Manolito, el Lute y las escuelas de ladrillo

Kodiak

 

Puede que no resulte extrao ver reunidos a cuarenta cazadores en unos salones cedidos por un ayuntamiento de Andaluca, quiz si penssemos que es sbado, que la reunin empieza a las 9 de la maana y como canta el seor Aute nos dan las 9 y las 10 y las 11... de la noche, escuchando a un Director General de la Junta de Castilla-La Mancha que nadie sabe por qu razn pasa ese fin de semana hablando con cazadores a muchos kilmetros de su casa y su familia

Quizá si nos damos cuenta, al mirar el calendario, que ese sábado es cuando se abre la veda por esos lares y esos cuarenta cazadores se están perdiendo la primera jornada de la temporada, si nos enteramos de que al día siguiente piensan volver temprano, no para terminar pronto y poder aprovechar parte del domingo cazando, sino para tener más tiempo, con lluvia o sol, de continuar con las conversaciones iniciadas el sábado, perdidos por sierras andaluzas, entonces puede que ya sí comience a resultarnos extraño el comportamiento de ese pintoresco grupo, en el que además nos enteramos, se encuentran integrados compañeros prestados temporalmente por provincias situadas a más de ochocientos kilómetros de distancia.

Y todos ellos con el único objetivo de hacer todo tipo de perrerías al pobre Manolito, un pequeño Oryctolagus cuniculus que se presta estoicamente a soportar que se le utilice de conejo de indias (en lugar de silvestre) para aprender cómo se manipula un animal cuando se le vacuna, es traslocado o simplemente tenemos que capturarlo para su estudio. Y cuando estamos pensando qué satisfacción pueden tener estos chalados, o qué satisfacción pueden provocar en aquellas personas que les dedican su tiempo, es cuando nos viene a la memoria otro grupo de similares características, que el fin de semana anterior ha mantenido la misma alocada actitud por alguna provincia Catalana, los cerca de trescientos que lo hacían unos días antes en Ciudad Real, o aquellos que, nerviosos a pesar de lo avanzado de su edad, terminaban un ciclo de seis meses perdiendo los fines de semana dedicados a intentar aprender y compartir conocimiento con compañeros de afición por los campos Sorianos. Cuando ves el interés de las personas, lo que algunas están dispuestas a sacrificar por aprender un poco, cuando ves cómo reaccionan personas cuya edad les permite ser abuelos al ver que sus esfuerzos por aprender se ven recompensados, cuando ves a familiares llorando de nervios al comprobar que los suyos consiguen lo que durante meses han buscado, cuando ves el esfuerzo y dedicación de aquellos que te dan lecciones de humildad a la hora de aprender, es cuando empiezas a entender dónde pueden estar esas satisfacciones.

Satisfacción de todos al ver que no estamos solos en nuestro afán de mejorar los montes, nuestros campos, el entorno rural que pretendemos defender para nosotros, y para los que vengan después.

Satisfacción en los que enseñan, que ven cómo cada vez es mayor el número de personas que se dan cuenta, que el monte no entiende de una capacidad de carga desequilibrada por la presión cinegética o de cualquier otra índole, a la que está sometido, que los conejos no son capaces de superar solos la mixomatosis, los rebecos la queratoconjuntivitis, o las cabras la sarna, que los corzos o los jabaliés no entienden de carreteras y provocan accidentes regulados en una legislación que desconocemos, que la agricultura no es lo que era, y que cada vez son mayores los cambios producidos como para poder quedarnos añorando los tiempos pasados y esperando que todo vuelva a ser como antes.

Satisfacción en las personas que se esfuerzan por trabajar por sus montes y lo que les rodea, al ver que con la ayuda de otros pueden mejorar lo que tienen, que reciben un apoyo que les permite reforzar su experiencia, adquirida a lo largo del tiempo pateando campo.

Satisfacción de todos al ver que no estamos solos en nuestro afán de mejorar los montes, nuestros campos, el entorno rural que pretendemos defender para nosotros, y para los que vengan después. Si además tienes la suerte de compartir esos ratos y esos montes con un par de autobuses repletos de personas que a pesar de su discapacidad muestran un cariño especial por los animales, unos conocimientos que nos asombrarían, unas ganas de pasear por el campo, de disfrutar viendo unos perros o unos halcones en libertad, o estar toda una mañana persiguiendo a un cochinillo al que terminas por apodar “El Lute”, ante la pasmosa facilidad que tiene para encontrar la forma de fugarse una y otra vez de su jaula, si tienes la suerte de compartir con algunas personas unos ratos en los que aún no teniendo una escopeta en la mano, sientes que estás inmerso en el mundo de la caza, entonces empiezas a entender la satisfacciones que pueden darte algunas actividades.

Y si además tienes la posibilidad de llegar a los más pequeños para explicarles lo que es el monte, las especies que allí pueden encontrar, y cómo algunas de ellas han sido domesticadas por el hombre para sacarles un rendimiento, si les puedes explicar cómo se planta una vid, cómo se cuida para luego recoger su fruto, elaborando con él tras un proceso fácil de contar cómo conseguimos el vino, si puedes dar a conocer algo tan simple como el ordeñar una vaca, recoger unos huevos frescos o elaborar membrillo, cosas tan comunes para nosotros al verlas tantas veces cuando de pequeños acompañábamos a nuestros padres al pueblo para pasar unos días, si tienes la posibilidad de hacer entender a los más jóvenes que hay cosas fuera de los grandes edificios de sus ciudades, plantas que conocer, animales que buscar, bosques con árboles y otras formas de vida, dentro de las que un elemento más es el cazador, que está todo el año en este entorno, cuidándolo y disfrutando de él, y que no es, como pretenden hacerle creer, una persona que durante cuatro meses persigue sin piedad a los pobres animalitos, si puedes acompañar a estos jóvenes y en muchos casos a sus familiares a contar avutardas, a ver los ciervos en una berrea, o a explicarles cómo es la vida de una familia de conejos dentro de un majano, enseñarles un pino estropeado por un ciervo para que entiendan que esa maravilla que es un bosque necesita un equilibrio, entonces es más fácil empezar a entender la razón por la que cada vez encontramos más personas satisfechas de dedicar algunos ratos a las escuelas de ladrillo, bien sea aprendiendo, o enseñando, entonces es más fácil entender que un tal Calderón de la Barca comentase que “quien daña el saber, es homicida de si mismo”.

 

P.D. Sí, mi estimado A.C., yo las cosas las hago por convicción, creo que la enseñanza necesita convicción, y además puedo asegurarte que obtengo una satisfacción adicional al saber, que por aquello de lo que estoy convencido hago cosas, bien, mal o regular, pero intento hacer algo más que no sea hablar... y hablar... y hablar...

 

Comentarios (0)

Sólo Usuarios Registrados
Insertar Comentario

Usa un tono respetuoso y procura que tus comentarios sean relevantes y relacionados con el artículo. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Los comentarios inapropiados o en tono ofensivo podrán ser editados o eliminados.

 

Leer más

Navegación
Ir al índice
Artículo siguiente: Razonamientos sobre la Caza | Vctor Mascarell
Artículo anterior: El delito del furtivismo | Cesreo Martn
Otros artículos de Kodiak
Sobre Gestin y Repoblaciones (25/08/2002)
Cmo rematar un corzo (29/11/2002)
Jabales, Federacin y una propuesta (04/12/2002)
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos (20/02/2003)
Las "escuelas de ladrillo" (27/04/2003)
Sabemos de Caza? (30/08/2004)
Los G.I.C., Solucin a la gestin del jabal? (07/09/2005)
Mucho texto y pocos contenidos (23/08/2006)
Artículos relacionados con 'Gestin'
Sobre Gestin y Repoblaciones | Kodiak
La frase que siempre se repite | Rayn
Jabales, Federacin y una propuesta | Kodiak
Perdices anilladas | Jos Luis Garrido
Pobre "gatito" | Rayn
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
La reforma del PAC y la caza | Eli
El jabal, sin padrinos | Jos Luis Garrido
Una especie descabezada | Rayn
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
Los malditos cupos | Bcassier
La Caza en el Parque del Teide | Teide
Sueltas duras y blandas | Jess Nadal
Lo que tendramos que hacer para mejorar los cotos | Jess Nadal
Sabemos de Caza? | Kodiak
Estrategias para mejorar la gestin de la caza menor | Jess Nadal
El corzo en Catalunya. Temporada 03/04 | Antoni Quer - Josep Mir
Especialistas en Control de Predadores | Jos Luis Garrido
Qu es el Instituto de Investigacin en Recursos Cinegticos? | Equipo IREC
Los movimientos de la Codorniz | Equipo UdL-UB
Las razones de edad de las codornices al final del verano | Equipo UdL-UB
Los G.I.C., Solucin a la gestin del jabal? | Kodiak
Reforzamientos con sueltas blandas | Jess Nadal
El futuro de la Perdiz Roja | Jess Nadal
Fracaso reproductor | Jess Nadal
Desarrollo rural, agrosistemas y caza menor | Jess Nadal
Repoblar conejos sin vacunar | Jos Ignacio udi
Resultados del Programa FEDENCA de anillamiento de codornices | Equipo UdL-UB
Anillas de esperanza y compromiso para conocer mejor a la codorniz | Leonardo de la Fuente
El Isard, o lo que queda de l | Jordi Fab
El milagro de Melonares | Jos Ignacio udi
Diagnstico de la poblacin de codorniz | Equipo UdL-UB
Gestin de pastos para la caza menor | Alfonso S. Miguel y Jaime Muoz
Repoblacin y anillamiento | M.A. Arnau - J. Coronado
Sierra Nevada y Sierra de Gdor: Ex-Paraso de la Cabra Monts | Juan Ignacio Gzquez
Especies introducidas de caza mayor | Jorge Cassinello
Son compatibles las esperas con las monteras cochineras? | Santiago Segovia
Celo y algo ms | Patricio Mateos-Quesada
Hbridos: Deteccin de la introgresin gentica en especies autctonas de animales salvajes | Javier Can
Tiempo de gestionar | Patricio Mateos-Quesada
La berrea | J. Prez y L. Castillo
De mal en mejor | Sebastin Torres
Octubre corcero | Patricio Mateos-Quesada
Conductas poblacionales | Patricio Mateos-Quesada
poca de diferencias | Patricio Mateos-Quesada
Combates y holganza | Patricio Mateos-Quesada
Poblaciones de liebres, su problemtica y gestin | J. Palacios, M. Rodrguez y T. Yanes
Problemtica de la perdiz roja | Jos Antonio Prez, Carlos Dez y Daniel Bartolom
Divergencias norte-sur | Patricio Mateos-Quesada
El sacudir del invierno | Patricio Mateos-Quesada
Gestionar conejos | Comit Cientfico de WAVES
Causas y soluciones para las enfermedades emergentes | C. Gortzar, M. Boadella y J. Vicente
Resurgen los machos | Patricio Mateos-Quesada
El inicio del ciclo vital | Patricio Mateos-Quesada
El control de predadores como herramienta de gestin | Comit Cientfico de WAVES
Las pautas de gestin de un buen guarda | Samuel Morillo
Tras los pasos del duende | Patricio Mateos-Quesada
El descaste del conejo | Comit Cientfico de WAVES
Muflones: Cmo lograr una repoblacin exitosa | Fernando Benito
La codorniz en Espaa | Jess Nadal
La supervivencia de los mejores | Patricio Mateos-Quesada
La salvacin de la bellota | Patricio Mateos-Quesada
Cabos sueltos | Grupo Vigilancia y Gestin
El apogeo del celo | Patricio Mateos-Quesada
La deriva de los sexos | Patricio Mateos-Quesada
Escasez y abundancia al tiempo | Patricio Mateos-Quesada
Recomendaciones para un cazador en poca de veda | Jos Luis del Monte
Rquiem por las liebres: culpable, la Administracin | Miguel ngel Romero
Partos y trofeos, por separado | Patricio Mateos-Quesada
Aumentar densidades | Patricio Mateos-Quesada
El renuevo poblacional | Patricio Mateos-Quesada
El despertar de abril | Patricio Mateos-Quesada
Cmo censar al corzo? | Patricio Mateos-Quesada
Ms conejos sin sueltas ni vacunas | Departamento de Zoologa Universidad de Crdoba
Examen de supervivencia | Patricio Mateos-Quesada
Luces y sombras | Pedro Fernndez-Llario
Cmo controlar con efectividad los depredadores | Miguel ngel Romero
Primero ver, comprobar y luego contratar | Cristbal De Gregorio
Se establece el control para el caar y la trtola turca en Valencia | Vctor Mascarell
La importancia del SIGPAC en la caza | Pablo R. Pinilla
Cmo afecta la maquinaria agrcola en los procesos de reproduccin y cra | Jess Llorente
Primeros datos de la temporada de becada | C.C.B. - Fedenca
Cervus elaphus: distribucin, hbitat y densidad | Antonio Daz de los Reyes
Las Ensanchas: la cuna de la patirroja | Leopoldo del Valle
La gestin sostenible de la becada | Carlos Irujo
El collarum, el ms eficaz y selectivo | Francisco Aranda y otros
La prdida de biodiversidad, la agricultura y la actividad cinegtica | Jess Llorente
Una buena herramienta de gestin | Manuel Romero
Asociacin de Tramperos de Espaa | Albert Roura
Nos vamos de caza de conejos con hurn! | Miguel ngel Romero
Expertos en especies | Vctor Mascarell
Una apuesta de futuro: La caza social como elemento dinamizador del medio rural | Jaime Veiga Fontn
Apoyo a la FOP en la mejora del hbitat osero en Asturias | FOP
Vacuna recombinante | Antonio Mata
La certificacin de la calidad cinegtica | CRCP
Caza sostenible: cupos s? cupos no? | Jos Luis Garrido
Ojeos bien organizados a los conejos | Miguel F. Soler
El polimrfico trofeo del macho monts | Antonio Daz de los Reyes
El MARM se columpia una vez ms | Juan Miguel Snchez Roig
Sembrar para recoger | Alberto Covarsi Guijarro
Dos aos de divulgacin del conocimiento cientfico | Jernimo Torres y Juan Carranza
Fototrampeo de especies cinegticas | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Directrices para la gestin sostenible de la caza en Europa | CRCP
La carne de caza | Secretara Tcnica de Ciencia y Caza
Clculo de sostenibilidad de la perdiz roja | Jos Miguel Montoya Oliver
Indicadores de alerta en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Proyecto Roding | Club de Cazadores de Becada - CCB
Censos de gestin y censos de ordenacin en la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Censos de cazadores en la gestin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Momento de controlar la abundancia de depredadores | Jess Llorente
Estn sensiblizados los agricultores con el medio y la caza? | Jos Lafuente
Quin se atreve a cortar la melena al len? | Jos Lafuente
Clculo de los censos de ordenacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
La marginalizacin de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
PAC, naturaleza y caza | Jess Nadal
Trofeos de caza sin problemas en las aduanas | Fernando Tern
Conejos y liebres, siempre un problema | Miguel ngel Romero
Cosas ciertas en los derechos del cazador y en la caza de la perdiz | Jos Miguel Montoya Oliver
Propuesta de Criterios e Indicadores de Calidad Cinegtica | Mara Luisa Mesn Garca
Malos tiempos. Qu es cazar? | Antonio Daz de los Reyes
Capacidad de carga. Cuntos animales en un coto? | Jos Miguel Montoya Oliver
La licencia nica de caza (LUC) empieza a ser una realidad | UNITEGA
Los daos colaterales del jabal | UNITEGA
Los animales en el monte | Jos Miguel Montoya Oliver
La paridera en crvidos | CRCP
El anlisis social en la ordenacin cinegtica | Jos Miguel Montoya Oliver
La caza social | UNAC
Jabal, torcaz y bellota | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos | Federacin de Caza de Castilla y Len
Se extingue la perdiz? | Jos Miguel Montoya Oliver
El veneno en nuestros campos (II) | Federacin de Caza de Castilla y Len
Es la caza un recurso natural renovable? | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (I) | Jos Luis Garrido
Conflictos de riesgos y daos cinegticos | Jos Miguel Montoya Oliver
El declive de la perdiz roja (II) | Jos Luis Garrido
El declive de la perdiz roja (y III) | Jos Luis Garrido
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
Las perdices rojas autctonas, en picado | Miguel ngel Romero
La codorniz y sus expectativas para esta temporada | Jos Luis Garrido
Sobre las homologaciones: Su actual inutilidad y sus injusticias | Antonio Daz de los Reyes
Sectaria discriminacin en la homologacin de trofeos | Antonio Daz de los Reyes
Proteger la biodiversidad, complejo y caro | Jess Llorente
La inevitable moratoria de las trtolas | Enrique Benjumeda
La gestin del ciervo en Navarra | Adecana
El sndrome del Sus | Pedro Crespo Bernal
Alternativas para el control de plagas de topillos (I) | Jos Luis Garrido
Alternativas para el control de plagas de topillos (y II) | Jos Luis Garrido
Nueva enfermedad hemorrgica del conejo | Jos Luis Garrido
Necesidad de control de crvidos | Jos Luis Garrido
El gusano del corzo puede frenar su progreso | Jos Luis Garrido
La importancia de la formacin en la actividad cinegtica | Ivn Poblador Cabaero
El peligro de las semillas blindadas para las perdices | IREC
La trtola sigue en crisis | Jos Luis Garrido
El impacto de la recoleccin del cereal y la paja en la fauna | Adecana
Deberamos cazar el conejo de monte como gallegos? | Asociacin SOS Coello de Monte de Galicia
Dificultades de la fauna avcola asociada a medios agrcolas | Jos Luis Garrido
Gestores y cazadores: control de depredadores | Jos Antonio Torres
Artículos relacionados con 'E.E.C.'
El dinero de la caza | Jos Luis Garrido
A vueltas con las perdices, nos faltan tcnicos... Prcticos | Kodiak
Las "escuelas de ladrillo" | Kodiak
 

Avisos legales | redacción@club-caza.com
© club-caza.com 2002/2010
Desarrollo: niwala.com

CDC