Furtivismo

Guarda rural contra furtivos: una operación fructífera tras abatir ilegalmente una cierva

La lucha de los Guardas Rurales contra el furtivismo no tiene descanso. Hace pocos días, dos presuntos furtivos abatieron a una cierva y volvieron horas después a buscar el cuerpo. Pero allí esta Guarda. Al identificarse y pillarlos in fraganti, uno de ellos huyó y abandonó allí a su ‘compañero’.


 Guardas rurales contra furtivos
Guardas rurales contra furtivos

Juan Báñez, Guarda Rural de una finca onubense en el entorno del coto de Doñana, investigó un vehículo sospechoso en una de sus habituales patrullas. Tras observar a sus ocupantes desde la distancia sin que estos lo detectaran, oyó dos disparos.

Dos disparos y una cierva muerta

Tras realizar los disparos, los ocupantes del vehículo se dieron a la fuga. Al acercarse Juan a la zona, encontró una cierva abatida. Este Guarda, de dilatada experiencia y conocedor del modus operandi de los furtivos, sabía que regresarían en busca de la pieza.

Un aguardo al furtivo con resultados

Tras largas horas de espera y bien caída la noche, los supuestos furtivos volvieron al lugar de los hechos con un vehículo diferente al que conducían cuando efectuaron los disparos.

Textualmente y según nos cuenta Juan, cuando llegaron al lugar donde estaba el cuerpo de la cierva, estos dijeron «aquí está la cierva», a lo que el Guarda respondió: «Aquí también estoy yo», saliendo del lugar donde se encontraba oculto para identificarse y realizar las diligencias oportunas.

Uno de ellos se dio a la fuga abandonando a su ‘compañero’

Uno de ellos, tras verlo, se dio a la fuga, dejando allí a su suerte a su compañero, aunque posteriormente fue identificado y detenido por efectivos del Seprona.

Brillante intervención por parte de Juan, una de tantas que realizan los guardas rurales y de caza, siempre en el anonimato y en la soledad del monte, con el peligro que esto conlleva para su integridad física.

Comparte este artículo
Autor: 
  
4747 0

Publicidad