Navarra autoriza el campeo de perros de becada

El Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente ha decidido autorizar el campeo de perros de becada, provistos de campanilla o mecanismo similar, y su entrenamiento en la búsqueda de estas aves, todo ello sin armas de fuego, hasta la finalización del período hábil de caza de esta especie (31 de enero de 2009). Esta autorización se recoge en una Resolución del director general de Medio Ambiente y Agua firmada esta misma mañana.


El Servicio de Conservación de la Biodiversidad considera que esta actividad no repercute de forma negativa sobre las poblaciones de becadas asentadas en Navarra
Según informa el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, tanto la Federación Navarra de Caza como diferentes asociaciones de cazadores han sugerido esta posibilidad a fin de mantener la actividad de los cazadores y el entrenamiento de los perros, tras haber manifestado durante los últimos días su inquietud ante la prohibición del ejercicio de la caza de la becada recogida en la Orden Foral 2/2009, de 9 de enero. Como se recordará, el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente tomó la decisión de prohibir la caza de la becada al amparo del artículo 13 de la vigente Orden Foral de Vedas con la finalidad de garantizar la persistencia de esta especie y el mantenimiento de su caza en los próximos años sin merma de este recurso. En concreto, la prohibición se basó en la situación excepcional ocasionada como consecuencia de la ola de frío que está sufriendo Europa Central y Occidental y que ha forzado a numerosas aves a buscar refugio en el norte de la Península Ibérica. En estos momentos numerosas becadas procedentes del resto de Europa se concentran en Navarra y esta concentración poblacional, unida a su situación de debilidad y a su dificultad para alimentarse por el frío reinante también en la Comunidad Foral, hace que estas aves sean extremadamente vulnerables a la caza. En esta situación, el mantenimiento de la actividad cinegética puede acabar fácilmente con una parte de las becadas europeas y, con ello, poner en peligro la sostenibilidad de esta especie y de su aprovechamiento futuro. El Servicio de Conservación de la Biodiversidad considera que el campeo de los perros de becada y su entrenamiento en la búsqueda de estas aves, sin armas de fuego, no repercute de forma negativa sobre las poblaciones de becadas asentadas y que puede sostener un cierto juego cinegético en el colectivo de cazadores de la Comunidad Foral.
Comparte este artículo
Autor: 
  
3560 0

Publicidad