Sevilla

Este niño galguero le canta así al perro y a la liebre desde los seis años

Alejandro es el digno sucesor de una gran dinastía de galgueros, apasionado de los galgos, los caballos y el cante. Les canta con maestría desde que tenía seis años.


  Niño galguero
Niño galguero

Este apasionado y jovencísimo galguero comparte con nosotros su arte con varios vídeos que envía a Club de Caza. Uno de ellos del pasado 6 de diciembre, cuando interpretó la canción de Sergio el duende, Mañanitas de relente, en la finca Casa Guerra, en el municipio de Sanlúcar la Mayor. Fue el perfecto colofón a la jornada de caza.

Galguero desde los seis años

Alejandro es un joven galguero sevillano de tan sólo doce años. Nació en Gelves, municipio que se encuentra ubicado en la comarca del Aljarafe, en la provincia de Sevilla. Hijo de José y Montse, es hijo, sobrino y nieto de galgueros. La pasión de la caza con galgos la lleva en la sangre.

Comenzó a acompañar a su tío Enrique a la corta edad de 6 años a cazar liebres con galgos, algo que le apasionó desde el primer instante.

A pesar de haber compartido alguna jornada junto a su abuelo, practicante de caza menor con perros y armas de fuego, a Alejandro lo que entusiasma es la caza con galgos.

Su perro preferido

El galgo Camarón, perro verdino que cuenta actualmente con la edad de siete años, es su perro preferido. Con él vivió un lance que aún permanece en su retina. Una carrera de más de 2:30 minutos en la finca Ramilla, en el municipio de Carmona. En ella, finalmente la liebre resultó victoriosa al llegar al perdedero. El joven, pero ya veterano galguero, nos dice textualmente «lo importante no es la captura, es el lance vivido».

Valores de buen galguero

A Alejandro sus padres y su tío Enrique le están inculcando valores que le serán vitales en su vida y de los que, por desgracia, adolece nuestra sociedad en los tiempos que vivimos. Hablamos de solidaridad, amistad, respeto y compañerismo. Todos, valores intrínsecos al mundo de la caza.

Sus galgos le acompañan en el álbum de fotos de su comunión

La pasión por sus perros llega a tal altura que obligó a su tío Enrique a llevar a dos de sus galgos para poder compartir el día de su primera comunión con ellos.

Enrique llevó a Camarón y a Mulata que, desgraciadamente fue robada, y a día de hoy no ha sido recuperada.

Su mejor regalo fue una cachorra de galgo de color blanco que, por desgracia falleció de la parvovirosis. A día de hoy Alejandro aún no puede contener las lágrimas al recordarlo.

  Niño galguero

Los galgueros cuidan a la liebre

Alejandro que suele disfrutar su pasión en los terrenos pertenecientes al Club Galguero Pozo Nuevo, de Sevilla. Este año, nos cuenta que ha decidido, junto al resto de socios, dada la excepcional situación que vivimos en el mundo de la liebre, solo cazar esta temporada con perros jóvenes, minimizando así el número de capturas.

Su tío Enrique estima que la población de liebres ha disminuido en más de un 80 por ciento en las dos últimas temporadas, hecho que ha llevado a tomar esta loable decisión a los socios. También han limitado los días de caza y el número de carreras por socio.

El futuro de una gran pasión

Alejandro tiene toda una vida por delante, es el futuro de una dinastía de cazadores. Esperemos que sus sueños se hagan realidad y pueda seguir disfrutando de sus pasiones: la liebre y el galgo.

Comparte este artículo
Autor: 
  
43386 0

Publicidad