Inaudito: una perra de caza pare 18 cachorros

Inaudito: una perra de caza pare 18 cachorros

Conocemos la curiosa historia de Luna, una anglo-français de petite vénerie que dio a luz cerca de 20 cachorros. Aunque algunos de ellos nacieron sin vida, la mayoría se están criando perfectamente.


Iosu Vázquez, es un cazador de 41 años natural de Lesaka (Navarra). Heredó la pasión por la actividad cinegética de su padre, a quién acompaña al monte desde niño. Con el paso de los años, Iosu recogió el testigo y en la actualidad es él quien cría, entrena y disfruta de sus perros como en su día hizo su maestro que tiene hoy ochenta años.

La becada con perros de muestra y el jabalí a traílla

Vázquez es un cazador todoterreno al que le gusta tanto el pelo como la pluma. Si bien practica diferentes modalidades, sus favoritas siempre serán el jabalí con canes de rastro y la becada con razas de muestra, como el setter.

No importa la especie a abatir, el trabajo de los perros y el equipo que forma con ellos será siempre su prioridad absoluta. Para Iosu, como buen cazador que es, sus perros son parte de su familia y como tal los trata.

No image

Radiografía en los últimos días antes del parto. A la derecha, los cachorros recién nacidos.

Un cambio en la forma de cazar

Antiguamente en su zona, como en otras tantas, no había, ni de lejos, la densidad de animales que hay ahora. En la época de su abuelo, y también en la de su padre, desencamar un jabalí era motivo de fiesta. La dificultad y el sacrificio de esa caza tradicional perdura aún en muchas cuadrillas norteñas y especialmente en el corazón de este cazador.

“A tenor del burro, la albarda”, como se suele decir. Para aquel tipo de caza y la cantidad de presas que había, lo más habitual era ir con uno o dos perros. Podían estar horas y horas detrás de un rastro. Ahora al haber mucho más jabalí, se requiere y se tiende a batir con más canes.

No image

Los cachorros maman de su agotada madre.

Desde bodegueros hasta sabuesos

En su casa siempre ha habido perros y de razas muy diversas: desde sabuesos españoles hasta porcelanas pasando por grifones, brunos del jura, anglos, podencos y bodegueros.

El aumento en la densidad de jabalí, como hemos comentado anteriormente, también se ha traducido en una mayor cría de perros. Hoy en día sólo para el jabalí tiene 15 canes. Una de ellas, es Luna, la protagonista de hoy.

 

Luna y el parto de los 18 cachorros

Luna es una Anglo-Français de Petite Vénerie de tres años. Uno de los mejores anglos que tengo en casa” —asegura Iosu—. Es curioso que, a su edad, nunca había entrado en celo. Casi tan llamativo como que en su primera camada trajera 18 cachorros.

Cuando quedó preñada le hicieron varias ecografías. Al observar los resultados de la primera pensaban que era defectuosa.N podían creer que pudieran venir tantos. Las siguientes pruebas lo confirmaron: todo lo que veían eran columnas vertebrales.

Neus, la pareja de Iosu, que además de aficionada a la caza es veterinaria de profesión, tampoco daba crédito.

El parto en sí empezó a las diez de la noche, pero el primer cachorro no llegó hasta las 7 de la mañana. Por desgracia la perra nació muerta. Era enorme y le costó mucho expulsarla. Después, empezaron a salir todos uno tras de otro. “Uno, dos, tres, cuatro... aquello no paraba, salían como churros” —bromea Vázquez—. Neus apostaba que serían ocho o nueve; Iosu nueve o diez, y resultaron ser prácticamente la suma de ambos.

No image

Luna durante el parto.

Algunos no sobrevivieron

Sobre las dos de la tarde, el parto parecía haber terminado, pero de pronto Luna volvió a pujar. Llegó el último, el decimoctavo. Lamentablemente, como la primera, este nació sin vida. Ocho fueron en total los que murieron. “Nacieron en la bolsa asfixiados, no debía haber espacio físico para todos” —lamenta Vázquez.

Los otros diez nacieron sanos y se están criando perfectos. Tres veces al día la pareja de cazadores les da biberón para ayudar a la madre, que no parece traer mucha leche, y para que los pequeños se críen mejor.

Todos ellos van a quedar en casa y a buen seguro, serán como su madre, unos grandes cazadores.

Comparte este artículo

Publicidad