«La Consejería de Salud está provocando la suspensión de monterías»

La Federación de Caza de Castilla-La Mancha ha lamentado la postura adoptada por la delegación provincial de la Consejería de Salud en Ciudad Real en materia de sanidad animal que está provocando la suspensión de monterías en esta provincia castellanomanchega.


 Manuel Aranda, delegado provincial de la Federación de Caza en Ciudad Real.
Manuel Aranda, delegado provincial de la Federación de Caza en Ciudad Real.
La Federación ha expresado su intención de no volver a negociar con la Consejería de Salud y adoptar las medidas que considere oportunas
El delegado provincial de la Federación de Caza en Ciudad Real, Manuel Aranda, ha denunciado hoy que en esta delegación está incumpliendo el acuerdo que a nivel regional alcanzaron en Toledo representantes de la Federación, Aproca y el propio Gobierno regional, en relación a la aplicación que durante esta temporada se haría de la normativa sobre inspección de piezas de caza abatidas en monterías. En concreto, han censurado la actitud autoritaria del Jefe de Sección de Control e Inspección de Alimentos en la delegación de Ciudad Real que, según Aranda, «actuando a su antojo y sin atender a explicaciones, está incumpliendo estos acuerdos». La Federación de Caza de Castilla-La Mancha entiende que esta postura, teniendo en cuenta la situación y coyuntura económica, está perjudicando al mundo de la caza y concretamente, a los cazadores más modestos, pues va a impedir la organización de varias monterías sociales que organizaba esta federación. Aranda ha indicado que en estas monterías participan cazadores de rentas más bajas de las diferentes sociedades federadas de caza que se reparten por la región, que no podrán cazar por no contar con la autorización de la Consejería de Salud en la provincia de Ciudad Real. El delegado provincial de la Federación de Caza ha advertido que la suspensión de estas monterías, además, tendrá un importante repercusión en las economías de los municipios en los que se realizan, donde no podrá ser contratado el personal que habitualmente es necesario en la organización de estos eventos, como perreros, muleros, secretarios o postores, entre otros. Manuel Aranda ha indicado que, para estas personas, este tipo de actividades es una de las pocas fuentes de ingresos con la que cuentan en estos pueblos. La Federación de Caza de Castilla-La Mancha ha expresado su intención, si persiste esta actitud de incumplimiento de los acuerdos pactados y no se dan las normas para que vuelvan a ser cumplidos, de no volver a negociar con la Consejería de Salud y adoptar las medidas que considere oportunas. Asimismo, ha señalado que de no tomarse medidas, la Federación de Caza le hará llegar a sus más de 30.000 asociados en Castilla-La Mancha, una información precisa sobre el trato que están recibiendo por parte de esta Consejería.
Comparte este artículo
Autor: 
  
2643 0

Publicidad