La Federación puntualiza que no hay ningún caso de intoxicación por consumo carne de caza

La Real Federación Española de Caza ha distribuido una nota de prensa después de que ayer se hiciese público un estudio realizado por el IREC en el que advertían de los elevados niveles de plomo hallados en la carne de caza, que en algunos casos están muy por encima de los que considera tolerables la Organización Mundial de la Salud.


La RFEC se ha puesto en contacto con Rafael Mateo, Jefe de Toxicología del IREC, con el objeto de informarse de primera mano
La nota de la RFEC viene a contestar algunas informaciones de prensa aparecidas ayer y es la siguiente: La Real Federación Española de Caza (RFEC) ha tenido conocimiento de un estudio realizado por Rafael Mateo, Jefe de Toxicología del IREC, y su equipo, por el que se ha detectado que el plomo de los perdigones utilizados en la caza se transfiere a la carne de caza durante la cocción, especialmente si se incorpora vinagre durante el guiso, pues la presencia de ese ácido facilita la disolución del plomo y la creación de acetatos tóxicos, según deducen estos investigadores. La contaminación que ha determinado el estudio sobrepasa, en ciertos casos, los índices de contaminación establecidos por la CEE para carne de aves de corral: 0'1 microgramos de plomo por gramo de tejido. La RFEC viene colaborando desde hace años con el IREC en la detección de enfermedades e intoxicaciones de especies cinegéticas y remite sistemáticamente al Instituto todas las especies con síntomas de intoxicación que encuentren los cazadores, lo que ha permitido detectar muchas intoxicaciones por fitosanitarios durantes estos últimos años y más recientemente la presencia de clorofacinona, un rodenticida, en varias especies enviadas desde Castilla y León y analizadas por el equipo de Mateo. Ante la noticia surgida sobre la posibilidad de intoxicación al comer algún tipo de guiso con especies abatidas por perdigones, la RFEC se ha puesto en contacto con Rafael Mateo con el objeto de informarnos de primera mano para, en caso, alertar a los cazadores. La noticia se ha recibido con extrañeza, dado que llevamos cientos de años cazando con perdigones de plomo y no se conoce ningún caso de saturnismo por ingesta de carne de caza abatida con perdigones. Entendemos que no debe suscitarse una alarma exagerada por este asunto pues, según nos informa el científico, la intoxicación sólo se produciría en condiciones de una comida continuada (más de 1.000 Kg.) de carne de caza guisada, siempre y cuando esté cocinada en un ácido y, por supuesto, con perdigones de plomo. No obstante, y a la vista de lo que se desprende del estudio realizado por el IREC, la RFEC recomienda a los cazadores que en la preparación de la carne de caza se tenga especial cuidado en la extracción de los perdigones, especialmente si se va a guisar con abundancia de vinagre, como escabechados. También recomienda la RFEC que en tanto se profundiza en estos estudios parece prudente no consumir continuamente y durante un tiempo prolongado guisos de caza, especialmente con base de vinagre. Atendiendo a las observaciones de Rafael Mateo vamos a tomar nuevas iniciativas encaminadas a buscar algún aditamento inhibidor, que añadido a la cocción del escabechado o a cualquier guiso, reaccione con los elementos del guiso y evite la transferencia del plomo a la carne, lo que parece ser verosímil. En estos momentos la RFEC considera mucho más necesaria la consolidación y el buen fin de nuestro proyecto para lograr un sustituto del plomo, el Ecomat, ya en fase de fabricación. Este producto no contaminante, que ha superado los controles de impacto ambiental, se ha conseguido gracias a un proyecto que costea en exclusividad la Real Federación Española de Caza.

Actualización 20:00 horas:

La Real Federación Española de Caza quiere hacer hincapié en que esta entidad en ningún caso recomienda no consumir carne de caza. En contestación a la nota de prensa emitida ayer por el Consejo Superior de Investigaciones científicas (CSIC), la Real Federación Española de caza únicamente se ha referido al consumo continuo y durante mucho tiempo de guisos cocinados en medios ácidos. Hay que tener en cuenta que para que se produzcan los efectos a los que se refiere el CSIC serian necesarios consumir grandes cantidades de carne con perdigones de plomo. Hasta el momento no se tiene conocimiento de ningún caso de intoxicación en Europa por ingestión de alimentos de caza, a pesar de que su consumo ha sido y es comida habitual para muchas familias y un elemento básico de muchas industrias alimentarias, que aplican estrictamente las normas sanitarias.
Comparte este artículo
Autor: 
  
2504 0

Publicidad