Fotografía

Las poses de estos animales te harán llorar de la risa

Existe un concurso específicamente diseñado para mostrar las imágenes más graciosas de la vida animal. Se llama The Comedy Wildlife y ya están publicadas las imágenes finalistas de este 2020. Echa un ojo a nuestras recomendaciones.



Una foca haciéndose la muerta sobre el agua, con la barriga hacia arriba o un mono balanceándose sobre el aire y agarrado a los rabos de varios amigos demuestran que los animales no tienen complejos.

Son naturales, como la vida misma, y su comportamiento, a diferencia del humano, no depende del objetivo que dispare la foto o de quién sea el que mire del otro lado de la cámara. Es puro instinto, naturalidad, a pesar de todo.

Animales que parecen personas

En otra instantánea, un zorro mira desde lo alto a un roedor, con curiosidad, como si los dos animales fuesen viejos conocidos que se reencuentran tras un tiempo. Dos leones cuchichean tumbados sobre la arena. De grandioso porte, uno se tapa la boca con una pata con un gesto humano al 100%. El selfie se le complica a las dos jirafas que te enseñamos también en esta información. Una de ellas se apunta al retrato a última hora, y es por eso que solo le sale una parte de la cabeza. Estos son algunas fotos de las decenas de ejemplos que circulan de internet en las que los animales hacen gala de sus mejores portes, que son también los más graciosos.

El concurso de la risa

Existe un concurso específicamente pensado para mostrar las imágenes más graciosas de la vida animal. Se llama The Comedy Wildlife y ya están publicadas las imágenes finalistas de este 2020.

Una de las imágenes es de Luis Martí, y muestra a un mono riendo como si escuchase el mejor chiste del mundo, sentado sobre un muro y en otra, Christina Holfelder captó a un grupo de pingüinos que podrían perfectamente haber llegado de una fiesta porque el último animal está vomitando. De fondo, un amanecer amarillo adorna una bonita estampa del reino animal.

En otra fotografía de Charlie Davidson, las piernas y la cola de un mapache sobresalen de la cavidad de un árbol y regalan una captura atípica.

Petr Sochman demuestra que los animales también tienen gestos parecidos a los de las personas. Un pájaro saluda con la pata a otro compañero que tiene a escasos centímetros.

Comparte este artículo
Autor: 
  
2913 0

Publicidad