La Federación pide la licencia única

La Real Federación Española de Caza (RFEC) recordó ayer que «hace muchos años» que denuncia la obligación de disponer de múltiples licencias para cazar en toda España, «pero que ni la Administración central, ni las autonómicas, han sabido o han querido solucionar este problema». La Federación ya presentó a finales de septiembre pasado «un completo informe para que quedase homologado un examen de caza nacional», que una vez superado otorgaría al cazador un carné que le permitiría cazar en cualquier autonomía española.


No son de recibo descalificaciones y utilizaciones partidistas en las que nos han salpicado a los que practicamos una actividad legal
En nota de prensa distribuida a los medios, la Federación expone lo siguiente: Lamentablemente, ha tenido que saltar a todos los medios de comunicación la noticia de que un ministro del Gobierno había cazado sin licencia en una comunidad autónoma —y que haya tenido que dimitir por ello— para que se pusiese de actualidad un problema que la Real Federación Española de Caza viene denunciando desde hace muchos años, con la obligación de tener múltiples licencias según dónde vamos a cazar, y que la Administración central y las autonómicas, de distinto signo político, no han sabido ni han querido solucionar, a pesar de todas las iniciativas federativas puestas en marcha. A finales de septiembre del pasado año, dentro del programa de actuaciones de cara a la temporada venatoria que entonces se iniciaba, la RFEC se centraba ya en varios puntos del máximo interés para el cazador español: 1. Ley Básica de Caza 2. Reglamento de Armas y Explosivos 3. Desarrollo de la Ley de Patrimonio Natural 4. Consejo Nacional de la Caza 5. Carnet del cazador o licencia única 6. Cazas tradicionales (contrapasa, silvestrismo, parany, etc.) 7. Rehalas En relación con el punto 5, sobre el carnet del cazador y las licencias de caza autonómicas, se volvía a esa licencia nacional de caza, para la que teniendo en cuenta que las competencias en esa materia están transferidas a las Comunidades Autónomas y las tasas corresponden a sus departamentos de Hacienda, el cazador que quisiese una licencia nacional tendría que pagar las tasas correspondientes a las 18 licencias de caza autonómicas, con lo que el montante económico sería muy elevado. Además, resultaría farragoso obtenerla, teniendo en cuenta que existen unas autonomías que exigen el examen de caza y otras no. Por todo ello, se había presentado un completo informe con las actuaciones para que quedara homologado un examen de caza nacional, con una pedagogía consensuada con todas las Administraciones autonómicas, que se impartiría en cualquier lugar del territorio español y una vez superado dicho examen el cazador quedaría en posesión del carné del cazador, que le habilitaría a cazar en cualquier autonomía previo pago de la tasa de la licencia de caza de la comunidad autónoma o comunidades que solicitase. Con ello, no tendría que abonar obligatoriamente las tasas de todas las comunidades, sino únicamente las de aquéllas en las que desee cazar. En este carné se estamparía el sello que habilitaría a cazar en la comunidad o comunidades autónomas elegidas y cuyo trámite se haría a través de las federaciones, sociedades de cazadores o entidades bancarias de cualquier ciudad del territorio español. Ya este mismo año 2009, se fijaban las posiciones ante la Administración sobre ese carnet multilicencia y sobre la coordinación para la celebración de exámenes para la obtención de la licencia de caza. A pesar de todos los esfuerzos, ahora mismo no hay nada aprobado en ese sentido de facilitar las licencias de caza al colectivo de cazadores españoles y únicamente se están produciendo algunas reuniones de determinadas comunidades autónomas, que de forma unilateral están intentando llegar a acuerdos concretos, pero es evidente que se hace necesario un macroacuerdo supra autonómico en este campo, que es el que siempre ha venido propugnando la Real Federación Española de Caza y que esperamos que de una vez por todas vea próximamente la luz. Finalmente, reiteramos el rechazo ante los últimos ataques a los cazadores y a la misma actividad cinegética, al hilo del rifirrafe político montado en torno a supuestas tramas de corrupción y a la participación de un juez y de un ministro, sin licencia autonómica, en una montería, como ya hemos puesto de manifiesto desde la RFEC. Andres Gutiérrez, presidente federativo nacional, ha mantenido que “no son de recibo descalificaciones y utilizaciones partidistas, con enfrentamientos entre partidos con representación nacional, en las que nos han salpicado a los que practicamos una actividad legal, a los que disfrutamos de la caza y a los que defendemos nuestro legítimo derecho a seguir cazando. Debemos decir bien alto que somos cazadores, que no nos ocultamos y enviar a todos los medios nuestra reivindicación de la caza y del buen nombre de los cazadores, como principales defensores precisamente de nuestro patrimonio natural, de nuestra biodiversidad, de las especies, sean cinegéticas o no, de nuestro medio rural y de las actividad primarias que en él se desarrollan”.
Comparte este artículo
Autor: 
  
3688 0

Publicidad