La Federación de Castilla y León aboga por el retraso de la apertura la veda

La Federación de Castilla y León ha solicitado a la Junta y a los propietarios de los cotos que retrasen los periodos hábiles generales que establece la Orden Anual de Caza ante la actual sequía que hace «vulnerables» a las especies.


En nota de prensa, la Federación expone lo siguiente:
Los períodos hábiles generales que establece la Orden Anual de Caza y los particulares que para cada coto puedan determinar los Planes Cinegéticos, son los intervalos de tiempo en los que se puede ejercitar la caza, pero no es necesario ni obligatorio empezar a cazar desde el primer día ni tampoco terminar el último. Circunstancias excepcionales deben hacer reflexionar a los gestores de la caza sobre la idoneidad de adoptar medidas preventivas para la conservación de las especies cinegéticas. Dentro del ánimo de autogestión que los cazadores venimos reivindicando para el desarrollo de nuestra actividad, y respetando cualquier particularidad concreta de algún acotado que reafirme precisamente esta necesidad de gestión cinegética propia, esta Federación quiere hacer pública su recomendación general a los cotos de retrasar la apertura de la Veda General del próximo 23 de octubre, por los siguientes motivos: 1º Las excepcionales circunstancias en que se encuentra el campo en nuestra Comunidad, con terrenos muy secos y factores favorecedores para cazar (climatología benigna, etc, etc), que en muchos casos impiden la natural defensa de las especies, pueden traer como consecuencia que sus poblaciones se puedan ver mermadas de forma muy sensible. Debemos dar tiempo pues y esperar a que se produzcan los naturales cambios en las condiciones climatológicas que den ventaja a las especies. 2º En términos generales, la cría ha sido buena en perdiz y muy buena en conejo, y las poblaciones de liebre se recuperan. La extrema sequía incrementará sin duda la merma tradicional de perdiz en el mes de octubre y hay que esperar a las primeras lluvias para ver cómo reaccionan los conejos a los brotes de mixomatosis y NHV. El aumento de la liebre hay que gestionarlo con mucha moderación porque estamos muy lejos de las densidades que teníamos antes de la plaga de topillos. Analizadas todas estas circunstancias, valorar si las poblaciones de caza menor tienen las densidades adecuadas para realizar el aprovechamiento previsto, y, en otro caso, adaptarlo a la situación real; sin perjuicio de las condiciones particulares que distintos acotados puedan tener en algunas especies concretas. Y en la línea de regulación que exigen las actuales circunstancias, la Federación recuerda a los cazadores que entre las medidas de gestión y control cinegético se encuentran, además del cupo de ejemplares que nos marcan los Planes Cinegéticos, otras tan o más eficaces, como los días de caza de cada temporada, los horarios de las jornadas de caza y la delimitación de zonas de aparcamiento común desde donde se puede iniciar la práctica cinegética y, en este caso particular, el retraso en la apertura hasta que varíen las condiciones climatológicas.
Comparte este artículo
Autor: 
  
3071 0

Publicidad