El peligroso juego entre un enorme jabalí y un labrador retriever
En vídeo

El peligroso juego entre un enorme jabalí y un labrador retriever

Lo que para el perro supone una diversión, para el cochino se presenta como una amenaza. Por suerte, la velocidad y la agilidad del can le permiten evitar ser golpeado por el furioso jabalí.


Sacar a pasear a los perros en los lugares que habitan jabalíes urbanos se ha convertido en una arriesgada opción para los canes y sus propietarios. En España se han producido varios ataques de jabalíes a personas mientras se encontraban paseando a sus perros en los últimos años. En octubre del año 2019 un cochino atacó a una mujer cuando se hallaba junto a su perro en Cataluña. La víctima del ataque tuvo que ser trasladada al Hospital de Figueras para ser intervenida de una fractura de tibia, causada por la caída que le produjo la embestida del cochino.

Dos años más tarde, un jabalí mordió a una mujer en Ferrol en similares circunstancias. La gallega tuvo que ser trasladada por una ambulancia al servicio de urgencias del Hospital Ribera Juan Cardona para suturar la herida que le produjo la mordedura del cochino. El perro de la víctima evitó males mayores al ahuyentar al animal salvaje.

Un perro es atacado por un jabalí en una urbanización

Estas imágenes han sido grabadas con un dispositivo móvil desde la terraza de una vivienda situada en Gdynia, ciudad polaca ubicada en la costa suroeste del golfo de Gdansk, en el mar Báltico. La edificación limita con una zona ajardinada en la que se encuentran elementos de juego para los perros. Un perro de la raza labrador retriever se encuentra con dos cochinos de gran tamaño mientras pasea por el césped. La reacción de uno de los ejemplares al ver al cánido es perseguirlo mientras que el otro cochino permanece junto a los árboles.

Al can no le queda más remedio que huir para no ser herido. Cuando el jabalí abandona la persecución el perro lo sigue a escasa distancia. Su intención es provocarlo para que continúe persiguiéndolo. El cochino hace caso omiso a la presencia del can y se dirige al encuentro del jabalí que lo espera junto a la arboleda.

 


No te lo pierdas

Comparte este artículo

Publicidad