, A DA DE HOY ,NO. SEESTN HACIENDO CERTIFICADOS DE PUREZA CON EL 60% INCLUSO, LO QUE PRODUCE INEVITABLEMENTE INTROGRESIN DE GRIEGA Y CHKAR EN LOS GENOTIPOS AUTCTONOS. ALGO QUE NUNCA SE RECUPERA ( LA PUREZA). UN SALUDO.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: El collar de impulsos elctricos | Vctor Martnez Esandi
Artículo anterior: El cobro forzado | Jess Barroso de la Iglesia
Otros artículos de Jess Nadal
Sueltas duras y blandas (15/06/2004)
Lo que tendramos que hacer para mejorar los cotos (13/07/2004)
Estrategias para mejorar la gestin de la caza menor (13/09/2004)
Aprender a cazar con perro (07/03/2005)
Paisajes eco-compatibles (31/03/2005)
El futuro de la Perdiz Roja (21/11/2005)
Fracaso reproductor (24/03/2006)
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor (03/05/2006)
La codorniz en Espaa (02/09/2008)
PAC, naturaleza y caza (11/06/2012)
Informe de las perdices de Daroca (02/07/2012)
Artículos relacionados con 'Gestin'
Sobre Gestin y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayn
Jabales, Federacin y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | Jos Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayn
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabal, sin padrinos | Jos Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayn
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bcassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jess Nadal
Lo que tendramos que hacer para mejorar los cotos | Jess Nadal
Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestin de la caza menor | Jess Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | Jos Luis Garrido
Qu es el Instituto de Investigacin en Recursos Cinegticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., Solucin a la gestin del jabal? | Kodiak
El futuro de la Perdiz Roja | Jess Nadal
Fracaso reproductor | Jess Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jess Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | Jos Ignacio udi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de l | Jordi Fab
El milagro de Melonares | Jos Ignacio udi
Diagnstico de la poblacin de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestin de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muoz
Repoblacin y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gdor: Ex-Paraso de la Cabra Monts | Juan Ignacio Gzquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
Son compatibles las esperas con las monteras cochineras? | Santiago Segovia
Celo y algo ms | Patricio Mateos-Quesada
Hbridos: Deteccin de la introgresin gentica en especies autctonas de animales salvajes | Javier Can
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Prez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastin Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
poca de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemtica y gestin | J. Palacios, M. Rodrguez y T. Yanes
Problemtica de la perdiz roja | Jos Antonio Prez, Carlos Dez y Daniel Bartolom
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comit Cientfico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortzar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestin | Comit Cientfico de WAVES
Las pautas de gestin de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comit Cientfico de WAVES
Muflones: Cmo lograr una repoblacin exitosa | Fernando Benito
La codorniz en Espaa | Jess Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvacin de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestin
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en poca de veda | Jos Luis del Monte
Rquiem por las liebres: culpable, la Administracin | Miguel ngel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
Cmo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Ms conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoologa Universidad de Crdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernndez-Llario
Cmo controlar con efectividad los depredadores | Miguel ngel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristbal De Gregorio
Se establece el control para el caar y la trtola turca en Valencia | Vctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cmo afecta la maquinaria agrcola en los procesos de reproduccin y cra | Jess Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribucin, hbitat y densidad | Antonio Daz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestin sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el ms eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La prdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegtica | Jess Llorente
Una buena herramienta de gestin | Manuel Romero
Asociacin de Tramperos de Espaa | Albert Roura
Nos vamos de caza de conejos con hurn! | Miguel ngel Romero
Expertos en especies | Vctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontn
Apoyo a la FOP en la mejora del hbitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificacin de la calidad cinegtica | CRCP
Caza sostenible: cupos s? cupos no? | Jos Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimrfico trofeo del macho monts | Antonio Daz de los Reyes
El MARM se columpia una vez ms | Juan Miguel Snchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos aos de divulgacin del conocimiento cientfico | Jernimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegticas | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestin sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Clculo de sostenibilidad de la perdiz roja | Jos Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestin y censos de ordenacin en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jess Llorente
Estn sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | Jos Lafuente
Quin se atreve a cortar la melena al len? | Jos Lafuente
Clculo de los censos de ordenacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
La marginalizacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jess Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Tern
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel ngel Romero
Cosas ciertas en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegtica | Mara Luisa Mesn Garca
Malos tiempos. Qu es cazar? | Antonio Daz de los Reyes
Capacidad de carga. Cuntos animales en un coto? | Jos Miguel Montoya Oliver
La licencia nica de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daos colaterales del jabal | UNITEGA
Los animales en el monte | Jos Miguel Montoya Oliver
La paridera en crvidos | CRCP
El anlisis social en la ordenacin cinegtica | Jos Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabal, torcaz y bellota | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federacin de Caza de Castilla y Len
Se extingue la perdiz? | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federacin de Caza de Castilla y Len
Es la caza un recurso natural renovable? | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | Jos Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daos cinegticos | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | Jos Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | Jos Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
Las perdices rojas autctonas, en picado | Miguel ngel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | Jos Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Daz de los Reyes
Sectaria discriminacin en la homologacin de trofeos | Antonio Daz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
La inevitable moratoria de las trtolas | Enrique Benjumeda
La gestin del ciervo en Navarra | Adecana
El sndrome del Sus | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | Jos Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | Jos Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrgica del conejo | Jos Luis Garrido
Necesidad de control de crvidos | Jos Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | Jos Luis Garrido
La importancia de la formacin en la actividad cinegtica | Ivn Poblador Cabaero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La trtola sigue en crisis | Jos Luis Garrido
El impacto de la recoleccin del cereal y la paja en la fauna | Adecana
Deberamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociacin SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avcola asociada a medios agrcolas | Jos Luis Garrido
Artículos relacionados con 'Perdiz'
Perdices anilladas | Jos Luis Garrido
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
Sueltas duras y blandas | Jess Nadal
El reclamo y los pollitos de perdiz | Manuel Romero
Cuando canta la perdiz | Manuel Romero
El futuro de la Perdiz Roja | Jess Nadal
Fracaso reproductor | Jess Nadal
Aficionados y AFICIONADOS al reclamo | Manuel Romero
Repoblacin y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Cmo aprender de los perdiceros veteranos | Miguel F. Soler
Maullidos suspiros bostezos | Manuel Romero
Defender nuestro derecho a cazar | Miguel A. Daz Garca
Vicios y resabios del reclamo | Damin Fermn Vaquero
Cmo cazar 5 perdices con 25 cartuchos | Miguel F. Soler
Dnde se han metido las perdices? | Miguel F. Soler
Los diferentes cantos del reclamo (VI) | Jos F. Titos Alfaro
Adecuando escenarios | Jos Antonio Berruezo Segura
Perdices y perdiceros de alto rendimiento | Miguel F. Soler
Comienza la temporada de caza! | Miguel A. Daz Garca
Primeros resultados del Proyecto Semillas | IREC
La continuidad de la especie | Rafael Barrachina
Informe de las perdices de Daroca | Jess Nadal
Cosas ciertas en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC