Vídeo

No vas a creer lo que encuentra este conductor incrustado en su coche

Al principio queda claro que está tirando de un ala. Así que se trata de un ave. En la rejilla central de su Chevrolet hay un animal incrustado. Uno de los accidentes de circulación con especies silvestres más comunes y no faltos de peligro.


 Pavo atropellado incrustado en coche
Pavo atropellado incrustado en coche

No resulta tarea fácil sacar de allí al ave. Las plumas que vemos en los primeros segundos de las imágenes nos pueden aportar alguna pista sobre la especie que ha sido la causante de este accidente de circulación.

El conductor se afana en sacarlo de allí. Tira enérgicamente, pero antes ha protegido sus manos con gruesos guantes de trabajo. Toda precaución es poca. Tras varios intentos infructuosos, decide que ha llegado el momento de usar toda su fuerza y sujeta las plumas con las dos manos. Es cuando consigue su objetivo y saca de allí al animal atropellado.

Un animal temido por conductores

El pavo salvaje (Meleagris gallopavo) pertenece a la misma familia, Phasianidae, que nuestras perdices, codornices o faisanes. Pero su tamaño es mucho mayor, alcanzando los machos hasta los 11 kilos en la báscula.

Por este motivo y por sus movimientos por sus territorios, en los cuales atraviesan numerosas carreteras, ocasionan multitud de accidentes de tráfico allá donde son especies típicas, como en América del Norte, desde el sur de Ontario, Canadá, hasta el sur de México.

Accidentes de tráfico con pavos como causantes

No resulta complicado encontrar noticias de graves accidentes ocasionados por estas enormes aves, con titulares como estos:

Pavo de 30 libras empala el parabrisas de una familia

 Accidente pavo
Accidente con un pavo

La fotografía resulta muy ilustrativa del impacto que sufrió el cristal frontal del automóvil al chocar con este gran pavo.

Otro accidente provocado por un pavo

 Accidente pavo
Accidente pavo

En esta ocasión, el ave entró por el parabrisas, pero la violencia del choque le hizo llegar hasta la parte trasera de este monovolumen. El conductor tuvo que ser tratado de las heridas que le ocasionaron los fragmentos del cristal roto de su coche.

Comparte este artículo
Autor: 
  
2666 0

Publicidad