Caza con arco

Abate un jabalí tras varias noches de espera

El arquero logró abatir un jabalí de buen porte de un certero disparo tras varias largas noches de espera en las que el cochino logró detectar su presencia en el apostadero.


 Esperas con arco al jabalí
Esperas con arco al jabalí

Gerard, experimentando arquero, finalmente logró alcázar su objetivo pues como nos dijo textualmente «¡todo jabalí se equivoca! Solo que hay que estar en el lugar exacto y a la hora precisa».

Un cochino encelado

El objetivo del arquero era un gran cochino que estaba encelado tras una piara de hembras y que había logrado ver varias veces en las cámaras de fototrampeo en la zona que iba a realizar la espera.

Tres noches sin acudir a la cita

Muchas veces el dicho de «el que espera, desespera» no se cumple y este fue el caso de Gérard ya que tras tres largas noches sin acudir el cochino a la zona donde realizaba el aguardo finalmente entró en plaza.

El gran cochino era su objetivo

Tras ubicarse en el apostadero aparecieron una pareja de jabalíes a una corta distancia, pero no eran el objetivo del aguardo.

«Empecé a oír una pelea nada más situarme, sobre las 20:00 horas. A menos de 100 metros de mi apostadero se encontraba una hembra con dos bermejos que llevaba tras ella un macho aún de mayor porte del que yo había logrado ver en las cámaras en los días previos y con algo más de boca. Tras la disputa entró rápidamente una hembra con su bermejo. Yo sabía que no iban solos, pero desconfió y se marcho antes de que llegara el resto de la piara. Me vio el IR, lo encendí tarde cuando ella ya estaba en la comida».

Al cuarto día logró abatir el cochino

Tras tres largas noches de espera en las que el cochino no acudió a la cita, probablemente porque lograra detectar la presencia de Gerard, al cuarto día como siempre dice el arquero «todo jabalí se equivoca»: entró en el claro donde se encontraba apostado.

«Minutos más tarde tras marcharse la hembra con los dos bermejo y el macho de mayor porte, escuche acercarse una piara con un gran número de ejemplares, entre ellos venia el macho que yo esperaba encelado tras una jabalina. Me aseguré de identificar con claridad al animal, una vez lo tenia ya claro, abrí el arco y le solté la flecha. El tiro fue muy bueno, ¡atravesando pulmones! El animal tras recibir el impacto inició una veloz carrera perdiendo la flecha a unos 10 metros del lugar del disparo para perderse finalmente en la espesura. Me pareció oírlo pararse cerca del lugar donde inició su huida, así que baje a pistearlo y ahí estaba inerte, a unos 20 metros del tiro».

El jabalí era de buen porte pero no presentaba un gran trofeo. Pero realmente, ¿eso qué importa? Lo importante no es el trofeo ni el número de piezas abatidas, son los momentos vividos.

Más vídeos como este

Puedes ver más vídeos como este protagonizados por Gerard en su canal de YouTube o en su página de Instagram.

Te interesa

Dos jabalíes cazados con una sola flecha

En una zona donde los jabalíes hacen mucho daño, un cazador acudió con su arco en ayuda de los agricultores. Lo que no esperaba era conseguir un doblete inolvidable con tras certero lance. No te pierdas el espectacular vídeo de ese momento.

Pincha en la imagen para ver el vídeo:

Caza con arco: Un lance perfecto

El cazador tiene la oportunidad de abatir un jabalí, pero decide esperar ya que este no cumplía con las características de la pieza que había seleccionado cazar esa noche.

Pincha en la imagen para ver el vídeo:

Comparte este artículo
Autor: 
  
4960 0

Publicidad