Perros rastreadores de grandes depredadores
Vídeos de caza

Perros rastreadores de grandes depredadores

Un cazador graba cómo varios perros de caza persiguen un coyote al que pisan los talones. Pero no son los únicos, los lebreles demuestran que son letales en la persecución de estos predadores.


Primero pasa el cánido salvaje a toda prisa. Esta vez, el depredador se convierte en presa ante el infalible olfato de los perros de rastro. Y son muy buenos, ya que siguen los pasos del coyote de manera casi milimétrica. Tan solo tenemos que esperar unos segundos para verlos aparecer en escena, casi a la misma velocidad a la que huía el predador y sobre sus mismos pasos.

Caza al rastro de depredadores

Son cinco los canes que conforman la jauría. En los países en los que estos depredadores entrar a formar parte de las especies cazables, los perros se han convertido en verdaderos especialistas. En esta ocasión, vemos a perros rastreadores, muy efectivos en el trabajo de encontrar las emanaciones que sus presas dejan a cada paso.

Para ello, destacamos una raza de sabueso que es la única estadounidense que no le debe su genética a alguna de las razas más antiguas llegadas de las Islas Británicas. Hablamos del plott hound, un can muy resistente, de un olfato sobresaliente y letal cuando persigue a los coyotes gracias a su valentía, su corpulencia y su alzada, de hasta 61 centímetros hasta la parte más alta del hombro.

 

A la carrera, caza con lebreles

Pero también se han adaptado otras razas a distintas modalidades de caza y acoso de depredadores. Es el caso de los lebreles. Estos perros, rapidísimos, mucho más que los coyotes, son soltados desde vehículos que baten los terrenos en los que aquellos habitan cuando descubren un ejemplar. El resto se convierte en una frenética carrera por la vida o la muerte.

@coyotehuntvids #coyotehuntingwithgreyhounds #coyotehuntingwithdogs #coyotehunting #workingdogs #viral #hunting##huntingdogs #sighthoundsoftiktok #furmissles ♬ original sound - Kris
Comparte este artículo

Publicidad