Videonoticia

«No toques, ¿por qué tocas?», parece querer decirle esta perdiz al que coge a su polluelo

Los animales silvestres no se tocan. Y mucho menos sus crías. Este vídeo nos sirve para denunciar la condenable práctica, demasiado extendida, de coger pollos de perdiz que la gente encuentra en sus primeros días de vida.


 No toques los pollos de perdiz
No toques los pollos de perdiz

El vídeo comienza con la imagen de una preciosa perdiz extrañamente parada muy cerca de quien la graba. Pero enseguida comprendemos el porqué de este comportamiento inusual en un ave de campo.

Coge uno de los pollos de perdiz

La grabación encuadra al camino y allí vemos a los pequeños perdigones, las crías de esta perdiz. Es entonces cuando llega lo condenable de estas imágenes: la persona que graba se agacha, extiende la mano y coge uno de estos pollos.

La reacción de la perdiz es increíble. Se acerca al ser humano que acaba de arrebatarle uno de sus pollos con una actitud muy característica. Esta perdiz deja caer una de sus alas, simulando estar herida, para que la amenaza se fije en ella y no en sus pollos.

Comparte este artículo
Autor: 
  
14634 0

Publicidad