Álava

El caso de furtivismo más oscuro: falsedad documental y oposición política para aclararlo

Un Guarda había denunciado a dos furtivos que habían sido visto por cazadores del coto de Manzanos, en Álava. Los cazadores permanecieron en el lugar y vieron cómo decapitaron al corzo y se llevaban la cabeza.


  corzo furtivismo Álava guardas rurales
corzo furtivismo Álava guardas rurales

Cuando el Guarda Forestal de la Diputación fue avisado, acudió al lugar junto a otro guarda y comenzó la investigación. Encontró los restos del corzo decapitado. Poco después, localizaron a uno de los presuntos furtivos. Iba armado. Al identificarlos, resultó que se trataba de dos guardas privados de la empresa Artio, encargada del mismo coto.

Comienza un proceso repleto de irregularidades

Tres denuncias fueron presentadas. La primera, por parte de los cazadores que presenciaron la escena. Las otras dos, una por cada denunciado, por parte del Guarda Forestal de la Diputación de Álava. Pero de aquello solo avanzó judicialmente un expediente sancionador leve por “cazar fuera del horario permitido”. Todo lo relacionado con el corzo abatido ilegalmente y con el delito de furtivismo fue omitido por el informe elaborado por el jefe de Montes de Álava.

Si se hubiese tramitado de manera ordinaria, los denunciados se habrían enfrentado a penas de entre 501 y 2.000 euros, así como a la anulación de la licencia y la inhabilitación para obtenerla por un periodo de entre uno y tres años. Además de penas que limitaran su labor profesional. Pero nada de esto ha sucedido.

Falsedad documental en el informe del jefe de Montes

Los denunciantes y el Guarda Forestal comenzaron un proceso encaminado a la revisión del caso, que acabó en la Audiencia Provincial de Álava. La Fiscalía y la acusación popular llevaron ante el tribunal al jefe de Montes por ocultación de pruebas. Algo que dejó sin sanción a los presuntos furtivos. Para evitar el juicio y una posible condena de hasta cuatro años y medio de prisión, este asumió los hechos, es decir, haber cometido un delito de "falsedad de documento oficial por imprudencia grave cometido por funcionario público", condenado a pagar 5.475 euros de multa y a un año de suspensión para tramitar expedientes sancionadores.

5.475€ y un año de inhabilitación

El jefe de Montes redactó un informe en el que recomendaba no sancionar a los guardas que fueron vistos decapitando al corzo tras dispararlo. Además, omitió datos esenciales de la investigación, como el cuerpo del corzo que encontró el Guarda Forestal. Tampoco se incluyeron las denuncias interpuestas por este, solo referenciando la presentada por los cazadores.

La asunción del delito de falsedad documental le ha costado al jefe de Montes una condena a pagar una multa de 5.475 euros y un año de suspensión para tramitar expedientes sancionadores.

Ahora los políticos ponen más trabas a la resolución de los hechos

La pregunta, tras todo esto, es que si se reabriría el proceso contra los presuntos furtivos. La Audiencia Provincial de Álava había acordado remitir la sentencia a la Diputación para que se estudie la conveniencia o no de reabrir el caso. Un paso que iba a producirse en este sentido era la comparecencia del Guarda Forestal de la Diputación de Álava, Andoni Díaz, en las Juntas Generales. Esto había sido solicitado por varios grupos políticos, como Elkarrekin Araba o el Partido Popular. Pero PNV y PSE han echado mano a su mayoría en la junta de portavoces de la Cámara foral y han rechazado la comparecencia.

Comparte este artículo
Autor: 
  
1372 0

Publicidad