Sueltas duras y blandas

Jess Nadal

 

El declive generalizado de las poblaciones silvestres de caza menor ha convertido en muy frecuentes las sueltas en los cotos de caza. El xito de las liberaciones de animales de granja depende de muchos factores, entre otros, de la calidad del hbitat donde se destinan estos ejemplares, del control de predadores en ese coto, de la categora de los animales, del proceso y mtodo usado en la suelta.

En muchas ocasiones se recogen importantes fracasos en las sueltas y se repercute negativamente sobre las poblaciones silvestres, tanto del mismo coto como de los vecinos. Son habituales situaciones en las que los objetivos perseguidos con las liberaciones son totalmente incoherentes con los medios y procesos utilizados. No es raro ver a políticos, técnicos y vendedores, exponer demagógicamente al público proyectos y actuaciones de repoblación, que para los ojos de un experto son ataques destructores contra la naturaleza, pero rentables para los fines electorales o comerciales que ellos persiguen. Por eso, es importante para el buen cazador saber distinguir y evaluar no sólo la excelencia de su caza, también las consecuencias que todo esto tiene en el futuro de la caza silvestre.

En las perdices podemos distinguir la mercadería según su procedencia: silvestre, si procede del campo; silvestre troquelada, si siendo de origen silvestre ha nacido en cautividad y se ha criado con procesos ecoetológicos; plástico, si procede de granja artesanal; y plástico barato, si procede de granja industrial. Se deben considerar estas categorías para saber si la perdiz elegida, es adecuada al proceso de liberación seleccionado para alcanzar el objetivo final. Pero no sólo para ello, también con el propósito de valorar los resultados de la operación. En las sueltas se mira mucho el precio inicial en la compra del animal, pero se olvida calcular con los resultados el coste final. Precisamente para conocer esos rendimientos es indispensable anillar (marcar) las perdices y recoger datos. Faltan muchos estudios de estos aspectos.

El éxito de las liberaciones de animales de granja depende de muchos factores, entre otros, de la calidad del hábitat donde se destinan estos ejemplares, del control de predadores en ese coto, de la categoría de los animales, del proceso y método usado en la suelta.
   

Los procesos y métodos de suelta los podemos agrupar en sueltas duras y blandas. Las blandas utilizan animales de calidad en pequeña cantidad, con procesos de aclimatación. En contraposición, las duras manejan gran cuantía de plástico barato en desjaulamientos convulsivos. Las sueltas duras son las mas habituales, están presentes en los ojeos de plástico, en los cotos intensivos y en los cotos de las sociedades de cazadores. En los terrenos con ojeos de plástico y con cotos intensivos, las poblaciones silvestres de perdiz roja han desaparecido, pero esto importa poco a sus clientes, ya que buscan perdices fáciles de matar, asequibles de precio y en gran abundancia, ya que muchos de ellos no conocen la perdiz silvestre y otros son incapaces de capturarla. En los cotos de las sociedades de cazadores, donde todavía subsisten relictas poblaciones silvestres, debido a la baja disponibilidad de animales, son cada vez mas habituales las sueltas de granja.

Cuando se sabe llevar el negocio, las sueltas duras son rentables tanto en los ojeos de plástico como en los cotos intensivos, ya que las perdices se abaten a las pocas horas y días de ser liberadas. Sin embargo, en los cotos de las sociedades de cazadores es frecuente utilizar los animales de granja, con el propósito de que sobrevivan y reproduzcan en el campo. En estos casos se recogen importantes fracasos, ya que la mortalidad de estos animales en la naturaleza acostumbra a ser casi absoluta, sobre todo si se trata de plástico barato. Con las granjas de mas calidad y sueltas veraniegas, los porcentajes de supervivencia raramente superan el 5% de lo liberado, pero aún son mucho menores si se han soltado al terminar la temporada de caza, inferiores al 0,5% (datos para los cotos normales que carecen de gestión técnica). Por barata que haya sido la perdiz comprada, si calculamos el coste final del animal capturado, es fácil que supere los 300 €.

Contrasta el boyante negocio de algunos organizadores de caza de plástico, con la desaparición de las poblaciones silvestres en sus terrenos y los lindantes. Muchos vecinos callan, ya que aprovechan las oportunidades del plástico invasor y les preocupa poco la desaparición de su población silvestre. Sin embargo, otros, impotentes y desprotegidos, ven arruinado su trabajo cotidiano de muchos años cuidando la naturaleza y sus poblaciones silvestres, ya que los plásticos disturbadores inundan su tierra. El problema adquiere distinta dimensión en función los lindes del coto y del número de vecinos que practican las sueltas duras. Si planteamos la cuestión a mayor escala, no sólo a nivel de coto, sino de comarca, de provincia, de región, de país o de área de distribución de la especie, podemos sospechar que la frecuencia de sueltas duras en esas escalas y condiciones, es proporcional a la velocidad de desaparición de las poblaciones silvestres. Por lo que urge diseñar y aplicar estrategias para que la nueva caza de plástico, procedente de las sueltas duras, no acabe fulminando todas nuestras patirrojas silvestres.

 

Comentarios (2)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

Mi felicitacin
murdererfox
17/06/2004 13:50:18
En primer lugar debo felicitarle por su artculo, por su contenido y por sus conclusiones, totalmente acertadas, en mi opinin. Esto supone, para mi, comprobar y corroborar, proviniendo de un tcnico absolutamente creible y de prestigio contrastado, aquello de lo que yo mismo, humilde cazador de a pi, de patirrojas, durante muchos aos, he podido comprobar e incorporar a mis creencias y convicciones, por lo que me ha dado Vd. una alegra, de verdad.
Efectivamente las sueltas duras acaban con la alectoria rufa "campestre", salvaje o brava, como dicen por ah.
Se trata, a mi entender de una contaminacin del campo, nociva para una especie autctona, y, siendo atrevido por mi parte, este hecho, por llamar a las cosas por su nombre, supone una conducta, claramente delictiva segn nuestra legislacin. Afirmacin esta que hago, a pesar de saber con certeza que ser mal vista, pero, si los que tienen que tomar cartas en este asunto, tuvieran una autntica y real conviccin de esta infraccin, no se rasgaran las vestiduras y acometeran la denuncia correspondiente.
Este es el problema. Nadie esta dispuesto a tratar este asunto como realmente se merece, con la dureza y contundencia que urge tratarlo, que es el los tribunales y contra los "granjeros".
Mientras tanto continuen estas sueltas duras, nuestra "reina" va desapareciendo. Total,... nada, un asunto sin importancia.
Gracias de nuevo y un cordial saludo.
siga en esa linea
spooky
17/06/2004 17:22:08
Sr.Nadal es un placer para mi darle mi mas sincera felicitacion con respecto a la labor que esta realizando continuadamente en pro de la caza y de la perdiz en particular. Soy seguidor suyo y de sus ponencia y le invito desde mi humilde posicion como profesional del sector de la caza, a seguir en la linea de trabajo que lleva ya varios aos desarrollando. Yo ,como usted, intento desde mi empresa las mejoras en la calidad del habitat y solo las repoblaciones en los casos extrictamente necesarios.
Desde mi punto de vista la dificultad estriba ,como usted ha citado en mas de una vez, en que no se quiere adoptar la disciplina de la gestion ademas la incapacidad de las sociedades por desarrollar programas de mejoras en sus acotados es patente en el dia a dia ( es mas facil soltar que mejorar ).un saludo

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: VIII Monogrfica del Club Espaol del Deustch Drahthaar | Teixugo
Artículo anterior: El bosque de Sherwood | Pardal
Otros artículos de Jess Nadal
Lo que tendramos que hacer para mejorar los cotos (13/07/2004)
Estrategias para mejorar la gestin de la caza menor (13/09/2004)
Aprender a cazar con perro (07/03/2005)
Paisajes eco-compatibles (31/03/2005)
Reforzamientos con sueltas blandas (20/10/2005)
El futuro de la Perdiz Roja (21/11/2005)
Fracaso reproductor (24/03/2006)
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor (03/05/2006)
La codorniz en Espaa (02/09/2008)
PAC, naturaleza y caza (11/06/2012)
Informe de las perdices de Daroca (02/07/2012)
Artículos relacionados con 'Gestin'
Sobre Gestin y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayn
Jabales, Federacin y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | Jos Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayn
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabal, sin padrinos | Jos Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayn
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bcassier
Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo | Kodiak
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Lo que tendramos que hacer para mejorar los cotos | Jess Nadal
Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestin de la caza menor | Jess Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | Jos Luis Garrido
Qu es el Instituto de Investigacin en Recursos Cinegticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., Solucin a la gestin del jabal? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jess Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jess Nadal
Fracaso reproductor | Jess Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jess Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | Jos Ignacio udi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de l | Jordi Fab
El milagro de Melonares | Jos Ignacio udi
Diagnstico de la poblacin de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestin de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muoz
Repoblacin y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gdor: Ex-Paraso de la Cabra Monts | Juan Ignacio Gzquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
Son compatibles las esperas con las monteras cochineras? | Santiago Segovia
Celo y algo ms | Patricio Mateos-Quesada
Hbridos: Deteccin de la introgresin gentica en especies autctonas de animales salvajes | Javier Can
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Prez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastin Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
poca de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemtica y gestin | J. Palacios, M. Rodrguez y T. Yanes
Problemtica de la perdiz roja | Jos Antonio Prez, Carlos Dez y Daniel Bartolom
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comit Cientfico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortzar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestin | Comit Cientfico de WAVES
Las pautas de gestin de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comit Cientfico de WAVES
Muflones: Cmo lograr una repoblacin exitosa | Fernando Benito
La codorniz en Espaa | Jess Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvacin de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestin
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en poca de veda | Jos Luis del Monte
Rquiem por las liebres: culpable, la Administracin | Miguel ngel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
Cmo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Ms conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoologa Universidad de Crdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernndez-Llario
Cmo controlar con efectividad los depredadores | Miguel ngel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristbal De Gregorio
Se establece el control para el caar y la trtola turca en Valencia | Vctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cmo afecta la maquinaria agrcola en los procesos de reproduccin y cra | Jess Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribucin, hbitat y densidad | Antonio Daz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestin sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el ms eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La prdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegtica | Jess Llorente
Una buena herramienta de gestin | Manuel Romero
Asociacin de Tramperos de Espaa | Albert Roura
Nos vamos de caza de conejos con hurn! | Miguel ngel Romero
Expertos en especies | Vctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontn
Apoyo a la FOP en la mejora del hbitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificacin de la calidad cinegtica | CRCP
Caza sostenible: cupos s? cupos no? | Jos Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimrfico trofeo del macho monts | Antonio Daz de los Reyes
El MARM se columpia una vez ms | Juan Miguel Snchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos aos de divulgacin del conocimiento cientfico | Jernimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegticas | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestin sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Clculo de sostenibilidad de la perdiz roja | Jos Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestin y censos de ordenacin en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jess Llorente
Estn sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | Jos Lafuente
Quin se atreve a cortar la melena al len? | Jos Lafuente
Clculo de los censos de ordenacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
La marginalizacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jess Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Tern
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel ngel Romero
Cosas ciertas en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegtica | Mara Luisa Mesn Garca
Malos tiempos. Qu es cazar? | Antonio Daz de los Reyes
Capacidad de carga. Cuntos animales en un coto? | Jos Miguel Montoya Oliver
La licencia nica de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daos colaterales del jabal | UNITEGA
Los animales en el monte | Jos Miguel Montoya Oliver
La paridera en crvidos | CRCP
El anlisis social en la ordenacin cinegtica | Jos Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabal, torcaz y bellota | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federacin de Caza de Castilla y Len
Se extingue la perdiz? | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federacin de Caza de Castilla y Len
Es la caza un recurso natural renovable? | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | Jos Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daos cinegticos | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | Jos Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | Jos Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
Las perdices rojas autctonas, en picado | Miguel ngel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | Jos Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Daz de los Reyes
Sectaria discriminacin en la homologacin de trofeos | Antonio Daz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
La inevitable moratoria de las trtolas | Enrique Benjumeda
La gestin del ciervo en Navarra | Adecana
El sndrome del Sus | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | Jos Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | Jos Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrgica del conejo | Jos Luis Garrido
Necesidad de control de crvidos | Jos Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | Jos Luis Garrido
La importancia de la formacin en la actividad cinegtica | Ivn Poblador Cabaero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La trtola sigue en crisis | Jos Luis Garrido
El impacto de la recoleccin del cereal y la paja en la fauna | Adecana
Deberamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociacin SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avcola asociada a medios agrcolas | Jos Luis Garrido
Gestores y cazadores: control de depredadores | Jos Antonio Torres
Artículos relacionados con 'Perdiz'
Perdices anilladas | Jos Luis Garrido
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El reclamo y los pollitos de perdiz | Manuel Romero
Cuando canta la perdiz | Manuel Romero
Reforzamientos con sueltas blandas | Jess Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jess Nadal
Fracaso reproductor | Jess Nadal
Aficionados y AFICIONADOS al reclamo | Manuel Romero
Repoblacin y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Cmo aprender de los perdiceros veteranos | Miguel F. Soler
Maullidos suspiros bostezos | Manuel Romero
Defender nuestro derecho a cazar | Miguel A. Daz Garca
Vicios y resabios del reclamo | Damin Fermn Vaquero
Cmo cazar 5 perdices con 25 cartuchos | Miguel F. Soler
Dnde se han metido las perdices? | Miguel F. Soler
Los diferentes cantos del reclamo (VI) | Jos F. Titos Alfaro
Adecuando escenarios | Jos Antonio Berruezo Segura
Perdices y perdiceros de alto rendimiento | Miguel F. Soler
Comienza la temporada de caza! | Miguel A. Daz Garca
Primeros resultados del Proyecto Semillas | IREC
La continuidad de la especie | Rafael Barrachina
Informe de las perdices de Daroca | Jess Nadal
Cosas ciertas en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC