Así debemos actuar cuando un gran y peligroso jabalí se enfrenta a los perros
Caza mayor

Así debemos actuar cuando un gran y peligroso jabalí se enfrenta a los perros

Un especialista en la caza de cochinos al salto aconseja a los usuarios de Club de Caza el modo más seguro de abatir un macareno que pugna con los canes.


El periodista cinegético Gianis Abatzidis, redactor de una prestigiosa revista cinegética griega y criador de perros de la raza sabueso de Transilvania, lleva más de tres décadas abatiendo cochinos al salto en los bosques helenos con la única compañía de sus perros. El cazador ha creado un canal de YouTube para compartir sus lances y conocimientos con el resto de aficionados a la caza del jabalí.

No image

El cazador junto a un temible jabalí abatido junto a sus perros.

La caza al salto de jabalíes con perros

"En Grecia es una práctica común abatir a los cochinos con armas de fuego cuando se enfrentan a los perros. Los perreros portamos escopetas, al igual que en el norte de España. Por ello preferimos canes que guarden la distancia con los cochinos, que los paren a una distancia segura. Abatir un macareno en los más intrincado del monte, eleva
los niveles de adrenalina del cazador al máximo. En este instante, el cazador y sus perros son sometidos a unas duras condiciones que pondrán a prueba su temperamento, habilidades e inteligencia.

Muchas veces y por diversos motivos ocurre que los jabalíes eligen la resistencia en lugar
de la huida. Ya sea porque su carácter lo dicta, se cansaron de correr durante horas delante de sus perseguidores o porque han quedado atrapados en un lugar sin salida. Gestionar estos casos es uno de los momentos más difíciles y peligrosos durante la caza del jabalí".

No image

 

El cazador culmina la labor realizada por los perros abatiendo el jabalí

"Mientras nos dirigimos al escenario del enfrentamiento, la alternancia de la voz de los perros nos indicará el estado de los jabalíes que pugnan con los canes. La mayoría de los perros ladran más fuerte cuando han parado al suido.  En gran parte de estos casos es necesario que el
cazador acuda en auxilio de los canes. El encargado de abatir al cochino debe de tratarse de una persona experimentada, con nervios de acero.

No son pocos los cazadores que se salvan de estas situaciones con algunas heridas. El jabalí en muchos de los casos opta por defenderse en los lugares más densos, porque sabe que allí tiene ventaja". El acercamiento al cochino en disputa con los perros debe de realizarse lo más silenciosamente posible. "Cuanto más densa sea la vegetación, más seco esté el campo y más
duro sea suelo será más compleja la aproximación al cochino sin que este nos detecte.

También influye la presión que ejerce el perro sobre el navajero. Si el cánido acosa de cerca al jabalí, mayor será la atención del suido sobre el can.

Cuantos más perros rodeen al cochino, menos probabilidades tendremos de que nos detecten al acercarnos. Los ladridos de los perros también nos ayudan a realizar la aproximación. Cuando el can se detiene para comprobar los movimientos del jabalí, nosotros también debemos de quedar inmóviles hasta que comiencen de nuevo los ladridos.

No image

 

Intentar sorprender al macareno

Todo esto, por supuesto, se produce en muy poco tiempo. No tenemos que realizar movimientos apresurados, pero debemos de avanzar sin pausa, ya que cuanto más tiempo permanezcamos inactivos cerca del jabalí, más probabilidades habrá de que perciba nuestro olor. Incluso un cambio de aire repentino y favorable para el animal, puede delatar inmediatamente nuestra presencia. Al llegar al lugar del combate tenemos que tener en cuenta que el perro y el jabalí no se encuentren en la misma dirección a la hora de realizar el disparo. Se requiere en este instante una gran dosis de compostura, experiencia y un perfecto funcionamiento de los sentidos por parte del cazador para culminar con éxito el lance".

 


No te lo pierdas

Comparte este artículo

Publicidad