Christensen Ridgeline FFT
Un preciso ultraligero disponible en numerosos calibres

Christensen Ridgeline FFT

Este moderno rifle te sorprenderá por su ligereza y precisión. Está equipado con un cañón Christensen envuelto en fibra de carbono, así como con una ligerísima caja monocasco del mismo material y con un disparador TriggerTech que libera el disparo suavemente y sin roces internos.


A mí al menos me ha sorprendido, sobre todo por lo ligero que es, pues ya había probado antes rifles Christensen y sus característicos cañones envueltos en fibra de carbono y sabía que tiran muy bien, pero no conocía ningún modelo de esta marca que fuera tan ligero.

Las cajas monocasco de carbono de los Ridgeline FFT están obtenidas por tecnología Flasch Forged. Los rifles equipados con este tipo de culatas pesan casi medio kg menos.

También es sorprendente la trayectoria de Christensen Arms, la empresa que lo fabrica en EE.UU, porque en muy pocos años se ha hecho famosa en un mercado tan competitivo como el norteamericano en el que operan fábricas de amas mucho más antiguas y, además, su fama ha trascendido al resto del mundo. Fue fundada en 1995 en Gunnison (Utah) y el mismo año de su lanzamiento desarrolló su primer cañón envuelto en fibra de carbono, material que lo encumbró a la fama porque lo utilizó también en las cajas de los rifles para producir armas tan ligeras que no parecía que fuera posible conseguir aligerarlas más utilizando como materia prima acero y carbono. Es el caso del modelo Ridgeline, que no debe confundirse con el Ridgeline FFT protagonista del artículo, porque el Ridgeline en algunos calibres y con determinados cañones “solo” pesa 2,86 kg. Y como veremos, el Ridgeline FFT es mucho más ligero.

Igual sucede con otro rifle emblemático de Christensen Arms que no tratamos: el modelo MESA, pues se comercializa también en versión ultraligero con el nombre de MESA FFT.

El cañón envuelto en carbono de los nuevos Ridgeline FFT están equipados con este freno de boca lateral desmontable de acero inoxidable. Reduce considerablemente el retroceso y mejora la precisión.

Flash Forged Technology

Efectivamente, cuando parecía que ya no era posible rebajar significativamente más el peso de sus armas de acero y carbono, Christiansen Arms volvió a sorprender a la industria armera en 2022 al presentar nuevas versiones de sus rifles que eran más livianas aún: ¡casi medio kilogramo menos! que los Ridgeline (o que los MESA) del mismo calibre porque estaban equipados con nuevas cajas FFT monocasco de carbono aeroespacial, mucho más ligeras que las fabricadas hasta ahora, razón por la que al nombre de los rifles que están equipados con este tipo de cajas se les añade FFT, que son las iniciales de la técnica utilizada para fabricarlas: “Flash Forged Technology”.

Los Christensen Ridgeline FFT están disponible para diestros y zurdos con cajas FFT de color verde o gris y con freno de boca y acción de acero inoxidable. Además, se comercializan versiones Burnt Bronze, con la caja color carbon con entramado verde y marrón y cerrojo Burnt Bronze Cerakote, y Tittanium. Esta última es la más ligera al estar equipada con un armazón de titanio además de con la caja FFT.

Ridgeline FFT

Antes de comenzar a describir el rifle, es necesario puntualizar que el ejemplar que aparece en las fotos lleva instalado en el puntal un soporte para accesorios que no se suministra de serie con el arma.

Sí se suministra de serie con todos los Ridgeline FFT un freno de boca lateral de acero inoxidable que mide unos 5 centímetros aproximadamente y que se puede desmontar desenroscándolo del cañón.

El modelo probado es un Ridgeline FFT para diestros calibre 6,5 Creedmoor con el cañón Christensen y caja FFT de color verde y marrón. Está equipado con una acción corta y con un cañón de 50 cm (55 cm con el freno instalado) y solo pesa 2,48 kilogramos.

El modelo probado es un Ridgeline FFT para diestros calibre 6,5 Creedmoor, cuyo cañón Christensen y caja (Sporter) FFT son de color verde y marrón, pero este modelo también está disponible en multitud de calibres, así como en versión para zurdos. Además, en todos los calibres que se comercializa se puede adquirir con cañón y caja terminados en verde y marrón (como el de las fotos) o bien en color gris. En el apartado “Especificaciones” se proporcionan los calibres y versiones disponibles.

Las cajas FFT, además de muy ligeras, son muy ergonómicas, ambidextras y antideslizantes. Permiten apoyar y encarar el rifle firmemente con comodidad y seguridad.

En 6,5 Creedmoor el rifle está equipado con una acción corta y con un cañón de 50 cm (55 cm con el freno instalado) y solo pesa 2,48 kilogramos, pero en otros calibres el peso puede ser diferente porque la longitud de los cañones y las dimensiones de los armazones pueden ser muy diferentes dependiendo del cartucho que disparen. Sin embargo, independientemente del calibre se puede afirmar que todos los Ridgeline FFT son ultraligeros porque, como ya se ha apuntado, gracias a su acabado pesan casi medio kilo menos que los Christensen equipados con cajas de carbono “normales”.

El diseño del cerrojo y el del armazón están inspirados en el Remington 700, pero se nota que han sido mejorados por Christensen para conseguir que pesen menos y facilitar la alimentación y extracción de las vainas. Así, el cerrojo posee cuerpo acanalado de acero inoxidable con palanca de acero terminada con tres perforaciones para aligerar peso y maneta antideslizante de fibra de carbono. La cabeza envuelve el culote del cartucho y tiene dos tetones, un robusto extractor y un expulsor activo.

Y el armazón es abierto (lo que permite alimentar cómodamente cartucho a cartucho la recámara) y de acero inoxidable y posee en los puentes puntos roscados para fijar las bases de la montura del visor, en los que se pueden utilizar el mismo tipo de bases del Remington 700.

El cerrojo posee cuerpo acanalado de acero inoxidable con palanca de acero terminada en negro con tres perforaciones y maneta antideslizante de fibra de carbono. La cabeza envuelve el culote del cartucho y tiene dos tetones, un robusto extractor y un expulsor activo. Se puede armar y accionar muy rápido.

Además, como sucede con el mítico rifle Remington 700, los Ridgelines FFT poseen acciones dimensionadas para el tipo de cartuchos que disparan: cortas, medias, largas, etc.

Están equipados con un cargador fijo con tapa abatible cuya bisagra y la propia tapa son de fibra de carbono para ahorrar peso. Puede albergar cuatro cartuchos estándar o tres magnum.

Están equipados con un cargador fijo con tapa abatible con capacidad para 4 cartuchos estándar o 3 magnum (más 1 en recámara). La tapa y la bisagra son de fibra de carbono para disminuir el peso.

El mando del seguro es de dos posiciones y en posición de seguro permite que se pueda accionar el cerrojo para poder descargar o cargar la recámara con seguridad. Está situado detrás de la palanca del cerrojo, al alcance del pulgar y no hace ruido apreciable.

Y el disparador es excelente y se puede regular en peso desde el exterior. Está fabricado por TriggerTech que es uno de los fabricantes norteamericanos de disparadores más valorados porque permiten disparar con la máxima precisión gracias a que utilizan dos tecnologías denominadas Zero-Creep y TRK que consiguen que el mecanismo de disparo se libere sin roces internos y con el recorrido justo.

Detrás de la palanca del cerrojo se aprecia el mando del seguro de dos posiciones. No hace prácticamente ruido y en posición de seguro permite accionar el cerrojo.

Pruebas

Recibí el rifle con un visor Zeiss V8 2,8-20x56 con torreta balística ASV con un montaje desmontable Warne y unos pocos cartuchos (solo nueve) Norma Wihtet-il de 140 grains, por lo que di por sentado que el rifle estaba puesto a tiro.

Por fortuna, como no quería solamente comprobar su precisión, sino también su funcionamiento y, si era posible, utilizarlo además para cazar en el coto de un compañero de esta página, me llevé al campo de tiro 20 cartuchos más de otra marca cargados con balas del mismo peso para probar con éstos el funcionamiento del rifle y utilizar después los cartuchos Norma Wihtet-il en caza.

Y menos mal que me llevé más cartuchos porque la ASV no estaba regulada: el primer tiro con Whitet-il impactó tan bajo que ni siquiera entró en el blanco.

El rifle se probó y puso a tiro disparando con apoyo a 100 metros. Iba equipado con con visor Zeiss V8 2,8-20x56 provisto de ASV que, como era de esperar, por su potencia y calidad facilitó la prueba.

Mirando a través del cañón y del visor y actuando sobre el mando de altura, conseguí que el segundo tiro con Norma impactara dentro del blanco, aunque desviado unos centímetros a la izquierda y bajo (a la altura del 6), por lo que, ya confiado en que lograría poner a tiro el arma con este cartucho, deje de utilizar la munición Norma y comencé a utilizar la mía sobre el mismo blanco para probar bien el rifle, llegando a las siguientes conclusiones:

  • Es muy ergonómico. Te sientes muy cómodo manipulándolo y encarándolo y, además, funciona impecablemente. La alimentación (utilizando el cargador o soltando un cartucho sobre la teja elevadora) y la expulsión de las vainas son perfectas.
  • El retroceso del 6,5 Creedmoor es bajo pero con el freno de boca lateral del Ridgeline FFT prácticamente ni se nota.
  • El cañón y flotado de la caja no son las únicas responsables de que tire muy bien. El nulo retroceso, el diseño ergonómico de la caja y su disparador TriggerTech, que permite que el disparo se produzca justo cuando lo deseas, contribuyen decisivamente a que la precisión sea muy alta.

Tras la prueba de funcionamiento regulé el mando de altura del visor para que la Norma Whitet-il impactara alto 5 centímetros a 100 metros porque, regulado así el visor, consideré que debe hacer cero a unos 150 metros (*). Como se aprecia en el blanco conseguí una agrupación buena (sub-MOA) que sin embargo quedó desplazada 1 cm a la izquierda y así se quedó pues ya me quedaban pocos cartuchos para ir de caza (solo 4). Eso sí, después de tirar la centré desplazando un click a la derecha el mando de deriva.

Blanco de prueba y de puesta a tiro 5 cm alto con la munición Wihtet-il. Los parches negros tapan los impactos de prueba y los tres visibles es la agrupación obtenida con la cartuchería Norma.

Lo suyo hubiera sido regular el ASV pero no lo hice porque, una vez puesto a tiro el rifle a 100 m, tendría que haber desmontado la torreta para situar correctamente el anillo y bloquear el cero. Y no disponía de los medios necesarios ni de una linterna para poder hacerlo, ya que el puesto de tiro está en penumbra. Pero hubiera sido lo ideal porque la munición Whitet-il, aunque es muy efectiva, no es muy aerodinámica y una torreta como la ASV permite compensar fácilmente la caída.

(*) La tabla balística del cartucho indica que debe impactar alto unos 3 cm a 100 m si se dispara en rifles con cañón, de 61 cm, pero el del Ridgeline es de 50 cm.

 

Texto y fotos: Juan Francisco París

Comparte este artículo

Publicidad

Especificaciones

Christensen Ridgeline FFT

Tipo de arma: Rifle ultraligero de cerrojo con precisión Sub-MOA garantizada por el fabricante.

Calibre de la versión probada: 6,5 Creedmoor.

Calibres disponibles: 22-250 Rem., .243 Win., 26 Nosler, 6mm Creedmoor, 6,5-284 Norma, 6,5 PRC, 6,8 Western, 7mm-08 Rem., .280 Ackley, 7mm PRC, 7mm Rem. Mag., 28 Nosler, .270 Win., .270 WSM, .308 Win., .30-06 Sprfld, .300 Win. Mag., .300 WSM, .300 PRC, 30 Nosler, .300 RUM y .450 Bushmaster.

Cañón: Totalmente flotado. De acero inoxidable 416R recubierto de fibra de carbono. Se suministra con freno de boca lateral desmontable. Rosca: 5/8 x 24.

Longitud del cañón: 20 pulgadas (50,8 cm) en calibre 6,5 Creedmoor (sin el freno de boca. Con el freno es de 55 cm, aprox). Paso de estrías: 1/8. Consultar Excopesa la longitud y el paso del estriado en otros calibres.

Caja: Tipo Sporter monocasco de fibra de carbono fabricada con tecnología patentada FFT (Flash Forged Technology ). Es ambidextra, posee empuñadura de pistola, puntal ergonómico y cantonera de goma anti-retroceso y antideslizante. Se puede elegir terminada con entramando gris o con entramado verde y marrón.

Longitud total: 41,5 pulgadas (105,4 cm).

Peso: 5,47 libras (2,48 kg).

Características destacables: Armazón abierto de acero inoxidable con bases roscadas para la montura de visor (compatibles con las del rifle Remington 700). Cerrojo con cuerpo acanalado de acero inoxidable con palanca de acero terminada con tres perforaciones para aligerar peso y maneta antideslizante de fibra de carbono. La cabeza envuelve el culote del cartucho y tiene dos tetones, un robusto extractor y un expulsor activo. Disparador patentado TriggerTech regulable en peso. Amplio arco de guardamonte de material sintético que permite disparar con guantes. Seguro de dos posiciones situado al alcance del pulgar que en posición de seguro permite descargar el rifle. Cargador interno fijo con tapa abatible (la tapa y su bisagra son de fibra para aligerar peso) con capacidad para 4 cartuchos estándar o 3 magnum (más 1 en recámara).

P.V.P: 3.899 euros

Más información: Excopesa. www.excopesa.es

Notas:

– Disponible en versión para zurdos en los calibres: .243 Win., 6,5 Creedmoor, 6,5 PRC, 7mm-08 Rem, 7mm PRC, 7mm Rem. Mag., 28 Nosler, .308 Win., .300 Win. Mag. y .300 PRC al precio de P.V.P: 4.399 euros.

– Disponible en Versión Burnt Bronce con caja color carbon con entramado verde y marrón y cerrojo Burnt Bronze Cerakote. P.V.P.: 4.099 para diestros y 4.599 euros para zurdos.

– También se comercializa en versión FFT Tittanium con acción de titanio. Peso a partir de ¡2,2 kg! y P.V.P.: 5.759 euros (consultar calibres disponibles a Excopesa).