EE.UU.

Había una vez un oso tan gordo que le costaba caminar

Se trata de un macho adulto que ha crecido desmesuradamente. Su robustez le provoca problemas para trepar por la linde del río. El sobrepeso de este oso tiene que ver con sus largas etapas de hibernación, para las que necesita acumular grasa.



Puede parecer una broma, pero es verdad. Te mostramos la imagen de un oso que vive en el Parque Nacional Katmai de Alaska al que le cuesta caminar por su gran peso. Así lo captaron en directo las cámaras de explore.org, que apuntan hacia el río Brooks, un lugar frecuentado por estos animales al ser lugar de paso de un gran número de salmones, uno de sus alimentos favoritos.

Hibernación

Se trata de un macho adulto que ha crecido desmesuradamente. Su robustez le provoca problemas para trepar por la linde del río. El sobrepeso de este oso tiene que ver con sus largas etapas de hibernación, para las que estos animales necesitan engordar considerablemente puesto que, cuanta más grasa, más probabilidades tienen animales de sobrevivir al duro invierno.

Este año, la población de salmones del río Brooks se ha incrementado, lo que posiblemente provocó que este oso comiese un cuantioso número de peces. Y le han pasado factura.

Además, este no es el único caso. Todos los osos de esta reserva han ganado, por lo general, mucho más peso del que les correspondería.

Comparte este artículo
Autor: 
  
1483 0

Publicidad