Caza de conejos en descaste: inicio de la temporada 2024 con la escopeta Caesar Guerini Tempio Light

El descaste de conejos es una modalidad muy necesaria para reducir los daños ocasionados por la proliferación de estos lagomorfos en entornos de cultivos. En este documental seremos testigos de la elevada población de conejos, que llegan a cavar sus madrigueras al lado de los cultivos de cereal que se encuentran en plena época de recolección.


 

Para afrontar los rápidos lances que protagonizan estos velocísimos animales, tenemos a nuestra disposición la escopeta superpuesta Caesar Guerini Tempio Light, la versión ultraligera del modelo Tempio con báscula de aleación. Esto la lleva a aligerar su peso hasta los 2,7 kilos con cañones de 71 centímetros. Algo muy favorable en la caza al salto o en mano, buscando a los conejos en los distintos puntos del acotado en los que más daños causan.

Sus características esenciales son las siguientes:

  • Los cañones son de acero cromado al molibdeno (42 CrMo4) aptos para disparar perdigones de acero y que poseen banda superior ventilada cónica de 6 mm, punto de mira tipo bola de latón y expulsores automáticos.
  • Disparador único dorado selectivo (con selector de pasador transversal sobre el mando del seguro), aunque, si prefieres el doble disparador, también está disponible.
  • Báscula de aleación ligera con cierre de tetones de acerrojado y sobredimensionado probado a 1.320 bar (prueba de alta presión del Banco Nacional Italiano de Pruebas).
  • Tallada a mano con incrustaciones en dorado de piezas de volatería, perdices en lateral derecho y faisanes en el izquierdo, y con grabados de arabescos y motivos florales en todas las superficies, incluida la llave de apertura, el seguro, el arco de guardamonte y el herraje de la delantera.
  • La culata y la madera delantera son piezas de nogal “extra-selecta” acabadas al aceite y terminadas a mano. La culata mide 375 mm de longitud, tiene empuñadura redondeada tipo “Príncipe de Gales” picada a mano y cantonera de madera picada a mano. Y la delantera termina en schnabel y posee la base y los laterales finamente picados a mano.

Nuestras impresiones: rápido encare, poco retroceso

Tras disparar con ella durante toda la mañana, llegamos al coche sin sensación de cansancio en el brazo ni dolor en el hombro. Esto se debe a su ligereza y lo conseguido que está la reducción del retroceso, que es muy suave con cartuchos de 32 gramos. Cargamos el JG dispersante, ideal para los disparos a cortas distancias.

El encare resulta intuitivo. Esto resulta muy relevante a la hora de probar un arma con la que no has tenido contacto anteriormente. La báscula, la culata y la banda de los cañones favorecen el movimiento instintivo de llevar de manera rapidísima la escopeta a la cara, apuntar y seguir a los conejos, como vemos en los lances que hemos conseguido grabar.

Comparte este artículo
Autor: 
  
1194 0

Publicidad